2.8.12

“Ser uno de los estados más corruptos de la Unión Europea tiene su coste”



Patricia Serna: David Rivas, ¿qué tal?, buenas tardes. Otra vez charlando en “La buena tarde” de la radio pública asturiana.
David M. Rivas: Buenas tardes, Patricia. Y encantado, como siempre.
P.S.: Economista, profesor de estructura económica, hombre muy pegado a la actualidad. ¿Preocupado por lo que está ocurriendo?, ¿hay que preocuparse o no es para tanto?. Hoy hemos sabido que Cataluña se suma a la petición de rescate de Murcia y de la Comunidad Valenciana. Por lo visto tiene la deuda más alta de España. Y creo recordar que algo de esto auguraba usted hace diez o quince días.
D.M.R.: Es verdad, lo comenté la última vez que estuve ante estos micrófonos y creo que dije textualmente que la fiesta del Mediterráneo la íbamos a pagar muy cara. Y la situación es ya tan preocupante que estamos entrando en una especie de anestesia. Como cada día parece peor que el anterior empezamos a entrar en eso de “que sea lo que Dios quiera”. Pero, evidentemente, algo habrá que hacer, o eso supongo.

P.S.: Parece que todas las voces apuntan a que tiene que ser el Banco Central Europeo el que debe actuar, el que mueva ficha. No obstante ya avisaron sus rectores que no piensan hacer nada, que no piensan actuar como lo está haciendo la Reserva Federal de Estados Unidos. De hecho, Almunia ayer mismo insistía en lo mismo, en que el banco no debe intervenir. Entonces, si el banco debería mover ficha y no lo hace, ¿en qué parte del tablero estamos jugando?.
D.M.R.: Yo soy de los que piensan que el Banco Central debería intervenir. Creo que Almunia se equivoca. Los argumentos que ayer empleaba Almunia tienen un punto de sensatez. No estamos hablando precisamente de una persona disparatada. No obstante pienso que el Banco Central debería comportarse, como usted dijo muy bien, como la Reserva Federal norteamericana o como el Banco de Inglaterra. Pero no lo va a hacer, entre otras cosas porque Europa no tiene una estructura constitucional. El no haber aprobado la constitución hace unos años por un excesivo celo de los franceses nos lleva a esta situación. No era una constitución ejemplar precisamente y yo, personalmente, la critiqué entonces en unos cuantos debates. Pero el rechazo a aquel texto no se compensó con otro mejor, sino que dejó un vacío. Al menos una constitución, aún siendo manifiestamente mejorable, trazaba una línea de actuación, de forma que la deuda de los estados pasaría a ser deuda de Europa. Hoy eso es inviable. Alemania no está dispuesta a que el Banco Central intervenga, los países nórdicos tampoco, fundamentalmente Finlandia, que está teniendo una postura de una agresividad nunca vista en el proceso de integración europeo. Están boicoteando la única vía de solución europea. Porque la otra vía es el abandono del euro o la consolidación de “dos euros”, uno para los ricos y otro para los pobres.
P.S.: ¿Qué España abandone el euro?.
D.M.R.: Esa sería una “solución”, una solución entre comillas. Pero yo no creo que se abandone el euro sino más bien que se impondrá la otra vía de la doble velocidad monetaria: de un lado los países del norte, por decirlo de alguna manera, y de otro los del sur. Rescatar a España es muy complicado porque tiene un gran tamaño y, además, todos los indicadores señalan que la caída de España conlleva el arrastre de Italia. Estamos hablando del 28 por ciento del PIB de Europa. No estamos hablando de Irlanda, pongo por caso.
P.S.: Por cierto, ¿qué pasa con Grecia?.
D.M.R.: Los más afamados analistas dicen hoy mismo que está con un pie fuera del euro. La verdad es que yo no lo sé. Aquí estamos jugando con un montón de proyecciones que luego no se cumplen. Sabemos bastante menos de lo que aparentamos. Somos más tontos de lo que pensamos. Ustedes, los de los medios de comunicación, que hablan con todo tipo de gente, analistas, políticos, financieros, banqueros, observarán que el diagnóstico de todo el mundo es parecido pero la prospectiva no. Lo cierto es que nos estamos equivocando en lo concreto. En las cuestiones generales andamos un poco más finos. Lo que hoy vemos yo lo tengo escrito hace tres o cuatro años, pero en un marco macroeconómico. Pero, por ejemplo, qué va a hacer mañana Grecia es algo que no sé.
P.S.: ¿No se puede saber?.
D.M.R.: Yo creo que no. ¡Hombre!, como las opciones de salir del euro o de no salir tienen ambas un cincuenta por ciento de probabilidad, podemos apostar. Algún listo lo sabrá, supongo, pero yo no debo ser tan inteligente.
P.S.: Hoy ha comparecido en el Congreso Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el que fue gobernador del Banco de España, sobre el que en un momento se enfocaron todas las críticas. Ha dicho unas cuantas cosas importantes. Ha dicho que España está, desde principios de año, peor que Irlanda. Ha dicho que nos vamos a enfrentar a situaciones muy complicadas. Ha dicho que el problema de Bankia se podía haber solucionado de otra manera y que ese asunto es uno de los desencadenantes de la espiral de desconfianza y de deterioro de la economía española.
D.M.R.: Ví en directo la comparecencia de Fernández Ordóñez porque suponía que este tema saldría en nuestra charla. Me pareció una comparecencia de una hipocresía y de un cinismo rayanos en lo indecible. Que diga que cuando la burbuja fueron pocos los economistas críticos y que casi todos estaban contentísimos es algo incalificable. Es que es a esos pocos a los que hay que escuchar por prudencia, por si están en lo cierto. Yo sé de más de dos y de tres economistas que alertaron de lo que se nos venía encima. Yo mismo lo hice, aunque mi potencia mediática sea casi nula. Lo que Fernández Ordóñez hizo fue una especie de lavado de su trayectoria, una trayectoria bastante mala, en mi opinión. El Banco de España no tiene casi ninguna competencia. Sólo tiene una misión: velar por la salud del sistema financiero español. Y eso fue, precisamente, lo que Fernández Ordóñez no hizo. Además, se dedicó durante un montón de años a criticar la legislación laboral, a vilipendiar el sistema autonómico, a todo lo que no era financiero. De repente se le cae el modelo encima y dice que se podía haber hecho de otra manera. Eso que lo digamos usted o yo, vale, pero que diga que se podía haber hecho de otra manera aquel que era gobernador del Banco de España en ese momento, me parece de un cinismo tremendo. ¿Por qué no actuó de otra manera entonces?. Esta sí es una gran preocupación que tengo, más allá de las cifras y de las magnitudes económicas: es que aquí no hay responsables. Pues los hay. Yo no soy responsable, ni lo es mi vecino que tiene cuatro vacas, ni lo es un pensionista, ni lo es una funcionaria de hacienda. Aquí hay responsables y uno de ellos, y fundamental, es Fernández Ordóñez. Y perdone que me cabree un poco pero es que estoy un tanto irritado últimamente.
P.S.: Bueno, eso es algo general. Estamos viendo una sucesión de noticias a cada cual más descorazonadora. El otro día el ministro Montoro decía que quizás, quizás, empecemos a salir de esta en el 2015. ¿Estamos en recesión o en qué situación económica?. Le pregunto como profesor. Si hoy estuviera dando una clase, ¿qué les diría a los estudiantes?.
D.M.R.: Volveré a las aulas en septiembre. Pues bien, si en septiembre estamos en la misma situación que hoy, les diría a mis alumnos que estamos, técnicamente, en depresión. Llevamos más de tres trimestres de recesión y tres años sin crecimiento. Lo que sucede es que el término no es tan tétrico como lo fue. Hay amortiguadores, el estado de bienestar, aunque no lo sea tanto como dicen, funciona razonablemente, y eso permite no tener los agobios que tuvieron nuestros abuelos en 1929. Pero creo que estamos, si no ya, sí entrando en la depresión. También es verdad que esto es una convención terminológica pero, en fin, conviene utilizar con precisión las palabras.
P.S.: Andan Rajoy y varios ministros viajando, negociando con la Unión Europea, con el Fondo Monetario, con quien sea necesario para intentar solucionar esta situación. ¿Tiene sentido que en este momento tres comunidades, dos gobernadas por el PP y una por CIU, pidan el rescate?. ¿No hubiera sido más prudente esperar un poco?.
D.M.R.: Yo supongo, y repito el “supongo”, que se lanzaron a la carrera por aquello de que quien primero pide, primero recibe. Pero sí es cierto que ha habido una gran imprudencia, sobre todo por parte de la Comunidad Valenciana, que activó la bomba en pleno proceso de redefinición de las ratios de riesgo-país. De todas formas, lo de la Comunidad Valenciana es, estrictamente, de juzgado de guardia. Y resultaba ser el modelo a seguir, según dijo Rajoy en una de esas ocasiones que mejor estaba calladito. Pero hay otra cuestión: la mayor parte de la deuda del reino de España vence ahora, en julio, no sé si será mañana o pasado mañana.
P.S.: ¿Qué quiere decir eso?.
D.M.R.: La deuda española, la deuda de cualquier estado, se paga conforme a unos plazos, con unos determinados vencimientos, como se paga cualquier préstamo hipotecario de una familia. Y resulta que es en julio cuando se paga la mayor parte de la deuda española. No recuerdo el monto pero, evidentemente, es importante. Es decir, que está a punto de vencer, posiblemente en esta semana o en los primeros días de agosto. Y en este contexto no parece oportuno anunciar ese rescate. Aunque no tiene nada que ver con la deuda vencida introduce un factor más de inestabilidad para una posible renegociación o para la prima de riesgo de la nueva deuda soberana. Es que la suma de esas tres comunidades es más de un tercio de la población total del reino.
P.S.: Si yo soy un inversor y veo esto, mi confianza sería muy pequeña.
D.M.R.: Y veremos cómo se organiza el reparto. En el momento que se ha abierto la espita de los rescates se van a apuntar las diecisiete comunidades porque todas tienen desequilibrios, unas más y otras menos, pero todas los tienen. Y, desde luego, como lo pida Andalucía, que tengo para mí que no tardará, estaríamos hablando, prácticamente, de España entera. Al final, después de tanto cuento, tal vez Asturias siga siendo la invicta y la irredenta. Bueno, esto es chiste, porque tampoco estamos para tirar voladores en esta romería, pero no hay que obviarlo. Echaron demasiada basura sobre nosotros, como si fuéramos los grandes parásitos del reino. Veremos quién está donde está en los próximos meses. Aquí aún hay una estructura productiva. No veo eso en Madrid o en Murcia.
P.S.: Es un dinero que se presta a un interés alto, con lo que se sigue acumulando deuda.
D.M.R.: La administración central tiene que transferir fondos a las comunidades autónomas y la administración central lo está pidiendo a la Unión Europea. Y el interés debe andar rondando el 4,5 por ciento, un interés bastante alto si tenemos en cuenta que hoy mismo el euribor quedó en el 1 por ciento.
P.S.: ¿Hay alguna posibilidad, en el medio de este caos, de que España crezca?. ¿O estamos en un punto de “no retorno”?.
D.M.R.: Estamos en un momento complicado. No sé si decir que de “no retorno”. La sociedad es mucho más activa de lo que pensamos y las reacciones de la gente son mucho más duras y mucho más firmes de lo que creen los analistas. Ahora bien, si juzgamos nuestro futuro a la luz de las medidas que está tomando el gobierno español, el horizonte es el de un completo estancamiento. La caída del consumo es brutal. Estamos en verano, cuando siempre hay un repunte del empleo, con la hostelería, las vacaciones. Pero cuando llegue septiembre y octubre y se acabe ese pequeño repunte que siempre hay en julio y agosto, ¿qué va a suceder?. Las cifras del saldo migratorio, por ejemplo, se empiezan a parecer a la de los años sesenta.
P.S.: Vamos, que la gente está haciendo las maletas.
D.M.R.: Muchos inmigrantes están volviendo a su casa y muchos naturales están marchándose también. Además se marchan los más cualificados, lo que es una hipoteca pesadísima para el futuro. Se están marchando técnicos, ingenieros, médicos, enfermeros. De esta forma, cuando la economía se recupere, porque el capitalismo es un cadáver con buena salud, estaremos descapitalizados en el primer activo de la economía, que no es otro que las personas. Pero, volviendo al asunto del consumo, veremos qué es lo que pasa cuando llegue el mes de diciembre y los funcionarios no tengan la paga de navidad. Es otro mes en el que siempre repunta la economía pero el gobierno va a impedir ese repunte.
P.S.: Ayer decía Esperanza Aguirre, con mucha repercusión en los medios informativos argentinos, que los ciudadanos debían tener paciencia, soportar la situación, si no queríamos vernos como la Argentina del corralito.
D.M.R.: También escuché a la presidenta Cristina Fernández, muy del estilo de Aguirre, por cierto. Y decía que, en fin, eran opiniones de una dirigente de “un país intervenido”. Como ve, hay para todo el mundo. Del famoso corralito es ya la tercera o la cuarta vez que hablamos en esta radio pública. Pienso que en España no habrá corralito. Pese a que la situación es la que es, en España no hay problemas de liquidez. Pero el problema no es el corralito, sino el miedo al corralito, lo que precipita las cosas.
P.S.: Ya sólo la palabra, asusta. Y que lo diga la presidenta de la Comunidad de Madrid, una dirigente con tanto peso, más todavía.
D.M.R.: Esperanza Aguirre es muy lista y siempre habla para una base electoral bastante inculta y muy bien adoctrinada. Es muy efectista y oportunista. La conozco personalmente desde los años ochenta, cuando trabajé de técnico en el Ayuntamiento de Madrid. Es más, siempre me llevé muy bien con ella. Aún hoy recibo invitaciones para participar en actos de Faes, generalmente de medio ambiente, porque ella me mantiene en su lista académica. Yo la admiro, de verdad. Le da mil vueltas a todo el PP y el PSOE juntos. Es una demagoga sensacional. Pero vamos a lo que traíamos. El otro día estuve en un acto público y se me acercó un conserje del Ayuntamiento de Gijón. Me dijo: “usted es David Rivas, lo suelo leer y escuchar en la radio,… mire, tengo treinta mil euros y no sé qué hacer con ellos”. Ese es el problema, que la gente que tiene treinta mil euros, que no son unos millonarios, esté preocupada por si mañana no los puede sacar. Eso pone a funcionar todo un sistema de retroalimentación de la propia crisis. Y a eso están contribuyendo los políticos españoles, con una pedagogía lamentable, unos porque hablan demasiado y otros porque están callados. Habla mucho Esperanza Aguirre y Asturias tiene como presidente a un autista, con perdón de los autistas, que tienen un síndrome, mientras que Fernández es así porque no sabe ser de otra forma. Después de cuatro meses aún estamos esperando que diga algo.  
P.S.: Hace días que desde algunos partidos de la oposición se está pidiendo un gobierno de concertación. ¿Es el momento de hacer algo parecido a lo de la transición, con aquellos famosos Pactos de la Moncloa?.
D.M.R.: No tiene mucho sentido. Hay una especie de mito heredado de la transición en torno al consenso. En la democracia lo que gobierna es el disenso. El consenso es propio de regímenes no democráticos. El consenso se practicó en España porque se partía de un régimen no democrático. Lo racional es disentir. Lo racional es que el PSOE practique una oposición dura al Partido Popular. Lo racional es que el PP gobierne con su programa y con sus ideas. Eso de las concertaciones y los consensos es recurrente en España. Es un error y una manifestación de un déficit democrático. No es necesaria esa componenda parlamentaria. Otra cosa diferente es, evidentemente, que se pacten cosas, porque esa es la dinámica normal del parlamentarismo. Si mañana hay que negociar frente a Alemania el rescate económico o lo que sea, parece razonable que haya un gran pacto para que nos caiga el menor coste posible. No entiendo qué ventaja tiene un gobierno de concertación o de concentración. ¿Qué cambiaría si mañana el presidente es Rajoy y el vicepresidente Pérez Rubalcaba?.
P.S.: Estamos en otro tiempo.
D.M.R.: Es evidente. La transición, tan mitificada falsariamente, es de hace casi cuarenta años. Lo que pasa es que la democracia española es muy imperfecta, hasta el punto que yo, en puridad, creo que este régimen no es democrático. Y eso también se paga en el juego del mercado. Ser uno de los estados más corruptos de la Unión Europea tiene su coste. Cuando hasta la familia del rey está pringada en negocios sucios, ¿qué van a pensar los inversores?. 
P.S.: David Rivas, profesor de estructura económica en la Universidad Autónoma de Madrid, muchas gracias. En septiembre vuelve usted a las clases. ¿Pasaremos un mes de agosto tranquilo o hay más nubarrones en el horizonte?.
D.M.R.: Nubarrones en el horizonte, todos los habidos y por haber. Pero, en fin, la gente necesita descansar y desconectará de tanta desazón. Pero a la vuelta del verano la situación será aún más complicada. Lo que queda de este año y del 2013 va a ser francamente duro y habrá mucha gente que lo va a pasar muy mal.

Imprimir

8 comentarios:

  1. Los políticos han llevado a España al borde de la ruina económica y moral. Los ciudadanos tenemos que pagar la fiesta perpetua en la que han vivido.
    No podemos permitir que nosotros, gente de bien, tengamos que pagar la insensatez y el saqueo continuo al que han sometido a la sociedad española.
    Los políticos corruptos no sólo han esquilmado económicamente España, nos han robado nuestra propia dignidad, nuestro futuro y el de nuestros hijos.
    Por todo ello es muy importante que firmes la petición de endurecimiento de las penas de prisión para los políticos corruptos. De esta manera contribuiremos a que situaciones como las que estamos viviendo no se vuelvan a repetir en el futuro.
    Enlace para firmar: http://www.avaaz.org/es/petition/Endurecimiento_de_las_penas_de_carcel_para_los_policos_corruptos/?cQXzYcb

    ResponderEliminar
  2. Solo un pequeño apunte. Creo que deberias marcar de alguna manera (colores, negritas ...) para que se distinga el texto del entrevistado del de el entrevistador.

    Un saludo

    PD: El artículo es muy interesante pero después de la cuarta pregunta se me cansa la vista

    ResponderEliminar
  3. Nota ortográfica: después de interrogación no se pone punto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ateneista Asturiano5 de agosto de 2012, 19:06

      Noto, estimado David, que desde escribieras la entrada sobre el despanzurrado e infumable lenguaje que la sedicente convergencia "Carlos Paris"[sic] emplea para hacerse propaganda y dar a conocer sus pastranos argumentos. Te ha salido un ánonimo corrector ortográfico. ¡¡Que lujazo, amigo!!. Habrás de reconocer que desde la Mancha y desde la Alcarria hay quienes te siguen con especial interés y dedicación.

      Eliminar
  4. Muy interesante e instructivo, me hago fan y seguidor suyo desde hoy mismo Sr Rivas

    ResponderEliminar
  5. Pues esto es increible de potente, yo seguiré poniendome al dia vaya claro que si http://foro.redjedievolution.com/viewtopic.php?f=70&t=3599

    ResponderEliminar
  6. Hola , aqui en España solo la IU y Erc estaban contra la Constitucion Europea,Pp y psoe contentisimos de firmar algo que ni leyeron por la complejidad del texto y sus posibles interpretaciones.

    transformada en Tratado de Lisboa, por Sarkosy, segun Giscard hay muy poca diferencia entre los dos. Solo que la primera fue sujeta a referendum, el segundo a los votos de los diputados..

    ..En Francia habia mucha gente en contra, en todos los partidos , con muy solidos argumentos ; ya alarmaban sobre el poder de gente que nadie voto, de la perdida de soberania, del avance del neo-liberalismo salvaje...

    En España hay y hubo mucha corrupcion, mucha burbuja...y poca justicia, muy mediocres politicos , asi no va. Poniendo de ministro al maximo directivo de Lehman Brothers Iberica, a ver si esta crisis-estafa, no termina a lo Madoff

    ResponderEliminar
  7. Yes famosu y too ...

    http://www.meneame.net/story/ser-uno-estados-mas-corruptos-europa-tiene-coste-espana

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.