27.6.13

Entrevista a Pedro Rosal

David M. Rivas: Pedro Rosal ye amigu míu dende que somos neños. Hai un añu qu’arrecibiera la heredá’l so padre, Pedro Rosal tamién, na collación de Serín, nel conceyu de Xixón. Nin curtiu nin perezosu plantegó un proyeutu de güertes autosuficientes y sostenibles pa paraos y discapacitados. Pidí-y un articulín pero díxome qu’elli nun ye d’escribir pero qu’una entrevista sí que-y prestaba. Esti ye’l resultáu. ¿En que consisti esti proyeutu?
Pedro Rosal: Tien cinco pegollos: entetenimientu, enseñanza, educación, promoción y alimentación. Hai güertes d’ociu pal autoconsumu. Tamién hai cursos de capacitación pa xente que quier profesionalizase n’agricultura y va trabayar como empresariu autónomu. Por otru lláu hai un programa pa los neños, pa que s’eduquen nun entornu natural, que tean una educación ecolóxica y conozan bien el campu. La producción sedría una segunda parte de la enseñanza, cuando estes persones que tuvieron siguiendo los cursos pueden ponese a trabayar y sacar de la tierra los sos productos. Y, p’acabar, l’alimentación. Los productos, aparte del autoconsumu, unviaríense al mercáu, al traviés de les ONG de solidaridá, porque siempres pensamos na xente necesitao.
D.M.R.: ¿Cómo tuvieras esta “ocurrencia”?
P.R.: El casu ye qu’heredé unes finques de la mio familia, de los mios güelos y del mio padre. Mio padre morriera hai unos cuantos menses. Nun principiu pensé notres coses pero nun acerté. Entóncenes ocurriéresame lo de les güertes d’ociu y, dempués, contauté con otra xente, con ONG solidaries, ya en viendo les necesidaes provocaes pola cris y charrando con unos y con otros saliera la cosa. Vaya, que nun ye cosa mía en solitario.
D.M.R.: ¿Tiníes esperiencia nel seutor agrariu?
P.R.: Non, denguna. Lo que yo sabía de l’agricultura yera de cuando yera rapaz, aidando al mio padre y al mio güelu diendo a la herba cuando tocaba, segando pa les vaques, dir a buscar el piensu ya’l salvao pa la reciella. Pero, sacándome d’eso, más nada.

D.M.R.: ¿Cuántes persones tan trabayando nesto?
P.R.: Agora mesmo l’asociación cuntia con catorce miembros y los implicaos más direutamente somos cuatro. Hai otros tres que tan “medio medio” y los demás tan echando un gabitu, aidando no que pueden y cuando pueden.
D.M.R.: ¿Cuálos son los obxetivos a curtiu plazu, a dos o tres años vista?
P.R.: Poner a la xente a llaborar pa que produza pal so autoconsumu y crear puestos de trabayu. Vamos consiguiéndolo. De la que podemos llamar “primer promoción”, que yeran seyes persones, ún quedó con nosotros pa funciones d’encargáu o capataz de la primer finca, la que llamamos “finca base”, y los otros cincu tan trabayando na tierra. Yo calculo que d’equí nun añu haiga unes cincuenta persones mui bien preparaes y que unes venti tean produciendo penriba l’autoconsumu. Y tamién, caro, poder vivir d’esto los que lo punximos en marcha.
D.M.R.: ¿Y a plazu llargu?
P.R.: Caltener la producción, qu’haiga un mínimu de trenta families que vivan d’esto, ente productores, persones que se dediquen a visites de colexos o a campamentos de branu y dalgunes coses más. Ya yo espero qu’haiga otres cien persones repartíes per Asturies que salieren de la nuesa formación.
D.M.R.: ¿Cuála fuera la posición de los poderes públicos escontra esti proyeutu?
P.R.: L’ayuntamientu de Xixón ya’l gobiernu d’Asturies, pa los tiempos que cuerren, tovieren una bona disposición. Perres denguna, eso non. Nun mos dieran un euru. Tolo tamos poniendo nosotros. Yo, personalmente, empeñé tierres de la mio heredá pa facer frente al proyeutu. Pero agora paez que vamos poder facer cursos con financiación pública, del gobiernu municipal de Xixón concretamente. Pelayu García, direutor d’emplegu, ta tirando por ello dende l’entamu porque-y presta l’asuntu. Amás, Pelayu García ye de los responsables públicos que quier una vuelta en Xixón pa mirar pal campu. Eso ye mui importante. Una ciudá medianamente grande como Xixón vuelve los güeyos a la tierra, anque seya metálica y de servicios principalmente. Xixón ye un conceyu con munchu tarrén rural que ta poco aprovecháu. Y tamién la Direición Xeneral d’Agroalimentación que lleva Tomasa Arce ta echando una mano con infraestructures educatives. 
D.M.R.: Tuviste, Pedro, una dilatada historia profesional en diversos países, y ninguna rural. ¿Querríes resumila?
P.R.: Dende los años ochenta tuvi vinculáu al seutor audiovisual, primero n’Asturies y más lluéu en Venezuela y nos Estaos Uníos. N’Asturies tuvi una productora y trabayé dempués con televisiones llocales. En Venezuela trabayé con televisiones rexonales y en Estaos Uníos col Canal 49. Y tengo la delegación pa Europa de World TV Comunications. Cuando volví p’Asturies desconocía cómo furrulaben les coses ya intenté facer llabor nel seutor, pero nun saliera tan bien como yo pensaba.
D.M.R.: Un día cuntaste nuna entrevista que visti de cerca la necesidá.
P.R.: Sí. Vila tan de cerca que me tocó. Venezuela, como tol mundiu sabe, ye un país complicáu, difícile, que siempres ta nuna situación estrema. Y mira que ye un país ricu, en suelu, en subsuelu, en naturaleza. Pero ta como ta. Los años que me tocó vivir ellí pasé por situaciones mui fuertes y viví de cerca, inclusive en propia carne, lo que ye la miseria, lo que ye pasar fame. Esa ye la pallabre: pasar fame. Eso fuera lo que comentara nuna entrevista na prensa escrita. Nun quiero velo nel mio país. Duelme ver l’Asturies que veo. Nun quiero que vuelva la cartiella racionamientu de la que me falaben los mios mayores. Nun quiero ver a la xente rebuscando nos contenedores, nin nos comedores sociales, nin pidiendo. Nun pué ser que nel sieclu que tamos andemos asina, d’esta manera. Eso ye sangrante. Ya esto ye una de les coses que me llevó a tirar p’alantre con esti proyeutu.
D.M.R.: ¿Cómo ves la situación económica d’Asturies?
P.R.: Fecha una llaceria. La mareona llevó a la industria naval, lleva a la minería, la siderurxa ta de mírame y nun me toques, la pesca muerre, l’agricultura tamién sacantes la mazana y la ganadería aguanta con unes aídes europées qu’a ver onde paren coles reformes que tan plantegando.
D.M.R.: Fálame,  más no concreto, del seutor agropecuariu.
P.R.: Cola bayura que tenemos, si fixéramos bien les coses, mos organizamos y dexamos de damos d’hosties como ye lo normal n’Asturies, llogramos trabayar n’equipu, n’andecha, yo camiento que pué haber un gran futuru. Pero esto, que ye posible, va costamos.
D.M.R.: ¿Nun ye mui duro’l trabayu agrícola pal urbanita?
P.R.: De xuru que, nun principiu, ye un trabayu duru. Espavoria un poco garrar una fesoria. Pero cuantisque te metes nello y superes los primeros díes ves que nun ye tan duro. Ye cosa de tar encima, curiar les coses, trabayar con métodu. Llantaste ya ye cosa de sechar un pocoñín, tener cuidadín. Y hai teunoloxía. Nun ye cosa de romper la espalda. Por exemplu, los semilleros nun ye un trabayu tarrecible. Ye un trabayu tranquilu, mui organizáu. Un urbanita acaba sabiendo y prestando-y la cosa. Agora, eso sí, los ciclos son los que son. Equí nun hai esculpies.
D.M.R.: ¿Sólo vais comercializar productos agrarios?
P.R.: Non. Al travíes de Güertu Club, que ye la nuesa marca, vamos comercializar xabones, colonies, cremes, tóo col sellu d’ecolóxico y fabricaes por persones que ten en paro. Tamos lluchandu por un sellu de calidá pa consiguir una denominación o dalgo asemeyao. La idega ye que naide te venga a sacar del pozu sinon que salgas tu mesmu, nosotros mesmos.
D.M.R.: ¿Tenéis pensao en ganadería?
P.R.: Pel momento, non. Igual dientro d’unos años mos metemos pol gochu asturcelta y pita pinta. Pero nin a curtiu plazu nin a mediu lo tenemos na cabeza. Pero nunca se sabe…
D.M.R.: ¿Qué tipu de persones aporten a la vuesa convocatoria?
P.R.: Viniera xente de Xixón, de Carreño, de L.lena, de Siero, de Mieres, d’Avilés…  Había xente de la construcción, del metal, d’hostelería, algunos que yá sabíen del campu, dos neñes biólogues, un arquitectu… Ye dalgo multidisciplinar y de munches clases sociales.
D.M.R.: ¿Cómo ye la vuesa rellación col seutor bancariu y crediticiu?
P.R.: Rellación, rellación… Si llamamos “rellación” a abrir una cuenta corriente, pos ye una bona rellación. Si falamos d’otra cosa, nada. Matrimoniu nada y noviazgu tampoco. Esperamos que les coses ameyoren y non pola banca tradicional. Ye triste dicilo pero hasta les caxes rurales escaecieran cuála ye la so misión, a lo menos teóricamente. Pero estamos en contacto con la banca “ética”, concretamente con Triodos, y paez que vamos algamar dalgún alcuerdu. Pero ver veremos.
D.M.R.: ¿Aú tenéis les tierres? ¿Vais buscar más notros sitios?
P.R.: Les tierres tan na collación de Serín, nel conceyu de Xixón, y tamos centraos en buscar más nel mesmu conceyu, pero yá tamos mirando en Castrillón y Avilés. Y non namái pola tierra ensigo sinon porque queremos trabayar onde los niveles de desemplegu son más altos.
D.M.R.: ¿Nun ye un problema’l peculiar mercáu de tierres d’Asturies?
P.R.: Sí que puede ser un problema. La nueva normativa europea ye tremenda. Como les aídes a la ganadería ye por díes de güés val más nun facer res y pasear les vaques por varies finques y cobrar por toes elles. Eso ye una barbaridá. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.