3.2.16

Lo cenciello y popular nun interesa



Hai dos o tres díes comentaba na rede que participo que la Universidá d’Uviéu decidiera poner en marcha un programa especial pa estudiantes de bachiller y de formación profesional. L’asuntu ye facer alcuentros d’estos rapazos con universitarios d’últimos cursos pa que-ys despliquen cómo ye la carrera, cómo furrula la universidá y coses d’esi tenor. Comentaba yo entós qu’esto véngolo faciendo na Universidá A utónoma de Madrid dende hai años.

El mio cuñáu, Xustu Rodríguez, del conceyu de Tinéu, casáu cola mio hermana Elisa, ye profesor d’institutu, con plaza agora n’Aranxuez, pero enantes en Tres Cantos, en Villalba, en Móstoles, en Madrid ya igual en más sitios que nun me recuerdo. Ha yá unos años que lleva a los sos alumnos del ária de sociales, los que tan a unos menses de dir a la universidá, a l’Autónoma, onde-ys cuntábamos de qué diba daquello. Pero hai un tiempu pensé que meyor que les mios desplicaciones, desplicaciones d’un profesor al que ven distante, diben ser les d’estudiantes, rapaces y rapazos cercanos, que-ys lleven tres o cuatro años y que taben nos pupitres del colexu o del institutu hai tres díes como aquel que diz. Y asina lo facemos añu tres añu. Solicito en clase un gabitu a los miós alumnos y siempres respuenden mui bien. Llevo dos estudiantes de cada especialidá na qu’imparto docencia: economía, alministración d’empresa, drechu, ciencia política y ciencies ambientales. Teo l’arguyu de cuntar con alumnos sensacionales. Son de dreches, d’esquierdes, católicos, ateos, dalgunos musulmanes, españoles y d’otres ciudadaníes europées, chinos, mexicanos, angoleños … Y siempres saben llegar a los bachilleres, intercambiando con ellos correos ellectrónicos y poniéndose a la so disposición, convidándolos tamién a ver cómo ye una clase na facultá.
Nesa rede na que comentara esti asuntu llamárame l’atención una observación d’un bon amigu, Mino Álvarez, que dicía que munches coses nun salen alantre por falta de recursos, sinon por falta de ganes y de visión. Y tien razón. Lo que Xustu Rodríguez ya yo colos mios alumnos facemos ye gratis, namás cuesta l’autobús pa los bachilleres d’Aranxuez a Cantoblanco y tornar. Y a mi unes cerveces pa los mios estudiantes. Pero los bares de les facultaes son baratos. Mino Álvarez tién tola razón: con poco pué facese muncho. Namás hai tener ganes y saber qu’el to deber nun ye dar un discursu meyor o peor nun aula, sinon un compromisu social, más entá, éticu.
Cuando viviera en Cuideiru, ente 1992 y 1999, viera que los iviernos yeren tarrecibles. Los neños en casa viendo la televisión o cola consola y los vieyos nel llar del xubiláu de la mar chumando y xugando al tute. Propunxe a l’alcaldía un proyeutu bien cenciellín: qu’una vegada a la selmana prepararen una xocolatada. La idega yera que los vieyos-ys cuntaran histories, lleendes, cuentos a los neños, qué-ys daprendieran cómo saber qué tiempu va facer al día desiguiente ensin tener que lo ver nel telediariu, sinon mirando pa la mar y pa onde gufaba’l vientu. A los vieyos présten-yos estes coses como llambedores y a los neños más. Ya’l coste ye de cuatru duros. Nun fora posible la cosa.
Nun conceyu del oriente interior –nun me recuerdo cuálu y nun quiero meter la pata- fixeran un programa d’emplegu xuvenil arreyao a la silvicultura caltenible. Un programa yera la recoyía y comercialización de xaranzaina. L’ayuntamientu punxo les perres, con dalgo de la Unión Europea, y la cosa entamó. Pero resulta que los rapazos namás que recoñocíen la planta pola flor. Total: que cortaben la xaranzaina cuando taba na dómina reproductiva. ¿Qué pasó?: que cuasi acaben coles plantes y que la collecha nun valía res porque, nesos díes, la planta echa tola so xixa pa reproducise ya’l componente activu ta embaxo mínimos. ¿Nun sedría poco costoso y, amás, bien prestoso, poner al frente del garapiellu chavales a una vieya que coñoz les plantes melicinales dende siempres, asigún un saber ancestral? Diba ser otra xocolatada, como en Cuideiru.
Lo cierto ye que la mayor parte les instituciones publiques namás que-y ponen atención a proyeutos costosos y abondo “cosmopaletos”. Nun voi dicir que la razón tea na corrupción, que tamién en dellos casos, sinon nuna zupinez rayana na idiocia más absoluta de los nuesos representantes. Como propongas una actividá que cuesta cien euros y que la faen los paisanos del pueblu, escaezlo. Si vas con un presupuestu d’un miyón, un par de profesores –a ser posible de Madrid- y dos periodistes que salen na televisión… ensin problema. 
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.