5.11.11

Presentación del Conceyu d’Estudios Asturianos

David Rivas (izquierda), A. Fanjul, D. Ruiz, Santiago Díaz, Bras Álvarez y Vega .

luisma murias


Munches gracies, señores, por asistir a la presentación pública del Conceyu d’Estudios Asturianos o tamién al renacíu Centro de Estudios Asturianos. Nun ye esta tardi precisamente la más afayaíza pa un eventu como esti, un vienres lluviosu y de xelón que tal paez que ye anuncia de la seronda más frío. Ye un placer pa min y pa los demás miembros del CEA cuntiar cola so presencia, evidentemente pol aspeutu cuantitativu pero, riba tóo, pol aspeutu cualitativu.

Enantes d’entamar cola presentación propiamente dicha pétame desplicá-ys una custión de calter llingüísticu. El presidente’l CEA ye persona asturfalante y tien l’enfotu d’emplegar l’asturiano precisamente nos ámbitos nos que lleva vedáu unes cuantes décades. ¿Qué meyor sitiu p’alzar la fala de Marirreguera que nesta Aula Magna de la vieya universidá asturiana?. El CEA tien ente los sos obxetivos la dignificación y l’esporpolle de la llingua asturiana y, dicímoslo claro, nagua pol estatus de cooficial que-y cuerresponde, como’l restu de les llingües del reinu. Nun podemos siguir con esa triba d’”apartheid”, inclusive claramente anticonstitucional. Pero’l CEA nun ye una institución monollingüe y nel so somatu caún emplega ya emplegará la llingua que-y pete. Les nueses publicaciones, charres ya intervenciones serán feches na llingua que más cómoda-y seya al autor o interviniente. Naide va ser obligáu a falar o escribir nuna llingua na que tea malagusto o que nun domine dafechamente. Pa nós la llingua asturiana ye bayura y padremoñu de tolos ciudadanos, hasta d’aquellos que nun la falen, y non una causa de conflictu, porque’l conflictu, d’esistir, prevóquenlu los que, con pretendíes superioridaes culturales, non namái arrrenieguen d’ella, sinon que tan, de fechu, prohibiéndola con persecuciones de toa triba. Nel CEA nun habrá conflictu y, como de xuru que veremos nel alderique de dempués, les dos llingües habituales n’Asturies convivirán perfechamente.

Hai dos etapes na historia contemporánia d’Asturies particularmente rellumantes dende un puntu de vista cultural y científicu: la que va dende la cabera década’l sieclu XVIII hasta la segunda’l sieclu XIX y la de les dos primeres del sieclu XX. La primera cuerrespóndese cola ilustración, la dómina de los Ibáñez, Campillo, Xovellanos, Flórez Estrada, Canga-Argüelles, Campumanes y tantos otros. La segunda ye la propia del llamáu “Grupu d’Uviéu”, el socialismu de cátedra, la Estensión Universitaria, el krausismu.

La ilustración asturiana representó una de les más altes cotes de pensamientu de la Europa d’entóncenes, magar de les dificultaes qu’el país tinía no que cinca a comunicaciones. Maxinen vustedes per un momentu cómo seríen los caminos del conceyu de Somiedu a finales del sieclu XVIII. Abasta con recordase de cómo yeren hasta hai malapenes trenta años. Pos bien, naquelles condiciones, un fidalgu de La Pola, Flórez Estrada, dedicaba les nueches a tornar al español la obra d’Adam Smith. Ya eso significaba que los homes ricos –non mui ricos sinon acomodaos- dedicaben los sos escedentes a mandar a los fíos a estudiar a Inglaterra. Nun los mandaben a Salamanca a estudiar teoloxía, moral y retórica, sinon a Llondres, pa formase na nueva ciencia que diba ser fundamental pa camudar un mundiu qu’amoriaba, la ciencia económica.

El segundu momentu volve ser un espoxigue importante cultural y científicu. Los homes del “Grupu d’Uviéu” tan al altor de los más prestixosos teóricos del so tiempu. Si Inglaterra marcó’l camín de los ilustraos, nesta ocasión va ser, fundamentalmente, Alemaña, col so enorme pesu n’historia, drechu, socioloxía ya una nueva ciencia tamién sistémica como la economía, la ecoloxía. Nun ye por nada que les dos tean la mesma raíz: “oikos-logos” y “oikos-nomos”, l’estudiu de la casa y l’alministración de la casa.

Pero, a una mesma vegada, Xovellanos plantegaba la necesidá d’una academia pal estudiu l’asturiano, mentres que Flórez Estrada preside una Xunta Xeneral que declara la soberanía d’Asturies y llega a una alcordada col Reinu Uníu, declarando la guerra a Francia y reclutando un exércitu, llamamientu al que homes y conceyos responden unánimemente. Paralelamente, dos sieclos dempués, la vida cultural de la universidá asturiana ta atravesada pol trabayu del grupu La Quintana, el primer grupu “asturianista”, tal y como debemos entender esti términu si somos rigurosos.

Hai nos dos momentos más lluminosos de la nuesa historia contemporánia una marcha paralela. D’un lláu, tan los nuesos intelectuales na vanguardia’l conocimientu, pero, d’otru, amuesen un gran respetu polo propio, procuren investigaciones sobro la propia casa y traten d’estructurar un país llamáu Asturies.

Nesti contestu cultural y políticu naz el Centro de Estudios Asturianos. Entama a falase d’ello en 1918, cuando’l naturalista, arquéologu, botánicu y munches coses más que lu faen home “renacentista” Ricardo Duque d’Estrada, octavu conde de La Vega’l Seya, trata de convencer a otres personalidaes de la cultura asturiana de la necesiá d’un centru d’esi tipu. Arrecibe’l sofitu d’Aurelio de Llano, del marqués de La Rodriga y, mui especialmente, del principal historiador de la dómina, Juan Uría Ríu. Pónense en marcha y la cosa va cuayando.

El CEA constituise a finales de 1920 nel paraninfu de la Universidá d’Uviéu, esto ye, pente estos muros, xustamente a la mandrecha de la puerte principal, pela qu’entráramos dende la cai San Francisco. La naguración oficial faese unos menses dempués, el 20 de setiembre de 1921. Eso quier dicir que tamos equí noventa años dempués. Y pa siguir cola maxa de les dates reondes y tentando un pocoñín a esi binomiu casualidá-causalidá que produz lo qu’Unamuno llamara “intrahistoria”, resulta qu’en setiempre de 1941, hai setenta años, finaba’l primer impulsor, el conde de La Vega’l Seya.

Pa esi conceyu de setiembre de 1921, los fundadores convoquen “a los asturianos de cerebru y de corazón, persuadidos de que los pueblos nun deben morrer, y qu’Asturies necesítalos”.

Un centenar d’asturianos “de cerebru y corazón” acuden a la llamada. El primeru d’ellos va ser el rector de la Universidá d’Uviéu, Fermín Canella, que sedrá nomáu presidente d’honor. Pero hai otros munchos, ente, por citar los más conocíos, podemos remembrar a Aurelio de Llano, Juan Uría, Nicolás Soria, José Serrano, Víctor Hevia, Benito Álvarez Buylla, Leopoldo Alas Argüelles, Manuel Rico Avello, Julián Clavería o Ramón de las Alas Pumariño.

Los obxetivos del CEA son munchos ya estremaos. Como cuerresponde a la dómina, les disciplines científiques tienen vital importancia. Si tenemos en cuenta que la universidá asturiana taba mui bien asitiada nes disciplines humanístiques y xurídiques, nun ye d’estrañar qu’al CEA s’averaren persones interesaes nes disciplines más cercanes a la naturaleza. Pero los miembros del conceyu tiníen mires más amplies ya escriben que la so misión ye “contribuyir na midía les nueses fuercies al conocimientu les estremaes manifestaciones de la vida asturiana, de la historia’l país, el so suelu, les sos posibilidaes industriales, la so psicoloxía”.

Y viníen a ameter qu’el so trabayu yera “un verdaderu llabor asturianu, y hasta asturianista”. Nesi “hasta asturianista” ta la vocación del grupu de trabayar na construcción d’un país, mui clariquino cuando dicen que “poner en claro lo que fuéramos ayeri y comparalo colo que somos güei, ye la única manera de poder saber lo qu’igual podremos ser mañana”.

Dempués d’un trabayu granible y de la espublización d’un cartafueyu que tuvo un gran impactu na sociedá, non namás que nes élites universitaries, la guerra civil punxo dramáticu fin al Centro de Estudios Asturianos. Dalgunos de los sos miembros nun sobrovivieron a la contienda, na que unos militaron nun bandu ya otros nel otru, amosando otra vuelta’l pluralismu ideolóxicu de los mesmos, un pluralismu tolerante que non siempres resistió la violencia cola que la historia emburriaba a Asturies.

Quiciavis la muerte más emblemática fora la de Leopoldo Alas Argüelles, afusiláu polos franquistes na cárcele modelu d’Uviéu, un crime inxustificable cola persona moderada y antisectaria que fora’l rector de la universidá asturiana. Dalguién dixo una vegada –nun me recuerdo quién pero quedome na memoria- que taben afusilando nel cuerpu’l fíu a la memoria’l padre. La reacción uvieína mataba col rector toles idegues nacíes del “Grupu d’Uviéu”, aquelllos socialistes de cátedra y lliberales al empar qu’enllenaran la culta vida de l’Asturies de la dómina. Por eso nun ye cosa anecdótica qu’Alas Argüelles fore revindicáu años dempués pol mesmu secretariu xeneral del Movimiento Nacional, el partíu únicu nel franquismu. Yera l’asturianu Torcuato Fernández-Miranda, el so discípulu. Esti xeitu d’un falanxista haza’l so mayestru republicanu amuesa cuálu yere l’espíritu d’aquelllos homes del Centro de Estudios Asturianos y de la universidá.

Ya yé que la guerra civil fora una guerra ideolóxica, una guerra relixosa, una guerra pente’l centralismu y la descentralización, pero tamién fuera una guerra de clases. La clas obrera fora la gran derrotada, pagando mui caro en sangre. Pero tamién fore derrotada la escosa burguesía lliberal, lo poco que quedaba dempués de la restauración, el directoriu de Primo de Rivera ya’l bieniu negru de la república. Amás n’Asturies fore particularmente importante una de les consecuencies de la revolución de 1934: esa aminorgada burguesía lliberal espavoriose y camudó en reaccionaria, cuando non direutamente en faxistizada, coles esceiciones que podamos alcontrar.

Quiero cuntá-ys una anécdota d’hai tres o cuatro años. Tábamos d’escursión peles tierrres de Somiedu Pepe Alba, equí presente, ya yo, acompangando a Ramón Tamames, que nun conocía’l conceyu. Una de les visites que fixéramos fora a la central hidroeléctrica de La Malva. Aquello ye una obra colosal, con aquelles turbines y aquelles canales que vienen d’arribona’l monte pa dá-y cayía al augua. Eses canales, pa que se dean cuenta, fixéranse na pura roca y, como aquel que diz, a güelpe de fesoria y de cartuchu. El casu ye qu’hai una llábana na entrada la sala turbines onde tan los nomes de los propietarios y los técnicos de la central. Tamames, ún de los meyores conocedores de la historia económica d’España, entrugó: ¿qué fue d’esta burguesía emprendedora de l’Asturies ilustrada ya industriosa?. Alba ya yo, anque arrepostiamos y desplicamos les nueses idegues, mirámosmos con un sentíu de vergoña nacional.

Esa Asturies morriera nos años trenta. Acabada la guerra, Franco pretendió inclusive suprimir la Universidá d’Uviéu y treslladala a Santander. El nuevu rector, Álvarez Gendín, franquista como paez evidente, consiguió la permanencia pero a un preciu mui altu. Les purgues foran descomanaes y planificárase la entrada de catedráticos y profesores foriatos y adictos al réxime, escolásticos nuna gran parte, que supunxeron un pasu atrás con respeutu al tiempu d’Álvarez Buylla y Canella y, paralelamente, un abandonu de la preocupación por Asturies. Tamién, d’una mesma forma, nel añu 1945 fúndase l’Instituto de Estudios Asturianos (IDEA) como presuntu sucesor del CEA. La política nel IDEA (anguaño RIDEA) fora la mesma que la universitaria, quedando los estudios asturianos nuna triba de folclorismu ya erudición de campanariu mui na llínia de la visión qu’el franquismu tinía de “la diversidad de las tierras y los hombres de España”.

Asina desapaeció’l conocimientu vanguardista, pasando d’un europeísmu granible a un casticismu carpetovetónicu ermu. Y tamién desapaeció l’amor a Asturies. Cuntia Juan Velarde, del que fui discente nel mio doctoráu n’economía, que, con motivu’l tercer centenariu la universidá, una moza “de traces campesines” llevantose pente’l públicu y, franciendo’l ríxidu protocolu académicu, glayó: “¡viva la nuesa universidá!”. Ya ye qu’aquellos homes del Centro de Estudios Asturianos y, en xeneral, de la universidá asturiana consiguieren una lligazón ente les élites culturales ya’l pueblu llanu. Esa situación nunca más diba dase.

Güei, noventa años dempués, nuevos asturianos “de cerebru y corazón” vamos intentar, tamién “na midía les nueses fuercies”, trabayar nesi paralelismu: un conocimientu universal ya un esmolecimientu poles coses llariegues. Dicía Ramón y Cajal que la ciencia nun tien patria pero que los científicos sí la tienen. Na hora presente, toos, inclusive la persona más aisllada, somos ciudadanos del mundiu, unes vegaes por vocación, otres por necesidá ya otres por obligación. Pero toos –voi ser más discretu y dicir que la inmensa mayoría- tamién sabemos de qué parte’l mundiu somos.

Los tiempos del vieyu CEA y los del CEA redivivu, si somos a ello ya yo camiento que sí, son mui estremaos. Les técniques son mui distintes y la metodoloxía científica tamién. Güei cualisquier estudiante d’economía sabe más de política fiscal que Flórez Estrada, como cualisquier estudiante de física sabe más que Newton. Por exemplu, a naide se-y pasa pel calletre prauticar la etnografía d’Aurelio de Llano o la xeografía económica de Bellmunt. Pero sí podemos recoyer l’espíritu que los animó ya esi entusiasmu –que vien de “en theos”, “dios dentro”- col que trabayaron los antecesores d’esti proxectu que queremos entamar. Pruyimos por ser sidre nuevo en pipes vieyes.

Los obxetivos del Conceyu d’Estudios Asturianos son cenciellos y, a un tiempu, ambiciosos y queden resumíos en defender Asturies perriba tóo. Esto significa defender la cultura asturiana en toles sos manifestaciones, dende’l padremoñu material a la llingua, pa la que, como dixe nel entamu, queremos l’estatus d’oficialidá. Pa ello, como ye davezu, emplegaremos los métodos tradicionales de comunicación pero tamién, y mui especialmente, los nuevos recursos que la teunoloxía mos apurre. Eso podrá permitimos una rede de comunicación cola sociedá, nel envís de facer lo que tamién fixeron los nuesos predecesores. Y, por último, prestaríame facer una referencia a los asturianos esllarigaos. Pretendemos –dalgunos de los miembros fundadores tienen esa calterística- caltener relaciones colos estudiosos ya investigadores que tan lloñe y que, “nel so cerebru y nel so corazón” siguin fieles al so país y a la cultura de los sos paisanos.

Termino cola nómina de los 26 miembros que güei presenten esta asociación cultural. Quiero llamar l’atención de la pluralidá que sopelexa’l CEA: cuatro xeneraciones, dieciocho profesiones, doce conceyos de procedencia… Namás presentamos, pel momentu, un déficit no que cinca a la presencia femenina, por cuanto namái que tres muyeres formen parte d’esta llista de fundadores. A continuación doi los nomes, el conceyu de procedencia, la profesión ya’l llugar onde desenrollen el so llabor.

Obliga’l protocolu a que yo seya’l primer nome pa dar. Munchos de vustedes conócenme, la mayoría personalmente ya otros por referencies. Soi David M. Rivas, Villaviciosa, doctor n’economía, profesor, Universidad Autónoma de Madrid.

Los demás miembros de la Xunta Xestora, colos qu’entamé esta aventura, son: Bras R. Álvarez Prieto, Carreño, músicu, director, Banda de Gaites de Corvera; Alberto Álvarez Peña, Salas, etnógrafu; Alfonso Fanjul, Uviéu, arqueólogu; y José María Vega, Xixón, escritor.

Los ventiún miembros que colos anteriores funden el CEA son los que van darréu: José Alba, Salas, doctor n’economía, profesor, Universidá d’Uviéu; Antón Caamaño, Xixón, actor; Luis Collado, Nava, doctor n’economía, profesor, Universidad Autónoma de Madrid; Santiago Díaz García, Avilés, historiador; Antonio Fernández Álvarez, Miranda, doctor n’economía, profesor, Universidad Autónoma de Madrid; Javier Fernández Conde, Avilés, historiador, profesor, Universidá d’Uviéu; Ramón Fernández Fuentes, Cangues d’Onís, llicenciáu en lliteratura, profesor d’enseñanza media; Antón Fuertes, Cangas del Narcea, sociólogu, director d’estudios, Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa; Fernándo García Balbín, Xixón, fotógrafu; Santiago García Castañón, Avilés, doctor en lliteratura, profesor, Western Carolina University; Manuel García Fernández, Avilés, abogáu; Simeón D. Guirusaga, Uviéu, llingüista, profesor, Mercy College of New York; Cándido S. Gude, Avilés, arquitectu, profesor, New Jersey College; Patricio Huerta, Xixón, estadísticu, director d’área, Instituto Nacional de Loterías del Estado; Carmen Lago, bióloga, investigadora de cambiu climáticu, Centro de Innovación, Medio Ambiente y Tecnología; Levi Pérez Carcedo, Uviéu, economista, profesor, Universidá d’Uviéu; Lluis Portal, Villaviciosa, etnógrafu; Aida Rivas, Villaviciosa, economista, investigadora de polítiques de xéneru, Universitat de Barcelona; Xustu Rodríguez Fernández, Tinéu, economista, profesor d’enseñanza media; David Ruiz, Uviéu, historiador, profesor, Universidá d’Uviéu; y Fe Santoveña, Llanes, antropóloga.

Al CEA puede pertenecer cualisquier persona que tea amor por Asturies y que-y pruya trabayar por ella; los que quieran trabayar na busca de soluciones p’ameyorar la situación abegosa na que mos alcontramos; los que nun se conformen con tar de contino sol xugu’l statu quo dominante; los que busquen la dignificación y l’estudiu de los valores tradicionales del país.

Gracies pola so atención ya una notina final. Enantes de salir de casa tuve echándo-y un vistazu al últimu númberu de “Les Noticies”. Ellí, como si fore un chispazu, lleo na columna de Xabiero Cayarga, ún de los meyores escritores n’asturiano, una fras lluminosa: “la ilustración vuelve a mostrase como premisa pa que la democracia nun acabe en teocracia”.

10 comentarios:

  1. Norabona, ánimu y suerte nesti nuevu ya ilusionante proyectu.
    Un saludu candial.

    ResponderEliminar
  2. Anque nun tien gran importancia, na nómina de socios fundadores nun punxe que la bióloga Carmen Lago ye del conceyu de Cangas del Narcea.

    ResponderEliminar
  3. Norabona y llarga vida y bona grana a un Conceyu d'Estudios que nunca debió dexar d'esistir.

    ResponderEliminar
  4. Yá lo punxera nel blogue del Xanu´l Caborniu, pero agora que veo esti post paezme más afayadizo ponelo equí: ¡llarga vida al CEA, norabona y muncha suerte!
    CXB

    ResponderEliminar
  5. Norabona, con xente asina ainda hai esperanza.

    Salú

    ResponderEliminar
  6. Suerte y los mios meyores deseos d'un futuru granible pa esti nuevu CEA. Taresa de Calcuta.

    ResponderEliminar
  7. David, ¿viste les coses que salen nos foros "asturianistes"?

    ResponderEliminar
  8. Sí lo viera, sí. ¿Qué quies que te diga?. Nun entro muncho nos foros pero suelo echar un vistazu cuando Aruelu ya Infoasturies cuelguen dalgo mío o d'un tema que m'interesa particularmente. Vi poco, la verdá, pero lo suficiente. Ye verdá que nun ye nada agradable, especialmente cuando insulten a persones que nin conocen nin formen parte del submundiu esti. Pero, en fin, camiento que lo meyor ye nun dá-ys cuartel a esa xente (o a esa persona porque pinta que ye una persona, o dos si m'apures). Si-ys siguimos la corriente ganaron la partía, porque la so misión ye esa: torgar l'alderique seriu y los razonamientos con sustancia.

    ResponderEliminar
  9. Norabona David, espero que la sociedá asturiana aprecie el vuesu trabyu. Silbia Cuetos.

    ResponderEliminar
  10. Vaya, agora resulta que los "ectoplasmes" son los otros...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.