19.2.13

Incultura política ya evidencia del fracasu d’un modelu


Nes últimes dos selmanes hebo tres sucesos d’importancia mui distinta y tamién d’estremada naturaleza: nuevos casos de corrupción, l’apaición estelar d’una muyer moza nun congresu de la internacional socialista y la ceremonia de los premios Goya. Con una cenciella güeyada nun paecen tener muncha rellación pero, si lo analizamos con procuru, non como custiones polítiques o económiques, sinon embaxo a un analís que podríamos nomar “sociolóxicu”, algamaremos pescanciar dellos rasgos de la sociedá na que vivimos.
Ye bien interesante siguir les opiniones de la xente teóricamente más informao d’estos tres asuntos, esto ye, los principales periódicos y programes d’opinión, d’una banda, ya’l ruxirrux de les dos o tres principales redes sociales d’otra, atendiendo pa los principales grupos d’alderique y pa los blogues de persones significaes.
El primer asuntu podemos asitialu nel “casu Bárcenas” y nel “casu Urdangarín”. Nun ye mester desplicalos muncho: el saquéu de les arques públiques nun casu y la rede de comisiones privaes y contrataciones tamién públiques nel otru. Pertrás, la situación de la monarquía y la financiación de dirixentes del Partido Popular. Y siguin los asuntos de los espedientes de regulación d’emplegu andaluces, la cueva d’Alí Babá valenciana, les cuentes catalano-suices, la marea asturiana ya unos cuantos más, pero son los dos aquellos los que me van permitir facer la reflexón que pretendo.
El segundu asuntu ye l’aparatosa entrada na opinión pública d’una rapaza de nome Beatriz Talagón, secretaria internacional de les mocedaes socialistes. Xubió a la tarima del congresu de Cascais p’afeá-ys a los más altos dirixentes de la internacional socialista les sos contradicciones, entrugándo cómo yera posible recrear la revolución dende un hotel de cincu estrelles. A los pocos díes presentárase na manifestación de Madrid contra los desahucios del brazu de López Aguilar, que fora ministru de xusticia con Rodríguez Zapatero. Un grupu importante de manifestantes echáralos d’ellí, marchando protexíos pola policía nacional ente glayíos ya insultos. Dempués d’eso saliera en delles cadenes de televisión y fuera particularmente violenta una discusión que caltuvo cola portavoz de los convocantes de la manifestación, delantre d’unos cuantos contertulios.

Ya’l tercer  asuntu ye’l discutiniu al rodiu les intervenciones revindicatives que diez o doce actores fixeran na ceremonia d’entrega de los premios Goya a les películes españoles del 2012.
Estes tres situaciones tienen una cosa en común que sopelexa cómo funciona la nuesa sociedá. Vamos per estayes. Los correos ellectrónicos qu’inculpen al secretariu García Revenga, a la infanta Cristina y, nos últimos díes, al mesmu rei, son vistos de dos maneres. Pa una parte los opinantes los correos son verdá y preben la esistencia d’una rede texía a la solombra de la corona. Pero pa otra parte, el fechu de que Diego Torres, el sociu d’Urdangarín qu’agora pon en marcha’l ventilador, seya un delincuente, dexa n’entedicho les sos revelaciones al xuez. Dalgunos van más alló: tóo ye una conspiración contra la monarquía, unos dicen que pa obligar al rei a abdicar nel fíu y otros que pa desestabilizar el réxime dafechamente. Por embargo lo importante ye que’l xuez trabaye con cancallu y aciertu y que llame a testificar a quien seya mester, perteneza a la familia que perteneza. El fechu de que Diego Torres seya un chorizu nun invalida la veracidá de los datos, si ye qu’esos datos son ciertos. Ye más, sedría un chorizu espublizando les comunicaciones d'otru chorizu del que yera cómplice.
Nel “casu Bárcenas” tamos no mesmo. Unos nun tienen la mínima duldia de que tolos dichosos apuntes son ciertos na so totalidá y que Rajoy y los suyos tan de cucho hasta les ceyes. Pa otros, como Bárcena tamién ye un chorizu, los sos datos nun pueden ser ciertos. Y tamién equí dalgunos van más alló: tóo ye una confabulación contra’l PP, pa unos pa quitar a Rajoy y aupar a Aguirre y pa otros pa fundir al partíu gobernante dafechamente. Los paralelismos col casu anterior son evidentes. Pero, lo mesmo qu’enantes, lo básico ye que los xueces trabayen, qu’interroguen a quien seya o que lleguen a decretar prisión preventiva si ye mester. De la mesma forma, la custión nun ta na persona, en si Bárcenas ye simpáticu o non o si pensamos qu’Arenas ye incapaz de vendese o mui capaz de facelo. En paralelo, el fechu de que Rajoy espublizara la so declaración de la renta ye preba de la so tresparencia, mientres que pa otros ye la evidencia de que ye un mentirosu, porque nun detalla determinaos epígrafes, al nun ser obligatorios dende hai unos años. Pero lo importante ye qu’esa declaración nun preba nada, nin lo uno nin lo otro, anque tea bien fecha, porque les declaraciones de IRPF, evidentemente, nun recueyen les perres en negro. Y son los pagos de caxa B lo que ta, precisamente, investigándose.
L’asuntu de la secretaria socialista úfremos la mesma situación. Pa unos ye una neña idealista que pretende rexenerar la organización cola que s’identifica ideolóxicamente. Pa otros ye una neñata oportunista que fae l’apueste d’esguilar pel palu’l poder cuando, dientro d’unos años, el ciclu políticu cambie ya’l PSOE vuelva al gobiernu. Pero eso tampoco ye lo importante. A min igual me da que seya una inxenua o una oportunista sinon si lo que diz tien valor o non. Esi ye’l discutiniu, nel que soi de la idega de que la so opinión val bien poco cuando se fae dende’l somatu d’un partíu como’l PSOE, tan culpiable como’l PP de tolo que ta pasando. Lo mesmo podemos dicir de la so presencia na manifestación. Unos afirmen el so drechu a la llibertá de manifestación, los mesmos que, notres circunstancies, negaríen esi drechu si a un votante d’Amaiur se-y ocurriere dir a una concentración en favor de les víctimes del terrorismu. A la contra, pa otros ye un exerciciu d’hipocresía y remembren que trabayaba en Bruxelles con un sueldu altu. Y tampoco equí ye eso lo importante. Lo fundamental ye si unos manifestantes tienen drechu a increpar a dos altos dirixentes d’una organización que gobernó cuasi trenta años, nun modificó una llei hipotecaria del XIX, desreguló la economía, modificó sin contar colos ciudadanos la constitución, baxó’l salariu a los funcionarios, redució les pensiones y milenta coses más. Ya yo creyo qu’esos manifestantes tan cargaos de razones pa nun querer marchar con eses dos persones. Y tampoco ye fundamental saber que trabayaba en Bruxelles, sinon qué ye lo que facía y cómo lo facía.
No que cinca a la ceremonia de los Goya, alcontramos lo mesmo. Los contertulios, blogueros y periodistes divídense, evidentemente, del mesmu mou que vien pasando dende hai varios años. Hailos que dicen que son peones del PSOE y que namás que se manifiesten cuando gobierna’l PP. Hai otres opiniones contraries. Pero equí, cosa que nun ye tan visible nos casos anteriores, apaez una allianza ente dos posiciones polítiques al rodiu d’un argumentu: que son una pandiella ricos. D’un lláu alcontramos a una drecha qu’entruga que cómo protesten persones que tienen munches perres y viven de la subvención, cosa perduldiosa la primer afirmación –sacantes los pocos qu’anden per Hollywood- y mentira la segunda por cuanto’l cine nun ye de lo más subvencionao y, al empar, hasta la zucre del café arrecibe subvención. Al empar, hai una estrema esquierda qu’afirma que son unos hipócrites “progres”, mientres que definen al “progre” como un “burgués con mala conciencia”. Otra vuelta no mesmo. Lo importante nun ye la conciencia del qu’opina nin les razones últimes de les sos acciones. Lo importante ye lo que diz y si ye útil pa una causa que creyemos xusta. Supongo que los que caltienen esta opinión odiarán a Kropotkin, un príncipe, o a Marx, un burgués que nun trabayó enxamás y viviera siempres a costa d’un amigu. Pos non: lo importante son “Campos, fabriques y talleres” y “Contribución a la crítica de la economía política”. Perbaxo esto hai un posu de catolicismu cotrosu nel qu’esta sociedá ta educada. Cuando yo voi al mélicu nun-y entrugo si estudió melicina pa ganar más perres o par dir al Sahara. Lo importante ye que sea un bon mélicu, ya seya nun hospital públicu que nun priváu o que nos campos de refuxaos d’Arxelia.
Tóo esto ye una de les herencies de la transición. L’argumentatio ad hominem” como recursu, la permisividá colos lladrones si son de la mio banda, el xuiciu de valor non sobro’l fechu sinon sobro la conciencia del exerciente, la división perfecha de la sociedá. Cuando asistimos a tertulies observamos cómo los que tan contra’l drechu al albuertu nun creyen nel cambiu climáticu, tampoco quieren “educación pa la ciudadanía”, odien a los Bardem o a Maribel Verdú, tan a la contra de les autonomíes, nun creyen la versión del 15-M, tienen antipatía a los ecoloxistes… Y al revés lo mesmo… ¿Ye que nun puede haber un contrariu al albuertu que creya la versión del 15-M o un enemigu de los Bardem pero que reconoza que ta produciéndose un cambiu climáticu…?
La incultura política, el moralismu d’embudu –siempre guetando la razón última de conciencia pero siempres enancha pa los míos y estrecha pa los otros-, el nun saber nin discutir y nun ser quien a reconocer dalguna qu’otra razón del otru, toes eses coses son los síntomas de la cris más grave d’esti réxime de la segunda restauración. ¿Nun ye daqué significativo qu’hasta l’esquierdista más encamentáu tien una cierta envidia cuando ve les elleiciones, los debates y les compareciencies que se desendolquen nos Estaos Uníos? ¿Nun ye una señal mui reveladora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.