14.11.13

¡Alón, Dobra!



El pasáu domengu morriera Dobra, la mio mastina, la que curiara la puerte casa y caminara comigo toles caleyes d’Argañosu y de la valle l’altu España, pa El Llagón, pa El Picu los Güés, pa La Peña los Cuatro Xueces… Viviera con Dobra ocho años. Mui pocos años tuvo. Lo más seguro ye que tuviere una enfermedá hereditaria. La so madre morriera con siete años y los sos nueve hermanos finaran tóos enantes d’ella. Yera una perra maraviosa. Fuerte, intelixente, cariñosa, brava. Llevaba la raza de los mastinos d’esti país, selleccionaos pa lluchar y defender. El so tataragüelu, más o menos, persiguiera a un llobu dende Argañosu hasta los montes de Borines, nel conceyu de Piloña. Matolu en combate. Volviera pa casa firíu, entafarráu de sangre. Morriera a los pocos díes por causa de les dentellaes del llobu. Pasaran más de setenta años y tol mundiu se recuerda de Tan, aquel mastín prietu y con rayes negres de tan bona castria. D’esa triba vinía Dobra, la dolce y valiente Dobra.
Los animales tienen esi nome porque tienen “anima”, porque tienen alma. Y Dobra tiníala. Hai homes y muyeres desalmaos, malos, pero la mio mastinona tinía alma, un alma llimpio, un alma puro. Yera bona como’l pan de La Pola pero dura y violenta cuando entendía qu’ún de casa taba en pelligru. ¡Qué-y lo entruguen a un probe trabayador d’Hidrocantábrico qu’entrara na mio quintana cuando namái que taba n’antoxana una sobrina mía de pocos años! Tuvo engoláu nel palu la lluz hasta qu’un vecín que conocía bien a la perra entrara en casa pa iguar aquello.
Los mastinos son una raza especial, una raza con cinco mil años pertrás. Paez ser que surdieran del Tibet y llegaran al nuesu occidente coles tribus indoeuropées. Más sero les llexones de Roma lleváronles entá más a poniente. Ya equí, nes tierres de los ástures, ente la Pesicia y la Vadinia, echaran les sos frebes. Fuertes, resistentes y austeros, los mastinos llevaron vaques y oveyes dende la mar cantábrica y les valles vaqueires hasta les bárcenes del Guadiana y acompangaron, munches vegaes acorazaos, a les tropes asturianes d’adefonsos y ramiros. Toa esa fastera occidental de la península ibérica fora ocupada por esti xigante de la especie canina, hasta’l puntu de que lu conocen como “mastín asturianu”, “mastín estremeñu” ya inclusive yo mesmu sintiera na rexón d’Óbidos lo de “mastín portugués”. Pero, ensin duldia, el nome más espardíu ye’l de “mastín llionés”, porque l’estandar que güei ye’l dominante afitárase nos conceyos de Babia, L.laciana y Palacios del Sil, n’Asturies cismontana. Ye, ensin duldia dala, una raza autóctona asturiana, porque equí perafitara’l so fenotipu.

Nos pueblos asturianos, lo mesmo al sur qu’al norte’l cordal, los mastinos yeren d’usu comunal. La familia que los criaba y curiaba yera recompensada n’especie o con dineru pola collación. Tener mastinos yera una seguridá pal ganao y la reciella. Namái que los mastinos s’atrevíen col llobu, col osu y col llobu cerval. Armaos coles sos carrancles yeran un arma imponente. Un mastín de pies impresiona ensín necesidá de movese nin abrir la boca. Son perros pacíficos ya equilibraos pero capaces de, con más rapideza de la qu’aparenten, tomar una decisión brutal si ven que dalguién menancia a los suyos y particularmente defensores de los neños de la casa. 
Dobra morriera arrodiada d’amor, Yo tuvi tiráu nel suelu con ella, abrazándola, demientres duró la so agonía, que duró una hora, más o menos. La mio muyer y compañera, Charo, lloraba. Y Xuan, un vecín, pasábai la mano una ya otra vuelta pel llombu.
Y alcordeme d’otres muertes d’otros animales. Pipo, un perru ratoneru roxu, un cienlleches, que tiníen los miós tíos Marino y Lola, más llistu que la fame y noble como queseyó. Y Mac, el mastín col que viví cuando yo yera pequeñu. Y Negra, la vaca que me daba’l llechi a min. Namái que tomaba llechi de Negra. Cuando taben catando yo ponía un vasu sidre embaxo los tetos y bebía aquel zusmiu caliente que tanto me prestaba. Una nuechi que los miós pas y los mios tíos baxaran al cine a Xixón yo tinía munchu fríu. Baxé de l’alcoba con una manta y metime ente les pates de Negra. Ya ellí quedé durmiendo. Asina m’alcontraron cuando volvieron a casa. La vaca tuvo n’alto la pata tol tiempu. Si la baxa yo nun taría güei escribiendo estes llínies. Pero nun la baxó. Negra abellugome como una madre. Y Grial, el caballu nel que daprendí a montar. Morriera mui ceo. Yo tendría seyes años. Echeme enriba d’elli, llorando, na cuadra. Yera un alazán, de sangre inglés con andaluz.
Asina viví ya esos son les mios remembrances. Por eso desprecio tanto la cultura de los españoles, basada na tortura, nel sangre, nel despreciu polos animales. Corríes de toros, aforcamientos de perros, cabres tiraes dende los campanarios… Eso pa min y pa la cosmovisión de la mio xente ye dalgo inconcebible. Cuando Negra avieyó la so ruta normal yera’l mataderu. Pero yo porfié. Otres valga, pero Negra, la que me diera’l lleche y na qu’amacurrucara una nuechi d’iviernu, non. Ya’l mio tíu güelu Marino, un home bonu como pocos conociera, dexola morrer de vieya en casa. Ta enterrada nun prau que mira pa la mar, enriba’l pedreru d’Agudes, en Quintueles, nel conceyu de Villaviciosa.
Dobra ta nel somantu de la tierra de la que fora la so casa. Como cuerrrespuende a una raza de guerreros y pegueiros reposa al pie d’un texu, l’árbole de la inmortalidá de los ástures, del mio pueblu, un texu que va nutrise d’un ser noble, intelixente, cariñosu y valiente.
¡Alón, Dobra! 

7 comentarios:

  1. Los xanos entendemos d'estes coses. Asina que pues tar tranquilu. Va siguir curiando de ti y de la casa dende un sitiu d'honor que-y tienen atrocáu los vieyos dioses ástures.

    ResponderEliminar
  2. Gracies, Xanu. Tamos d'alcuerdu. Amái, un perru ye'l que guarda la puerta l'infienru... Si ye Dobra, averaréme tranquilu...

    ResponderEliminar
  3. Ya lo dijo Lord Byron: "Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro" . Que maravilla de escrito, que maravilla de perra. Y los recuerdos que me trajiste recordándome al Pipo. Cruzáu, paticortu y feu como la madre que lu parió, pero cuya muerte fue el primer disgusto grande de mi niñez. Calculo que yo tendría diez años. Lo que nunca oí mencionar fue lo de la vaca Negra. Supongo que no la conocí. A ver cuando me cuentes más detalles. Y me sigues emocionando cuando recuerdes a los mis güelos. Gracies, David.

    ResponderEliminar
  4. Una perra tan guapa y bona, merez un escritu tan sentíu como esti. Nun pueu más que dicir, que de xuru qu'esa ánima de Dobra tará aguardando a tola familia y a tí en particular.

    Un abrazu

    ResponderEliminar
  5. Nos queda el consuelo de saber que el domingo Dobra se hizo inmortal. Alón buena y brava Dobra.

    "Nunca llega a ser coronado por la inmortalidad quien teme ir adonde le conducen voces desconocidas."

    John Keats

    ResponderEliminar
  6. Namas te entienden quien tien pirru como decimos los alleranos...son bonos...bravos....y nun tienen rencor...tres cualidaes como minimo que falten sl ser "humamu"...alón dobra

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.