23.2.14

La política d’un gobiernu koala


El gobiernu asturianu tien previsto l’autorización pa incrementar la estensión de los ocalitales en 7.000 hectáries, que ye, por poner en comparanza, una superficie equivalente al doble de la del conceyu de Sotu’l Barcu.
Anguaño los ocalitos ocupen unes 60.000 hectáries, que, por poner otra vuelta en comparanza, ye’l doble de la estensión del conceyu de Somiedu, esto ye, el doble de la superficie del parque natural más emblemáticu d’Asturies.
Nel 2009, nel caberu gobiernu d’Álvarez Areces, siendo conseyeru d’agricultura el comunista Aurelio Martín y director de política forestal el verde Joaquín Arce, declarárase una moratoria nel llante d’ocalitos. Namás que taba autorizao facer nueves plantaciones n’espacios onde hubiere ocalitos anteriormente y quedaben vedaos los demás tarrenes. Por embargo, ente esi añu y 2011 hebo una verdadera proliferación ocalitera porque, conforme a la cosmética ecoloxista de la esquierda asturiana, tóo yera un paripé. La coalición PSOE-IU-LV-BPA nun quixo facer llei cola moratoria sinon que se llimitó a una orde interna de la dirección xeneral pa nun autorizar plantaciones nueves. Eso quier dicir que los propietarios de los montes, con namái una reclamación, podíen llantar ocalitos, respaldaos como taben pola llei forestal vixente.

L’impautu ambiental de los ocalitos ta fuera de cualisquiera duldia pero, por mor d’unes lleis feches, como ye davezu, pensando qu’España ye una unidá en tolos sentíos, nun hai manera de minimizar los males. La tresposición de la directriz europea que regula les evaluaciones d’impautu ambiental torga que n’Asturies, en materia forestal, podamos acoricar el mediu natural. Les repoblaciones forestales con especies alóctones deben alfrentar una evaluación cuando pasen d’un determináu númberu d’hectáries. Esa ye una norma pensada pa montes de grandes propietarios, de grandes esplotaciones, pero que nun tien en cuenta les peculiaridaes de tarrentorios como’l d’Asturies. Equí dengún monte propiedá d’una sola persona llega a la estensión mínima qu’obligue a facer una evaluación. D’esta forma, tolos propietarios pueden llantar lo que-yos pete ensin dengún miramientu pa col mediu ambiente. El problema surde cuando, como vien pasando dende los años cincuenta, un propietariu echa’l monte a ocalitos, l’otru lo mesmo, igual el de más alló: la suma de les hectáries de caún ye la mesma o mayor que la d’un únicu propietariu que taría obligáu a una evaluación d’impautu ambiental. Esto tien solución dende la mesma práutica europea, pero como los gobiernos español y asturianu nun fixeron suyes les recomendaciones comunitaries de prauticar modelos d’evaluación estratéxica, evaluaciones qu’atienden al modelu de desendolcu agroambiental, l’esfarrape ye’l que ye y sigui engromeciendo.
El gobiernu de Javier Fernández diz que ye mester ampliar la estensión d’ocalitos porque hai demanda d’ello, lo mesmo como madera que como materia prima pa pasta papel. Pero, aceutando qu’esiste esa demanda, por más que, na mio opinión, nun ta la cosa tan clara, ¿qué pasa cola oferta? Nos últimos años la corta del ochenta por cientu de la estensión ocalitera nun llegó a cubrir el cincuenta por cientu de la demanda. Los ocalitales asturianos son cultivos de baxa utilidá marxinal, fontes de renta complementaria de la procedente de l’agricultura y la ganadería tradicionales. Tamién en munches ocasiones son propiedaes de xubilaos que, al nun trabayar yá la tierra o nun tener yá ganao, llanten ocalitos porque “nun dan dengún trabayu” y dan unes perres cada equis años. Esa desatención ye lo que desplica que la demanda seya mayor que la oferta, como sopelexa’l gobiernu pa autorizar más plantaciones.
La razón pola que les 60.000 hectáries d’ocalitu d’Asturies nun satisfacen la demanda de madera y d’árboles pa pasta ta, precisamente, na baxa productividá d’un cultivu que nun ta profesionalizáu, d’unos propietarios que nun curien con métodos racionales les plantaciones. De les 60.000 hrctáries d’ocalitu qu’hai nel país namái que 42.000 ufren rendimientos homologables a los qu’alcontramos notros llugares. El trenta por cientu de les hectáries ta infrautilizao o con enfermedaes graves, particularmente invadío de gonipterus y 18.000 hectáries tan práuticamente abandonaes.
Si les normes asturianes, conforme a les llínies d’actuación más recientes de la Unión Europea, tovieren adecuaes a la realidá y a les necesidaes presentes, con munches menos hectáries dedicaes a ocalitos podríamos producir el doble de materia prima de lo qu’anguaño producimos. Pero ye que la llei de montes asturiana, promulgada nel 2004, sigui entá ensin reglamentu, colo que les normes aplicaes nes acciones cuotidianes surden d’un reglamentu de 1962, en plena euforia productivista y crecimentista ya ensin dengún miramientu pa col mediu ambiente y con nula participación ciudadana, como yera lo propio d’una dictadura. Por poner un exemplu alloriante: pa cortar especies autóctones d’espoxigue llentu ye mester una autorización y pagar por ello, mientres que pa cortar ocalitos o pinos nun se requier llicencia nin se paga por ello. Esto, qu’aparentemente ye una midía conservacionista, resulta ser una motivación más pa poner especies alóctones nos praos qu’ayeri yeran de pastos.
Tamién los gobiernos español y asturianu despreciaran el modelu suecu de cultivu pa pasta de papel. El gobiernu suecu forzó, hai yá unos años, a que les papeleres fueren camudando les sos tecnoloxíes pa sustituir ocalitu y pinu por bidul. El bidul ye una especie autóctona, tamién n’Asturies, y que, amás, tien como calterística importante qu’aída a rexenerar suelos degradaos y que ye un bon elementu pa desendolcar la sucesión biolóxica.
Mentanto, nun hai programes nin llínies de sofitu pa cultivu d’especies rentables a mediu y llargu plazu. Nesti momentu, por exemplu, nel mercáu européu, l’arbole más rentable ye la cerezal, lo mesmo como madera que como alimentu. N’Asturies la estensión de cerezales aminorgara un vente por cientu nos útimos cinco años. A una mesma vegada, Portugal abastez al mercáu asturianu de madera de carbayu y castañal, ya El Bierzu enllena de castañes les tiendes y places mientres podrecen nes caleyes les nueses valdunes y ramoniegues.
Ya entá carecemos de más peligros. Les empreses de pasta tan avanzando muncho na modificación xenética del ocalitu pa poder cuntar nun plazu breve d’exemplares capaces de sobrevivir n’altitudes mui superiores a les que ta adaptau el “globulus”. Eso quier dicir que, cola política del gobiernu de Fernández, una política antirrural, anticampesina y antiambiental, podremos ver en pocos años cómo los ocalitos esguilen peles tierres de los interiores occidental y oriental. Coles polítiques d’esti “gobiernu koala” en pocos años los ocalitos llegarán a los teleféricos y a los molinos eólicos. Tou un modelu económicu que dexará a Asturies definitivamente en lo que vien siendo dende hai tiempu: una cadarma d’enclave, un país subdesendolcáu.

2 comentarios:

  1. Aparte del gobiernin del PSOE tambien hay unos culpables que favorecen este proliferación por debajo de los 400 msnm, tienen nombres y apellidos, los que se prestan a colaborar con estas cosas, como el Fapas que tiene un convenio con Ence, DSC que certifica las plantaciones de ocalitos de la papelera, Asmadera y un largo etc...

    ResponderEliminar
  2. Si el camín ye’l dicir qu’el ocalitu ye malu, el fierru acabase aína. Les ocaliteres presentes y futures tan en manes privaes ¿au les alternatives? Naide (propietariu priváu) nun invierte en monte si nun hai perspeutiva de beneficiu económicu, l’ocalitu tamién tien externalidades positives bien nidies.
    D’otra miente, préstame abondo que menciones l’enguedeyu nel que s’atopa un propietaru d’una masa de frondosa del país ¿conservacionismu?
    Un saludu.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.