18.4.13

Al mayestru


Hai persones que, anque nun les trates muncho ya inclusive anque nun les conozas de nada, acompánguente tola vida. A min eso pásame con José Luis Sampedro, muertu hai unos díes a una edá venerable y con una llucidez plena ya una voluntá combativa propia d’un mozu. Pétame falar d’elli en primera persona, non como economista o como profesor d’economía. Nun quiero facer un artículu filosóficu sinon un sopelexu vital.
Los planes d’estudios que yo cursara nos bachilleratos nun incorporaben materies d’economía. Dalgo se vía nos programes d’historia o de filosofía y tamién nos últimos años d’una asignatura que se llamaba “educación cívico-social”, heredera de l’anterior “formación del espíritu nacional”, materia propagandística’l franquismu que yo namái que soportara, con once años, nel cursu 1969-1970. Tamién lleera custiones económiques nalgunos llibros entós entá prohibíos pero qu’en casa tiníamoslos porque los trayíamos de fuera o porque, unos cuantos, salvaran del saquéu de la biblioteca nel 1937. Tratábase, por exemplu, de dalgunos de Marx o de Kropotkin, pero de los que m’interesaben más otres coses, amás de que, más d’una vegada, nun los entendía dafechamente. Pero, en sesto bachilleratu, nel programa que nel colexu, en La Inmaculada, fixeran p’aidar a los estudiantes a ellexir estudios universitarios y pa formación de los que, como yo, yá tiníamos dicidío qué facer, llegaron llibros de testu d’un nivel, más o menos, de primeru d’universidá.

Asina fora como lleí un llibru d’economía por primera vegada. Tratábase de “Política económica”, de Juan Velarde y Enrique Fuentes Quintana. Yera un llibru de finales de los sesenta y trataba la economía dende un puntu de vista mui realista, mui na onda de los cambios qu’asocedíen n’España nel procesu que se conoz como “estabilización y desarrollismu”. Los dos autores yeran –yo nun lo sabía, caro- figures importantes nel diseñu d’esi procesu cambiu. Juan Velarde sonábame. Pol fechu de ser asturianu y falanxista yera normal alcontrar artículos suyos o entrevistes nos periódicos de Xixón, riba tóo en “Voluntad”, el diariu de la villa qu’editaba’l Movimiento Nacional. D’Enrique Fuentes Quintana nun me sonaba nin el nome.
Con esti llibru, que conservo, daprendiera les primeres régules de la economía y les variables ya instituciones principales: el mercáu, la llei d’oferta y demanda, los precios, los impuestos, el sector públicu, el comerciu esterior, los factores productivos, etcétera. Gustárame pero había una cosa que m’estrañaba: yera como si nun hubiere variables históriques nin xeográfiques. De les ciencies sociales, si de dalgo yo tinía la meyor base posible p’aquella dómina y pa la mio edá, yera d’historia y de xeografía. Amás, por asuntos familiares, viaxare muncho dende neñu y viviere en llugares distintos. Tamién tinía familia y amigos en dalgunos países más ricos que’l nuesu y notros más probes. Y a les diferencies que yo vía, magar que poco pescanciara, nun arrepostiaba del tóo aquel llibru de Velarde y Fuentes.
Yá tando en COU, fíxe-y un comentariu d’esta triba al profesor d’introducción al drechu, Costales, y recomendárame un llibru salíu recién que diba dame dalguna qu’otra rempuesta a les mios esmoliciones. Yera “Les fuerces económiques del nuesu tiempu”, de José Luis Sampedro. Aquel llibru sí desplicaba, con claridá y cenciellez, nun estilu lliterariu llimpiu y direutu, qu’el mercáu yera un reduccionismu, que nun había un consumidor o un productor sinón grupos estremaos con intereses diferentes, que lo que yera bono pal empresariu podía nun selo pal obreru o pal país,  que’l comerciu desendolcaba desigualdaes, qu’el mediu ambiente nun yera contempláu ya un llargu etcétera. Y, tamién, l’autor enmarcaba la so visión na metodoloxía de la “estructura económica”. Esto entendilo bien porque’l profesor de llingua, Maruri, yera un estructuralista siguidor d’Alarcos que mos desplicaba tóo aquello de los sintagmes, les exes estructurales, los modelos de Seaussure y Hjeslev, etcétera. Falé con elli y, nel so despachu, fixera un percorríu pela evolución del estructuralismu dende la llingüística y l’antropoloxía hasta llegar a la corriente más nueva: l’estructuralismu económicu que vinía d’América Llatina.
Con esti bagax, mui abondosu y bien construyíu pa los tiempos que cuerríen, marché a Madrid a estudiar economía. Ya ellí, ente otros, tuviera de profesores a Velarde (historia’l pensamientu económicu español), a Fuentes (facienda pública) y a Sampedro (estructura económica mundial). Dende’l primer cursu orienté los miós estudios haza la visión “estructural”, que non “estructuralista”, siempres col referente primeru del llibru de Sampedro. Pero agora cuntaba con otros dos del mesmu autor, metodolóxicamente más importantes qu’aquel de cuando COU: “Estructura económica. Teoría estructural y economía mundial” y “Concencia del subdesendolcu”.
Cuando cursé estructura económica mundial en segundu ya estructura económica d’España en terceru, decidí, como yera lóxico, tomar la especialidá d’estructura económica, cosa que fixe en cuartu y quintu. Dempués doctoreme y oposité a una plaza a la que presenté dos perfiles: estructura económica y economía política del mediu ambiente. Yeran dos ámbitos qu’abría, precisamente, “Les fuerces económiques del nuesu tiempu”. Saqué la plaza de titular d’estructura económica ya eses materies son les que, a día de güei, sigo impartiendo. Círculu peslláu.
Dicía enantes que Sampedro fora profesor míu d’estructura económica mundial, pero ye namái qu’una verdá a medies. Elli taba n’escedencia dende unos años atrás. Discípulu de Valentín Andrés Álvarez, l’últimu de los grandes economistas asturianos, fora’l primer catedráticu d’estructura económica. Dexó la universidá pa nun ser “direutor de departamentu” y pa sofitar a Tierno Galván y García Calvo, espulsaos de les sos cátedres pol gobiernu de Franco. Pero pasaba pela facultá dacuando envez pa participar en seminarios temáticos. Fora nun d’esos seminarios cuando yo lu conociera.
Sampedro fue mayestru de, cuando menos, tres xeneraciones d’economistes y dexó nes tres la so güelga, el so resclavu. A la so solombra medraron munchos de los meyores profesores colos que contara y cuenta la nuesa universidá. Na década de los cincuenta-sesenta, del so enseñu salieran, por exemplu, Tamames y Martínez Cortiña; na de los sesenta-setenta Berzosa, Beiras y Martínez-Tablas; de los setenta-ochenta Palazuelos, Bustelo, García de la Cruz y, permítaseme l’enchipe, yo mesmu.
La heredá de Sampedro ye abondosa. De fechu, como me dicía l’otru día una amiga que nin ye economista nin sabe gran cosa d’economía, tolos profesores d’estructura falamos apaecío. Tamién, como nun dexa de recalcar la periodista Patricia Serna cada vuelta que me convida al programa “La bona tardi”, na radio pública d’Asturies, somos xente que fala claro, economistes a los que la xente entiende. Y ye que’l maxisteriu de Sampedro tamién mos aportara eso: claridá na esposición. La claridá nun ye otra cosa que la cortesía de los sabios. Los grandes científicos, los grandes filósofos, yeran claros. Por exemplu, la gran derrota nel ámbitu teóricu de los marxistes nun viniera de la posible inconsistencia de les sos bases epistémiques, sinon de la so enguedeyada terminoloxía. Popper y los sos positivistes amachucaran a los francfortianos, los meyores teóricos marxistes del sieclu XX, cuando la trafulca’l congresu de Tubinga. Por embargo, la llínia de los heriedes de Sampedro, inclusive si falamos de los que son marxistes “stricto sensu” como Palazuelos o Beiras, ye d’una claridá espositiva meridiana.
Nestos últimos díes muncho s’escribiera y falara de Sampedro. Nesti sen, poco voi ameter yo. Les anéudotes y les frases céllebres son persabíes. Les sos opiniones sobro los “indignaos”, sobro la guerra d’Iraq o sobro’l capitalismu repilen esta selmana pelos medios de comunicación. Repito: poco podría dicir yo qu’engromeciera’l conocimientu al rodiu d’esti home. Pero sí puedo cuntiar una cosa qu’igual muncho xente nun sabe. Cuntáramelo elli hai pocos años, cuando un homenax que-y fixéramos los más cercanos nun restorán d’Aravaca, al pie l’autovia A6. Fora la cabera vegada que tuvimos xuntos.
A Sampedro garráralu l’alzamientu de Mola y Franco en Santander, ciudá que permaneciera lleal al gobiernu republicanu. Fora movilizáu embaxo la tricollor y destináu a un batallón d’anarquistes asturianos, el batallón Aida Lafuente 1. L’Aida Lafuente 2, nel que taba’l mio güelu Manolo Infante, defendía entóncenes Bilbao, con muncho honra pa los combatientes y muncha desgracia p’Asturies, seya dicho de pasu. Sampedro, caro, yera de bona familia, una familia, nun sé si lliberal, pero, dende lluéu, non d’esquierdes. Una nueche taba con un compañeru faciendo guardia y víen alfrente les lluces del campamentu rebelde. L’anarquista endició pa ellí y díxo-y: “José Luis, ehí tan los tuyos, ¿eh?. Caisme bien pero si pases la llende pégote un tiru pela espalda”. El casu ye que Sampedro siguiera colos republicanos y acabó siendo l’amu la gaita. Como había munchos homes analfabetos, a Sampedro destináranlu a lleer en voz alta los periódicos. Y ellí, na trinchera, lleía los artículos de “Cnt”, “Acción Libertaria”, “Solidaridad Obrera”, “Avance”… Y, d’esti mou, el xoven burguesín supo de Mella, de Proudhon, de Quintanilla, de Malatesta, de Bakunin, del príncipe Kropotkin… 
Profesor, mayestru, la madre tierra ya’l cosmos, l’orde ya’l caos, les fuerces naturales, arrecíbente nel so somatu, nuna sinfonía teofánica. Me recuerdo de Hölderlin: “lloramos a los muertos como si ellos sufrieran la muerte, pero los muertos tan en paz”. 

2 comentarios:

  1. Marchó un grande. Pérdida que contrasta inda más nestos tiempos onde se tan frayando les posibilidaes de futuru de tanta xente amazcarándolo too con supuestos "criterios económicos".
    Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Estamos entre señores, bien se ve.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.