18.5.12

Un ataque a la poca autonomía que tenemos


La menancia que’l gobiernu central fixo hai unos díes d’intervenir na facienda asturiana, tutelando dafechamente al gobiernu autonómicu, ye un de los mayores atentaos al yá de por sí escosu autogobiernu que tenemos. La irresponsabilidá del ministru Montoro, que nun abriría la boca ensin permisu ya orde espresos de Rajoy, ta rayana nel crime y sobropasa la estupideza, porque, amás de perxudicar muncho la solvencia d’Asturies, nun hai motivu dengún pa poner en marcha una política d’esi calter.
Lo que’l gobiernu español quixo plantegar nun ye otra cosa que convertir la nuesa comunidá autónoma nun llaboratoriu onde ensayar la so política de recentralización, col pretestu de la recesión económica y l’equilibriu presupuestariu. Persaben na Moncloa qu’esta “provincia” –del llatín “pro vincere”, “el que fuera vencíu”- tien el PSOE más xacobín y centralista de tol reinu, amén de la Izquierda Unida más seguidista con respeutu al PSOE de toles Izquierda Unida que pinten dalgo na política d’anguaño. Por si fora poco, la bisagra parllamentaria ye UPD, una formación que tien como cuasi única bandera l’odiu a la descentralización, a les nacionalidaes y a les llingües distintes del español.

L’avisu yera claru: o un gobiernu estable agora mesmo o intervención de l’alministración central. Y por “gobiernu estable” namás cabíen dos posibilidaes: o pautu PSOE-PP o pautu PSOE-IU-UPD. Más nada había. Si’l gobiernu d’Álvarez-Cascos yera’l responsable de los problemes económicos, paecía evidente que nun podía ser la solución. El PP taba aplicándo-y a Cascos la mesma melecina qu’elli, cuando fore secretariu xeneral-y aplicara a Marqués. ¿Y qué ye lo que tienen en común l’Álvarez-Cascos de güei ya’l Marqués d’antaño?, pues la independencia de criteriu escontra Madrid, cosa que nin el PP nin el PSOE pueden permitir nesta “bella y verde provincia del norte”.
Si la menancia tinía efeutu, tóo volvería a la normalidá, al repartu de faces d’influyencia pente’l PSOE ya’l PP apautáu dende la santa transición; y si nun yera asina, intervención económica y a poner en marcha’l carru de la recentralización.
Ye interesante adicar pa tres documentos qu’apaecieran con un par de díes de diferencia unos d’otros. El primeru, cronolóxicamente falando, ye’l mesmu informe de los economistes de Montoro. Nesi analís nun se fala enxamás de dengún desequilibriu presupuestariu, sinon d’inestabilidá política, y nun se fala porque, dientro de lo malo que ta la cosa, Asturies nun ye precisamente la comunidá autónoma más endeldada nin la que rexistra un déficit públicu más importante. Valencia, Murcia ya Estremaúra, les tres nes manes del PP (les dos primeres dende van años), ganen por goleada nel campionatu de los desequilibrios económicos. De fechu Valencia acaba de llevar ún de los mayores palos d’Europa por parte de les instituciones comunitaries. ¿Por qué ponese a entamar por Asturies?: porque yera la forma de controlar lo que-ys taba marchando de les manes a los dos partíos oligárquicos.
El siguiente documentu nun fora otru qu’un editorial d’El Mundo, periódicu de llucha activa contra l’estáu autonómicu y misal de cabecera de Rajoy y d’otros cuantos. Esti periódicu xustificaba con medies verdaes la necesidá d’intervnir Asturies, con una argumentación que desvelaba con claridá la intención fondera: aquello diba ser un ensayu pal necesariu pautu PSOE-PP pa volver a la dómina de la discusión al rodíu’l títulu VII de la constitución, el del modelu tarrentorial, cuando l’Alianza Popular de Fraga votó en contra anque lluéu dixo sí al testu completu de la carta magna.
Ya’l tercer documentu son les declaraciones d’Ignacio Prendes, culpando al gobiernu asturianu en funciones de ser el responsable de los hipotéticos desequilibrios presupuestarios. Pero esos desequilibrios, de ser ciertos, procederíen de la prórroga de los presupuestos del 2011, realizaos y puestos en práutica pol gobiernu PSOE-IU-LV-BPA, a los que recurriera’l gobiernu de FAC pol bloquéu institucional del PP. Esto sí que resultó chocante. Nun fora’l PP el que saliera sofitando al so ministru de facienda; tampoco lo fixo’l PSOE, que caltuvo un silenciu sospechosu; muncho menos IU, que sopelexó la so oposición a la intervención. Fora la organización neofaxista UPD la que, dempués de lleer atentamente El Mundo, salió en defensa d’un ministru que fuere muncho más prudente, porque si dalgo caracteriza a Montoro ye lo bien que mide les pallabres cuando les pon por escrito.
Tamién hai un intentu d’ensayar n’Asturies la supresión de conceyos, cuando, precisamente, Asturies ye la comunidá con conceyos más grandes y con un númberu menor d’ellos. Comunidades col mesmu tamañu o apaecío, como Navarra, anden polos ciento cincuenta municipios, ya una como Madrid anda polos cien. Y tamién nesti intentu de suprimir les alministraciones más averaes a los ciudadanos y francer la cadarma tradicional del nuesu tarrentoriu vemos a UPD como la punta d’una llanza que’l PSOE ya’l PP nun s’atreven a poner nel astilleru. Pero, con namái qu’echar un vistazu a la serie qu’en La Nueva España ta saliendo sobro les poles y los conceyos, empobinada polos creadores d’idegues como la ciudá llineal del Nalón o esa aberración de Ciudad Astur, aparada por un Gabino de Lorenzo que vía la capitalidá real d’Uviéu comprometía, ye fácile saber que tan cocinando los marmitones del PSOE.
L’ataque a la yá de por sí pequeña soberanía qu’Asturies tien ta entamando. Son dos frentes d’importancia vital, el financieru ya’l tarrentorial, que vienen a sumase al frente d’esaniciu cultural y llingüísticu y a la sangría demográfica. Los asturianos podemos vemos pagando impuestos como los demás pero col presupuestu alministráu por xente ayeno, por unos cuantos economistes a les ordes del ministeriu de facienda y del bancu central. Pagaremos pero nun tendremos representantes de nueso que digan qué y cómo gastamos, invertimos o aforramos. Por una cosa asemeyada los nortiamericanos entamaron la so revolución y la so guerra d’independencia, cuando escribieran na so bandera estrellada y barrada “no taxation without representation”.

11 comentarios:

  1. Yo equí veo dos posibles estratexes, dambes males p'Asturies. Una, que s'utilice'l tema del déficit pa intervenir la nuetra autonomía si la gobierna un partíu que nun seyan PP y PSOE. Si-yos aprueben les cuentes a la los socialistes les coses puen dir perhí. La otra ye, efectivamente, que nos usen como cobayes pa encetar el tema autonómicu y dir tornando a un estáu cada vegada más centralista.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo lo que veo ye que, como siempres, ye mui fácil facer el diagnósticu de la situación, y, como siempres tamién, el nacionalismu/asturianismu ta, táis, a uves, a veles vinir, na inopia, desconcertaos, desmoralizaos, ensimismaos, a otra cosa. N'otru planeta, vamos. Los del Bloque, los de la UNA, los d'Andecha y el garrapiellu faltosu del mantra del bablegaita.

    ResponderEliminar
  3. Tamos col rau ente les pates y a veles venir. Enxamás supimos, y nun sabemos, responder en condiciones. Nel fondu danos vergoña salir na foto.

    ResponderEliminar
  4. Eso de la vergoña a salir na semeya, ye verdá, a lo menos en parte. Equí voi echame una flor: esa nunca fora la mio posición. Pero, en fin, Serafín (la rima taba a güevu), nun teo claro qué se pué facer, si ye qu'entá se pue facer dalgo. Pero nun podemos siguir asina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soi pesimista y nun veo igua pa la situación que tamos viviendo -por nun dicir "morriendo"- nun país qu'agora vuelve a ser "región" y onde entra nel xuegu la quintana una pita nueva (magar la so vieyera na política)que yá nun ye roxa, ye Rosa. Y digo "xuegu" porque colos "-istes" de toa triba, eternos aspirantes al lliderazgu de la patria y el so infantilismu conxénito llegamos a lo que llegamos.Per otru llau, vese que nun se quier romper colo malo conocido: nun hai más que ver cómo salieron les dos intentones de Sergio Marqués y Cascos que, con mayor o menor aciertu, intentaron romper la bolera y saliéron-yos rana los propios militantes. Nes mesmes tamos colos estraparlamentarios de casa a los que nun paga la pena dedica-yos munches llínies y que son los meyores enemigos de sigo mesmos. Esti ye un pueblu d'afoguinos y calentones, pero non de reflexón y constancia. Y lo peor ye que, con estes formes tan primitives d'actuar, siguimos dando les mesmes vueltes a la mesma noria: xente válido pa casa. ¡Y qu'entá haiga quien piense que los que van rexenerar la política d'Asturies -perdón, "Asturias"- van ser los mesmos perros que la fundieron col sofitu de les pites...!

      Eliminar
  5. Y equí vien la gran pregunta ...

    ¿Y qué facer?

    ResponderEliminar
  6. Coño, rapaz, paeces Lenin :)

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué facer? Igual lo más intelixente ye aquella sabiduría popular de: "Nin, tu nun te sinifiques". Nun hai más que ver lo que-y pasa a tol que se "sinifica": pa l'ostracismu col rau ente les pates. Ye perfuerte falar d'una "aristrocracia interpartidista" de xente sensato, que tenga oficiu y pocu beneficiu pa nun vivir de la política, por exemplu. Lo malo ye que les ñarres nun mos dan pa más que pa estrellanos contra la muria enfrente... y otra vez los perros y los collares (mesmos nomes fediondos) de va trenta años. Amás, un problema añadíu: ¿quién trabaya si toos somos "aristócrates", poetes y pensadores?

    ResponderEliminar
  8. Sí, pero mentantu y non, ésta ye la portada de La Nueva España d'esti miércoles, con palabres de Javier Fernández: "prometo no convertir Asturias en una región montaraz que desafía al Gobierno central". Eso, a ser mandadinos colo que digan Rajoy y Montoro. Y digo yo que, total, pa qué se presentaron, si valía con votar al PP. Y dempués de ver eso, siento al mesmu personax falando en direuto en RNE, que taba retresmitiendo la sesión nel parlamentu asturianu. Y oyo a nuestru futuru inmediatu presidente con esa voz plana, ensin gana. Como doña Croqueta, vaya. De xuru que-y dixeron los sos collacios socialistes, "oi, ho, ¿qué te paez si te presentamos como candidatu?", a lo qu'elli respondió "¡callái, ho, home va, dexáime en paz!". Recién quitáu Cascos, rediós, y éstes tenemos. Y ye col PP en Madrid, imaxinái col PSOE. Probe Asturies, qué desgracia mos cayó enriba... Y los únicos qu'amaguen una tímida reaición los d'Arbesú. Qué pena que seyan tan torpes y nun sepian trabayar meyor...

    ResponderEliminar
  9. Llámame l'atención que quien más quier xuntar conceyos ye UPyD, cuando nun tienem nin un conceyal n'Asturies.

    ResponderEliminar
  10. Bah, asina prepáren-y el terrenu a Rosa Díez for president de la "región" de los fatos. ¿Pa qué más dún conceyu?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.