29.6.14

San Pedro de Xixón

Pedro, que tinía como nome orixinal el de Simón, ye ún de los principales siguidores de Xesucristo, de xuru que’l más importante pa la tradición cristiana. Dizse d’elli qu’arrecibiera la manda’l mesmu Xesús pa encabezar la ilesia que quedaba fundada dempués de la crucifixón y, mui especialmente, dempués de la resurrección y l’ascensión.
Asigún la tradición cristiana Pedro yera pescador nel llagu Tiberíades, o mar de Galilea, que polos dos nomes yera conocíu entóncenes. Xesús, dempués d’unos cuantos acontecimientos millagrosos, llamolu a ser “pescador d’homes”. Pedro abandonó a la so familia pa siguir esa llamada, cosa que sabemos porque l’evanxeliu dizmos que Xesús curó a la so suegra d’una grave enfermedá. Esto ye, que Pedro taba casáu, anque más sero los apoloxetes de los primeros sieclos del cristianismu afirmaran que yera vildu.

Poco dempués Xesús afitaría enriba la tiesta de Pedro la ilesia que diba venir, el conceyu nel que podrían hermanase tolos seres humanos. Pero Pedro camentaba que’l mensax del so mayestru yera namái que pa los xudíos, non pa los xentiles. Hai autores que piensen que Pedro, Simón, yera un zelote, un nacionalista que lluchaba contra los romanos y que pensó que Xesús, fíu de David, yera la figura de la segunda independencia. Y pué que nun toviere desencamináu del tóo, adicando pa los últimos descubrimientos arqueolóxicos y diplomáticos. Pero, dende un puntu de vista relixosu, Pedro, el primer papa, nun pescanciara ren de res. Hebo llegar Saulo, san Pablo, un tarsianu de cultura griega y con ciudadanía romana, pa sacar al naciente cristianismu de les guerres sectaries d’un xudaísmu decadente. Quiciavis por eso, pa compensar, la ilesia dedica’l 29 de xunu a san Pedro y a san Pablo. Pedro trató con Xesús pero Pablo comprendió –o inventó- a Cristo, diéra-y’l “krisma”, idealizó ya helenizó mitolóxicamente al home. Pablo ye l’inventor, vala la espresión, del cristianismu.
Cuéntase que Pedro fora executáu en Roma, na colina Vaticana, cuando’l reináu de Nerón. Dizse que pidió ser crucificáu boca abaxo pa nun ser tanto como’l so mayestru. Eso ye, evidentemente, falso. Nin los romanos diben tar a los petites d’un condergáu a muerte, nin la crucifixón ye sistema que dependa de l’apertura de los brazos sinón del colgamientu. Boca abaxo un crucificáu de salú normal namái que podría morrer de fame y sede. Unos díes más sero diba ser axusticiáu, cuenta la tradición, el discrepante, el vencedor a la postre, Pablo, el xudíu helenizáu Saulo. Pero Pablo nun fue crucificáu sinon decapitáu. Nun careciera de la pública ya infamante, amás de terrible y perdolorosa, muerte de cruz. Pablo tinía drechu a una muerte digna y rápida porque yera ciudadanu de Roma.
San Pedro, el pescador d’homes, tien ser, como paez llóxico, patronu de munchos pueblos marineros y, como primer papa, tamién d’otros pueblos d’interior. Amás la so cellebración ta nos díes postreros al solsticiu, colo que tamién enllaza cola tradición solar naturalista pagana que, polo normal, ta centrada en san Xuan.  
N’Asturies ye cosa llamativa que les fiestes de san Pedro de Xixón, siendo como ye Xixón la población más grande, pasen ensin pena nin gloria nel panorama festivu. Cuando a un ciudadanu de cualisquier llugar del país se-y entruga poles fiestes de san Pedro va falamos, asigún de la so mayor o menor cercanía, de La Felguera (Llangréu), de Cangas del Narcea, de Villanueva (Cangues d’Onís) y d’otros llugares más ente los que destaca como más importante de toa Asturies, ensin duldia denguna, Cuideiru col so sermón de L’Amuravela. Pero referencies a Xixón vamos alcontrar poques, inclusive ente los mesmos xixoniegos. Ya ye que san Pedro tien en Xixón una poderosa competidora: la virxe de Begoña.
La virxe de Begoña, patrona de Bilbao, llegara a Xixón nel sieclu XVII. Arribara nos brazos de marineros vascos como agradecimientu a un salvamentu que camentaben millagrosu. Tratábase d’un naufraxu d’unos años enantes por frente al cabu San Llorienzu, nel desendolcu d’una galerna de les que como poques vegaes se vieren. La “Begoñina” enraigonó bien ceo na villa porque los cultos a la vieya diosa madre yeran y siguin perteneciendo al sustratu cultural más fonderu de los asturianos, un sustratu mui anterior al cristianismu.
San Pedro siguía siendo’l patrón de la villa, emplegando esta pallabra, “patrón”, envede “patronu”, porque caltién esi doble significáu de titular de la parroquia católica y de capitán de barcu dao que, dicen los playos, “Pedro sedría papa, pero primero fue pescador”. Pesie a tóo, el 29 de xunu, que siempres fuera fiesta llocal, dexó de selo a mediaos del sieclu XX, pasando a tener más importancia qu’el santu titular Samiguel o inclusive san Antonio, d’escosa veneración anque con bona feria ganao.
La vinculación de san Pedro a Xixón perdémosla na nuechi de los tiempos ya yá nos sieclos VI y VII, ente los reinaos de Fruela I y Adefonso II, esisten templos dedicaos al apóstol, como’l de Veranes, l’edificiu eclesiásticu más antigu d’Asturies. Siendo papa Urbano VIII, en 1630, establecieran el patronazgu de san Pedro porque la ilesia determinó  que diben ser “patronos de parroquies, villes y ciudaes con tolos sos drechos y prerrogatives y con calter inamovible, los que fueran veneraos como talos por vezu inmemorial, o a lo menos centenariu, magar que nada s’afitara nos escritos nin se supiera la data d’elleición tala”.
Les fiestes de san Pedro de Xixón tovieran la so época más rellumante na segunda metada’l sieclu XIX y nel primer terciu’l XX. La corporación en pleno aportaba a la ilesia y dempués cuerrespondía con un ágape na ca’l conceyu, tradición caltenía inclusive tres la “revolución gloriosa” ya’l breve períodu de la primera república, cuando francmasones y llibrepensadores ocupaben dalgunos de los más importantes cargos municipales, civiles y militares. Pa pola tardi y pa pola nuechi había xuegos –fundamentalmente bolos-, bailles, pasucais, danza prima y fueos artificiales na Plaza Mayor y n’El Campu Valdés. Los sucesos revolucionarios y bélicos que se desendolcaran ente 1934 y 1937 acabaron coles cellebraciones, que foran retomaes con un calter ermunamente relixoso nos años cuarenta.
Por embargo, en 1954, la corporación municipal solicitó un cambiu patronazgu a favor de la virxe de Begoña. La razón nun yera otra que l’espoxigue de les fiestes d’agostu ente los habitantes d’una ciudá que diba engromeciendo y saliendo del foyeru d’una guerra perdía y d’una percruel posguerra. Amái, el turismu empicipiaba a medrar al tastás. L’ayuntamientu franquista, católicu a dolor, naguaba por sacralizar d’alguna miente les fiestes braniegues, pa dá-ys una mayor sencia relixosa, un conteníu que sí que tinía’l día san Pedro por ser el patrón de Xixón. L’ayuntamientu, conforme coles xaculatories del franquismu unviara a Roma una montonera de fueyes con retórica, aquella retórica barato típica del réxime. Y Roma, la Sacrada Congregación de Ritos, conforme tamién a los sos vezos ya usos arrepostió con dos llínies: “dempués d’un aposentáu desamen, nun procede’l cambiu”.
Dende hai unos años el día san Pedro ye otra vuelta festivu y fora “oficializada” l’actividá que, privadamente, viníen faciendo entidaes llocales, lo mesmo llaiques que relixoses, dende los años sesenta del XX. La ceremonia central ye la bendición de les augües de la sablera de San Llorienzu, que se realiza cola colaboración de la Cruz Bermeya del Mar, colos sos voluntarios llevando l’augua bendecía hasta altamar. Asina tamos retomando una vieya tradición que remonta al sieclu XVI. Nun ye tontada remembrar qu’hasta finales de los cincuenta les madres del Xixón más averáu a les tradiciones playes y marineres –entá me recuerdo yo de sentilo en casa, qu’el mio güelu yera de la cai Rosariu- nun dexaben a los sos rapacinos bañase na playa hasta qu’esi ritual nun toviere executao, anque en dalgunes ocasiones facíase el día san Xuan, lo que mos vien amosando, otra vuelta, que mos alfrentamos a ritos solsticiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.