25.5.13

Luis Arias: Asturies y l’Ateneo de Madrid


Señores, amigues y amigos, ateneístes:
Dicía Manuel Azaña, cola zuna que tinía, que nel Ateneo de Madrid había tres posibilidaes pa los sos socios: dalgunos facíense oradores nel salón, otros sabios na biblioteca y los demás energúmenos en tola casa.
Vaiga esto como puntu d’arranque.
Presentar a Luis Arias Argüelles-Meres nesti Atenéu Xovellanos de Xixón ye de xuro qu’innecesario. Tamos escontra un pensador ya escritor conocíu y reconocíu, una de les poques plumbes del pequeñu universu asturianu que podemos considerar “llibres”. Luis Arias, natural del conceyu de Salas y profesor d’institutu en Grao, tien nel so haber dellos ensayos, nos que podemos destacar cinco de gran solvencia intelectual: “Azaña o el sueño de la razón”, “La España descabezada”, “La Asturias que emigró a América”, “Buscando un Ortega desde dentro” y “Ortega y Asturias”. Tamién tien nel so paxu cuatro noveles: “Días de diarios”, “Último tren a Cuba”, “Parte de posguerra” y “Pudorosa penumbra”. Esta última presentárala nel Centru Asturianu de Madrid hai d’ello unos menses y tamién tuvi l’honor de facé-y de teloneru. Tamién collaboró en dos importantes obres collectives: “Ateneístas ilustres”, cola biografía d’Augusto Barcia Trelles, y “Asturianos universales”, coles d’Adolfo Posada y Armando Palacio Valdés. Fuera Premio Fernando Vela de Periodismo en 1988 y arrecibiera una mención especial de la Sociedad Cervantina en 1992 poles sos contribuciones al estudiu de la presencia d’El Quixote” nes xeneraciones del 98 y del 14.

Pero seguramente que’l Luis Arias más conocíu pa la mayor parte los ciudadanos ye l’articulista de prensa, el que cada selmana pon una pica, non en Flandes, sinon na coral d’esta Asturies de nueso onde’l pensamientu débile y la obediencia a la nomenclatura son normes. Duru críticu cola segunda restauración y cola que llama “esquierda de sigles”, Luis Arias abri un ventanu pa que pase l’aire puru qu’arrample colos fedores d’un réxime que ta en descomposición. Parte de los sos artículos tan espublizaos en dos llibros: “Tiempo de castañas” y “¿Volver?”. 
Luis Arias, como collecha’l so peculiar llabor, arrecibiera’l Premio a la Lealtad Republicana, que concede l’Asociación Manuel Azaña. Yera un premiu merecíu porque Arias nun ye lleal a la primera república, nin a la segunda, nin tansiquier a la tercera que vendrá, sinon a la mesma “idega de república”. El republicanismu d’Arias ye’l de les virtúes cíviques, el qu’entiende la llibertá como autonomía escontra la dominación arbitraria y non namái que como ausencia d’intromisiones, como reducíen los primeros lliberales. El republicanismu de Luis Arias afítase na integridá moral, n’austeridá, na prudencia, na actividá política en pro del bien común, na cultura como principal activu d’una persona y d’una sociedá.
Esa visión ya esa vocación ye lo que lu trai güei a esta noble tribuna y, de pasu, ye lo que me permite a min filvanar estes pallabres. Güei Luis Arias va falamos de los asturianos que dexaron la so güelga nel Ateneo de Madrid nos sos tiempos más gloriosos, aquella dómina que dalgunos autores llamaron “edá de plata” de la cultura española. Aprofitando que tamos cellebrando’l centenariu de la llegada de Manuel Azaña a la secretaría de la “Docta Casa”, Luis Arias va glosar les figures de Palacio Valdés, Clarín, González de Candamo y Barcia, figures de fuste que dexaron marca na historia y mui particularmente nel Ateneo de Madrid.
L’Ateneo de Madrid, l’Ateneo por escelencia, tardó muncho en recuperar la so autonomía. Interveníu dende’l final de la guerra civil, nun tuvo una xunta de gobiernu elleita llibremente hasta bien avanzaos los años ochenta. Al fnal d’esa década tuve l’honor de ser sucesor d’Azaña na secretaría, espero que con cierta dignidá y, precisamente, encabezando una llista embaxo’l nome “Candidatura Ateneísta Manuel Azaña”. Seyes años tuvi, tres ellecciones ganaes con aplastantes mayoríes. Compartiera gobiernu col presidente José Prat, de xuru que l’últimu de los grandes ateneístes, de la estirpe d’aquellos de los que mos va falar Luis Arias dientro d’unos minutos. Cuando Prat morrió, nel mesmu carel del so sepulcru nel cimenteriu civil de La Almudena, decidí nun volver a presentame.
Pero tóo tien el so aquel. Barcia, el republicanu masón y asturianu que presidiera l’Ateneo de Madrid, llevaba na so candidatura a José Prat. Ya yo fora secretariu con Prat de presidente. Voi permitime dir de guapu pa dicir que yo piesllara una llarga tradición. Camiento que soi l’ultimu asturianu que llevara del ramal a la “Docta Casa”. Hai agora otru asturianu, del conceyu de L.lena, pero nun ye ateneísta. Ye un negociante. Nun ye lo mesmo ser “del Ateneo” que ser “ateneísta”. 
Naquellos años cellebramos un congresu d’ateneos, nel que participaron cuasi tolos españoles, dalgunos portugueses y bastantes iberoamericanos, qu’asina pidieron que los denomináremos porque nun-ys gustaba lo de “llatinoamericanos”. Dempués formose una asociación d’ateneos na que, como deferencia, decidiérase que’l secretariu l’Ateneo de Madrid fuere secretariu de l’asociación. Asina que yo fuera’l primer secretariu de la mesma. Y como vocal sentábase al mio lláu José Luis Martínez, presidente d’esti Atenéu Xovellanos. 
Embaxo’l mio mandatu fixérase la mayor reforma y restauración del vieyu caserón del Ateneo. Namái que quedó una delda, una sola pero importante: la recuperación del salón de actos, verdaderu templu masónicu llevantáu conforme a los gustos del caberu romanticismu. Tamién tuvi l’honor de rescatar cuanto pudi de la simboloxía que fora amatagada durante la dictadura, mui principalmente les trenta y tres estrelles de cinco puntes de la escalera central, que taben escaecíes nun caxón d’una tamién escaecida bufarda. Con ello tratábamos de recuperar la fisonomía ya’l mesmu espíritu del Ateneo que pisaran y vivieran los illustres asturianos de los que güei va falamos Luis Arias.
Aparte d’esa presencia na “Docta Casa” d’estos paisanos de nueso, Asturies y l’Ateneo de Madrid tienen una lligazón íntima, lo mesmo directa qu’indirecta, dende los primeros tiempos de la institución. Na historia contemporánia d’Asturies hai dos momentos lluminosos: la illustración que se desendolca dende finales del XVIII hasta mediaos del XIX y la dómina del Grupu d’Uviéu, La Quintana ya’l Centru d’Estudios Asturianos. Ente los Campillo, los Xovellanos, los Flórez Estrada y los Alas, los Canella, los Buylla, los Uría, hai, como diz la tonada, “una llínia trazada”, una llínia que, pal nuesu mal como país y como sociedá, rompiera tres la capitulación del Conseyu Soberanu en 1937.
Y nesa llínia tamién s’asitia l’Ateneo de Madrid. L’Ateneo ye frutu directu de la revolución lliberal, fracasada asigún munchos estudiosos, non tanto dicen otros. En 1820, un asturianu, Rafael del Riego, sublévase cola bandera de la constitución. Unos menses dempués fundábase l’Ateneo, anque entós col nome d’Ateneo Español. En 1823 el duque d’Angulema y los Cien Mil Fíos de San Lluis devuelven el poder absolutu a Fernán VII, el rei felón. El xeneral Riego ye aforcáu na plaza La Cebada ya, esi mesmu día, simbólicamente, l’Ateneo ye incautáu. Neses mesmes feches, aparte de disolver l’Ateneo, el sátrapa de la casa de Borbón pieslla les universidaes y reinstaura la inquisición. Eso sí, como contrapartida, fundara la Real Escuela de Tauromaquia.
L’Ateneo abriera otra vuelta les puertes al acabar la década ominosa, agora yá como Ateneo de Madrid, “Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid”, qu’esi ye’l so nome completu. Y la dómina más vital de la “Docta Casa” entamará cola “Gloriosa” y, dempués de marches p’atrás y p’alantre, cristalizará nos caberos años de la monarquía adefonsina pa rellumar con tola fuerza de la primavera un catorce d’abril. Poco dempués cayera sobre l’Ateneo un iviernu de cuarenta años. Pesie a tóo, siempres el caserón de la cai del Prado abellugó el llibrepensamientu y, por exemplu, la so biblioteca, la meyor biblioteca privada del reinu, caltúvose abierta penrriba censures, índices y concordatos.
Aquelles époques doraes tuvieron como actores importantes a los ateneístes asturianos de los que mos falará Luis Arias. Nun voi referime a ellos porque nun soi yo quien sabe d’ello. Namái que me peta remembrar dos o tres detalles importantes, igual desconocíos pa munchos. Tamién sesteó na Cacharrería y discutío na Galería Valentín Andrés Álvarez, l’últimu de los grandes economistes asturianos, l’iniciador xunta’l valencianu Perpiñá de los estudios d’estructura económica, disciplina na que yo profeso. Yera heriede d’una brava estirpe, porque Asturies, avanzada hacia el norte’l conocimientu, dio más economistes de valía dende’l mesmu aniciu d’esta ciencia social que toles Españes xuntes. Tampoco nesta custión pueo disimular l’arguyu, anque yo seya’l más pequeñu ya’l más torpe de tan llarga familia. Y, volviendo al señor de La Doriga, nel Ateneo representárase la so obra teatral “Tararí”.
Otra cosa que quiciabis poco xente sepia ye que nel Ateneo de Madrid realizárase’l primer estudiu d’antropoloxía social que podemos llamar “científicu” nel sen más estrictu qu’anguaño damos a esa pallabra. Basábase no que conocemos como “observación participante” ya yera deldor de la metodoloxía estructuralista, mui na llínia que desendolcó años dempués Lévi-Strauss. Ye una investigación de los años trenta y trata de los ritos de la muerte n’Asturies.
L’Ateneo de Madrid cellebra elleiciones la semana que vien. Nun pasa la “Docta Casa” pelos sos meyores momentos, con una xunta gobiernu de mui baxa calidá cultural y política, un raru mecigayu d’estalinistes ya ultradrechistes qu’intenta inclusive vender padremoñu pa tenese ya enxugar unes perdes tremendes derivaes d’una xestión alloriante. Y, amás, nun hai alternativa. Hasta hai quien emplega como xorra pal anzuelu’l votu al mesmu José Prat, pa defender nel so nome una idega d’institución que nada tien de ver col vieyu masón socialista nin cola de los asturianos que mos recuerda Luis Arias. La mio perspectiva sobro l’Ateneo nun ye mui aloyera. Les circunstancies d’una globalización que, paradóxicamente, contribui al aisllamientu de la xente, que namás ve’l mundiu al traviés d’una pantalla plasma, nun son les meyores pa los ateneos. Pero, como ayeri, entá queda la esperanza nel fondu la caxa de Pandora. 
Dexo equí la mio intervención, que nun toi siguiendo los conseyos que’l padre Patac, siguiendo a Gracián, me diera cuando pasaba infanza y primer adolescenza en La Inmaculada, cuando dicía que “a menos pallabres, menos pleitos”. Namái me queda qu’agradecer a Luis Arias la ocasión de volver tar con elli nuna mesa pa falar de lo divino y lo humano y por permitime poner en pie d’igualdá a la nuesa maltratada llingua. Y, ¿cómo non?, agradecé-y al Atenéu Xovellanos pol so agospiu.
Gracies abondo. De la mio mayor estima.

Prof. Dr. David M. Rivas
Xixón, 22 de mayu de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.