24.4.12

Carta a Martín A. Morgante



Queríu Martín:
Hai yá quince años que mos tratamos, dende aquel día qu’aportaras al mio departamentu na universidá pa ufrime una collaboración docente nel grupu d’estructura económica mundial del que yo yera responsable. Viníes con muncha esperiencia nes relaciones internacionales y, mui especialmente, nel procesu d’integración d’América Llatina. Dixérante que yo yera la persona idóneo pa echate un gabitu pola mio especialización en desendolcu ya’l mio bon conocimientu d’aquellos países. Pel to lláu, necesitabes xustificar la to estancia pa la menguada financiación que traíes. Dedicásteme un llibru sobro les rellaciones económiques dientro’l Mercosur ya yo encarguete la parte’l programa d’integración económica.
Dende entóncenes, quitando un añu, aportaras puntualmente a l’Autónoma, quedando en toles ocasiones como un gran profesor, como sopelexen les encuestes que los estudiantes faen al acabar cada cursu. Cuando pasaben unos años, raro yera que nun hubiere dalgún d’ellos que nun me parara nel pasiellu pa entrugame pol profesor americanu “de chaqueta azul y fueya verde na solapa”.

Recuérdome bien de les charres nel café Gijón y de la to incapacidá pa siguime’l ritmu gintonic, asina como tamién les xintes colos compañeros más cercanos, Pablo Martín, Gemma Durán, Manolo García de la Cruz… Tuvieras presente na presentación del mio llibru sobro la cultura de la sidra nel Centru Asturianu de Madrid, onde falaste mui bien de la cadarma cultural de los centros n’América Llatina –yo puntualicete que nun debíamos escaecer de los centros nos Estaos Uníos- y fixeras una observación mui pertinente: qu’Asturies cuntaba con una rede comercial perespardía y mui bien afitada n’esferes importantes económiques y polítiques, cosa que los gobiernos malapenes tiníen en cuenta.
Presentamos xuntos delles ponencies en congresos internacionales, cuasi siempre sobro integración y desendolcu n’América Llatina, incluendo una mui arriesgada sobro les rellaciones financieres ente Arxentina y Brasil nel somantu’l Mercosur. Preparaste más sero un llibru con profesores del to departamentu y del míu, anque yo nun participara nello porque andaba a otres coses. Teo pendiente un viax a la to universidá que siempres acabé aplazando por motivos estremaos.
Poco a poco la rellación académica y profesional fora pasando a una bona amistá y a un tratu candial. Fora entós cuando viniste por vegada primera a Asturies, tierra que nun conocíes. La mio familia arrecibiérate en casa, nesa aldega que tanto te presta, como a un vieyu amigu que vien de lloñe y na mio collación yá yes un visitante habitual al que-y gusta la sidra pero que bebe más bien tirando a poco, lo que, como sabes dempués de conocer a los asturianos, llama l’atención.
Quedaste impresionáu con Asturies y regresaras unes cuantes vegaes más. Percorrimos la metada’l tarrentoriu ya en tolos sitios escuchaste les mios desplicaciones, cargaes de visión partidaria o partidista, custión que siempres respetaste pero que te facía gracia. Xubimos a les tierres de Ponga, diéramos el vientu en Peñes y Vidíu, viste Uviéu dende Santa María’l Naranco, pudisti navegar nun pesqueru de Cuideiru… Pero resulta que lo que te dexó namoráu fue Xixón, especialmente la playa San Llorienzu. Acabó siendo un ritual un paseín per El Muro ya una charra nel Dindurra. Prestaríate de xuru saber del mio güelu Manolo, un anarquista playu.   
Quixo la casualidá –si ye qu’esiste la casualidá- que tamién tuvieras na presentación del mió llibru de rellatos “Xente de perende”, na llibrería Trabe, n’Uviéu. Ellí conocieras a una bona parte l’asturianismu cultural, del nacionalismu y de la universidá asturiana. La xinta en La Noceda fora mui divertía y saliste cola cabeza como un butiel.lu, enllena de trasgos y cuélebres, isogloses y fonemes, andeches y sestaferies, ochobres y mayos, y adefonsos, ramiros, álvaros, gonzalos, urraques  y belarminos… El casu ye qu’inclusive lleiste’l llibru, pese a que te costó un pocoñín, anque dellos collacios, como Xosé Nel Riesgo, Quini Hevia, Ignaciu Llope y Pepe Alba regaláronte’l diccionariu de Sánchez Vicente.
Esa mesma tardi tuvimos na catedral y tuvimos la suerte –¿otra caualidá?- de que tuviere abierta la cámara santa. Entramos y fui desplicándote, non ensin un arguyu mal disimulao, la historia de la nuesa monarquía, la historia’l pueblu que resistiera al invasor y que tanto contribuere a la mesma esistencia d’Europa y, polo tanto, de la cultura a la que tu tamién perteneces. Sacaste la cámara fotos ya entamaste a pegar “flashazos” a diestro y siniestro.
De sópetu apaició un cura pa dicimos que nun se podíen sacar semeyes porque la lluz de les máquines perxudicaba a dellos obxetos que tiníen más de mil quinientos años. Yo nun dixe res pero tu, ¿cómo dibes tar calláu?. “Che, yo soy argentino y es la primera vez que vengo a Asturias. Allá hay muchos asturianos, que trabajaron duro para vivir y levantar el país y yo quiero llevarles estas fotos tan interesantes de acá”. El cura, un tanto emocionáu, dexárate sacar más semeyes pero cuando hubiere poco xente porque si non “esto diba ser una romería, ¿pescáncialo?”. Mirásteme ya dixeras: “¿vihte…?.
El problema ye qu’esto acabó. Finara’l carbón, como dicimos per estos llares. Yá nun voi conocer La Plata colo que, cosa que nun te presta nada, tolos miós recuerdos arxentinos van ser de Bonos Aires y d’otros amigos, Carlos A. Palos y María Onestini, que siempres m’abellugaron na so casa de La Recoleta y diéronme a conocer los secretos d’una de les ciudades más impresionantes del mundiu, dende La Boca al Tortoni, dende’l Centru Asturianu hasta’l mercao de sifones, dende los asadores del puertu nuevu hasta la tétrica Escuela de Mecánica de la Armada.
El casu ye, Martín, que teo francer esta amistá. Yo soi un patriota y como patriota pídenme’l mio gobiernu, la mio televisión pública, la mayor parte de les privaes y cuasi tolos periódicos que nun caltenga relación denguna con arxentinos. Sois una banda de montoneros peronistes y antiespañoles que venís d’atentar contra lo más sacrao d’España: una multinacional petrolera que fue privatizada d’una manera chocante y sospechosa. La televisión pública inclusive retiró un programa sobro la vida de los españoles na Patagonia. Igual salíen unos cuantos gallegos y asturianos diciendo que vivíen bien ellí y que la xente’l país yera estupenda y candial.
Por patriotismu y obediencia debío nun puedo tener amigos arxentinos. Y yá que lo siento precisamente agora, cuando, dempués de llargues charres contigo y colos porteños María y Carlos, empezaba atalantar que cosa cosadiella revesosa ye’l peronismu.     

6 comentarios:

  1. Hai qu'avisar a les televisiones, tienen que sacate comu exemplu de patriota ¡Asturies por España!
    Santiago

    ResponderEliminar
  2. Nun sé si llamate "comunista del bable y la gaita", "altermundista", o qué, jajajaja. Alcuérdate que mos debes un analís cincante a les últimes eleiciones. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. mirar esta paxina

    www.ensame.org

    ResponderEliminar
  4. Torquemáu diz:
    Vete preparando, David, qu´anden a la gueta de supuestos "nazis" nel asturianismu. La Caza de Bruxes entamó...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermetismu pa los non iniciaos nel caberu mensaxe.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.