27.7.14

Un home honráu que nun llegó a políticu



Entereme mui sero. Cuásique hai un mes que finara José Antonio Velasco, en Xixón y a los 80 años. Seguramente poques persones de les que llean estes lletres sabrán de quién toi falando. José Antonio Velasco yera compañeru de mio madre na universidá, cuando mio padre taba dos cursos más arriba. Los miós padres, fortunosamente, viven, con 79 ella ya elli al puntu cumplir 83. Tamos falando d’estudiantes de los primeros cincuenta. Estudiaran na escuela comerciu de Xixón y cursaran llínies especiales na facultá de drechu d’Uviéu porque daquella nun esistíen facultaes d’economía y yera mester esa combinación p’algamar lo que sedríen los títulos d’intendente mercantil y graduáu social. Esto sedría l’equivalente güei a una llicenciatura n’empresariales ya’l primer gráu de drechu. Como vemos, la moda d’angüaño de los dobles graos namái que mos remembra que poco o nada hai nuevo embaxo’l sol.


Nun debí tratar con Velasco dende que yera neñu pero sabía d’elli dalgunes coses porque, alomenos, una vegada al añu, la promoción de mio madre fae una xinta nun restorán de Xixón, cita añal a la que Velasco acudiera hasta l’añu pasáu. A la d’esti faltara. Convirtiérase nun altu técnicu d’Ensidesa, l’anterior Uninsa de Veriña, con bastantes dificultaes porque yera de sabío la so condición d’home desafectu al réxime. Cuando llegara la transición, Velasco apaeció como uno de los homes fuertes del aparatu económicu y teúnicu del seutor del metal de Comisiones Obreras, dándose la circunstancia que yera ún de los pocos que nun tiníen afiliación política, esto ye, que nun yera del PCE.

Les nueses vides alcontráronse, al marxe de lo que mio madre me cuntare, notres circunstancies mui estremaes. Yera l’añu 1984. Ramón Tamames, entós nel meyor momentu la so vida pública, acababa fundar un partíu “verde, blancu y bermeyu”, la Federación Progresista. Yera un proyeutu que taba adelantrándose a lo que les “nueves esquierdes” pescanciaron trenta y cincu años más sero. La forma na que yo aportara a la federación, el so desendolcu y la so desapaición ye, precisamente, ún de los capítulos d’un llibru sobro’l nacionalismu asturianu qu’espero acabar pa la primavera que vien. El casu ye que Tamames,  aprofitando una charra n’Uviéu organizada pola Tribuna Ciudadana de José María Laso, convocó a toles persones que-y escribieran pa interesase pol proyeutu. Una de les persones que aportaron fue José Antonio Velasco.

Como yo tinía la intención de que les custiones diferenciales, llingüístiques, culturales ya identitaries nun quedaran reconocíes namái que pal País Vascu y Cataluña, como muncho pa Galicia, como yera davezu, cada vuelta que Tamames viaxaba a Asturies, ellí taba yo, apegáu como una llámpara. Amás, nun había aconceyamientu n’Asturies nel que yo, si me lo permitía l’actividá académica en Madrid, nun tuviera. Ya fue entós cuando entamé a trabayar con Velasco, al que-y garré apreciu pol so saber, pola so clarividencia y pola so enorme honestidá. Aquel importante técnicu de Comisiones Obreras tuviera cortexáu por toa triba de partíos y podría tar n’altos cargos políticos o de l’alministración. Pero namás que diera esi pasu cuando camentó que tinía delantre un programa básicu que compartía. Cuando se constituyó la xunta provisional d’Asturies yo formé parte d’ella, pidiéndo-y a Velasco que la presidiera. 

De toles formes, como la mayor parte de la esquierda asturiana, Velasco nun-y daba muncha importancia a les custiones identitaries pero, dempués de muncho trabayar xuntos, na primer entrevista que-y fixeran en “Panorama Regional” punxo como primer puntu programáticu la oficialidá del asturiano. Yo, que taba con elli nel estudiu, quedé ablucáu. Dempués desplicárame que, aparte de que lu convenciera nes nueses llargues charres, quixo facelo pa dexar claros dos discursos, uno haza la propia Federación Progresista ya otru haza l’esterior. El primeru, pa que supieran qu’Asturies tinía fechos diferenciales y que nosotros díbamos defendelos. El segundu, pa qu’otres esquierdes supieran qu’el drechu a la llingua propia ye un drechu humanu fundamental. Tóo dicho nun castellán perfecho porque Velasco nun falaba asturiano.

El congresu de la Federación Progresista d’Asturies (asina, col nome oficial n’asturiano) cellebrose en Xixón en febreru de 1985 y Velasco fora elexíu coordinador. Yá d’aquella suprimiéramos les secretaríes xenerales. Aprebáronse munches coses y la mayoría escaecilo pero sí me recuerdo los puntos de plenes competencies, oficialidá de la llingua y reconocimientu d’Asturies como nacionalidá.

Cuando, dempués del referéndum de la OTAN, el PCE llamó a la unidá, lo que posteriormente diba ser Izquierda Unida, la Federación Progresista dixebrara en dos partes cuasimente iguales ente los que queríen una allianza col PCE y los que la preferíamos con Los Verdes. Los asturianos, que yéramos la cuarta federación en tamañu detrás de Madrid, País Valencianu y Andalucía, tábamos dividíos pero, al final, votose mayoritariamente pol pautu col PCE. Y Velasco propuso dalgo a un tiempu intelixente, democrático y arriesgao: que los representantes na Mesa Federal desplicáramos el nuesu puntu de vista personal, que dempués votáramos lo alcordao nel nuesu aconceyamientu, pero que si dicidíamos cambiar el votu a la lluz de les discusiones, los militantes diben respaldamos. Asina lo alcordamos. Nel fondo aquello podía facese porque Velasco, col so nulu sectarismu ya ensin denguna sospecha de trabayar pa otros pola so histórica independencia unificaba les voluntaes. Yéramos, con muncho, la meyor organización de la Federación Progresista.

Na Mesa Federal, aconceyada en Madrid, dempués d’un día enteru nel que namás comimos unos “sándwiches”, llegamos a la votación. Los representantes d’Asturies defendieron el pautu col PCE, menos yo que, defendiendo el pautu con Los Verdes, dixe que prestaríame poder absteneme pero que votaría colos mios compañeros. Velasco sumó y restó y violo claro: el pautu col PCE taba respaldáu por una mayoría mui amplia anque los asturianos votáramos en contrario. Ya entós los d’Asturies, nun xeitu de llealtá, abstuviéranse comigo unánimemente.

Nes negociaciones pa formar Izquierda Unida, nes que participé y les que tamién desplico nesi prósimu llibru, algamamos un puestu de salía segura, el dos en Madrid, ya otru probable. Probables había seyes o siete ya optamos por discutir nos nuesos órganos ente el dos n’Asturies ya’l tres de Valencia. El de Madrid yera, indiscutidamente, pa Tamames. Si, pal otru escañu optábamos por Asturies, sedría Velasco. Elli propunxo nel aconceyamientu de la federación asturiana que fora yo na llista nesi puestu segundu. Argumentaba que yo nun namás yera la figura central n’Asturies y la persona que meyor conocía el país sinon el coordinador federal d’economía y la persona más cercana a Tamames, cola ventaxa qu’eso daba nun hipotéticu grupu parlamentariu. Nel fondu, lo que tamién diz muncho de Velasco, elli pensaba que nun tinía la fuerza teórica y curricular pa frenar a un Tamames individualista ya impredicible, calterística que si vía en mi que, amái, yera amigu personal del presidente. Negueme por tres motivos. El primeru, porque’l trabayu cuotidianu debía ser el qu’indicara quién yera’l que debía representamos y non la posición prevalente, como yera la mía, na organización federal. Yo yera de la Mesa Executiva ya elli namái que de la Mesa Federal. El segundu, porque nun yera de recibu que fora l’únicu diputáu nuesu na coalición n’Asturies precisamente’l miembru más reticente a la mesma coalición. Ya’l terceru porque Velasco taba, dafechamente, enquivocáu. Nun parlamentu nun garantiza nada tener fondera formación teórica nin curriculum académicu, amás de que, si por dalguna persona tinía respetu Tamames yera por un vieyu sindicalista.

La opción d’Asturies y de Velasco yera la meyor y non namás que, dende’l mio posible interesáu puntu de vista, porque fuera asturianu. Munchos pensábamos qu’había un gran pelligru na coalición: la disolución de les organizaciones nuna Izquierda Unida dominada pol PCE. Si eso pasaba yera conveniente que los cargos ellectos que toviéremos pertenecieren a una llínia claramente federal y non a la más averada a los comunistes. Con Tamames y Velasco garantizábase la llealtá a los principios fundacionales de la Federación Progresista, mientres que con otra persona namás podiamos cuntiar que col mesmu Tamames. Amás lo del terceru en Valencia yo, personalmente, nun lo vía claro, mientres que’l segundu n’Asturies yera seguru.

Pero diérase una paradoxa: los miembros de la federación madrilana, la más potente, punxo tol so enfotu en que Velasco nun llegara al Congreso. Nun querien reforzar al seutor más verde y federalista y queríen conservar cienta posición centralista a un añu vista de les elleiciones autonómiques en Madrid, onde los federales y verdes yeran minoría. De pasu quitaben del medio al home que, na so paranoia, pensaben que yo teledirixía, cosa que nun yera cierto. Nin yo lo fairía nin elli lo diba consentir. Pero, fiel a sigomesmo, Velasco nun participó nes conspiraciones nin quixo que los sos compañeros asturianos entraran na engarradiella, afirmando que les úniques armes a tomar nun yeren otres que la razón y la votación. Total, que la Federación Progresista, col impulsu de la facción más “esquierdista”, prefirió a un mélicu de la burguesía llocal valenciana qu’a un sindicalista. Paradoxes de la política. De fechu, hasta Gerardo Iglesias presionó en favor de Velasco, que yera, a la fin y a la postre, un miembru de Comisiones Obreras d’Ensidesa dende la dómina de la clandestinidá.

Como yera d’esperar, Izquierda Unida sacó dos diputaos n’Asturies, los dos del PCE. En Valencia el terceru nun saliera, namás los dos del PCE. La Federación Progresista quedó con un solu diputáu, el brillante pero impredicible Tamames. Si al delláu d’elli toviere sentáu Velasco, naquella Izquierda Unida naciente, seguramente la evolución de la esquierda diba ser otra y, tamién seguramente, la posición n’Asturies d’esa esquierda diba ser otra. José Antonio Velasco diba intentar cumplir ensin reserves lo aprebao nel congresu constituente asturianu y lo que dixera naquella primera entrevista en televisión.

Velasco fue una de les meyores persones que conocí y, de toes toes, de les cuantes honraes a carta cabal na esfera política. Sólo con movese nel sindicatu, con conspirar ente los sos compañeros, el mesmu PCE presionaríe cuando Izquierda Unida. Comisiones Obreras, representada indireutamente por Nicolás Sartorius nel comité negociador d’IU, de xuru que forzaría la candidatura d’ún de los suyos d’Asturies. Pero Velasco nun lo fixo. Nun llegó a ser diputáu y nunca culpó a naide por eso y siempres caltuvo la so posición. Yera un home ensín maldá, un home que facía les coses porque creyía nelles, que cedía escontra la razón ya yera comprensivu coles enquivocaciones. Siguió trabayando n’Ensidesa y en Comisiones Obreras hasta la so xubilación, ensín afiliase a nada, anque votaba Andecha Astur, a lo menos cuando yo me presentaba. Guardome llealtá siempres, elli, que yera de la edá del mio padre. Recuérdome de la so presencia nel Atenéu de La Calzada nel mitín que diéramos Josep Esquerda ya yo cuando la campaña d’Europa de los Pueblos. Velasco fuera avieyando ensin abandonar los sos principios más firmes, mentanto que los sos enemigos, los que-y torgaran ser diputáu, fueron dexando la política unos, dando tumbos otros y dalgunos llegaron a cargos públicos col Partido Popular.

Vilu n’abondes ocasiones nos últimos años y prestábame falar con él. Siempres abiertu a les novedaes, siempres antidogmáticu, siempres con confianza nel futuru pero con escepticismu. Ye una de les persones coles que me prestaría falar dempués d’estes pasaes elleiciones. De xuru que tendría opiniones interesantes sobro los cambios, sobro’l fenómenu Podemos y sobro la república. De fechu, sin ser un gran teóricu, porque esi perfile nunca lu tuviera nin-y interesaba muncho, y siendo un home d’ochenta años daquella, sosprendiérame coles sos apreciaciones al rodiu del 15M y los movimientos posteriores. Pero esta vuelta nun fuera posible. Hai dos años que morriera Nati, la so muyer de siempres, la so compañera. Entamó un deterioru físicu mui grande y, fuerte físicamente como yera (“Joseantonión, esi demonión”, dicía un mineru de la Federación Progresista d’Ayer), acabó resistiendo poco tiempu ensin ella.

“Sit tibi terra levis”, José Antonio, “camarada federáu”. 

1 comentario:

  1. Hay que ver cuánto te quieres, David. Hasta para hacer el elogio de un finado tienes que echarte piropos y flores.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.