27.3.13

En memoria de don Cosme


El sábadu pasáu, 23 de marzu, dispidiéramos a Cosme Sordo, presidente’l Centru Asturianu de Madrid dende hai cuarenta años. Tornara a la tierra na que ñaciera y pola que guardara un amor indestructible, la tierra d’Asturies, la tierra’l conceyu de Llanes, y quedara durmiendo, esperando una vida eterna na qu’elli creyía fonderamente, embaxo la herba’l cementeriu de Camplengu. Acompangáu pola so muyer, los sos fíos, los sos ñetos, los sos amigos y vecinos y trabayadores y directivos del Centru Asturianu de Madrid, baxara al sepulcru nun atapecer primaveral nel que’l sol franciera les ñubes por unes hores, igual como homenax.
Cosme Sordo ñaciera na collación de Porrúa nel branu de 1929. Tres llicenciase en matemátiques marchó pa Madrid. Con una provechosa carrera empresarial nel achatarramientu de buques, recaló bien ceo nel Centru Asturianu. A mediaos de los setenta algamó la presidencia de la entidá. Namái que dalgún rei gobernó una sociedá tantos años y namái que’l nuesu Adefonso II lu ganó por diez años. Arrecibió un centru con cuatrocientos socios y lleváralu a los cuatro mil, pa más lluéu ver con tristura la decadencia na qu’entá sigui viviendo.

Cosme Sordo siempres fuera una figura controvertía ente los asturianos de la diáspora madrilana ya ente los asturianos que, viviendo nel país, sabíen de Madrid, que siempres foran munchos porque poques families son les que nun tienen dalgún miembro na capital del reinu. Acomodaticiu colos poderes políticos y autoritariu con tisbios paternalistes, yera mui complicao saber de la so verdadera ideoloxía y la so posición política. Nun voi presumir de sabelo yo pero teo una opinión que camiento bien afitada. Cosme Sordo pertenecía a esa triba persones que, anque aparentemente ganara la guerra, la verdá ye que la perdiera ensín dase cuenta. De nun pasar aquella traxedia, Sordo sedríe un lliberal, un republicanu burgués progresista. Pero, na España que-y tocara vivir, Sordo fuera un home de dreches, moderáu, eso sí. Llargues charres con elli permítenme afirmar esto con poco riesgu a enquivocame. Lo que sí yera, eso ye verdá y cosa independiente de la ideoloxía, de fonderes convicciones relixoses.
Coñociera a Cosme Sordo cuando yo tinía dieciocho o diecinueve años, de cuando estudiaba economía na Complutense. Acabábamos de fundar Conceyu d’Asturies: Pin Álvarez, Antón Fuertes, Xicu Yepes, Xuan Cándano, Xulio Llaneza, Fonsu Velázquez, Chema Rodríguez de Bimeda, Roberto González-Quevedo, Carme Tineo, Celia Verdasco, Xabel Cuartas, Neto García del Castillo, yo... La nuesa asociación cuntiaba con una sei piquiñina, un par d’habitaciones na cai Fuencarral y, dende lluéu, nun tinía más medios de comunicación qu’un teléfonu. Falamos con Sordo pa emplegar la multicopista que’l Centru Asturianu tinía na so sei de la cai Arenal, nel vieyu palacio de Gaviria. Y d’aquella rotativa salíen los nuesos panfletos, munchos d’ellos neto nacionalistes y neto d’esquierdes. Y Cosme Sordo permitíalo ensin informar a la so xunta directiva, integrada por una mayoría más o menos franquista, xuancarlista y claramente españolista. La complicidá’l presidente Sordo permitiera a Conceyu d’Asturies trabayar na ciudá. El 25 de mayu, cuando naide n’Asturies remembraba esa fecha, nós facíamos una fiesta na Casa de Campo a la que llegaron dir cinco mil persones. Ellí cantaron Nuberu, Calandreru, Nel Xiblata, Xulio Ramos, Rafa Lorenzo, Avelino, El Ñetu Celo Xuan… Y ellí taba tolos años la banda gaites del Centru Asturianu de Madrid. Ya ellí taba Cosme Sordo.
Andáu un tiempu, Sordo pidiérame que formara parte de la so candidatura a la reelleición. Despliqué-y que yo nun tinía munches ganes y que, amái, yá namái que taba en Madrid tres díes por selmana y namás que cuatro menses. Pero insistiera. Viera con claridá cuála yera la so xugada ya espeté-ylo. Yo yera pa elli una coartada, la coartada nacionalista. Sordo empecipiaba dase cuenta de que resforciar la imax nacionalista yera imprescindible pa frenar una sangría de socios pela vía de facer atractivu’l centru pa los más mozos. Púnxose a rir, mientres me miraba con güeyos picardosos. La verdá ye que nun fora posible llevar p’alantre la estratexa porque-y costaba muncho romper cola inercia de la casa. 
Siempres lu respaldé, magar de les diferencies que caltuviéramos. Y llegué a querelu, como elli tamién me quixo a min. Pasárame con Sordo lo mesmo que me pasara enantes con José Prat, el presidente l’Ateneo de Madrid mientres yo fuera’l secretariu. Enfrentaos a lo primero, alliaos dempués, cómplices más sero, amigos al final… Y, lo mesmo que con Prat, tratábamos de “vusté” en público y de “tu” en privao.
La mayor trafulca que tuvi con Sordo fora con motivu  la entrega d’unos gallardones añales. Elli propunxo a Fernando Suárez, ente otros. Les propuestes del presidente siempres salíen p’alantre por unanimidá ya eso convirtiera en norma que la unanimidá yera obligatoria, magar qu’a eso nun obligaben los reglamentos. Yo rompiera’l consensu. Argumenté que los asturianos de Madrid nun diben facer homenax dengún col mio votu a un home que se sentaba en 1975 nun conseyu ministros que diera el “placet” al afusilamientu de cinco persones. Llamárame per teléfonu un montón de vegaes y, evidentemente, nun me convenció. Al final, pidiérame por favor que nun asistiera a la xunta que tinía que ratificar el gallardón. Eso fixe, y fíxelo por respetu al presidente, non d’entóncenes, sinon de cuando Conceyu d’Asturies pudo trabayar pol so silente sofitu. Lo que, dende lluéu, nun fixe, fuera asistir al actu públicu d’entrega. Por esi nadal llegárame a l’aldega una caxa d’un vinu qu’espatarraba. “Pescancio la to postura ya ye posible que teas razón, pero yera un compromiso del Centru Asturianu por delles coses tocantes a la nuesa sobrovivencia. Gracies, David. Feliz añu. Cosme”. 
El sábadu devolvíeramos a la tierra al llaniscu que, como tóos, de la tierra saliere. Cuando baxaba al so somantu a los sones de la gaita y al vientu’l Cuera, dime cuenta de que, pesie a tóo, pesie a les diferencies, pesie a los erros y les incomprensiones, tábamos dando tierra a un patriota, enquivocáu políticamente na mio opinión, pero que significó pa cientos d’asturianos que llegaben a Madrid el llar ya’l sofitu.
Naide había en Camplengu como representación oficial del gobiernu asturianu. Ellí tábamos los familiares, los amigos, los vecinos, los de Madrid, l’ayuntamientu de Llanes… un puñáu de persones. De los grandones namái qu’Antonio Trevín asistiera, cosa que lu honora.
“Sit tibi terra levis”, don Cosme.

2 comentarios:

  1. Parece increíble que a estas alturas todavía se atreva alguien a emitir certificados de patriota bueno o malo, acertado o equivocado, con esa superioridad moral tan impostada e histriónica como risible.
    Esta es una de las muchas evidencias de que el nacionalismo asturiano tiene un lastre congénito del que no se va a librar en su vida y que le impide y le impedirá levantar el vuelo y conectar con la sociedad. El lastre, por cierto, es de tipo moral y esencial, y no depende de contingencias políticas o individuales.
    Dicho esto, he de reconocer que todas las historietas personales que se narran en este - por otra parte - interesante blog que hace un tiempo que sigo, destilan un señoritismo y una pijotería de niño bien que a mi personalmente me resultan encantadores.

    A seguir bien. Y a pesar de los pesares, viva la patria asturiana libre. Libre hasta de los autoproclamados asturianistas.

    ResponderEliminar
  2. Estimado David:
    Leyendo el el estilo de los comentarios veo que tienes algún que otro fan.

    Un saludin

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.