28.4.15

Presentación de “Las mejores casas para comer en Asturias”

Bona tardi, amigues y amigos. Bona tardi, vecinos. Y bona tardi al alcalde de pola y conceyu, equí presente. Agradezo muncho a Manuel de Cimavilla que cuntara comigo pa esta presentación porque, la verdá, pocos méritos aporto pa tala cosa. Van permitime un proverbiu asturianu un tanto escatolóxicu pa entamar esta presentación: “al que come y caga, que bon provechu-y faga”.
Yo nun sé nada de gastronomía. De verdá, ¡qué nun sé nada! Préstame comer, eso sí, pero soi  de poco comer. Soi más de beber. Borrachuzu, pa entendemos. Por cierto, qu’equí, en La Venta de Valloberu, comí unes fabes con bugre pistonudes con una sidre brut de restallu, na bona compaña de la mio muyer y del mio hermanu, hai d’esto unos menses. Pero, en fín, Manuel de Cimavilla, Manolín el ñetu de Celo Xuan, pídeme que-y presente esti llibru-guía de restoranes. Y fáigolo con gran placer. Yo a Manolo coñociéralu hai munchos años, non miles, pero unos cuantos. De xuru qu’elli nun me recuerda. Ye más vieyu que yo. Elli yera un paisanu fechu y drechu ya yo poco más qu’un rapazucu. Fora cuando aquello de “Toi equí, toi equí, yo nun marché pa Madrid…”. Y cuando aquello otro de “Les terraces na cai Corrida, vaya un sitiu pa poder espeyeyar..” Yeran tiempos enxebres, d’entamar, de puxar por un país. Y Manolo punxo’l güevu. Yo siempres pensé que tinía dar un saltu políticu. Nun lo fixo. Igual acertó.

El llibru, esta guía, que güei presentamos, ye una mui bona guía. Cimavilla nun ye un vendíu. Diz lo que piensa. Llámame l’atención el fechu de que compartimos gustos. La mayor parte de los restoranes y chigres que Manolo aprecia tamién son los de mió. Cimavilla nun ye de tonteríes, nin de novedaes novedoses, pero tampoco de tradición porque sí. Ye finu. Viaxa per Asturies, de comedor en comedor, de cenador en cenador, como un mochileru. Entra, come, paga y opina. Nun ye un michelín ya eso ye lo que mos ufierta. Por esto esa guía ye bona.
La cocina y la gastronomía fixo al home. La discusión sobro cuálu fuera’l pasu que mos fixera dexar de ser animales pa dar n’humanos, esi pasu dende l’animalidá a la humanidá, ta mui enrevesada. Dalgunos autores pensaron na escritura como rasgu d’humanidá. Otros pensaron n’agricultura. Güei consideramos que la humanidá ñaz cola relixosidá, cuando los nuesos ancestros entamaron a interrar a los familiares con ceremonias ritualístiques. Pero, tamién, díxolo mui bien dicho Faustino Cordón, cocinar fixo al home.
Dicen, y de xuru que ye verdá, que los pueblos estrémense en delles families, asigún cómo comen. Hai pueblos d’asar, pueblos de lo crudo, pueblos de cocer y pueblos de guisar. Yo teo la idega de que los pueblos superiores –nun falo d’etnia, que quede caro- son los de lo crudo y los de guisar. Los asturianos pertenecemos a esti últimu grupu: somos un pueblu de guisar.
La guía que güei m’honro en presentar ye un estupendu percorríu pesti país de guisos y potes, de bravos pescaos de brava mar, de tienres llegumes y verdures, y d’enxebres gochos, xatos y cabritos. Tamién de bona caza, la de pelu, qu’equí somos más de xabaril y venáu que de páxaros. Y de sidre, vinu ya espirituosos. Tamién de llechi y derivaos. Manolo úfremos un mestixaz granible. Porque nun esiste modernidá ensín una bona tradición y porque la cocina nacional tién que beber de les esperiencies d’otros países ensín escaecer la sencia de la so propia gastronomía.
Dícía’l clasicu Brillant-Savarin que los animales aliméntense, que l’home come pero que namás que l’home con talentu sabe comer. Esta guía ye talentosa porque dizmos onde podemos comer con coñocimientu a lo llargo y ancho d’Asturies. Dende l’oriente al occidente, dende’l sur al norte, dende Ribedeva a Castropol, dende L.lena a Xixón, Manolo viaxa de llar en llar, de fogón en fogón, de fornu en fornu.
Diz otru proverbiu asturianu que “lo primero y principal dir a misa y almorzar; y si almorzar cuerre prisa, ye primero que la misa”. Recuerdo, porque mesmes pallabres en llingües romániques signifiquen coses distintes, qu’almorzar ye, n’asturiano, lo que se fae pola mañanina. Pues con esta guía vamos saber onde almorzar, comer y cenar. Y, amás, desplica perbién qué ye interesante en cada llugar nel que apara, pudiendo dir a misa  quien tea creyencies, que cristianu vieyu ye esti país, anque mui paganote per otra banda.
Dicía Guy de Maupassant que la cocina yera alquimia d’amor. Y tinía razón. Esa alquimia, percorriendo Asturies, desendólcala Manuel de Cimavilla maxistralmente.
Tamos en Villaviciosa. Yo soi fíu, más bien ñetu, d’esti conceyu, una tierra esta maliaya como poques hai. Villaviciosa tién un nun sé qué. Equí suena la nuesa llingua con una sonoridá única. Pintamos les armes de Borgoña, non les d’España, cosa que munchos tracamundien. Nun hai ría como la nuesa. “Villaviciosa”, la villa granible, la villa rica, el bon conceyu.
Voi aprofitar esta presentación y tamién que ta equí l’alcalde. Hai un par d’años taba yo en Vitoria. Muncho me gusta Vitoria, Gasteiz pa los vascos. Muncho me gusta’l País Vascu. Andaba pola plaza la Virxe Blanca ya un grupín de turistes taba escuchando les desplicaciones de una neña que facía de guía. Metime nel grupu. Dicía la chavalina, de xuru qu’una estudiante d’historia, con muncho razón, qu’Adefonso X de Castiella, El Sabiu, diera a Vitoria un foru, drechu a mercáu y capacidá p’alministrar impuestos. Yera l’añu 1270. ¡1270!, encendiérame una llume nel maxín. Entrugárai a la rapaza si el rei sabiu firmara la carta pola na mesma Vitoria. Y sí, asina yera. Resulta qu’esi mesmu día firmó la carta de Villaviciosa. El rei de Castiella daba privilexu a Villaviciosa, sacándola de los petites de nobles y de flaires. Entamaba, vala la simplificación, la democracia municipal. ¿Por qué nun sabemos vender estes coses? 
Y como tamos en Villaviciosa, “la flor, la mapa, la reina de les villes d’esti mundiu, la que más llagares cuenta que garbanzos da Castiella y granos d’arroz Valencia”, como escribiera Teodoro Cuesta, termino con otru proverbiu: “la xente de la mariña ye xente de gran calderada; día de munchu, viéspora de nada”.
Munches gracies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.