28.9.11

Marcha una radical

En mui pocos medios trataron esta noticia dientro de la información política y, como muncho, apaeció nes páxines de “sociedá”, pero lo más normal ye que figurara neses últimes páxines de los periódicos, cola boda la duquesa d’Alba o’l peináu más reciente de David Beckham. El casu ye qu’abandona la vida pública Ilona Staller, nacía n’Ungría pero más conocía nos años setenta-ochenta como la más famosa “pornostar” y, a un mesmu tiempo, política d’Italia. Vaya, que se mos xubila Cicciolina.

Conocí a Cicciolina en 1989, cuando asistí al congresu de Boloña nel que’l Partito Radicale pasó a llamase Radical Party y dexó de ser un partíu italianu pa camudase a otru de calter tresnacional. Ellí tamién conociera a Emma Bonino y a la mayor parte de los pesos pesaos del partíu, sacantes de Marco Panella, al que conociera unos años enantes en Madrid. Ella llevaba dos años como diputada d’esti partíu n’Estrasburgu y la so presencia yera, precisamente, un de los debates más agrios del congresu.

La imax de Cicciolina, una imax que los radicales aprovecharan mui bien nes ellecciones de 1987, pol so mensax de tresgresión, rebeldía ya inconformismu, devenía agora nun problema. Los dirixentes del partíu pensaben –a min paezme que de manera enquivocada- que la figura d’aquella muyer yera pescanciable nel marcu italianu, tan peculiar ello, pero que nun yera mui presentable pa ingleses, alemanes ya otra xente “más serio”. El mesmu Panella defendiera na tribuna la idega de que la diputada “pornostar” cediera l’escañu nel parllamentu européu y saliera de la política.

La trafulca taba servía. Hebo más de cincuenta intervenciones, la de mió ente elles. Yo defendiera la continuidá de Cicciolina nel parlamentu ya esto por dos motivos. En primer llugar, el so comportamientu políticu nun presentaba denguna mancha, quitando –qu’a lo meyor eso yera lo que molestaba- que gastaba’l más xenerosu escote de la cámara. Ya, en segundu llugar, paecíame una hipocresía que la mesma xente que la impulsare agora andaba cafiada. Un partíu que se definía como “volterianu” nun podía cayer nesa armadía autodiseñada. Pa min, poner nel patíbulu a la “erodiputada” significaba’l mesmu fracasu d’un proxeutu como’l radical, un proxeutu que aconceyaba en Boloña a una montonera persones que nun yéramos nin afiliaos nin italianos. Dempués de la intervención de Cicciolina pasárase a la votación. La diputada conservó l’escañu, por escosu marxe pero conservolu.

Pero ye que la historia de Ilona Staller nun naciera esi 1989 nin tampoco dos años enantes. Entrara na política en 1979, fundando la primer organización política ecoloxista d’Italia, que se presentara a les ellecciones embaxo’l nome de Lista del Sole. Algamaron representación pero ella nun consiguió escañu nel parllamentu de Roma. Siguió esbrexando al tiempu qu’ufría espeutáculos eróticos, como’l que tanto impautó nos espectadores de los primeros ochenta cuando apaeció nel programa de nuechevieya de Televisión Española.

En 1987 ye’l Partito Radicale quien la llama pa proponé-y encabezar la llista a Estrasburgu. Ella aceuta y va entrar nel partíu acompangada de la mayoría de Lista del Sole. Fue una de les primeres diputaes que trató de facer una regulación contra los intereses nucleares de les grandes compañíes elléctriques. Plantegó tamién una llei contra’l maltratu animal, especialmente dura pa cola industria peletera y, poco más sero, llevó a la mesa de la cámara delles propuestes pa echá-y frenu al abusu a los neños. Tamos falando de tres propuestes que s’adelantaran vente años a les lleis más progresistes que diben aprebase n’Europa ya en dalgunos estaos miembros de la unión.

Pero la propuesta de la diputada Staller más trabayada fora la desixencia de que se llexislara contra los maltratos a les muyeres. Y fora importante porque la so propuesta diba más alló de les dulces recomendaciones qu’entóncenes taba faciendo la ONU ya otros organismos. Cicciolina presentó estudios, con cifres y detalles, plantegando les bases pa una llei europea qu’obligare a tolos países miembros. La so propuesta, sofitada por unos cuantos diputaos verdes, lliberales, radicales y socialdemócrates fora derrotada, pero quedó como base y furmientu de lo que se fixo dos décades dempués.

Y, p’acabar, Cicciolina retírase con una xubilación de 3.108 euros mensuales, la cifra más baxa que cobra un parlamentariu européu, pente otres coses porque nun participó en comisiones y grupos de trabayu pol fechu de que los consideraba inútiles o, cuando sí sopelexaba interés, pol fechu de carecer vetos sistemáticos.

En 1830, cuando Delacroix pintó “Llibertá guiando al pueblu”, la teta llibertaria impresionó enforma a los próceres de Francia, que tardaron unos cuantos años en colgar la pintura nun sitiu afayadizu. Tamién la formación d’Europa cuntió cola so teta, la teta de la diputada Ilona Staller.

2 comentarios:

  1. Cuántes nueches de placer dionos nos años mozos.

    Y agora más serio, ye una amuesa más de la hipocresía de la sociadá d'angüañu. Vamos de mui avanzaos, y paez ser que namái ye too de fachada. De xuru que vimos toos dalguna vegada a Cicciolina en porretu, o vimos dalguna película d'ella, o ficímonos una gayola cola so imaxe, pero dempués nun aceutamos la so parte inteleutual, como si por dedicase al porno o al erotismu nun pudiere facer daqué "serio".

    Amás, como l'altor inteleutual del políticu mediu ye talo que pueden dar exemplu de moralidá pa que daquién que propón bones idegues, avanzaes al so tiempu y sociedá, quedará enterráu pola so "inmoralidá" por facer porno.

    Otru exemplu que salió nestos díes.
    http://www.elmundo.es/america/2011/09/27/portada/1317111508.html

    ResponderEliminar
  2. Illona Staller, Cicciolina. ¡ Que señora y que tronio! ¡¡Eso si que es tener un par cortes epistemologicos y cierres categoriales!!
    No como otros...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.