8.10.14

Homenax a Pin el de Cigüedres



(Como Xulio Llaneza controla entá menos que yo estes coses de “l’interné”, reproduzo la so intervención en Balmonte, nel conceyu de Miranda, de los primeros díes del mes d’agostu d’esti 2014. Ellí tuviéramos, nuna mesa d’alderique cuásique tolos fundaores de Conceyu d’Asturies de Madrid. Organizáralo González-Quevedo n’alcordada cola alcaldesa Rosa Rodríguez, una muyer moza al mio paecer mui competente en viendo lo que faláramos y tratáramos tomando unos cacharros nuna nuechi d’augua como poques nel branu del nuesu suroccidente. Fora bien guapo tóo y Xulio, con esta emotiva intervención primera, marcara pa partir camín a los demás pa improvisar tolo que fora mester. Ellí tábamos, amás del mesmu Llaneza, Antón Fuertes, Roberto González-Quevedo, Fonsu Velázquez, Tunín Fernández, Neto García del Castillo ya esti que trescribe). 
“Tamos aquí güei respondiendo a la llamada del amigu Roberto pa participar nesti homenaxe que l’ayuntamientu de Miranda quier facer a Xosé Álvarez Fernández, Pin el de Cigüedres, indudablemente un de los illustres fiyos d’esti conceyu. Vamos a falar de Pin, los que lu conocimos, los que trabayemos con él pol futuru de la llingua asturiana, los que lu tuviemos como amigu, como un bon amigu.
“Yo tuvi la suerte de conocer a Pin allá pelos finales del añu 1975. Alcontrábame yo trabayando de maestru nun colexu priváu de Madrid, nel barriu de San Blas, y vivía con unos compañeros de Vega de Valcarce nun pisu de Canillejas. Tenía tamién amigos y conocíos asturianos, y los sábados pasábemos la tarde y nueche nun chigre que se llamaba L’Escarpín, rexentáu por Duardo, un competente paisanu del conceyu d’Onís, al que ayudaben nel negociu la muyer y dalgún de los fiyos. Allí mos reuníemos mozos y moces asturianos que trabayábemos o estudiábemos na capital d’España, bebíemos sidra fresco, comíemos sabroses tortielles y quesu cabrales y ente uno y otro echábemos guapes cantaraes o aldericábemos de temes diversos. En munchos de nosotros había una ilusión y unes ganes mui fuertes de lluchar pola nuestra tierra, pola nuestra cultura. Quiciás al tar lloñe d’Asturies ye cuando más se siente esta necesidá d’autoafirmación identitaria. Amás yeren tiempos de cambiu, acababa de morrer Franco y vivíase nel ambiente la imperiosa necesidá de facer una sociedá nueva, d’iguar una convivencia basao nel respetu a los derechos de tolos pueblos y ciudadanos d’España.

“La primer noticia que tuvi de Pin fue cuando una vez que llegué a casa, los collacios de Vega de Valcarce dixéronme que llamare pel teléfonu un mozu preguntando por mí, que-yos falara de que quería formar un grupu d’asturianos que tuvieran enfotu nel bable, pa estudiar y facer llabor nesi campu. Yo pasé pena por nun haber tao en casa nesos momentos, porque pa encima aquel rapaz nun-yos dexara’l so númeru, pero yá quedé más serenu cuando me dixeron que quedara en que yá llamaría otru día. Y recuerdo que me provecín les hores pensando en cuándo volvería a intentar ponese en contautu, pues aquella propuesta facíame muncha ilusión. Pero, sí, a los dos o tres díes volvió a sonar el teléfonu y yera él. Presentóse y contóme en pocos minutos el proyectu: reunir en Madrid un conceyu, un grupu, de xente que quixera trabayar pol asturianu, pol bable, pola nuestra llingua llariega. Él, según me dicía, yá contautare con algunes persones más y tenía incluso preparada una fecha pa la primer reunión.
“Y asina fue como entamemos a aconceyamos na so casa de la calle Arriaza, númberu 6, onde vivía con so madre, Encarna, y onde tamién pasaba alguna temporada so güela Hurtensia a la que tanto él admiraba.
Yeren reuniones mui prestoses y productives onde se falaba, s’aldericaba y se proyectaben llabores alrodiu del nuestru país, d’Asturies. Daquella, taba too ensin facer o casi, nel campu de la normativización del nuestru idioma, asina que tenimos que mos poner a iguar un diccionariu, una gramática, unes normes ortografiques….
“Cada un aportaba lo que podía según les sos propies convicciones y preparación, pero l’alma del grupu y del conxuntu de toles xeres yera, indudablemente, Pin.
“Puedo dicir que de Pín conocí, al menos, cuatro facetes importantes:
Taba el Pin nacionalista y d’izquierdes, enfotáu nel futuru del so país, sabiendo de la importancia de la llucha política p’algamar la soberanía que la so patria necesitaba y merecía, lo que lu fexo comprometese de lleno con determinaes opciones que rompíen dafechu colo que hasta entóncenes, dende diba sieglos, se conociera n’Asturies, y que presentaben na década de los ochenta programes ellectorales bien definíos nesi campu.
Taba el Pin llingüista, capaz d’iguar, de preparar, una propuesta de normes ortográfiques pa l’asturianu, yá nel añu 1976, bastante antes de la creación de l’Academia de la Llingua Asturiana, en collaboración con un xovencísimu y agudu Fonsu Velázquez, otru de los fundadores de Conceyu d’Asturies. Tratábase d’unes normes razonaes y bien estructuraes, tanto dende la etimoloxía como dende la historia lliteraria, remanado pa ello’l corpus de textos esistente daquella. Yo conservo una copia d’eses propuestes y cada vez que les repaso nun dexa d’admirame la convicción, l’enfotu y la coherencia con que apaecen redactaes, lo que nun quita pa que vistes dende los momentos actuales, acostumaos los nuestros güeyos a la llectura de la bayurosa obra lliterario de les últimes décades, dalgunes de les soluciones ortográfiques puedan paecer bien intencionadamente utópiques. Proponíemos, por casu, escribir el fonema Ñ con doble ene, escribir güei con h basándonos na etimoloxía, del llatin hodie, o usar pa la conxunción copulativa Y la i llatina en vez de la y griega.
Taba el Pin escritor, que yá ganara’l primer premiu Pueblu d’Asturies, Xixón en 1973, con esa ayalga que ye El bable de Xuanín, y que lluego continuara escribiendo cuentos preciosos como Fíos de Naide, Un buelu, Yera un perru caleyeru… La so llingua materna yera l’asturianu occidental, que conocía fonderamente y remanaba con maestría cuando escribía, pero él creía firmemente na xunidá del idioma y pronto fue tamién capaz d’escribir con soltura n’asturianu central, emplegando acertadamente y con valentía les controvertíes concordancies neutres ayenes a la variante occidental del idioma y que daquella yeren poco menos que desconocíes pa dalgunos aprendices d’escritores de la variante central.
Y taba el Pin persona, collaciu, amigu, compañeru. Pol so carácter fuerte y flexible a la vegada, pola so perspicacia ya intelixencia, pola so manera de ser afable y abierta y pola so capacidá de comunicación y d’empatía fue de manera indiscutible y ensin necesidá de ningún tipu de votaciones nin elecciones, el auténticu cabezaleru, l’alma del Conceyu d’Asturies en Madrid. Yera’l motor ilusionante en toles actividades que se realizaben, y conseguía que too se fixera con un aldu d’amistá, de convivencia, de confraternización. Yo nun pudi, llamentablemente, disfrutar de tolos años en que tuvo funcionando el Conceyu d’Asturies porque a primeros de 1977 tuvi que dir pa la mili y dempués marché a trabayar pa les Isles Baleares. Pero a pesar de la distancia manteníemos él y yo una correspondencia y comunicación fluida y amigable y siempre me tenía informáu de les actividades de Conceyu. Yo apreciábalu muncho, teníalu como un hermanu, como un hermanu mayor al qu’escuches y nel que tienes un especial enfotu. Y yo sé que tamién él m’apreciaba a mi, anque la so capacidá de dar amistá y afeutu yera grande, pergrande y abarcaba un círculu mui ampliu de xente, de persones.
“Desgraciadamente Pin dexómos, dexómos de secute cuando taba na plenitú de la vida, con ilusión incombustible de siguir trabayando pol so país. Y a los que lu queríemos dexómos faltos de la so animosa presencia, a la familia, a los collacios, a los amigos. Pasó más d’una década dende entóncenes pero la so alcordanza sigue viva, mui viva, ente nós. A mi a vegades dame por imaxinar lo que taríemos faciendo agora, en qué emocionantes proyeutos taríemos nestos tiempos metíos, si Pin, cola so enerxía, col so ímpetu creador, continuare ente nós. Y doime cuenta, toi plenamente convencíu, de que too sería meyor de lo que ye, bastante meyor, nesta Asturies nuestra tan necesitada de bonos trabayadores, de bonos lluchadores, de persones cabales que mantegan l’enfotu, la fé, na so salvación como pueblu, como nación. Y echamos en falta a Pin.
Pero, tenemos el so recuerdu, la so alcordanza, la so vida exemplar que mos da fuerza, que mos apurre enerxía. Y sabemos que ye necesario imperiosamente continuar. La vida sigue. Y sigue la llucha, el trabayu pola dignificación d’esta tierra a la que Pin tanto estimaba.
Acuérdome d’una de les primeres pegatines qu’igüemos en Conceyu d’Asturies y de la que mos sentíemos especialmente orgullosos. Debaxo d’un dibuxu que mos unviara dende Avilés, l’escritor ya ilustrador Miguel Solís Santos, y que representaba un grupu de persones en marcha sopelexando como armes los preseos y ferramienta campesino y enarbolando una bandera d’Asturies, diba llantada la lleyenda con una frase atribuida por dalgunos a los ástures que llucharon contra la invasión del Imperiu Romanu. Ficimos de la pegadiella dos versiones: una cola frase n’asturianu central ya otra colo mesmo n’asturianu occidental. Y rezaba:
Los nuestros pas dexáronmos el fierro p’algamar con ello la llibertá y non l’oro pa mercala.
“Los nuesos pas dexánonnos el fierru p’algambere cun él la l.libertá ya non l’ouru pa mercala”. Pus eso, amigu Pin. Nel.lo tamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.