11.7.15

Y van venticincu años


Yera 1990 cuando una xente entusiasta de Candanal punxo en marcha una comisión pa facer bien les fiestes d’El Carme. Yo viniera cuasi tolos años porque daquella nun vivía equí. Soi d’una parroquia cercana, Quintueles, en Les Mariñes, pero con parientes nesta collación, como tamién los teo en Quintes, Argüeru y Seloriu. Ñaciera en Xixón, que d’ellí ye la mio madre, pero soi de Villaviciosa hasta lo más fondo. Y como maliayu enxebre entiendo mui bien les coses. La fiesta de Candanal ye una de les más guapes del conceyu de Villaviciosa porque ye pequeña, familiar. Yá lo viera entóncenes. Pero resulta que nel 1999 vine a vivir a esta maraviosa collación, a vivir ente esta xente tan bona. Y, en pocos menses, fuera ún más. Véome de Candanal, d’Argañosu, como si fora ñacíu equí. Dalgo grande tién esti pueblu. Dalgo grande tién esta xente.

Pasaran venticincu años y ehí siguin los de les fiestes. Ye xente xoven, rapazucos dalgunos. Cuando los veo, cuando miro pal so trabayu, doime cuenta de qu’entá tenemos un país, de que siguimos siendo un pueblu. Porque ellos son el presente pero tamién el nuesu futuru, el futuru de Candanal, el futuru d’Asturies. Dalgunos yá tienen fíos. El sangre sigui cuerriendo peles venes d’esta nación pequeñina en tarrentoriu pero grande n’historia y n’arguyu.
Les tendencies económiques y polítiques llévenmos a la globalización, a la internacionalización, a la mundialización. Eso ye inevitable. Lluchar contra eso sedría lo mesmo que lluchar contra la llei de la gravedá. Pero tamién hai otra tendencia que lleva a valorar lo pequeño, lo tuyo, lo nacional, el pueblu nel que ñaciste y nel que vives. Ya eso faelo la xente de Candanal.
Equí, como en toles Asturies, nun somos mui devotos, pero veneramos a les nueses divinidaes. La Virxe’l Carme ye la nuesa diosa particular, la gran madre que mos abelluga embaxu’l so mantu. Nun somos mui creyentes, non, pero coñocemos a la madre, a la virxe que tolos branos sacamos de paseo peles caleyes de la nuesa collación.
Cuando nel 2040 los vecinos de Candanal festexen los cincuenta años d’esta folixa –ya yo espero vivir tovía- tendrán que recordar a aquellos qu’entamaron con ello. Nos pueblos despreciamos muncho lo que los nuesos vecinos faen, pensamos que ye fato o que lo faen por dalgo inconfesable. Pero non. Non.
¡Viva’l Carme de Candanal, día grande d’esta casa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.