21.11.09

Memoria’l 20 de payares

La memoria histórica –nome suxerente pero dafechamente impropiu porque la memoria, por definición, ye personal- pasa delles vegaes perriba de feches siñalaes. El 20 de payares conmemórase una de les muertes más importantes de la historia contemporánia y que marcó fonderamente’l devenir de la mesma, amás de ser un sucesu sobro’l que se especulara muncho dende estremaos puntos d’agüeye.

En Madrid, defendiendo la ciudá, morría el 20 de payares de 1936 Buenaventura Durruti. Dirixente de la FAI, miembru de la CNT y comandante de la Columna de Hierro, Durruti salió de Cataluña p’aportar a Madrid, d’aú marchara’l gobiernu republicanu pa Valencia. Por eso, los sos milicianos, aquellos homes fíos de la Barcelona de la rosa ya’l fuéu, proletarios y campesinos catalanes y aragoneses, entraran na capital al glayíu de “¡viva Madrid ensin gobiernu!”.

Durruti naciera en Llión y bien ceo entamó a trabayar. Entró en contactu coles célules anarquistes y formó con Ascaso y García Oliver el grupu Los Solidarios que, pente otres coses, asaltara’l Banco de España en Xixón. Esiliáu en Francia y n’América dempués d’aventures como esta, volvió a España con motivu de la proclamación de la segunda república.

Yera un home d’acción y ye posible que nun tuviere una formación intelectual más alló de lo que pudiere daprender nos ateneos que frecuentaba. Les sos idegues yeran abondo cencielles, como les de la mayor parte d’un proletariáu militante que carecía –quitando dellos sectores de Barcelona, Asturies o Bilbao- d’unos niveles d’analfabetismu indecibles. Pero, al empar, destacara siempres pola claridá del so pensamientu y pola llealtá a los suyos y a lo que los anarquistes d’entóncenes nomaben “la idega”.

Dos anécdotes remarquen esta posición. Nuna ocasión, pasando delantre una ilesia, un probe pidió-y limosna. Durruti púnxo-y na mano una pistola y díxo-y: “Proudhon desplica que la propiedá ye un robu, toma y recupera lo tuyo”. Notra ocasión, yá entamada la guerra y con un rangu asimiláu al de xeneral, faló delantre d’una milicia confederal que lu siguía como un solu home pa dicir esto: “cuando acabe la guerra y venzamos, volveremos a les fábriques y a los campos, apartándomos de les caxes de caudales por cuya abolición tanto lluchamos”.

La llucha na ciudá universitaria fora ensin cuartel. L’exércitu rebelde allanzó tres ofensives en menos de cinco díes mentres l’aviación italiana castigaba Madrid con una violencia tremenda. Les posiciones republicanes tiníen cuatro puntos defensivos, dende la Puerta de Hierro hasta la facultá de medicina: militares, anarquistes, socialistes y comunistes, y guardies civiles y d’asaltu. El mandu operativu taba nes manes del coronel Escobar, el guardia civil católicu y conservador que permaneció lleal, aparó’l golpe en Barcelona y se punxo a les ordes de Companys.

Na mañana’l vente de payares una bala perdía finaba con Durruti. Desangróse en pocos minutos per una firía abondo estraña pa ser d’una bala perdía. Toles conxetures, especialmente los pormenorizaos estudios de Joan Llarch, consideren que la bala procedía d’un fusil comunista. Nun hai nada definitivo pero a tenor de la política’l PCE durante la guerra colos sos presos anarquistes o del POUM ya, especialmente, los matancíos qu’ordenaran los axentes de Stalin en mayu de 1937, la hipótesis ye más que plausible.

Na figura de Durruti –que fora enterráu en Barcelona cola mayor manifestación obrera de la historia d’Europa- sopeléxase la revolución traicionada y la derrota de los que, de verdá, queríen cambiar el mundiu. Na guerra civil alfrentáronse dos postures mui poco averaes a la llibertá. Pero hebo una tercera, l’anarquista, que, ensin quitar les fechoríes que más d’un y de dos fixeran, plantegaba un comunismu onde la llibertá individual fora sacrada y onde l’estáu fora valtáu xunta’l capitalismu. ¿Utopía?. Igual sí, pero combatieron por ello.

Pa Durruti y los suyos una revolución totalitaria nun yera una revolución y la historia nun s’emburriaba pol determinismu económicu. Güei, setentaitrés años dempués podemos entrugamos lo siguiente: ¿quién taba más cerca de la verdá?.
Imprimir

12 comentarios:

  1. Sigues siendo un joven de la FAI pero con nacionalidad asturiana. Un abrazo. Pepe, el de Carabanchel.

    ResponderEliminar
  2. Acabo enterame de que Durruti morrió un 20 payares.Un artículu perútil.

    ResponderEliminar
  3. Mui guapo. ¡Cómo se-y nota a David la escuela filosófica na que s'educó!

    ResponderEliminar
  4. David igual que Candamo(vaya par de acrates)

    Bon articulu , como siempres .

    Salú

    ResponderEliminar
  5. Otra vez queda claro que David Rivas ye un de los pocos d'esti mundín que tien un pensamientu complexu.

    ResponderEliminar
  6. A este paso algún día acabaré hablando asturiano. No voy a dejar de leer un post por no estar en castellano!!

    ResponderEliminar
  7. A ver, Rivas, ¿pa cuándo unos articulinos sobro la evolución del nacioalismu? Lo que cuentes de dellos episodios puede tar perinteresante.

    ResponderEliminar
  8. Sedría una perbona idea

    ResponderEliminar
  9. Maliayés, toi nello. Lo que pasa ye que los artículos son llargos y nun tan pensaos pa un blogue sinon pa un llibru. Amái prestaríame charrar alrodiu d'ello con dalgunes persones, pa nun tracamundiar feches o aclariar cómo foran delles situaciones. Y, sí, ye verdá, apaecen coses interesantes y dalgún qu'otru mitu sacrosantu va vese un pocoñín perxudicau.

    ResponderEliminar
  10. Toi naguando per ello. Siempre tuve interés por saber lo que pensabes de delles coses. Pero paez que tendré qu'esperar.

    ResponderEliminar
  11. ¿Nun puedes escribir más amenudu?. Ye que nun par de díes esto acabárase. Das muncha caña pero sigues siendo mui bladucu col nacionalismu. Venga, ho, que toos sabemos que tas fasta l'escrotu de los tos compañeros (Marcos, Fernán, Arturu, Cueli, Mariano, Carme la de Marcos, tolos integristes). Mete caña. Nun yes a saber cuanta xente ta contigo. Yes l'unicu normal y con conocimientu que tuvimos. Y otra cosa: vuelve a la política. Estos que tenemos son una puta mierda.

    ResponderEliminar
  12. ablayáu , pues eso ablayáu queda un despues de lleer lo que escribes.Creo que te confundiste de llugar , esto nun ye "el tomate" . Amuesa un poco de respetu a David Rivas que creo que lo tien bien merecio.
    Un abrazu pa David.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.