29.4.13

¿Quién paga esta espicha?


Siempres-ys digo a los mios alumnos d’estos últimos años qu’estudiar economía en tiempos de cris ye un raru privilexu. Y persé lo que digo porque yo estudiara nos años de la cris de los setenta, al mesmu tiempu que se facía la “transición”. Entré na universidá n’ochobre de 1975, en plena cris económica, una selmana dempués de los caberos afusilamientos del franquismu, a poco menos d’un mes de la muerte de Franco. Y acabé la llicenciatura en xunu de 1980, cuando la famosa LAU que llevara per delantre dos estudiantes, muertos a manes de la policía.
Estudiar economía en dómina cris ye una esperiencia única. Los profesores nun tienen les coses mui clares y la ortodoxa tien perdifícile facese respetar. Una cris verdadera, fondera, ye’l sumatoriu de dos crises: una cris económica ya una cris de la economía, de la ciencia económica, del conocimientu de lo económico. Asina pasara nos setenta del sieclu XIX, asina pasara en 1929, asina pasara en 1973, asina ta pasando dende 2008.
Cuando yo entamé los estudios d’economía había una verdá absoluta: la curva de Phillips. Yera una curva de pendiente decreciente que rellacionaba paru ya inflación: cuando’l paru engromecía, la inflación aminorgaba, y viceversa. Entóncenes, escontra un problema, los socialdemócrates y keynesianos permitíen un pocoñín de xuba precios pa caltener l’amplegu, mientres que los conservadores permitíen dalgo de paru pa caltener los precios. Tóo yera mui clariquino. Amás, tola teoría basábase nun supuestu d’espoxigue continuáu, por pequeñu que fora. Pero llegó la cris de los setenta y la inflación disparose, el paru lo mesmo y, pa cuelmu males, entrárase nun estancamientu. Aquello fora bautizao como “stagflation”, “estanflación” nes llingües romániques. Pero los mios profesores más ortodoxos, de raigambre monetarista, siguíen desplicando la curva de Phillips. Inclusive ún d’ellos, Fernández Díaz, que daprendía política económica, argumentaba sobro un “bucle” de la curva. Pero la verdá ye que la curva yera de pendiente creciente, colo q ue sedría lo que fuere pero nun yera la curva de Phillips, que ye, por definición de pendiente decreciente.

Lo peor de tóo nun yera lo que mos daprendíen. Lo peor yera que les polítiques económiques de los gobiernos furrulaben como si nada camudara na cadarma económica. Asina, demientres años, aplicaran polítiques suicides que llevaran a les economíes de los países desendolcaes al argayu más pindiu. La entruga ye: ¿nun hai forma de que los teóricos y los téunicos de la ciencia económica rempuendan onde seya polos munchos sacrificios a los qu’obligaran a la xente, pola miseria, pola fame que provocaron?
Al mesmu tiempu, los alderiques sobro les rellaciones económiques internacionales yeran mui duros ente los estructuralistes y los monetaristes. Los primeros plantegaben que la realidá yera un sistema económicu únicu con dos estructures, una dominante ya otra subordinada. Viníen dicir que la custión nun yera comercial, monetaria o fiscal, sinón de desendolcu desigual, del fechu de que l’espoxigue d’unos países yera posible pol subdesendolcu d’otros. Los monetaristes, con Friedman a la cabeza –diéran-y un Nobel, acompangáu del institucionalista Myrdal pa compensar- afitábense, conforme a una ortodoxa neoclásica, que’l problema yera monetariu pa los países ricos y de comerciu pa los probes. Recuérdome mui bien de les critiques de los mios profesores monetaristes a les polítiques fiscales y la resistencia de los profesores estructuralistes a esa posición y a la teoría’l comerciu internacional.
El casu fora que l’únicu país qu’aplicó a pelugochu la teoría de Friedman fue Chile, ouseya, una dictadura militar. El lliberalismu económicu tal paicía que namás yera posible con ausencia total de lliberalismu políticu y, dafechamente, de llibertaes públiques ya individuales. Ya’l casu ye que, andaos unos años, los economistes dímosmos cuenta de que Friedman emplegara datos falsos sobro la masa monetaria mundial y que, mui probablemente, fíxolo adrede. Lo mesmo d’enantes: ¿nun hai forma de xulgar au seya mester a un home que masacró a millones de ciudadanos?
Tamién n’aquellos años yera dogma’l teorema de Heckscher-Ohlin. Estos dos economistes aseguraben, actualizando la teoría ricardiana de la ventaxa comparativa, que cada país especializábase en producir mercancíes intensives nel factor productivu nel qu’esi país yera más competitivu. Eso quería dicir que los países desendolcaos especializábense en productos intensivos en capital y los probes en productos intensivos en manu d’obra. Ye curioso, pero los recursos naturales nun apaecen, cosa normal porque los clásicos lliberales consideren que la ñatura ye llibre, nun tien amu y nun tien preciu.
Resulta que Leontief, el gran económetra, alcontró una paradoxa: Estaos Uníos yera importador netu de mercancíes intensives en capital. Apaicía una esceición al teorema, pero non una escieción en, por exemplu, Nepal o Marruecos, sinon nel país central del modelu capitalista. ¿Y qué pasó? Nada. El teorema desplícase entá nes universidaes, magar que con un par d’hipótesis de rescate. Pero, como nos otros casos, les polítiques comerciales siguieron furrulando conforme a esti teorema neorricardianu. Tampoco, nesti casu, naide rempuendiera.
Y agora vuelve la vaca al prau. Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff alcontraran en 2010 una corellación ente’l level de deuda pública ya’l crecimientu. Asigún esti par d’economistes, el crecimientu apara cuando la delda llega al 90 por ciento del PIB. Sobro esta corellación ametiéranse les polítiques principales d’austeridá y retayos y, por exemplu, fixéranse les previsiones macroeconómiques de la Comisión Europea. De fechu, Ohli Rehn siempres tinía a mano l’estudiu de Reinhart y Rogoff.
Hai un añu, más o menos, investigadores de Nueva Zelanda diéronse cuenta de que la teoría nun describía’l so casu. Nueva Zelanda medraba con una delda del 110 por ciento. Y hai unes selmanes, Thomas Herndon, Michael Ash y Robert Pollin, de la Universidá de Massachusetts, descubríen la verdá: Reinhart y Rogoff tiníen serios erros metodolóxicos ya’l so modelu yera una cenciella fueya’l programa excel mal diseñada.
Pero toles polítiques que tamos careciendo basáronse y siguin faciéndolo nuna mentira, nuna falsedá. Compañeros de profesión: ¿agora qué, gallos?   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.