3.1.12

Los reis magos

La lleenda de los reis magos ye, ensin duldia dala, una de les más enraigonaes na tradición popular cristiana, especialmente nos países de base católica porque los protestantes optaran por santa Claus, conocíu tamién como Papá Noel.
Por embargo, la historia los magos pertenez al ámbitu de los evanxelios apócrifos, consideraos falsos pola ilesia. Nos evanxelios canónicos, los “llegales” por falar asina, namái qu’hai una minúscula referencia nel conocíu como “asigún Mateo”. Ye por eso polo que los lluteranos nun los festexen, porque nun son relevantes nos sos testos sacraos. Tampoco mos fala d’ellos Santiago de Varezze na so “Lleenda áurea”. Pero, pesie a la so inconsistencia historiográfica, la tradición ye tan potente que la mayoría los católicos creénla perafitadamente.
Unos magos –que fueren reis nun figura en parte denguna- observaron un prodixu nel cielu. Una estrella –güei falaríamos d’ello como d’un cometa- fíxolos ponese en marcha haza l’occidente hasta alcontrar en Belén de David, na rexón de Xudá, a un recién ñacíu nel que reconocieran al verdaderu fíu de Dios. Tampoco se sabe cuántos yeren los magos, pero una tradición bastante moderna dizmos que yeran tres y que representaben a les tres races entóncenes conocíes, la blanca, la roxa y la negra, símbolos respectivamente de les etnies caucásica, irania ya etiope. Que se llamaren Melchor, Gaspar y Baltasar tampoco nun arrepostia a denguna realidá documental.
Tampoco queda claro nos testos cuálos fueran los presentes que-y llevaran al neñu, pero la tradición faemos creyer que-y ufrieran oru, inciensu y mirra. Lleváran-y oru como tributu a un rei, inciensu como adoración a un dios y mirra como regalu a un home. Continúa la tradición diciendo que predicaran la nueva relixón na India, onde fueron martirizaos pa, finando, ser decapitaos. Y tóo acaba coles sos cabeces guardaes na catedral de Coloña, n’Alemaña.
Si adicamos pa ello con procuru, la historia nun vien tener xacíu llóxicu aparente, pero, ensin duldia, tamos escontra una de les más guapes lleendes de toles qu’encadarmen la tradición popular cristiana. Amái, esta historia de los reis magos ye mui fegadal porque mos avera a les ilusiones de la neñeza, a la nueche más máxica de toles que pasamos cuando yéramos neños.
El día de reis ye tradicional l’aguilandu, especialmente nel nuesu occidente interior. Asina se canta:
“Ya’l día de reis,
primera fiesta l’añu,
vamos tolos probes
pidir l’aguilandu”.
Llama l’atención el fechu de que la canción popular considera esti día como’l primer festivu l’añu, cuando yá dexamos pertrás el día d’añu nuevu. Ya ye que, como ye mui habitual, alcontrámosmos escontra un crucie tradiciones. El día de reis puede considerase entamu o acabu d’un ciclu si lo pescanciamos como caberu día de les fiestes solsticiales, tal y como lo cellebra la tradición cristiana de raigañu católicu, na que colos reis terminen les navidaes. Pero nun podemos escaecer que los cristianos ortodoxos del este européu cellebren nesti día la mesma navidá. Y, p’acabar, los aguilandos son tamién propios del antroxu, momentu nel qu’entraba l’añu na tradición republicana romana, ensin escaecer que tamién sonlo de la nueche los muertos, onde los neños van pidiendo peles cases al glayíu de “trucu o tratu”. Y ye que nesi “samain” entamaba l’añu celta.
Toul mundiu considera que la nueche de reis ye la nueche los neños, na que les ilusiones se faen realidá, pero hai que falar d’ello pa matizalo. Eso de que los neños arreciban regalos ye, na tradición cristiana, abondo recién. Yá viéramos como la lleenda los reis magos namái que pertenez a lo canónico mui de refilón, con una llínia malamente trazada nos evanxelios oficiales. Eso llévamos, dafechamente, al fechu de qu’esta fiesta nun fora mui importante pa la ilesia y, de toes toes, nada encomparable a lo qu’anguaño paez tan encamentao. De fechu, demientres llargues dómines, los obispos fixeren tolo posible por desenraigonar pente les xentes el vezu de facer regalos esa nueche, porque yera una costume pagano. Pero, como la tradición yera perpoderosa, la ilesia optara por cristianizala, magar que pa ello nun toviere otra que recurrir a los evanxelios apócrifos.

1 comentario:

  1. Hola David. ¡buena entrada! de Año y buen articulo,muy ilustrativo, ¡Felicidades!
    Lo que pasa es que ahora como que se se estila más lo de los Reyes Manguis. Unos seres nada mitológicos,muy corpóreos,muy materiales y hasta materialistas espirituales (quiero decir que su espíritu se rige por el "vil metal" no por la excelsa creación filosófica del Sr.Bueno.)
    ¡Cuantas cosas se escriben de ellos estos días!
    ¿ Será por una coincidencia de fechas?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.