9.3.16

La facultá d’económiques, la “inteligentsia” del réxime

Nel 1975 entama la xera de la Facultá de Ciencies Económiques ya Empresariales de la Universidá d’Uviéu. Son cuarenta años de llabor. Ye importante analizar estos cuarenta años porque, por casualidá o por causalidá, coinciden dafechamente cola dómina de la transición, una transición política de la que tol mundiu fala pero tamién una transición económica menos discutía ente la ciudadanía. Nestes cuatro décades los economistes fixéranse col timón de les pallabres y los conceutos y, atapeciéndolo tóo, devinieran nuna relixón que namái que los sos sacerdotes son quien a pescanciar. La facultá d’economía d’Uviéu ñaz y desendolca la so vida nesa dómina y nesi ámbitu políticu-conceutual.
Ñaz la facultá ensín estudios d’economía y namái qu’ufre titulaciones d’alministración d’empresa. Esta calterística va configurar un perfile mui determináu nun momentu como ye la cris económica de los setenta y la muerte de Franco, col españíu d’una cris diferencial de la economía española nel contestu mundial ya otra cris diferencial de la economía asturiana nel contestu español. Les primeres promociones d’esa facultá tendrán les materies de teoría económica, política económica ya estructura económica como collaterales de les contabilidaes, cálculu actuarial, financiación, drechu mercantil, etcétera. Ya estudiantes d’eses primeres promociones van ser la base de la mesma facultá cuando, años más sero, apreben los planes d’economía y apaezan los departamentos de ciencia económica –la clásica economía política- propiamente dicho.

Mentanto se pasaba d’una escuela comerciu con pretensiones, qu’eso yera lo que plantegaran en 1975, a una facultá d’economía, munchos profesores d’economía asturianos, de vieyes escueles  y con estremaes ideoloxíes, entregaron la so vida a formar economistes. Hebo quien vinía dende otres universidaes pa impartir ocho o diez hores nun día porque nun había otra forma de cubrir la docencia. Hebo quien arrenunciara a puestos de gran relevancia pa poder llevantar n’Uviéu una gran facultá. Hebo quien diera clases ensín cobrar por compromisu cola vieya “aula mater” asturiana.
Entá quedaba na universidá asturiana un filín que, dende la illustración de los Xovellanos, los Flórez Estrada y los Canga-Argüelles, la fixera pionera d’aquella nueva ciencia –llúgubre dicen dalgunos, lluminosa piensen otros- que desplicaba el porqué de les lluches de clases, d’estamentos y de naciones. Entá quedaba naquella universidá la güelga de los Canella, los Buylla y los Alas. Entá suflaba l’espíritu de Valentín Andrés Álvarez. Nun hai dengún país d’Europa, nin tansiquier Inglaterra, que diera tantos grandes economistes per cápita o per hectária como Asturies, dende’l XVIII hasta’l XX. Inclusive un falanxista como Juan Velarde bebiera d’esa fonte illustrada, siendo, de xuru, el caberu autor del pensamientu económicu asturianu.
Pero llegaron los ochenta y la transición cerraba col trunfu del PSOE, el partíu llamáu dende Alemaña y los Estaos Uníos a insertar a la economía española na cadarma d’un nuéu modelu capitalista que surdiera nes burrayes de la cris de los setenta y que diba alfrentase a la rotura más o menos nun curtiu plazu del modelu soviéticu. Munchos d’aquellos estudiantes educaos por grandes profesores que sacrificaron bientar y promoción pa llevantar n’Asturies una gran facultá, digna fía de Flórez Estrada y de Campillo, punxéranse a la xera de la docencia y la investigación. Pero otros munchos prefirieran xugar al poder políticu y a ser la correa tresmisión d’un socialismu asturianu qu’alfrentaba la paradoxa de tener que facer aquel inxertu nun capitalismu modernu mientres caltenía cadarmes arcaiques y caciquiles.
Y pasó lo que siempres pasa. Cuando un científicu s’alfrenta a un políticu siempres pierde el científicu. El científicu camienta que gana porque sigui investigando y dando clase, que ye lo que-y presta, y dexa al políticu la xestión de la universidá. Y, a la fin, ye’l políticu’l que diseña los criterios de promoción profesional, el que noma los tribunales de cátedra, el que reparte los fondos económicos, el qu’ocupa los decanatos y los rectoraos.
Asina, la facultá d’economía d’Uviéu acabó siendo’l viveru de la “inteligentsia” económica de la nueva clase dominante nel réxime n’Asturies. Ye llamativo que nunca se preocupara por facer un estudiu sobro la reconversión industrial que taba, primeros ochenta (Boyer-Solchaga), entamando. La facultá nunca participara como tala en dengún de los alderiques públicos sobro los problemes económicos que carecía el país. Los departamentos de les rames implicaes, o nun dixeran nada, o punxeran la so conocencia al serviciu de la racionalización del poder y la xestión partidista de la política económica.
Nesi mesmu tiempu, en comunidaes autónomes competidores con Asturies, les coses yeran perestremaes. Los centros d’economía del País Vascu apurrieran al gobiernu nacionalista una montonera d’estudios, estudios que permitieran esbozar una política industrial pa facer frente a la cris que n’Asturies nunca nun esistiera.
En trenta años namás qu’alcontramos tres estudios sobre estos asuntos. El primeru ye de 1968 ya yera un llibrín espublizáu por un colleutivu que firmaba como Arturo López Muñoz y que tinía el títulu significativu de “Asturies escontra la so reconversión industrial”. Tamos falando de 1968. Dempués d’eso, namái qu’alcontramos la obra descriptiva “Analís estructural de la economía asturiana”, de Julio Fonseca, asoleyada nel 1972. Y más nada significativo hasta la publicación del llibru coordináu por Álvaro Cuervo, “Incidencia’l procesu d’adhesión d’España a la CEE sobro los principales sectores de l’actividá económica asturiana”, yá nel 1985, cuando namái yera posible naguar pol abellugu d’una Comunidá Europea a la que pidí-y qu’amenorgara los efectos negativos de la integración.
A la escontra, mester ye repetilo, la universidá vasca –institución académica de la comunidá autónoma competidora con Asturies en política y desendolcu industriales- dedicó esfuerzos descomanaos a investigar, facer informes y proponer polítiques pal futuru. Los gobiernos nacionalistes emplegaron fondos financieros y recursos materiales pa qu’ello fora posible. El resultáu fora, evidentemente, qu’en llegando la gran reconversión, la del PSOE, el País Vascu cuntaba con toa una panoplia de soluciones téuniques. Pela so banda, n’Asturies nada taba fecho.
Pero si’l desinterés ideolóxico polo asturiano ye comprensible atendiendo a la filiación política de los dirixentes de la facultá –llegó a dicise que los ponía’l SOMA- entá ye más grave ente universitarios la so inorancia científica. Pedro de Silva, presidente’l gobiernu naquellos años y de xuru que, de tolos animales políticos asturianos, el menos animal, y autor d’un llibru como “Asturies, realidá y proyeutu”, que tantes esperances conciliara, escribiera diez años dempués qu’el sistema autonómicu “nun ye, nin naide pensara nunca que lo fuere, un fautor de desendolcu económicu”. Pero ye qu’esi fautor sí que ye esencial pal desendolcu. Tamos nos años del desendolcu endóxenu, del desendolcu autocentráu, del desendolcu con pertenencia identitaria… Toríes vanguardistes na ciencia económica. Pero la facultá d’economía reproducía pa Silva, pal so gobiernu y pal PSOE, el vieyu discursu de la economía d’enclave y del desendolcu centrípetu, engodollao tóo nes banderes d’una solidaridá haza fuera mal entendía cuando tolos indicadores apuntaben a qu’Asturies diba carecer una de les crises más dures del reinu. Nun cumplíen los profesores col so deber de daprender al gobernante, sinon qu’obedecíen pa tar a bien col gobernante, más col gobernante esterior que col propiu.
Cuando yá nos noventa asoléyase la obra colleutiva empobinada por Juan Vázquez (decanu de la facultá y reutor de la universidá más sero) y Germán Ojeda (güei mui críticu a lo que paez) “Historia de la economía asturiana”, la mayor parte de los capítulos dedicaos al desmantelamientu industrial y agrariu siguíen siendo básicamente descriptivos. Esto ye, diez o doce años dempués, entá mos faltaba un modelu desplicativu como’l que tenemos de dómines anteriores. Ye bona verdá que raru ye’l collaborador de la obra que, anque profesor d’aniciu, nun fora cargu públicu, alcalde, asesor d’élite, conseyeru, direutor xeneral, conceyal, direutivu d’empresa pública, direutor d’institutu universitariu creyáu “ad hoc”… y cuasi tóos del mesmu partíu. Tal paez que pa los economistes de la universidá asturiana esi periodu ye irrelevante, igual por falta d’interés, pero na más financiera significación del términu “interés”.
La facultá d’economía de la Universidá d’Uviéu tien un claustru profesoral competente y, en dalgunos casos, d’alta escelencia. Tolos indicadores, anque discutibles siempres, fálenmos de la so calidá docente ya investigadora, por más que presente un preocupante fracasu académicu n’asignatures básiques. Pero si por dalgo se caracterizó nestes cuatro décades fora por construyir la racionalidá económica d’una política predeterminada y por desconocer, cuando non despreciar, el so entornu socioeconómicu más inmediatu, franciendo la vieya tradición lliberal ya illustrada de la élite asturiana. Cuntia Velarde que cuando Uviéu cumplió trescientos años, nun actu académicu públicu, una muyer de traces campesines rompiera’l ríxidu protocolu pa glayar “¡viva la nuesa universidá!”. Entruguemos güei, cien años dempués d’aquel día y cuarenta dempués de facultá d’economía, qué piensen los ciudadanos de “la so universidá”. Nun dirán nada porque hai muncho que la universidá dexó de ser “suya”.
      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.