9.12.13

Reflexones marxinales escontra les noticies sobro la muerte de Mandela

 
Finara Nelson Mandela. Nun hai periódicu, rede social, radio o televisión que nun fale d’ello. Tóos inciden en les mesmes coses, falando de la so gran obra de reconciliación y xenerosidá. Nun voi repetir lo que tol mundiu diz sobro Mandela porque, ente otres coses, soi menos conocedor qu’otros del so llabor, Pétame facer delles anotaciones a pie páxina, menores igual, pero que me paecen, a lo menos, interesantes.

El réxime que sobrovivió en Sudáfrica hasta hai cuatro díes, la segregación más brutal dende la dómina del nazismu, fora un "inventu" olandés. Fora’l reinu d’Olanda y los sos heriedes los qu’implantaran tan criminal modelu. Pero resulta qu’Olanda ye un país que cai bien a los progresistes y bienpensantes d’Europa. Naide acusa a Olanda de xenocidiu, cuando ye más qu’evidente que, a lo primero, practicolo y, a lo cabero, sofitolo. Si esa política toviere diseñada dende Washington o dende Llondres… Pero ye que los Estaos Uníos ya’l Reinu Uníu cayin mal.

Tolos años entrugo a los mios alumnos, xente con mayor level educativu que la media, por quién ye’l mayor xenocida’l sieclu XX européu dempués de Hitler y Stalin. Unos dicen que Franco, otros que Mussolini, otros que Milosevic, otros que Ceaucescu, pero toos tan enquivocaos. Naide repara nel asesín de miyones de persones n’El Congu: Leopoldo II de Bélxica. Tuvo qu’abdicar porque podía ser lleváu al mesmu procesu de Nürenberg. Y naide repara nesti sátrapa sanguinariu, que tinía n’África una finca porque El Congu nun yera esautamente colonia belga sinon propiedá del rei. Y naide repara por dos razones: porque’l xenocidiu nun se practicó n’Europa y porque Bélxica cai bien. ¿Quién va calificar a los belgues de pueblu xenocida?

Cuando la mio fía Aida fue a estudiar a la universidá de Lund diéra-y como conseyu que tomara como asignatura dalgo d’historia de Suecia. Dos razones-y punxe enriba la mesa: ye bono conocer la historia del país que t’acueye y, tamién, ye una bona forma d’entrar en rellaciones, porque siempres mos presta qu’el que llega tea interés pola nuesa historia. Aida, como yo suponía, quedó espavoriada. ¡Qué historia la de Suecia! Un reinu xenocida que nun acabó de millagru colos llapones, qu’entamó coles lleis raciales que más sero copiaríen los nazis, qu’invadió a tolos vecinos, arrasando les tierres dende Kiev a la Rus de Moscovia. Pero, otra vuelta, Suecia cai bien. ¿Quién va denunciar los xenocidios y les polítiques racistes d’un pueblu tan simpáticu como’l suecu, el de Volvo y la socialdemocracia d’Olof Palme?

Pero esta mesma correición política vémoslo nel casu de Mandela. Tal paez que nun sofitó la llucha armada nel so día. Dempués del matancíu que los supremacistes blancos fixeren en 1969, Mandela entendió que yera la hora de defendese coles armes, de resistir cola violencia l’agresión insoportable de los olandeses. Ye verdá que la violencia de los negros sudafricanos nun llegó al deliriu al que llegara, por exemplu, la de los congoleños una década enantes y que Mandela, dende la cárcele, siempres pidió moderación y una violencia selectiva. Pero, por exemplu, nun hai d’escaecer que los Estaos Uníos tiníenlu na llista de terroristes internacionales hasta hai cuatro díes, o que Margaret Tatcher apellidáralu de "terrorista" cuando saliera de prisión y se punxera al frente civil del Conseyu Nacional Africanu, camín yá de la presidencia de la república. El Mandela que finara hai dos díes ye la mesma persona que fuera nos años sesenta. Yo, qu’almiro a Mandela, almiro al presidente de la reconciliación ya’l perdón, pero tamién al que nun duldió que, si yera mester, yera la hora’l kalasnikov.

Ya entá mos queda dalguna "incorrección" más: el papel del fúbol na evolución política de los negros y de Sudáfrica en xeneral, la so contribución al final del "apartheid". Los negros siempres foren aficionaos al fúbol porque los amos blancos monopolizaben el deporte tradicional, el rugby. Pos bien, na cárcele de Robben Island, na que taba enzarráu Nelson Mandela, los presos políticos –col sofitu de la diputada blanca Helen Suzman, que siempres lluchare contra aquella indignidá- organizaron un campionatu de Sudáfrica. Embaxu l’abellugu la FIFA y coles sos régules fora’l primer ya únicu campionatu cellebráu en recintos carcelarios. Aquello sirvió pa una basa organizativa de los presos políticos. A finales de los setenta, dempués de los matancíos de Soweto, fundárase l’equipu Kaizer Chiefs, con xugadores negros mui influyíos pol pensamientu de Malcom X. El fúbol, escontra’l rugby, convirtiérase en banderín d’enganche de los xóvenes que, unos años más sero, diben baltar el réxime racista.

Cuando Mandela algamó la presidencia de Sudáfrica tuvo otru xeitu del mesmu sen: sofitar el mundial de rugby. L’equipu que representaba al país yera íntegramente blancu, el Springboks, odiáu por tolos negros. Pero’l presidente, col sofitu’l capitán del equipu, salió al campu vistiendo la odiada combinación verde y mariella. La selección de fúbol, con namás qu’un blancu, y l’equipu rugby, ensín dengún negru, sirvieron pa construyir un país desangráu y nel carel de la guerra civil. Ya un tiempu dempués llevó a Sudáfrica el mundial de fúbol, presentando una selección de negros y blancos que xugó delantre d’un públicu compuestu por negros y blancos embaxo los colores d’una mesma bandera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.