17.9.13

Cuando la llei xuega contra la cultura, la bayura ya’l mediu ambiente


Les prohibiciones y reglamentaciones que’l consumu de sidra ta careciendo nos últimos tiempos pueden poner nel carel de la cris a un sector que non ye namái que punteru na cadarma económica asturiana, sinon que tamién trátase d’un modelu de producción caltenible ambiental y culturalmente.

La sidra nun ye namái qu’una bébora alcohólica sinon que forma parte del entramáu cultural asturianu, mentanto que la so manera peculiar de consumise fae d’ello un factor fundamental de socialización. Ye difícile alcontrar un espaciu asemeyáu al chigre no tocante a custiones que van más alló de beber, comer y pasar un bon momentu colos amigos. Igual los colmaos andaluces, güei en verdaderu pelligru de desapaición, y les cerveceríes bávares podríen encomparase al chigre asturianu. Más exemplos habrá en tol enanchu mundiu pero ún fala de lo que meyor coñoz.

Cuando viaxes per tierres llonxanes –y falo en primera persona- y apares nun llugar onde hai un home o una muyer que coñoz Asturies, que sabe que yes asturianu y que nun fala denguna llingua de les que tu entiendes, lo que fae siempres ye espurrir el brazu nun xeitu de tar echando sidra. Ye la so forma de dicite que te coñoz y te recoñoz, de dicite que sabe d’aú vienes y que sabe cuála ye la tradición cultural del to país.


La sidra tien alcohol, evidentemente, pero d’ehí a ponelo na mesma categoría que los destillaos o tratar a una fiesta de prau o de plaza como al “botellón” van unes cuantes milles d’inoranza ya intoleranza. Ye una burriconada prohibir echar sidra na cai, como fixeran los gobiernos socialistes, col sofitu de los comunistes, de Xixón y Mieres, con unes ordenances que camiento siguin vixentes por más que, llóxicamente, la guardia urbana fae la vista gorda cuasi siempres. Ye asuntu que diz abondo de la calidá cultural de los que gobernaben o gobiernen esos dos conceyos, que son, dende siempres, dos de los conceyos de más grande tradición sidrera. Concretamente Xixón ye’l mayor consumidor de sidra –llóxico porque ye’l conceyu más pobláu d’Asturies-, pero tamién ye’l primer productor d’ello ya’l segundu de mazana, pertrás de Villaviciosa. Y tampoco anduvieron mui finos los conceyales de FAC cuando, confundiendo otra vuelta les coses, aprebaron una ordenanza sobre consumu d’alcohol nos espacios ciudadanos comunes que podía, lliteralmente, acabar cola sidra. Dieron marcha atrás pero veremos qué ye lo que pasa nos menses vinientes.

Los profilácticos gobernantes que padecemos, col pesu de los socialistes ya’l sofitu d’Izquierda Unida y los neofaxistes d’UPD, pretenden xubir la edá pa poder beber alcohol a los 18 años. Asturies ye la única comunidá del reinu que caltién la edá mínimo en 16 años. Yera una esceición llóxica y cabal porque pertrás taba tola cultura sidrera. Asturies ye la única comunidá, como dicía, na que la edá mínima nun ye de 18 años, sinon de 16. Y, estrañamente –non tan estraño-, tamién ye la comunidá con menos incidencies por asuntos d’alcohol ente los mozos. El consumu d’alcohol, como cualquier consumu de sustancies qu’ensin moderación acaba provocando males sociales y de salú, requier un aprendizax, una educación, un daprendimientu. Y, nesti ámbitu, la iniciación a la sidra produzse polo xeneral nel grupu más inmediatu: la familia, los vecinos na romería, los amigos de la fiesta…, persones que tienen munchu interés en que’l mozu o la moza sepia dende l’entamu lo que debe facer.

Asina escribía Vital Aza en 1915 na revista “Asturias”, espublizada en L’Habana:

“Quédese el pernicioso alcoholismo
para los bebedores imprudentes
que marchan de cabeza hacia el abismo
y abusan de alcoholes y aguardientes
como si tomaran agua de la fuente.
Gente incivil, de espíritu bellaco.
¡Así la sociedad se desmorona!
¡Esos son los discípulos de Baco!
¡Nosotros los amantes de Pomona!”

Amás, ye conveniente recordar otra custión que, a lo menos pa min, ye perimportante. Un rapaz de 16 años puede trabayar, puede pagar impuestos directos y cuotes de la seguridá social, puede tener cuentes bancaries, puede casar y ser padre –yá lo puede dende los 14 si consiente la familia-, puede dir a la cárcele, puede conducir, puede tener llicencia d’armes… y nun puede nin votar nin beber. Paga y trabaya pa que lu gobiernen pero nun puede votar a los que van dicidir el so salariu, los sos impuestos y la so situación familiar. Y tampoco podrá, si la norma ye impuesta, tomar un culín de sidra.    

Entá mos queda la custión económica. El sector sidreru ye, ente tolos sectores agroalimentarios, el que toviera el mayor esporpolle nes tres últimes décades, lo mesmo dende un puntu de vista tecnolóxicu que productivu. Anguaño representa prácticamente un terciu del productu agropecuariu asturianu, al empar de la carne y del llechi y mui perriba del restu de producciones. Tamos escontra un sector que pasó, n’apenines vente años, de un productu ensin normalizar y nel que yera imposible discriminar ente variedaes y calidaes a una oferta d’amplia gama. L’esfuerzu de los collecheros y los llagareros viose, con una rapidez impresionante pa un mundiu tan conservador como fora siempres el sidreru, compensáu por una xeneralizada aceptación pública.

El constante esporpolle del sector amuesa una demanda entá creciente. Añu tres añu los llagares escosen prácticamente tola so producción. Varios son los motivos que despliquen esa evolución. Ún ye l’aumentu de les esportaciones, especialmente por penetrar mercaos avezaos a la sidra, que tuvieran un crecimientu d’un trenta por cientu nos últimos cincu años. Pero, teniendo en cuenta que cuasi tola producción ta empobinada al mercáu interior, riba tóo polo que cinca a la sidra natural “de siempres”, hai qu’anotar otra razón desplicativa: l’aumentu de sidreros n’Asturies. Como ye esti un país ensin crecimientu demográficu, con una población estancao o caendo, l’asuntu ta na incorporación de segmentos de población al consumu de sidra. Son les muyeres y los mozos, tradicionalmente poco consumidores d’esta bébora, quienes tiraron del sector y, de pasu, recuperaran una forma cultural que tuvo en grave riesgu de perdese nos años sesenta. Poner pilancos al consumu d’ún d’estos segmentos, amás d’amosar la inoranza de los alministradores, que coloquen a la sidra nel mesmu llugar que’l ron y la xinebra, ye una forma de perxudicar a tola cadarma productiva d’un de los principales epígrafes del sector agropecuariu, un sector n’escayencia dempués del más xabaz y silenciosu desmantelamientu dende los años ochenta.

Quédame entá un apunte caberu: la custión medioambiental. La sidra pertenez a lo que güeui se conoz como “slow food” y al mercao de cercanía. Rara ye la botella sidra que percuerre más de vente kilómetros dende’l llagar al chigre. Y, si falamos de sidra con denominación d’orixe, rara ye la mazana que fae un percorríu de más de vente kilómetros dende la pumarada al llagar. Esa ye una de les razones que llevó al gobiernu del protectoráu a pidir que la UNESCO recoñociere a la sidra asturiana como padremoñu inmaterial de la humanidá. Pero, dempués d’esi “brindis”, siguin cola so política represiva ya uniformadora culturalmente.

Amái, la botella ye reutilizable, constituendo un casu únicu. La Unión Europea lleva tiempu potenciando la política de “les tres erres”: reducir, reutilizar, reciclar y, precisamente, nesi orde. Reducir; cuando nun se pueda reducir, reutilizar; cuando nun seya posible nin reducir nin reutilizar, reciclar. Y la sidra, aparte de la innovación que los llagares introduzan pa reducir residuos o consumos enerxéticos, ye un casu, como dicía, únicu. La media de reutilizaciones d’una botella ye de cincuenta. Yo entá teo en casa botelles de La Industria, la fábrica vidrios de Xixón, que pesllara nos primeros años cincuenta. Son botelles con un mínimu de 65 años y sigo emplegándoles pa corchar sidra.

Non namás les lleis deberíen acoricar a un sector económicu qu’espoxiga, sinón que deberíen consideralu como padremoñu cultural y ambientalmente caltenible.

Señoríes de la Xunta Xeneral, ediles de los conceyos: dexen les coses como tan. Por favor, nun mos toquen más los bemoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.