4.2.13

Madrid, mayu de 1978


En viendo lo que ta pasando nel asturianismu no xeneral y nel nacionalismu asturianu no particular, paezme illustrativu esti testu que, a comuña, escribiéramos Pin Álvarez, Antón Fuertes ya yo mesmu nel llonxanu 1978. En Conceyu d’Asturies nunca tracamundiamos les coses. Erros cometiéranse, evidentemente, pero dende’l trubiecu tuviéremos claro que la recuperanza nacional nun yera una moda nin un perendengue del comunismu o del socialismu, erru y pegoyu podre que fixeran del nuesu movimientu lo que güei ye: una tierra erma onde los oportunistes medraran y, la mayor parte, nun algamaran, nin tansiquier, un salariu decente. Vendiéranse por mui poco. 

Yo tinía entóncenes vente años y poco sabía, por más que, como ye lo propio de la edá, pensaba que yera perllistu, pero sí que caltengo un gran arguyu de lo que tábamos faciendo.

Asina pensábamos los conceyeros nel 1978:

Aprofitamos la presentación en Madrid del Nuéu Canciu Astur al traviés d’un de los sos más valoratibles voceros, Carlos Rubiera, pa ponemos en contactu colos esmolecíos pola problemática nacional asturiana, que tien un tresfondu de munches otres problemátiques.

Dempués d’un llargu añu d’actividá, Conceyu d’Asturies de Madrid nun pué plantegar un balance en términos de resultaos materiales, porque nun fora esi, nun entamu, el so obxetivu (nin quiciabis pudo selo, dao lo escoso los medios), pero sí ufiertamos una retafila convicciones que pue ser el puntu d’arranque d’acciones que mos paecen estrictamente necesaries.


La nuesa primera convicción ye que faese más urxente cada dia una nueva conciencia nacional, fonderamente asumía y compartía, que ponga en marcha los mecanismos de recuperación del país astur, pa que, a partir del alcuentru cola propia identidá, la solidaridá de los pueblos dexe de ser un recursu verbal y se camude nuna rellación efectiva y permanente.

El pasu d’un sentíu de peculiaridá y grandonismu, garráu individualmente, hasta la configuración colectiva de la identidá ye llargu y costosu, y la sensación previa de que la nuesa cultura ta siendo sistemáticamente arrequexada ya esfarrapada nun ye fácile de tresformar nuna acción consciente p’acoricala de l’agresión. Yá, anguaño, el sentimientu diferencialista entamara esconsonar del lletargu nel que fora emprisionáu por cuarenta años de destín común no universal, y l’amuese nacionalista ta siendo lo espresivo abondo como pa camentar que nun tamos delantre d’un movimientu pantasma. Aquellos que tean porgüeyos contrarios a esta recuperación deberíen resistir la tentación fácile de pensar que se trata namái que d’una moda. Trátase, bien a la contra, d’una Asturies progresivamente tastiada polos asturianos en tolos sos aspectos, a partir de la convicción de que naide que nun seya ella mesma va sacar Asturies de les sos dramátiques circunstancies, de que naide que nun seyan los mesmos trabayadores asturianos van esmolecese por construyir la sociedá que-yos correspuende, afitada nun auténticu desendolcu en tolos órdenes, apuxáu dende’l país mesmu y non dende fuera, como hasta güei viniera ocurriendo pa llaceria de cuasi tóos.

Otra convicción de nueso ye que la única política consecuente ye la conquista de graos crecientes d’autonomía en toles fasteres que se desixan. Por autonomía nun pescanciamos cosa estremada al drechu los pueblos a ser ellos mesmos, ensin interferencies esternes nin rellaciones desiguales. Namái que dende ehí pué entamase dar soluciones a los problemes de toa mena derivaos del centralismu políticu, de l’asimilación cultural y, en suma, de la esplotación colonial. Pero nun debe sirvir esta autonomía pa reproducir el centralismu nel país, sinón pa poner a furrular un procesu indiscrimináu de descentralización non namái que nacional, polo tanto, sinón tamién nel nivel de conceyu, de pueblu, de barriu y, en definitiva, nel nivel personal, que ye de lo que, nuna cabera instancia, se trata.

Quiciabis conviniere equí puntualizar delles coses. Ye rigurosamente falso que d’un llau tea la conquista la democracia y d’otru la concesión d’autonomíes. Algamar graos crecientes d’autonomía a tolos niveles ya en tolos campos constitúi’l conteníu mesmu de la democracia. Toa llibertá ye fitu d’autonomía y, persupuesto, nun diba ser una escepción la llibertá nacional.

Ye igualmente falso que'l problema los nacionalismos nomaos históricos seya estremáu al de los nuevos nacionalismos, a nun ser no que se refier a que los primeros tienen más conciencia y medios p’alcontrar y desixir soluciones, mentanto los demás, por sufrir d’una forma más descomanada l’acción centralista, alcuéntrense muncho más indefensos. Sacar de situación tala conclusiones discriminatories pente nacionalismos de primera y de segunda categoría y calteniendo con estos caberos un tratu estremáu, pel medio sucursalismos y demandes de cenciella descentralización, ye, cuando menos, un erru que pue llegar pagase mui caro, riba too pa quienes lo masuñen d’una forma oportunista, subordinando les necesidaes populares a los sos particulares plantegamientos.

Ye, polo tanto, xera fundamental de les fuercies democrátiques l’abrir y potenciar amplios alderiques sobro l’autonomía, asina como facer que la so revindicación seya asumía por tolos trabayadores como un problema decisivu de la democracia.

P’acabar quédamos por dicir que si Conceyu Bable y los demás conceyos plantéguense fundamentalmente obxetivos de recuperación cultural (tanto más adicables cuanto más enanchada y consciente seya la recuperación llingüística), ye porque somos conscientes de que la única forma de llevar hasta les sos cimeres consecuencies el proyectu autonomista pasa pola reconstrucción d’una cultura específica que seya preséu y garantía d’una nueva sociedá, y contestu d’identificación colectiva. Pero en dengún casu porque queramos escaecer, sinón tolo contrario, les sos implicaciones polítiques ya económiques.

2 comentarios:

  1. El testu ta cola normativa actual. L'orixinal presenta la grafía y la norma que tiníamos en Conceyu d'Asturies, muncho menos castellanizaes y, pal mio tastu, más apropiaes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sería posible poner la versión orixinal del Conceyu d'Asturies pa facer la comparanza de grafíes y normes?
      Gracies.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.