27.1.17

Cabeza fierru, asturianu y poeta


Coñociera a Xoxé María Peláez en Cuideiru, cuando yo vivía ellí, nos primeros noventa del XX. Sabía d’elli, caro, dende siempres. ¿Quién nun sabía en Cuideiru ya en Xixón de Peltó? Tamién lu nomaben Peltop pero yo prefiero Peltó, que me paez más de casa, más afayaízo. Nun lu coñociera en bonos momentos. La llei de costes obligaba a tirar un montón de construcciones illegales ya una yera’l xalé de los Crabiffose en San Pedru la Ribera, una de les más guapes sableres del conceyu de Cuideiru y la más bonancible pa los neños. Nella pasara la so infanza braniega la mio fía Olaya, ata los siete años. L’ayuntamientu fixo cumplir la llei ya hebo polémica y pleitu. Entós yo presidía Amigos de la Tierra y, llóxicamente, sofitara a l’alcaldía, por más que bien sabía qu’había zunes personales, lo típico d’asuntos de collación. Pero sofitar una decisión llegal, llóxica y ambientalmente necesaria llevaba arreyao marchar col puente barcu nel que Peltó vivía un poco más alló.

Les lleis españoles son terribles. Nun saben d’esceiciones nin de singularidaes, desconocen que les coses diferentes ye mester tratales de forma diferente. Un xalé nun ye lo mesmo qu’un cachu barcu onde vive un home que dedica les nueches a socorrer náufragos, a mandar siñales de radiu a la Cruz Bermeya, a vivir pa dar tóo a los demás. Quico Menéndez, l’alcalde socialista de Cuideiru, fora mui poco honorable pa con Peltó. Igual tinía la razón llegal, pero nun tinía la razón ética.
Peltó yera un farriegu d’Ouviñana, de xineru de 1924, dicen que d’una estirpe vikinga. Yá dende neñu tinía una fuerza física descomanada. Yera fíu d’un reloxeru socialista y d’una mayestra católica y republicana, los dos de Samartín de Lluiña. Cuando españara la última guerra civil afuxeron de les tropes faxistes gallegues y llegaran a Xixón, capital de l’Asturies republicana, poniendo casa en Cimavilla. Afiliárase a les Mocedaes Llibertaries y, como yera’l pequeñucu y nun valía pa otra cosa, nomáranlu corneta del Batallón Gorki.
Fuera  dempués campión d’España de llucha grecorromana y d’ehí-y viniera lo de “Peltó”: remataba al contrincante con un cabezazu y glayaba “¡peltó!”. Pocos sabíen que, dende neñu, siguiendo vezos de les brañes de Cuideiru, xugaba colos amigos a dase de testarazos, como les cabres, poniendo en xuegu un sacu castañes. 
Un día, al ganar un campionatu, xubiera al ring con una banda azul ya oru, les collores nacionales. Quinxeron obligalu a que la cambiara pola roxigualda española. Nun cediera. Les sos grandes amistaes del réxime franquista salváronlu de males pero pagó una multa bien grande pa la dómina. 
Nos setenta afiliárase al PSP d’Enrique Tierno Galván y dexó la política bien ceo. Marineru riba  tóo, fora amigu de persones tan diferentes como Onassis y Cousteau. Yo, como cuasi tolos de la mio edá, conocímoslu paseando per El Muro de Xixón, pel “puartu viayu” de Cuideiru y pel sarréu de Purtiella, cola trinchera y la gorra marinera, una gorra que, dicía, “namái que la quito qu’escontra’l dios Eolo”.
Pero Peltó traime una sospresa más. Escribiera un poema n’asturiano, na variante occidental, que yera la suya, dedicáu a García Lorca. Hai nesi poema una gran carga social y también un resclavu de Fernán Coronas, al qu’igual Peltó nun conocía. Diz el marineru:
Queru falavos de cousas que sabedes…
recurdavos.
que tamos de Federico totalmente,
qu’a la sou sema vamos,
hasta las cumes lexanas,
per enriba de los montes ya cul.ladas,
per enriba los mares ya las torres,
sin miéu a la tona,
sin temor al rayu.

Alredor del amigu,
del poeta, del home,
de l’humano.

Güei sal touda Asturias mensaxera,
xaldos, vaqueiros y fraternal abrazu.
Yía precisu l’alcuentru cun Lorca
anque solo seya cun pal.labras.
¡Nun cal.lamos!

Tóucamos la to presencia d’alguna manera,
amosamos la tou poesía cunas manos,
l.latiendo nesti mundo silenciosu
que mos dexaste,
perenne nel tou suanu eternu,
nel tou afán…
en toudo mientras tanto.

Ehí queda la cosa pela mio parte. Puntu y final. Namás dicir que pude coñocer más a Peltó y nun lo fixe, nun sé si por falta d’ocasión o por dexadez. Y agora llaméntolo, como me pasa con munchos otros homes y muyeres grandes pero callaos pol tiempu que-ys tocó, que vivíen xunta ún y que, cuando diéraste cuenta’l so valir, yá taben muertos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.