3.1.17

L’Escocia

El 21 d’avientu finaba Alfredo González Vega, de secute, a los 56 años. Cuando viera nel periódicu la so esquela quedara xeláu, como xelaos debieron quedar tolos que, lo mesmo que yo, tuvimos nel Escocia la nuesa segunda casa, por  nun dicir la primera, que más d’una nuechi empataba col día, echabes la siesta y volvíes a la nuechi desiguiente.
Güei pases pelo que fora l’Escocia y ves una triba castiellu muertu ya escaecíu, un turruxón que paez al puntu de baltar, fondeáu nel puertu de Cimavilla por unos tirantes metálicos que remembren a los neños d’hai cincuenta años, aquellos amiguinos de la mio infanza que pasaran pola traxedia de la poliomielitis y a los que más d’una vegada yera mester aidalos a tenese.
Descarga la lluvia cantábrica dientro del Escocia, moyando suaños, amores ya esperances de xeneraciones, de cientos y miles de xixoniegos, d’asturianos y de xente de los cuatro puntos cardinales del planeta. L’Escocia abriéralu como “boite” el padre d’Alfredo, tamién Alfredo, amigu de los mios padres, al que llamaben Chimenea porque yera mui morenu. Alfredo fíu también yera morenu pero menos qu’el padre. Yera un tempraneru 1965 ya ellí fue onde Jerónimo Granda alcuñó la esprexón “taba aquello de boite en boite”. Abriera dempués el Mesón del Gallo, onde fixo d’emblema de la nuechi playa el combináu “llechi de pantera”, que yo llegara a probar pero poco. Tamién abriera La Gloria, la primer cafetería-freiduría tipu americanu de Xixón, onde bien que zampara yo “sangüiches”, atendíu por Campillo el de Peñamellera, el pub Jazz 76 y la discoteca Play Boy. Los Alfredo pertenecíen al alma d’un Xixón que, naquel tiempu d’azul de mar, verde d’esperanza y gris de policía, lluchaba por ser dalgo nueo ensín dexar de ser la villa de siempres, asturiana y cosmopolita, illustrada y aldegana, marinera y minera, lliberal y proletaria. N’avientu de 1981 Alfredo fíu abría l’Escocia de nueso, el nuesu Escocia.

Alfredo tuviera con aquel tuguriu de tres altures, la barra, el fubolín y lluéu chapolín y l’altiellu, ún de los mayores ésitos de la dómina, d’una llarga dómina. Acabó siendo un iconu pa delles xeneraciones. Ponía música con bon criteriu, siempres mirando un poco esquináu, calláu como yera y atentu a tolo que pudiere pasar. Y con elli tamién xeneraciones d’amigos detrás de la barra: Geles, Nieves la Mazanina, Chanca, Jose el Chispa, María, Vero, Antón, Lorena y Lorena, Monse, Andrés…. 
Y si l’Escocia yera grande, con ser pequeñino, dientro, fuera yera lo mesmo. Sentaos nunos bancos, sofitaos na paré o sentaos nes escaleres que baxaben del consuláu de Francia pal cai d’El Oriente, Casa Paqué porque Paquet nun lo diz naide en Xixón, vimos camudar la ciudá. Dende l’Escocia víamos les lluces de los obreros del turnu nuechi de los astilleros y llegar a puertu los barcos pesqueros. Más sero vimos desapaecer les grues y apaecer los yates, a la rula convertise en restorán de milenta tenedores y cientos de cuyarones, a la población de Cimavilla cambiar de forma espeutacular. Y tamién vimos cómo mos facíamos mayores, como aquel día que yo llegué con Berto Setién a la nuesa esquinina de la barra, al delláu de la puerte, ya ellí taba la mio fía Aida con un grupu d’amigos. Aquello yera l’Escocia.
En xunu de 2010 vino el pieslle, un pieslle que fora traumático pa cientos de persones, cola memoria yá en dalgunos que marcharan pa les pumaraes d’Avalón. Dempués d’una pelea cola propiedá, Alfredo tuvo que rendise y tolos escocistes baxamos les espades, arriamos les banderes y asistimos a la ceremonia de retirada de la cornamusa de les “highlands” que llevaba na paré dende 1965. Acababa una época de Xixón y d’Asturies cuando la pesllera sonara por vegada cabera. Porque l’Escocia fuera dalgo único, igual l’unicu sitiu que taba “de boite en boite” na nuechi más xelona y lluviosa d’un martes de febreru. 
Tamos falando d’un edificiu catalogáu y protexíu llegalmente pero naide, nin la propiedá nin l’ayuntamientu quixo facer nada. El so destín ye l’esbarrumbe. Como dicía nel periódicu hai un tiempu una vieya pescadera de la plaza, “lo meyor de Xixón ye lo que quiten”. Escribía hai unos menses Adrián Ausín na so columna llocal xixoniega que “si  mos quitaron l’Escocia, a lo menos que mos devuelvan l’edificiu”. Sedría bona cosa, pero nun habrá nada comparable al Escocia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.