6.6.15

Los Picos d’Europa: venti años de parque


El 30 de mayu de 1995 aprebábase la llei pola que se declaraba’l Parque Nacional de los Picos d’Europa y asina entamaba la esposición de motivos: “Los Picos d’Europa son el principal macizu calizu de la Europa atlántica. Nos sos regueros y biesques, nos sos praos y cuetos, abellúguense y perviven seres escaecíos yá en munchos llugares y patrones culturales únicos. Vida en presente, parte del nuesu pasáu ya un referente pal futuru”. Pasaran venti años ya’l parque sigui nuna situación de provisionalidá, ensín mecanismos propios de planificación, con un reglamentu de caza ensin desendolcar y que sigui siendo una actividá prohibía pola llei pero que se prautica en dalgunes zones, col gallu montés ya’l frangüesu y los sos programes de reintroducción, y col yá coñocíu conflictu social nel asuntu los llobos. 

El parque yera una ampliación del vieyu parque de La Montaña de Cuadonga, declaráu en 1918 nel tarrentoriu oriental del macizu, na fastera d’El Cornión. El parque fora impulsáu por Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, y sofitáu personalmente por Adefonso XIII. Nesta mesma ampliación tarrentorial alcontramos una de les razones poles qu’el parque arrastra problemes dende l’entamu. Cuando’l nuéu parque se pon en marcha tamos nun momentu de plena tresferencia de competencies dende l’alministración central a les comunidaes autónomes, siendo unes de les primeres, precisamente, les d’agricultura, ganadería, mediu ambiente y proteición de la naturaleza. Pero eso complícase porque, por primer vegada se cuntaba con un parque compartíu por tres comunidaes autónomes, Asturies, Cantabria y Castilla y Llión, con polítiques mui estremaes. Por poner un exemplu, Castiella y Llión permite la caza y Asturies non, cuando, evidentemente, los animales nun distinguen el llión rampante de la cruz de la victoria, polo que nun pueden tomar la decisión de vivir al norte envede al sur del cordal. De fechu, el parque surde del impulsu del gobiernu asturianu, mientres que los otros dos gobiernos nunca punxeron munchu afoguín nel asuntu. Amás, confome a la llei española d’espacios protexíos, los parques nacionales cuerrespondíen a l’alministración central. Anque namái que fuera por esta circunstancia, el parque ñacía con problemes, pero diba haber más conflictos.
La llei de declaración del parque establecía la obligación d’aprebar nun añu el Plan Rector d’Usu y Xestión. Tardara siete años n’aprebase. Tamién establecía un réxime de compensaciones económiques que nunca nun s’aprebara. Eso supuso una suspensión del plan rector por parte del Tribunal Supremu. Y asina tamos, con un parque ensin documentu base de referencia. Los cuatro partíos que gobernaron nestos años (PSOE, PP, FAC y Partido Regionalista de Cantabria) nunca amosaron interés dengún en llevar les coses alantre. Amás, como nun hai plan rector, la llei a aplicar ye la xeneral de parques, competencia de l’alministración central. Hai un casu particularmente significativu: la situación de los pueblos que tan nel área protexía. Son los casos de Bulnes, Cuadonga, Tielvi, Camarmeña, Sotres y la totalidá tarrentorial de los conceyos de Sayambre y Valdeón. El PP asturianu quería sacalos d’esi área de restricción más severa, mientres qu’el PSOE gobernante n’Asturies nun dixo nada. Fuera’l gobiernu de Rodríguez Zapatero el que tomó la decisión y sacó a los pueblos del área. Pero, nun nueu bandazu, Aznar volviera a incluyilos, camudando la postura’l PP d’unos años enantes.
El parque fora declaráu cola oposición d’una bona parte de los vecinos, a los que nun-ys faltaba cierta parte de razón. Cuando Pidal diseñó el parque de Cuadonga aplicó el modelu norteamericanu, un modelu nel que les custiones sociales nun yeran tiníes en cuenta, lo que provocó una triba de “dictadura naturalista”. La razón ye bien cenciella: los parques de los Estaos Uníos o de Canadá son estensiones impresionantes ya ensín población o con poblaciones mui pequeñes dedicaes a la caza, la pesca y la recolleición y mui poco a l’agricultura o a la ganadería. A la contra, los parques d’Europa son muncho más pequeños y tan mui humanizaos, con asentamientos permanentes y con esplotaciones agrícoles y, riba tóo, ganaderes. Tamién hai industries alimentaries, como les de los seutores queseru y chacineru. D’esta forma, cuando se plantegó l’ampliación, saltaron les alarmes nos conceyos que taben fuera del vieyu parque de Cuadonga. Los conflictos fueron grandes y, que se debíen non tanto a la realidad de la normativa sino a la prevención vecinal heredada de la vieya visión de la política d’espacios protexíos, apréciase bien na comparanza con otru parque. Nestos mesmos años tamos nel procesu del parque de Somiedu. En Somiedu nun hebo grandes conflictos porque los vecinos entendieron bien el modelu y, amás, conocíen a los ecoloxistes y a los alministradores, y taben en democracia, colo que participaron nel procesu dende l’entamu, cosa que nunca se fixera nel vieyu parque de Cuadonga. Tovía anguaño se sienten opiniones contraries al parque de Los Picos d’Europa con argumentaciones de los años sesenta, que nada tien de ver cola xestión actual.
Evidentemente, enantes de l’ampliación del parque fixéranse los estudios pertinentes. Y la preba de que l’alministración yera consciente de que nun podíen siguir col  modelu de los años vente ye que non namái que contratara estudios de botánica, xeoloxía, zooloxía, etcétera, sinon que tamién encargara estudios socioeconómicos. Tuvi la suerte de pertenecer al equipu que fixera les evaluaciones económiques, de desendolcu económicu, con Xosé Alba ya otros bonos compañeros y amigos de la Universidá d’Uviéu, y tamién con dalgunos becarios de los que daquella trabayaben comigo na Universidá Autónoma de Madrid.
Tuviéramos munches esperiencies d’esos menses trabayaos, que foran unos cuantos y non namái nel despachu sinon percorriendo caminos. Yéramos un equipu que, amás de conocer bien la metodoloxía económica a aplicar, sabíamos per onde mexa una vaca. Y tiníamos una calterística mui necesaria nestos estudios: conocíamos bien el mundiu rural –cuando nun vivíamos nel dalgunos de nosotros- y tiníamos como obxetivu la calidá de vida de la xente, la conservación de los usos tradicionales del espaciu y l’apertura de nueves víes d’espoxigue económico.
Toes estes esperiencies y les conclusiones del estudiu foran presentaes a dellos congresos y dos de les ponencies tan espublizaes en dos llibros: “Las regiones en la Europa del 2000 y consolidación de la España de las Autonomías”, espublizáu pola Universidá de Castilla la Mancha, con el testu que fixéramos Alba ya yo “Líneas básicas para un programa de desarrollo de la región del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga”; y “Down to Earth. Practical aplications of ecological economics”, espublizáu pola Sociedá Internacional d’Economía Ecolóxica, col mio testu “Biodiversity and development. Economic development in protected áreas: the case of national parks in Spain”.
Los activistes ya investigadores ecoloxistes dieran un saltu mui importante nos años ochenta, los años nos que yo entamo a trabayar meses materies. Friends of the Earth, que yo presido entóncenes, ye l’exemplu. Organización fundada en 1973 como la típica de proteición d’especies y d’espacios, pasa na década siguiente a plantegar dalgo perimportante: el deterioru ambiental nun ye’l problema sinon un síntoma, el problema ye’l modelu económicu, que ye incaltenible ambientalmente. Pué paecer una anécdota, pero qu’un profesor d’economía presidiera la organización envede un ecólogu ye significativo. Taba naciendo un conceutu que fuera perimportante y que güei yá entama tar cuestionáu: el “desendolcu caltenible”. Nesa conceutualización participara yo mesmu en varios equipos d’investigación, lo mesmo na Unión Europea que n’América Llatina. De fechu, la mio tesis doctoral d’economía, de 1988, fora la primera n’español qu’abordaba esti asuntu, anque non el primer analís nin, muncho menos, lo meyor que se fixera nin lo más importante.
Taba afitándose la idega de que los espacios naturales protexíos, a lo menos nesta Europa tan antropizada, nun podíen ser vistos esclusivamente como reservorios naturales. Asina, incorpórense al modelu obxetivos socioeconómicos que faigan posible la compatibilidá d’una meyor calidá de vida de la población cola conservación de los valores naturales.
El trabayu de campu que fixéramos fora bien guapo. Aparte de trabayar con estadístiques y modelos, díbamos a munchos llugares pa facer encuestes y díbamos a caballo, delles vegaes fundíes les pates na ñeve. Yera iviernu. Y llargues tertulies escontra’l llar colos paisanos naquel hotelín d’Alles, la capital del conceyu de Peñamellera Alta, nes que nun faltaben espirituosos de restallu. Y falábamos del parque, de les llimitaciones d’usu, de les compensaciones financieres, del turismu, de les posibilidaes de seutores económicos nueos, de los llobos…
Nes discusiones alrodiu los parques munches de les opiniones contraries a declaralos son falacies, erros d’interpretación o, direutamente, engañifes coles que seutores interesaos notros asuntos aturullen a los vecinos. Nestes espiriques d’Alles sentíamos coses como qu’el parque diba prohibir quemar rozu, cuando eso yá lo prohíbe la llei de montes. Tamién que nun se podía tirar una cabaña, cosa que yá prohíbe la llei de patrimoniu. Lo mesmo pasaba colos llobos, caza prohibía pola llei yá en vigor. Yo siempres llevaba la discusión al absurdu: si-y das una paliza a un vecín nel parque de Cuadonga, la guardia civil va detenete, pero non por tar nun parque sinon porque lo mesmo faería nel mercáu de Corao o na carretera de Panes, porque asina ta nes lleis penales.

Hai una anéudota, o non tanto como anéudota, qu’amosa perbién la falacia qu’escuende munches vegaes la oposición a la proteición d’un espaciu. Coincidiera mentanto tábamos n’Alles qu’hebo un conceyu abiertu. Yera una ocasión única pa ver “in situ” la opinión de los vecinos. Asina que fuéramos Xosé Alba ya yo pa la ca’l conceyu de Peñamellera Alta y sentámosmos atrás del tóo de la sala plenos a escuchar. Evidentemente, nun intervinimos pa nada.
Entamara’l conceyu y, dempués de cuasi dos hores, l’asuntu’l parque nun saliera. Me recuerdo de tres o cuatro discusiones qu’ocuparan munchos minutos a la xente: el camión de la basoria pasaba menos díes de los necesarios per una collación y los contenedores taben a rebosar, la escuela d’otra collación tinía una ventana esgonciada y los neños pasaben frío, la estrada del puertu tinía la curvona argayada y con lluvia o ñebla yera un peligru. Naide plantegara nada sobro’l parque. Cuando yá taba aquello acabando un home entrugó poles llimitaciones d’usu que significaba entrar nel espaciu protexíu. Resultara ser un paisanu de fuera, un miembru de la sociedá de cazadores del conceyu de Cabrales, una de les organizaciones más contraries, por motivos evidentes, a la declaración de parque. Entóncenes sí discutieron sobro’l parque. ¿Cuálos fueron los titulares de los periódicos d’Uviéu y de Xixón al día desiguiente? Estos: “polémica pol parque de Los Picos d’Europa nel conceyu abiertu de Peñamellera Alta”. Yera mentira. Pero, ¿qué-y van cuntar al que llee la prensa tomando un café n’El Parchís o en L’Argañosa?, ¿qué nun pueblín de Peñamellera Alta ta esgonciada la ventana de la escuela? Los parques son caxes de resonancia y cualisquier problema, por pequeñu que seya, va sentise amplificáu. 
Esto ye lo que pasa agora colos llobos. Cualisquier ataque al ganao ye amplificao y particularmente amplificao nel casu de Los Picos d’Europa porque, al ser un parque emblemáticu, la mínima cosa que pase ye recoyía polos medios. Hai más llobos nel occidente y hai menos ataques y, evidentemente, menos compensaciones. Dalgo raro pasa.
Les perdes que, por exemplu, el xabaril provoca añalmente nes esplotaciones agropecuaries son infinitamente superiores a les que provoca’l llobu. Pero’l xabaril ye un demócrata, ye un recaudador d’impuestos al estilu socialdemócrata: quita un poco a toul mundiu. En casa, en sir dir más lloñe, llevantáramos les pataques semaes la selmana pasada, les meyores, les tempranines. De pasu fozara les fabes, anque nun les come normalmente. ¿Qué voi facer? ¿Dir a la conseyería a pidir tres euros? Naide va. Pero multipliquemos tres o diez euros por diez mil caseríes y por tres o cuatro vegaes al añu.
A la contra, el modelu de Somiedu ye bien distintu dende l’entamu. Tamién equí fixéramos Xosé Alba ya yo colos nuesos equipos los estudios previos de calter socieconómicu. La xente de Somiedu participó activamente nel proyeutu y lo primero que pescanció fue la importancia l’osu. Esti animal, tradicionalmente, nun tinía valor dengún o inclusive un valor negativu porque competía col paisanu polos espacios y polos recursos. Pero agora, anque mate un xatu o una rastra dacuando envez o zampe la miel de los truébanos, la so presencia ye un valor económicu ametío pa la hostelería, el comerciu, la agroalimentación… Anguaño tóos ven al osu, al martín, como ellementu central de les posibilidaes de desendolcu. Ye verdá que la xestión del llobu ye más complicao, pero pienso qu’el problema más grande nun ta neso, sinon en que munchos vecinos de Los Picos d’Europa, de “motu proprio” o asonsañaos por otros, siguin anclaos nun discursu vieyu envede adicar pa lo que se fixera en Somiedu, onde tamién hebo y hai problemas, caro, pero que cuasi siempres se resolvieron bastante bien.
Tamién sobro esti casu presentamos ponencies a varios congresos ya una d’elles fora recoyía nel llibru asoleyáu pola Universidá d’Uviéu “Turismo y promoción de destinos turísticos: implicaciones empresariales”, col testu ecritu por Alba ya yo “El turismo en los espacios protegidos. Consideraciones generales y análisis del Parque Natural de Somiedo (Asturias)”.
Los estudios que fixéramos durante doce años, dende los previos a la declaración hasta’l décimu aniversario de la declaración (que-y valieran a Alba pa una tesis doctoral defendía na Universidá Autónoma de Madrid embaxo la mio direición), amuesen que l’esporpolle de Somiedu contrasta cola decadencia de los conceyos de la rodolada. Siendo como son iguales en cadarmes productives, en tipu población, en formes culturales, el comportamientu de Somiedu ye estremáu a tolos demás. Hasta recuperó habitantes. Entá me recuerdo cuando los de Miranda echaben contra’l parque y como, dempués de siete años, taben lloramicando pola ampliación del parque a les tierres del so conceyu.
Ye mester un gran alcuerdu ente aldeganos y ecoloxistes, ya ye un alcuerdu posible. Los ecoloxistes hai yá décades qu’abandonaran el vieyu modelu d’espacios y d’especies, un  modelu que podía llegar a ser despóticu y que menospreciaba a la población llocal. Creo que la pelota ta nel teyáu de los vecinos de los parques, de Los Picos d’Europa concretamente, que deben dexar d’aneciar y atalantar que suflen aires diferentes pal desendolcu rural. De fechu, los vecinos, anque carecen de unes restricciones mayores qu’otros habitantes del mundiu rural, vieran apaecer negocios, cómo los pueblos tienen meyores cais, munches cases pudieron rehabilitase y, en concreto, la tasa de desemplegu ye sustancialmente menor qu’en fasteres de perfile asemeyáu. ¿Cuálu ye l’elementu diferenciador?: el parque. El parque ye un fautor fundamental de desendolcu, emplegu y bayura.
Queda otru debate sobro la mesa. Dalgunos técnicos piensen qu’el parque debe volver a ser xestionáu como una unidá, colo que proponen qu’asuma otra vuelta les competencies l’alministración central. Esti ye un asuntu peliagudu, non poles custiones llegales porque cualisquiera llei cámbiase con otra llei, sinon porque choquen dos visiones muy alfrentaes de la mesma concepción tarrentorial del reinu. Paez llóxico xestionar un espaciu protexíu con criterios uniformes. Nun tien xacíu que si los llobos pasen d’Amieva a Sayambre los acribillen a tiros cuando n’Amieva namái que pué haber batíes selectives y autorizaes, anque mui discutibles nos sos procedimientos y criterios. Pero, d’otru lláu, nun se pué quitar competencies tarrentoriales a les comunidaes autónomes, soberanía n’últimu términu si lo queremos ver asina. Nostante, si estaos soberanos dende hai sieclos fueron capaces de ponese d’alcuerdu nuna política única agraria ya una única política monetaria, ¿cómo ye tan difícile que tres comunidaes autónomes se pongan d'alcuerdu pa xestionar poco más de 67.127 hectáries?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.