1.5.12

La inmovilidá d’Ánxela moviliza al conceyu de Villaviciosa


Ánxela ye una neña d’ocho años que vive na collación maliayesa de Pion, na valle l’España, a unes cuatro milles de la mio casa, a la que-y presten los llibros, los dibuxos animaos y los animales. Ye una bona estudiante, gústa-y muncho l’inglés y de mayor quier ser mélica o albeitre. Hasta los dos años fora una neña normal pero entóncenes empezó a fallar d’una pierna y terminó por dexar de caminar y de falar. Dende entós ta nuna siya y la vida n’aldega dexó de ser la que yera, lo mesmo pa ella que pa los sos padres, Charo y Manuel.
Pasó per toa triba de prebes, lo mesmo n’Uviéu qu’en Coruña y Barcelona. Inclusive unviaron muestres y resultaos a los centros más punteros d’Alemaña y de los Estaos Uníos. El resultáu fora siempres el mesmu: “enfermedá non diagnosticada”. Lo único que se sabe ye que tien nel so cuerpín una cantidá anómalamente elevada de mercuriu.
Paez ser que nos últimos menses Ánxela ganó dalgo de fuerza y que tien mayor movilidá nos brazos, colo que van salvándose dellos pilancos. Pero queda ún de necesaria solución: l’adaptación del so domiciliu. Ánxela vive nuna casa de volúmenes tradicionales de dos plantes, asemeyada a la mía, colos espacios comunes abaxo y les alcobes arriba, polo que necesita un elevador y la reforma de la so habitación y del cuartu bañu, pa lo que la familia nun tien recursos nin posibilidá de sofitos públicos. Ye pal ascensor, que cuesta unos 12.000 euros, pa lo que la familia entamó cola llucha.

Los padres d’Ánxela entamaron la recoyía de tapones de plástico, siguiendo otres iniciatives desendolcaes notros llugares. Cada tonelada tapones ta retribuyía con 300-400 euros, colo que son necesaries munches tonelaes nun tiempo pequeñu. Los vecinos del conceyu respondieron d’una forma impresionante y, cola coordinación dende la nuesa asociación de vecinos de Pion y Candanal, en dos menses llenárase un camión con cuatro tonelaes de tapones de plástico. Munchos otros asturianos arrepostiaron a la llamada, como, por exemplu, los vecinos de L’Entregu, nel conceyu de Samartín del Rei Aurelio. Tamién s’arrecibió aída d’otros sectores y sociedaes, destacando pola so emotividá la carta d’un presu de la cárcele de Villabona comprometiéndose a axuntar los tapones del centru penitenciariu.
El sábadu 28 d’abril cellebrose un mercáu solidariu na villa capital, con participación mui activa d’asociaciones y grupos de toa triba. Punxéranse a la venta artículos donaos dende toa Asturies con un preciu mediu de 2 euros. Más de mil persones pasaran pola plaza cubierta, los chigres regalaron caxes de sidre pa los participantes y la Cruz Bermeya de Villaviciosa  encargárase de los posibles problemes de salú y sanidá. Hebo actuaciones musicales desinteresaes de la Coral Capiya de La Torre, Aires d’Asturies, Pin Carter y Aarón López, Bandina de la Escuela de Música Tradicional, Héctor Braga, Flying Padres y, mui especialmente, la Banda de Gaites de Villaviciosa. El resultáu de la xornada fora d’un beneficiu d’unos 6.000 euros.
Al día desiguiente, 29 d’abril, l’asociación de vecinos organizó una xinta solidaria n’El Pinal, un restorán especializáu en bodes y banquetes que ta na mesma parroquia de Pión. Nun pude tar nesi ágape pero sé que fora un ésitu completu, con más de 400 comensales.
Tamién Ánxela tien abierta una cuenta corriente (Caxastur, 2048 0025 17 3400023074) a la que van llegando cantidaes d’estremada magnitú, dende les pequeñes aportaciones qu’amuesen la solidaridá de xente d’escosos recursos a otres un tanto más espurríes.
La inmovilidá d’una neña d’ocho años ta consiguiendo, en tiempos duros de recesión económica, movilizar a un conceyu enteru y a bona parte d’Asturies, y mui particularmente a los vecinos de Pion y de Candanal, que tamos descubriendo otra vuelta la potencia de la solidaridá al traviés de los güeyos viviegos d’Ánxela.

1 comentario:

  1. Emociona ver como un Conceyu se vuelca en estos actos de solidaridad en los que colaboran gentes que ni siquiera conocen a la rapacina pero que dan sentido a lo que entendemos por solidaridad. Una vez más la suma de muchos "pocos" contribuyen a conseguir un objetivo de justicia social que no es atendido por las instituciones públicas. El hecho de ser en parroquias rurales es significativo pues es en estas zonas donde todavía se mantiene vivo estos sentimientos de cooperación y solidaridad, será por ésto que yo siempre apelo a las normas de "ruralidad" frente a las de "urbanidad".

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.