24.11.13

Trescientos ente un miyón

L’estudiu previu a l’ampliación del Parque de la Montaña de Cuadonga a Parque de los Picos d’Europa fixéralu yo con otros compañeros de varies universidaes. La coordinación fora cosa del mio gran amigu Pepe Alba. Un día d’iviernu, ñevaba pero bien, tuvimos nun conceyu abiertu en Peñamellera Alta, n’Alles. Los problemes yeran los típicos: la basoria d’un sitiu, la calefacción d’una escuela, los baches d’una estrada, los puntos de lluz d’una caleya… En tres hores naide entrugó pol asuntu’l parque. Al final dalguién lo fixo: un vecín de Cabrales que yera directivu de l’asociación de cazadores. Al día siguiente la prensa d’Uviéu titulaba: “discusión sobro l’ampliación del parque en Peñamellera Alta”. Normal. ¿A quién-y interesa n’Uviéu o n’Avilés qu’haiga baches nun pueblín de Peñamellera Alta? El parque sí que ye noticia, una verdadera caxa de resonancia na opinión pública y susceptible d’alderiques apasionaos.

Y agora ye l’asuntu de los llobos, un asuntu que yá valiera. La tesis doctoral d’Alberto Fernández Gil, biólogu del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, sobro los llobos n’Asturies, vien afitar con metodoloxía apropiada lo que tol mundiu sabe y sabía y dalgunos callaben culpiosamente. Fernández Gil nun ye un pelamangos nin un llocu ecoloxista urbanita. Fernández Gil ye un científicu, el primer científicu que trata de saber cuála ye la situación del llobu n’Asturies. De fechu, lleva años faciéndolo. Y dizmos, ente otres coses, dalgo que l’alministración nunca supo nunca quixo dicir: cuántos llobos hai n’Asturies. Fernández Gil diz qu’unos trescientos. La cifra nun pué ser esauta porque tamos escontra una especie que se mueve muncho y pasa’l cordal con frecuencia. Y tamién afirma’l biólogu que los llobos nun son el problema de la nuesa ganadería pero sí que son una bona cortina fumu pa nun ver los problemes reales.
María Jesús Álvarez y Fina Álvarez, conseyera y direutora xeneral respeutivamente, tan tocando colos deos el cielu de la mayor incompetencia, cosa complicada porque difícile-ys lo punxo Albano Longo, otru inútile al frente de la xestión de la naturaleza. Ente los tres punxeran nel centru la diana al llobu, envede esmolecese por curiar un seutor ganaderu estensivu qu’amoria por otros problemes. Asina fora que nel últimu añu mataran, como poco, trenta llobos, el diez por cientu de la población total ya’l doble de lo que se mataba nos años pasaos. ¡Un diez por cientu! Esa ye una cifra que da llerza y perceguera. 
Fernández Gil demuestra que nun espoxigara la población de llobos nos últimos diez años. Y, como miembru  del Comité Consultivu del Plan de Xestión del Llobu n’Asturies, lleva pidiendo nesos diez años que l’alministración asturiana ponga enriba la mesa dalgún datu sobro los impactos de los llobos na economía rural. Nunca toviera rempuesta, una rempuesta a la que ta obligada l’alministración, non a esti investigador, sinon a cualesquier ciudadanu que lo solicite.
Tampoco hai datos sobro quiénes son los propietarios de ganáu y cuála ye la so verdadera dedicación. Una bona parte de los propietarios de ganáu d’altura nun son ganaderos. Tienen la so actividá principal notros seutores o son xubilaos y prexubilaos. Pero tóos ellos cobren de la Unión Europea y cobren más si tan n’espacios protexíos. Sedría bono investigar cómo xestionen la cabanada y, conforme a llei, quitar les subvenciones a los que nun cumplen colo estipulao. Los ganaderos, los que son ganaderos de verdá, entamen tar fartucos de los manguanes de ciudá que tienen unos cuantos animales nos mayeos y nes brañes qu’heredaran y que tan cobrando unes subvenciones ya unes indemnizaciones que muncho-ys valdríen a ellos.
Ye llamativo qu’Asturies, col 13 por cientu de la población de llobos de tol reinu algame un 48 por cientu de les indemnizaciones por ataques al ganáu. Ye más, los estudios fechos, yá dende los “clásicos” de Grande del Brío, amuesen, un tres d’otru, que’l llobu cantábricu ye ente tolos llobos de la península ibérica el que tien mayor porcentax de dieta procedente d’animales salvaxes y menos de domésticos. Equí dalgo nun cuadra. Y tamién ye llamativo que los partíos políticos, ensín esceición, acueyan con gayola la idega de que los cazadores disparen sobro los llobos onde haiga “superpoblación”. Primero, nun hai “superpoblación”. Segundo: ye una práctica illegal. Pero denguna de les dos coses importa a la mangancia que gobierna Asturies. Hasta los sindicatos, de les cuenques, caro, tienen programes sobro los llobos.
El problema de la nuesa ganadería nun ta nos llobos sinon nuna reforma de la PAC atrabiliaria y pensada pa díes de güés envede pa esplotaciones empresariales, nun sistema de subvenciones que potencia les corrupteles, nuna norma agroambiental que nun tien nin pies nin cabeza, nuna nula profesionalización de los ganaderos y nuna incompetencia soberana de los alministradores de la cosa pública. Si mañana desapaecieran los llobos, cosa que quieren dalgunos ignorantes ya irresponsables, les coses nun diben ser meyores. Ye mester lleer más y, a falta de llibros, conocer lo que conocíen los nuesos güelos, los que sí convivieron con llobos ya osos asgaya y, con saber, con mayestría y con mastinos, perdíen menos cabeces que les que pierden los sos descualificaos ñetos. Ye más, si na mio valle hubiere dalgún llobu, non docenes, caro, pero un par d’ellos, igual mataben dalguna oveya pero regularíen los curcios y xabariles que, esos sí, tan frayando la economía familiar de más de ún y de dos.
Pero nun los hai porque nuna bona parte d’ella nun queda nada, porque llantaron ocalitos allocadamente. Ya eso fixo escosase les fontes y baxar el caudal del rigu. A un tiempu l’anguila, especie protexía, ye pescada incomprensiblemente cuando ye inmadura, cuando ye angula. Los mabeas o cagones, especializaos n’anguila cacen agora truches, que yá son menos porque l’augua, al baxar el caudal, tien menos oxíxenu y ta más sucia. Total: que’l problema ye de “superpoblación” de mabees y los pescadores quieren que los maten. En tolos sitios facen o ficieron lo mesmo ya ye hora d’aparar esta llocura.   
Porque la tesis de Fernández Gil corrobora lo que cualisquier conocedor tan por enriba como yo de la etoloxía sabe: normalmente maten a los exemplares que dirixen el grupu ya ello fae que los demás, ensín guía, tengan que cazar especies menos adaptaes al monte. D’esta manera, dexen de cazar curcios, rayones o venaos pa especializase en xatinos, oveyes y potrinos. Por eso, concluye l’investigador, a más batíes cuerresponde mayor númberu d’ataques, nuna espiral infenral. Y, cuando desapaezan los llobos, entóncenes diremos a pidir que eliminen xabariles, curcios, raposos o robezos, porque van ser munchos y la so “superpoblación” va ser un problema. Y cuando nun haiga rapiegues pediremos velenu p’acabar con topinos, mures y ratos. Y, ¿qué pasará cuando tampoco haiga robezos o curcios? ¿Con qué especie la entamamos?
Hai unos años el gobiernu d’Álvarez Areces ufertó aídes pa poner sistemes de defensa del llobu. Namái qu’unos pocos ganaderos, profesionales, estos sí, aportaran a la convocatoria. Y la inversión tuvo efeutu. Lleven trece años ensin ataques del llobu, pesie a que dalgún d’ellos ta nun de los conceyos con más presencia de la especie como ye’l d’Ayande. Notros sitios, y mui particularmente nel “parayisu natural” de los Picos d’Europa, naide xixila’l ganáu y nun se ve un mastín per dengún pueblu. ¿Y qué dicir de les sierres del centru, onde prexubilaos de la minería dexen al debalu oveyes y caballos? El gobiernu del protectoráu trata igual a tolos que tienen animales, seyan profesionales o non. Yo, que soi profesor d’universidá, aprofitando que la mio muyer tien tierres n’Amieva, voi poner unes oveyes y quieran los dioses que les mate’l llobu, que valen más por indemnización que por preciu mercáu. Y si me maten un potrín, negociu reondu.
¿Superpoblación? Nun faigan el ridículu, señoríes de la Xunta Xeneral, peronistes sindicales y pseudoganaderos, y nun mos tomen por bobos a los que’engañar con falsos sentimentalismos y más falses polítiques de defensa de la ganadería. Un miyón d’asturianos y trescientos llobos.

3 comentarios:

  1. Estimáu David:
    Nun voi a entrar nel conxuntu de lo que dices aquí, porque amás toi d´acuerdu con munches coses. Namás voi dicir lo que pienso del biólogu Alberto Fernández Gil (a elli yá tuvi ocasión de dicí-ylo más o menos nuna reunión sobre la ganadería en Llaviana con ganaderos y ecoloxistes). Esti home ye un impostor. Amparándose nuna tesis doctoral de bioloxía fai conclusiones d´etoloxía (y nun ye etólogu) y lo que ye más gordo trata de saber más que los ganaderos (tampoco ye ganaderu) sobre´l manexu de la ganadería (esto comprobélo tamién en directo). Utiliza tamién una falacia numérica na so entrevista de lne (http://www.lne.es/oriente/2013/11/15/lobo-un-chivo-expiatorio-una/1500014.html). Pues ahí queda otra, qu´elli sabrá meyor que yo si ye asina o non: por dicir 70 (pareyes de llobos) x 4 ó 5 críes x 1 añu = 280 ó 350. ¿Y al añu siguiente?
    Yo tampoco soi ganaderu, anque sí fíu, nietu, bisnietu y taranietu, per tolos hastiales y nun me gusta l´actitú de quien vien con un títulu y una tesis a facer impostura.
    Un saludu.

    ResponderEliminar
  2. Siguiré lo que dices, Miguel. Yo sí soi de familia ganadera ya entiendo bien munches coses. Pero déxesme preocupáu cola custión numérica que comentes. Munches gracies, amigu. Si me veo convencíu, prometo un articulín rectificando. Teo pensalo.

    ResponderEliminar
  3. En Asturies somos un millón de habitantes, pero hay nacimientos casi a diario. Cómo ye que añu tras añu seguimos siendo un millón?
    Ah! Olvidabame que muerren tamien munchos de esos habitantes. Será qué daquien los mata

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.