19.1.13

Un reinu corruptu dende’l trubiecu



Les noticies de les perres pagaes “en B” pol Partido Popular a munchos de los sos dirixentes, eso que llamen, con una reiteración yá cafiante que namái que sopelexa lo fatos que son los periodistas españoles, el “Barcenasgate”, volve poner la corrupción nel centru l’alderique. Dempués de los “pelotazos” inmobiliarios, Alí Bankia y los cuarenta lladres, Gürtel y Filesa, la Pantoja y l’alcalde, Riopedre y Renedo, los de la bandera catalana na solapa y la suiza na cartera…, agora torna Bárcenas y apaez lo que, per otra banda, touquisqui sabía: que los partíos políticos son un pozu de corrupción, llatrociniu y asaltu a les arques publiques. Y falo, en xeneral, de “partíos” y non de “políticos”. Homes y muyeres honraos hailos en tolos sitios y, de xuru, son mayoría, pero’l modelu heredáu de la santa transición nun ye otru que’l de la corrupción xeneralizao, la mamandurria ya’l conchabéu.
Cuando morriera Franco entamó esti pautu nel que vivimos. Los socialistes y los comunistes aceutaron tolo que-ys punxeren dellantre: monarquía, exércitu garantista, democracia tutelada, amnistía con amnesia, nun sacar a los muertos de les cunetes y nun pidir responsabilidaes a los torturadores. Pero poques vegaes se fala de lo que los dirixentes de CIU, PSOE, PNV y PCE, con mayor culpia de la esquierda anque namái que fora por criterios morales, apautaran en términos económicos. La guerra civil namái fora custión nacional o relixosa como pretestu. Fora una guerra de calter económicu. Yá en 1932 se viviere’l pronunciamientu de Sanjurjo en Seviella, xustamente cuando’l gobiernu republicanu punxo en marcha la reforma agraria. Dempués, nel bieniu negru, la reforma aparara y los ricos tuvieron callaos, pero sollertes. Pero en 1936 el gobiernu frentepopulista activó la reforma. Entóncenes hebo un segundu pronunciamientu que derivara na guerra civil qu’acabó ganando Franco col sofitu de Mussolini y Hitler.
Demientres cuarenta años, munches families fixéranse “riques pola patria”, saqueando la empresa pública, col estraperlu, traficando con penicilina, contrabandeando nes xuntes d’obres de los puertos y tamién afusilando a persones pa quedase coles sos empreses, les sos tierres o les sos viviendes. Hebo empresarios franquistes qu’arriquecieran sobro l’emplegu d’esclavos, unos esclavos republicanos que podíen asina escapar del paredón o amenorgar les sos condergues de cárcele. Tóo eso lo escaeciera la esquierda de la transición y, al escaecelo, non namái que permitía la continuación del franquismu (“banderita, tú eres roja, banderita, tú eres gualda, porque lo dijo Carrillo y asintió La Pasionaria”, cantábamos na universidá) sinon que consagrara’l modelu corruptu franquista. A esi modelu bien que xubieran ceo, non namái que la “drechona”, sinon el PSOE, el PCE y cuasi toles fuerces polítiques. Dalguna esceición hebo.  Nun ye por meter el déu en dengún güeyu, pero’l casu ye qu’una a la qu’enxamás-y alcontraran “caxes B”, actos de prevaricación y coses asemeyaes fora Herri Batasuna.
Pero ye que lo d’España nun ye un problema de casos de corrupción. España ye un reinu corruptu dende’l trubiecu, un entramáu políticu afitáu na corrupción. Vien siendo asina dende’l sieclu XV, dende qu’una cazurra ya un baturru, acompangaos por un par d’obispos y cuatro caciques montaran esta astracanada más que valleinclanesca. Dende’l tronu, Sabel y Fernando provocaron una tensión inflacionista descomanada pa rebaxar la delda que tiníen colos hebreos, grupu que financiara les guerres intestines de los Trastamara y la postrera guerra de Granada. Aquello provocó fame y miseria ente’l pueblu como poques vegaes se viera dende la dómina de Fernán III. Como nun abastó cola midía, espulsaran a los xudíos. Nun hai meyor forma de nun pagar una delda que matar o echar a los acreedores. Asina, los reinos de les Españes quedaben ensin banca, lo que muncho diba condicionar el futuru nun sistema capitalista que taba ñaciendo. Y, por si fora poco, implantaron la inquisición, un sistema mui bien trabáu pa quedase, palipali la ilesia y la corona, coles fortunes de los industriosos, los mélicos y los intelectuales. A un tiempo consiguíen que la ciencia ya’l conocimientu quedaben patrás nuna Europa qu’entamaba l’espoxigue renacentista y científicu.
El ñetu d’estos dos, Carlos I, organiza una guerra contra les ciudades castellanes pa torgar que la so industria testil, mui bien dotada pola ganadería merina, compitiera cola de Flandes, que ye onde’l rei tinía los sos intereses económicos. Esa guerra xabaz, coles tropes flamenques y les milicies de les families tarrentenientes del sur, les mesmes que sofitaran a los sos güelos, los reis católicos, arrasando pueblos y ciudades, supunxo l’allonxamientu d’España con respeutu al esporpolle económicu que taba dándose n’Inglaterra ya Olanda.
El siguiente, Felipe II, amachuca a impuestos a una población probe y famienta pa caltener les guerres de relixón heredaes del so padre y que nun tiníen otru motivu qu’abellugar los porgüeyos de la familia nes tierres alemanes y, mui particularmente, n’Alsacia y Lorena. El casu ye que naquel imperiu onde nun atapecía la miseria yera calterística, la enfermedá xeneralizao y la represión norma. Mentanto, l’oru y la plata que los imperiales taben sacando d’América acababa nes faltriqueres d’acreedores olandeses ya ingleses. Aquel imperiu nun valiera nin p’arrequicese la xente, sinon que namás la familia reinante y los caciques de la rodolada.
Un poco más sero Felipe IV ordenara una rebaxa clandestina de la llei de la moneda na ceca de Caxamarca, nel Perú. Asina, enllenara Europa de monedes con un valor facial de cuasi la metada del valor metálicu. Cuando’l chanchullu fora descubiertu la delda’l reinu y la inflación dexó, entá más, a la población española y de bona parte’l restu Europa nuna situación tarrecible. Pero’l rei salvara les sos propiedades y la ilesia siguió cobrando diezmos, minucies, bules y canonxíes. 
Y llegaran los borbones. Felipe V, el primeru d’ellos firma un “pautu familiar” con Francia que dexa tol comerciu continental embaxo les decisiones franceses. D’otru lláu, entrega n’Utrech a Inglaterra la islla de Menorca ya’l el peñón de Xibraltar pa que los ingleses lu aceuten nel tronu de Madrid. A un tiempu, firma les alcordaes comerciales de cereales que van permitir el monopoliu de fechu de la marina mercante británica. Eso sí, el rei d’España tien drechu a participar de les ganancias de dalgunes compañíes navieres.
Carlos IV regála-y en Bayona la corona a Napoleón col compromiso d’ésti de mantenelu, nunca meyor dicho, “a cuerpo rei”, lo mesmo qu’a lo so enancha y fartona familia. El fíu, dempués Fernán VII, fae lo mesmo, conspirando contra’l so padre. El corsu llega dicir lo siguiente: “en toa Europa enxamás viera familia más rastiega y que menos s’esmolez polos sos súbditos”. Cuando el sátrapa de Fernán VII llega al poder destrui tolos finxos d’industrialización y de conocimientu y, pa caltenese nel tronu, entrega a Francia la mayor parte de los drechos de minería, un seutor que yá yera importante na incipiente revolución industrial. Eso sí, cobraba por ello. Amái, pa contentar a una amante rusa, decidiera comprar una flota d’aquel país que taba podre ya estartalada, una flota que naufragara cuasi al completo na so primer travesía.
L’esposu de Sabel II, la fía d’aquel felón, tinía negocios illegales de tráficu d’esclavos ya ella, que cobraba como señora de les colonies onde se facíen les ventes, nun quixo saber nada de l’abolición, que nun llegara hasta que los conxuraos de “La Gloriosa” nun la echaran pal exiliu.
Yá nel sieclu XX, Adefonso XIII unviara miles de rapazos a morrer nes puertes de Melilla pa caltener los sos negocios mineros, compartíos con Romanones, nel norte d’África. Y agora, Xuan Carlos I, el so ñetu, pasó de ganar 50.000 pesetes mensuales (unos 300 euros) en 1975 a ser una de les fortunes mayores d’Europa. Y nun voi entrar no d’Urdangarín…
Nun creyo qu’haiga dengún estáu nel mundiu nel que la corrupción, la mangancia ya’l desafueru seya calterística’l poder dende l’aniciu. Notros llugares hebo reis mangantes, ministros corruptos, cardenales lladrones, pero nun conozo dengún nel que, dende la primer añada, la dinastía reinante y los políticos de los sos gobiernos presenten esti curriculum.
¿Lo de Bárcenas?... Otra… Y a seguir… Sacantes qu’aporte la implosión y tóo esto vaiga al cagayal de la historia…

5 comentarios:

  1. ¡Acoyonante, David!

    ResponderEliminar
  2. محمد عبد الكريم الخطابي21 de enero de 2013, 0:22

    Algo caricaturesca y astracanizante esta historia, ¿no? Aunque para contentar a la cla, siempre tan entregada y dispuesta al elogio, puede servir.
    Pero lo que me ha gustado mucho es lo de SEVIELLA. ¡Por las barbas del profeta! Propongo continuar la serie con LES ANTIELLES, MELIELLA y MIGUEL ÁNXEL REVIELLA.
    لَيْلَة سَعِيدَة

    ResponderEliminar
  3. Ilustrador trabajo, nunca se me ocurrió contar la historia con la corrupción como hilo conductor, pero ye lo que hay. Tiene coña lo de Abd el-Krim y su coña de Seviella.

    ResponderEliminar
  4. Maraviosu análisis d'España. Esa gran nación ...

    ResponderEliminar
  5. تحرير الشريف محمد أمزيان21 de enero de 2013, 22:05

    Ya lo cantaban los alegres bereberes en los tiempos en los que Seviella aún era suya:

    SABLEDAL DE SEVIELLA YA OLÉ
    TALAYA DEL ORU

    Disculpen mi tamazight no estándar.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.