23.12.11

Una llaceria de política ambiental


Cuando’l nuevu gobiernu de FAC plantegó la so oposición a la incineradora de Serín (conceyu de Xixón), pesie a que les soluciones que proponía –dos complexos más pequeños, uno pal oriente ya otru pal occidente- tamién yeran discutibles, paecía ser un indicador de qu’había, a lo menos, un mayor ciñu pa cola nuesa medioesfarrapada naturaleza. Amás, de les pallabres del conseyeru yera fácile pa cualisquier decatase de la razón que dalgunos llevábamos cuando afirmábamos qu’esa incineradora, con esi tamañu, namás podría ser una inversión rentable si quemaben nella residuos d’otros llaos. Tamién sospechábamos de qu’esa decisión taba lligada, por más qu’enxamás se sopelexara, a un enantu d’El Musel col envís de facer con ello un puertu puercu. Esi, sigo camentando yo, yera’l proyeutu’l PSOE.

Pero, dempués de seyes menses de nuevu gobiernu, na naturaleza y nel ambiente asturianos afitárase’l desgobiernu. Vamos dir per partes y poner atención a les seyes decisiones principales que tomara l’alministración d’Álvarez-Cascos nesti ínterin.

La política pa col gallu montés, el nuesu guapu faisán, un auténticu despropósitu embaxo les alministraciones de PSOE-IU, resulta que sigui siendo la mesma. Siguin col métodu de treslladar exemplares, poné-ys un tresmisor y soltalos nel mesmu sitiu… o notru. Eso yá provocó la muerte por estrés, una circunstancia especialmente perxudicial pal gallu, nalguna ocasión con anterioridá. Lo mesmo podemos dicir d’esa política “cosmopaleta” –¡a ver si va ser qu’estes bisarmes van tar namás que nel PSOE o nel PCE!- de mover a los faisanes cuando “molesten” a los turistes. Tamién pasó hai dos o tres años y tamién morriera l’animal. Y tamos falando d’una especie en pelligru d’estinción.

Nos Estaos Uníos, cuando nun parque un osu fiere a una persona, namás hai compensación si’l plantígrau entró n’espacios acutaos pa visitantes. Pero si l’accidente asocediera, por exemplu, porque’l turista baxa del coche nuna fastera natural, non namás que nun arrecibe un dólar sinon que s’alfrenta a una querella de la fiscalía. Tánto como-yos presten les normes nortiamericanes a dalgunos, nun taría demás que fueren como los yanquis, un pocoñín menos “cosmopaletos”. Y, si por un casu fuera, dalgún “cosmopaletu” mos saliere “antiimperialista”, que sepia que la llei ye la mesma n’Uruguai pa colos lleones marinos, en Bolivia pa colos xaguares, en Venezuela pa colos cocodrilos ya en Guatemala pa coles sierpes de la viesca nublinosa.

Ya too esto por nun falar del ermu nel que tresmutaran una fastera de cantaderos y zones de cría cuando “iguaron” con escavadores de tipu araña les tierres de Xenestosu, nel conceyu de Cangas del Narcea, o de les pistes que percuerren tarrenes asemeyaos. Nun quixere pensar qu’hai una “solidaridá retrospectiva” con Manuel Fraga, ún de los grandes esterminadores de gallos monteses n’Asturies.

Siguiendo pel nuesu occidente, paez ser que van autorizar mines de carbón nes tierres de La Penubiña. Yo eso de “Les Ubiñes” enxamás lo sintiera, y “Las Ubiñas”, que ye como lo diríen los paisanos, tampoco. ¿Hai munches “ubiñes”?.  Pero igual toi enquivocáu porque ente filólogos y políticos ando mui despistáu dende van años, como cuasi tol mundiu sabe. Pero –vaigamos al asuntu- el casu ye que pretenden sacar carbón nun espaciu natural protexíu. ¡Allabao, allabao…!. Por cierto, qu’el reinu d’España yá toviere qu’alfrentase a una sanción de la Unión Europea por una operación mui asemeyada nel conceyu de L.laciana, ya eso que la proteición del tarrentoriu nun yera nin aprosimao a lo de “Les Ubiñes”.

De lo del llobu, otra estupideza allegando a la criminalidá, yá falara nesti mesmu espaciu hai unos menses, xustamente dempués del trunfu de FAC y de nun prestame’l fedorín que salía de les declaraciones al rodiu l’asuntu. Voi falar d’ello con un poco más llargor. Facer del llobu una especie cinexética sedría tener una inorancia tan escomanada que namás que la llocura o’l porgüeyu más inconfesable ye a desplicar. En primer llugar, el llobu ye l’únicu predador de los xabalinos, que son los principales enemigos del gallu montés y, amái, los culpiables de les mayores perdes que les especies xabaces provoquen nel sector agropecuariu. El gochu montés provoca ente siete y diez vegaes más perdes que’l llobu. Lo que pasa ye que’l xabaril ye mui “democráticu” y reparte les perdes ente cientos de persones, mientres que’l llobu perxudica a dos o tres d’una miente mui grave. Amás, el gobiernu asturianu nin sabía nin sabe cuántos llobos hai, colo qu’autorizar matar cincuenta –paezme qu’eso ye lo qu’aprebara recién- ye una irresponsabilidá.

Por si fuera poco, los estudios –yá dende los “clásicos” de Grande del Brío- siñalen que’l llobu asturianu tién una alimentación básicamente silvestre, cosa fácilemente de ver adicando pa los sos cagayones, porque los cánidos nun los intierren como faen otros carnívoros, cosa que sabe cualisquier que tea un perru. Por cierto, que cuntar morzones ye la meyor forma de saber cuántos llobos hai. Nun ye una metodoloxía mui complicada, magar, eso sí, que ye abegosa: ye más “llimpio” sentir histories ya cuentos nos despachos qu’arrrecostinar con paxos de mierda.

D’otra banda, la caza de determinaos animales introduz una sellección evolutiva a la inversa de la que mos marca la naturaleza. ¿Quién va pagar unos miles d’euros por llevar pa casa la cabeza d’una lloba vieya o d’un sitín enfermu?. El que paga quier un machu bien armáu de dentamen, con llargos y afilaos caniles, colo que taríamos reduciendo la población de los xenéticamente más potentes. ¿Qué pasa si se mata al “machu alfa” d’una manada?. Esto tampoco lo piensa’l nuesu gobiernu, que multiplica euros por exemplar como si los llobos fueren zapatos de Loewe.

Pero tamién pertrás d’esta ocurrencia hai un programa de aminorgación de gastu públicu que pue tener unos efeutos tarrecibles, non namás que pa la conservación del llobu, sinon que tamién pa les esplotaciones ganaderes. Pretende’l gobiernu que, al ser el llobu especie cinexética, seyan les sociedaes de cazadores les qu’apechuguen coles compensaciones por perdes na cabaña ganadera. Pero lo que toul mundiu sabe ye qu’eses sociedaes nun tan mui boyantes precisamente, colo que ye bien previsible que les compensaciones se retrasen muncho más de lo que lo faen güei, amás de que los pleitos xudiciales diben ser muncho más frecuentes ente ganaderos y cazadores que los escosos qu’anguaño se planteguen ente los ganaderos y l’alministración. Y, pa finar, introdúcese la idega de que’l problema pasa a ser cosa d’alcuerdos ente entidaes privaes: el ganaderu propietariu de les oveyes ya’l cazador propietatariu de los llobos. Esta ye la conocía na economía marxinalista como “teoría de la negociación”, heredera’l “teorema de Coase” y que tantes aberraciones provocare cuando fora aplicada a los recursos naturales. Esto alcuéntrase en cualisquier manual de primero d’economía, como de xuru que saben los miembros d’un gobiernu tan téunicu y profesional.

El casu’l salmón yera el que más “morbo” causaba, por razones evidentes. En viendo lo dicho hasta equí, nun defraudó la normativa que pretenden implantar. El casu ye que namás qu’una asociación de pescadores de toa Asturies defiende solución tala. Dicen que ye l’asociación más cercana al presidente Álvarez-Cascos, pero yo nun lo sé. Amás, de toles coses de les que toi falando, de la que sé menos ye d’esta’l salmón. Voi llimitame a dicir qu’una especie en pelligru d’estinción, como ye ésta, nun pué ser xestionada –dicen los manuales de la UICN- como pretende’l gobiernu de FAC.

Lo último ya esperemos que seya lo cabero, ye lo de Mántaras, nel conceyu de Tapia. Contra toa racionalidá, contra les corporaciones municipales, contra les asociaciones vecinales, contra los estudios académicos (nunca espublizamos unu fechu nel doctoráu de desendolcu cantenible n’Autónoma de Madrid pola tapiega Irene Fernández embaxo la mio direición, y bien que m’esmolez agora), el gobiernu autoriza les prospecciones pa la mina d’oru. Ya yá entamamos con que la empresa punxérase a trabayar al día siguiente de la concesión, cosa técnicamente imposible. Son necesarios ente vente y cuarenta díes… sacantes de que te digan de dalguna forma –lo qu’agora se llama “modelu Urdangarín”- que te lo van autorizar pase lo que pase y digan los informes lo que digan. Yá pasara col PSOE, un partíu tan amigu l’oru que nun desentonaríe na xenial “La lleenda la ciudá ensin nome”… “I was born…”. De fechu, la primer concesión emplegola la empresa pa perforar 450 más pallá de l’apautada … ¡Caro!, la oficial taba na mesma caxa l’autovía… Namái que cabe esperar que, conforme a lo declarao, l’ayuntamientu de Tapia deniegue les llicencies, pa lo que paez que tien capacidá llegal.

Dexé l’osu pal final. En L.larón (conceyu de Cangas del Narcea), nel Parque Natural de les Fontes del Narcea, na muga colos conceyos d’Ibias y de Degaña, baltaran carbayos centenarios en ventitrés hectáries. Tamos nel centru oseru más importante d’Asturies xunto col conceyu de Somiedu y na llende con Muniel.los, declarao reserva de la biosfera pola UNESCO. A un tiempu, Asturies ta cobrando de la Unión Europea por llantar esi mesmu carbayu pa proteición del osu, al traviés del Fondu de Desendolcu Rural. ¿Vendrán sanciones por esta irresponsabilidá?.  Nin los carbayos nueos dan comida a los osos nin tampoco los sos árboles asociaos, porque nun xerminen pola competencia’l poderosu “quercus”.

Y, pa encima, tien tola pinta que’l nuesu gobiernu va aceutar mandar osos pal Pirinéu, onde los gobiernos nacionalistes nun tienen munchu aquelllo cola procedencia del nuesu “martín”. Pero, a los tres menses d’estancia, tarán nos folletos como “osos vascos (navarros)” ou “osos catalanes”. Ye que per aquelles tierres tampoco hai munchu “cosmopaletu”.

Y menos mal que lo del AVE va quedar pa práu, un proyeutu que critica hasta Juan Velarde, ún de los economistes referentes pa la drecha asturiana y mui especialmente pa la llínia d’Álvarez-Cascos. Y termino nun falando de l’autovía’l Seya, auténtica risión ente los téunicos de Bruxelles cuando llegó la noticia hai siete años.
Imprimir

5 comentarios:

  1. Paez que lo de "donar osos" queda pa práu

    http://www.lne.es/occidente/2011/12/22/osas-balcanicas-pirineo/1174587.html

    Polo demás, cola fama de Cascos y'l Salmón, nun yera d'esperar una política ambiental que punsiera les coses nel so sitio. Ye pa estudiar cómo la clas política asturia ya española vende Asturies como "paraíu natural" mentres vive d'esfarrapalu.

    ResponderEliminar
  2. Ye pertriste que too esto que narres n´esta fueya dixital tea pasando n´Asturies. Coses tan valioses y tan identitaries como tolos animales, vexetales y paisaxes autóctonos, que tanta vida daríen a esta nación. Pero ta claro que los pueblos débiles son a los que yos pasen estes coses: implántennos una incineradora, desprestixu de la fauna autóctona, impactu mediuambiental abondo nos nuestros paisaxes, superpuertos sin sentíu, menospreciu de la cultura prpopia y de la so llingüa... y si n´Asturies pasa too esto ye porque a día de güei somos un pueblu débil, un pueblu que nun se sabe si ta vivu o non. Cuando la llucha cultural, na que englobo toos esos problemes que se mencionen arriba, tea xunía a la llucha social, de xuru que s´empieza a notar un poco de vída n´esti perguapu país. Porque los pueblos que culturalmente son fuertes, socialmente tamién lo son. Entós, paezme que a toos estos gobiernos que mos gobernaron n´Asturies, los que yos falta ye un poco de cultura.

    ResponderEliminar
  3. Nun te preocupes. Primero o dempués va tornar a gobernar el Tripartitu del Duernu colos sos sofitos estraparllamentarios de la izquierda del bable y la gaita y estes coses, anque sigan pasando, polo menos va quedar el consuelu de que, pa dalgunos, fénles "los nuestros". Y conste que, resalvando'l tema de la incineradora, la política mediuambiental del FAC nun me convence un res y tampoco pertenezo a esi partíu. Pese a la discrepancia (baxo nengún conceptu y radicalmente pienso collaborar d'equí pa endelantre col asturianismu llingüísticu nin políticu actuales), deséovos a toos, falando de papu sanu, unes mui felices fiestes y bon añu 2.012.

    ResponderEliminar
  4. Buen Articulo David, muy ilustrativo de como anda el terruño en materia de política ambiental
    Espro que con estete ya no te llamen filocasquista.
    Aunque de los Buenos filólogos nunca se sabe que esperar

    ResponderEliminar
  5. Qué gran artículu! Nun se pue dicir más en tan pocu espaciu. Una verdá bien murnia la política ambiental d'esti país. Ta visto que nin la mafia FSA (más collacios PP ya IU) nin los tan almiraos nuevos rexonalistes van facer un res porque'l nuestru territoriu nun despaeza. Teníemos d'entamar una rede de trabayu ente tolos esmolecíos pola nuestra naturaleza, sobre tou de los asturianistes (poco habrá más identitario qu'eso). Hasta entós... gracies a David por siguir poniendo a caún nel so llugar!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.