25.5.16

Los anguiñoles del destín



Anque la derrota del Getafe en Sevilla col Betis fixera posible qu’el mio Sporting conservara la categoría, doliérame un tanto. Yo teo un gran amigu en Xetafe, Juanma Vela, abogáu y nel so día conceyal d’Izquierda Unida d’esti pueblu cerquino de Madrid. Tamos en contautu, igual menos de lo que mos prestaría, pero hai un día nel que mos vemos ensín duldia dala: el día qu’el Sporting xuega en Xetafe. Entós voi a media mañana nel tren y xintamos xuntos nel centru la villa y tomamos unos cafés con espirituosos yá cerquina’l campu colos amigos de so. Lluéu vamos ver el partíu, nes graes del equipu casa, evidentemente.
Juanma Vela trabaya muncho de mecenes local, ensín ser ricu. Elli ya otros tienen un grupu mui afayadizu que patrocinen, ente otres coses, la sociedá Editores Madrileños del Sur. ¡Vaya!, que lo del “crowdfunding” nun ye cosa d’agora.
Resulta que nel últimu Getafe-Sporting, un partíu que merecimos ganar pero qu’empatamos a un gol, diéranme un llibru recién espublizáu, la última obra de Juan Manuel Alcalá Perálvez. L’autor ñaciera en 1959 nuna aldea llamada La Ribera Alta, que pertenez a Alcalá la Real, en Xaén, n’Andalucía, pero que bien ceo marchó pa Xetafe nos años de les grandes emigraciones. Dempués del bachiller “cursó estudios” de física, como dicen los políticos que namás que trabayaron nel partíu pero que pretenden engañar y facer creyer que son, nesti casu, físicos. Nun ye’l casu de Juan Manuel Alcalá porque cursó estudios pero dexolo y dedicose al periodismu, a la lliteratura y, en xeneral a lo que llamamos “cultura”.

Metanes los ochenta, Alcalá fuera responsable de mocedá, coordinador de fiestes y responsable del diseñu gráficu del ayuntamientu de Xetafe. Cuando dexó estos mesteres entamó a trabayar na prensa llocal y comarcal d’un ária metropolitana de Madrid que, como una bona consecuencia de la democracia, dexaba de ser un aparcaderu d’emigrantes pa dir, pasu ente pasu, allegando a ciudá. Asina fuera redautor o direutor de “Vivir en Getafe”, “Guía Semanal de Getafe”, “El Eco de Getafe”, “Diario de la Zona Sur”, “El Buzón de Getafe, Leganés y Parla”, “Getafe Deportivo”, “Los Hechos de Getafe” y “Observador”.
El llibru que me regalaran ye’l segundu qu’escribe y, como’l primeru, “El viaje del ayer”, ye una novela de tresfondu históricu con gran carga de lliteratura social y fatalidá histórica. El so título ye “Las muecas de los días”. Tamién, como l’anterior, vense rescataos unos personaxes del Xetafe de los años vente-trenta del sieclu XX pero, d’ehí’l mio interés y la mio reseña nesti espaciu, tien un valor ametíu. Voi dar tres brochazos de la trama.
N’ochobre de 1934, el periodista Luis de Sirval viaxa a Uviéu pa escribir una serie d’artículos sobro la yá fracasada revolución d’Asturies. Cuando ta entamando col so tercer reportax ye deteníu pol Cuerpo de Vigilancia y asesináu por tres oficiales del exércitu español. Enantes de morrer revive los sos artículos sobro “l’enguedeyu los güesos” que fixera pal diariu “La Libertad” en 1923.
¿Qué yera aquello de los güesos? Xustamente enantes de la selmana santa de 1923, unos neños que tan xugando descubren nuna burdiera de Carabanchel unos farrapios que, asigún los forenses d’aquel pueblu (Carabanchel nun pasó a Madrid ata’l franquismu, cuando incorporaran Carabanchel, Fuencarral, Villaverde Altu, Villaverde Baxu, Aravaca, El Pardo y Valleques a la capital pa que fora más grande que Barcelona), yeran los pies d’una moza mutilada en vida. La investigación cuerrespondía-y al xuez de Xetafe. El gobiernu destinara a los meyores axentes pa resolver el crime enantes de qu’españara l’alarma social. El socedíu, a metada camín ente la crónica negra y la sátira costumista, ye siguíu por Luis de Sirval, un xoven “plumilla” d’aquella.
El xuez tién d’acudir, finalmente, al mélicu de Xetafe p’atayar un asuntu que trescendiera a la prensa con muncho retrolique y, riba tóo, con pelligru pa les sos aspiraciones polítiques n’aquellos estribuyíos años que diben ser los finales del réxime de la restauración y de la mesma monarquía.
Ente estos dos espacios ya estos dos momentos, el Xetafe de 1923 y l’Asturies de 1934, desendólcase l’aición. Tolos personaxes analayen, páxina tres páxina, haza un final fatal que nun dexa de facer chancies y ceguños. Marchen tóos haza la muerte, la guerra, l’esiliu, la traición, el fracasu, los erros, la inxusticia. Son unes anguiñoles del destín, unes “muecas de los días”.
Ye una historia más que tráxica. Ye una historia real, una historia pola que desfilen, ente personaxes ficticios, otros bien verdaderos, bien de carne y güesu. L’autor, nun anexu mui pertinente fáemos una breve biografía d’ellos, entamando con una pequeña definición de los mesmos. Asina ye como desfilen delantre los güeyos del llector Luis de Sirval, el protagonista; Manuel González Correa, xuez de Xetafe; José Sánchez-Morate, mélicu forense; Gregorio Rajal, el policía; María Rubio, la muyer de Sirval; Eduardo Hirgón, hermanu de Sirval; Antonio Piga, cuñáu del forense; Eduardo Ortega y Gasset, de profesión insurrectu; Luis de Oteyza, el mitu del corresponsal de guerra; Pedro de Répide, cronista oficial de Madrid; Enrique Maqueda, xef del Cuerpo de Vigilancia; Carlos Blanco, director d’Orden Público; Alberto García, teniente de la Guardia Civil; Filiberto Montagud, artista polifacéticu; Carlos Vergara, ministru de Facienda; Aida Lafuente, la rosa roxa d’Asturies; Dimitri Ivanoff, ún de los asesinos; Javier Bueno, instigador de la revolución de 1934; José Luis Salado, periodista y amigu de Sirval; Luis Sanz, presidente de la Unión Obrera de Xetafe; Alejandro Lejárraga, forense; y otros munchos con menor importancia.
Espero poder presentar esti llibru n’Asturies, acompangando a Alcalá Perálvez, l’autor, ya’l mio más qu’amigu Juanma Vela y voi terminar esta notina cola cita cola qu’entama la novela, una cita de Balzac de la so obra “El coronel Chabert”: “Nun soi a poder decí-y tolo que viere porque viera crimes escontra los que la xusticia ye impotente. Tolos horrores que los novelistes creyen inventar tan siempres perbaxo de la verdá”.    
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.