13.7.11

¡Que vien el llobu!

Les llobes más atrasiaes, les preñaes allá pa mayu, tan al puntu parir nestos díes. Dientro nada los sitinos más seroños entamarán a ver el mundiu y, llóxicamente, entamarán tamien a deprender a cazar. Son los momentos más cruciales pa los ganaderos y tamién pa una especie que, ensin tar nel carel de la estinción, ye mui vulnerable a la intervención humana. Les infraestructures, la perda l’hábitat y, riba too, la persecución que carez, pon al llobu nuna situación cuando menos enguedeyosa.

Son estos menses pente xunetu ya ochobre cuando los ganaderos y los alcaldes, delles vegaes les mesmes persones, presionen sobromanera al gobiernu y a les autoridades medioambientales. Tolos años planteguen la reforma’l plan de conservación del llobu dende’l vieyu comité consultivu, una reforma que lo que significa de verdá ye un “plan d’esterminiu”. Esi plan esterminador tien como referencia fundamental la creyación de “zones llibres de llobos”, talo como se plantegó nel 2002 pal Cuera. Y tolos años escaecen que’l plan del Cuera fora un fracasu descomanáu porque falar de fasteres “llibres de llobos” ye una quimera ecolóxica.

Los llobos pueden percorrer cuarenta o cincuenta kilómetros nuna nueche, colo que ye imposible controlar tarrentorialmente la so población. Un llobu que mate una oveya nel Cuera puede perfechamente regresar al so tarrén tradicional nos montes de Piloña o de Ponga. Desta forma, la sierra’l Cuera fairía d’efectu sumideru, poniendo a llobos que nun viven ellí habitualmente nel puntu mira los rifles de la guardería “ambiental”. Por eso ye mui raro que se verifiquen les denuncies, porque la so presencia nun pue ser contrastada. D’esta forma, tan matando llobos nel Cuera que pertenecen a poblaciones de la rexón de los Picos d’Europa, onde deberíen tar protexíos por tratase d’un parque nacional pero onde son persiguíos inclusive na dómina criyanza, contraviniendo la normativa europea de la Rede Natura. Y, amás, esti fechu lleva a que, na realidá, nun hai censos de la población de llobos, non namái que nestos cordales orientales, sinon en dengún lláu d’Asturies.

Voi remembrar dalgunos datos perconocíos (o eso supongo) pa poner nel so xustu términu l’impactu los llobos na ganadería asturiana. Les cabeces mataes o mancaes pol llobu malapenes lleguen al 0,50 por ciento’l total, anque nun hai datos pal ganáu equín, pente otres coses porque nun hai censu real de caballos. Paez ser que dalgunos propietarios conocen más el númberu llobos que los caballos que tienen. Si de ganaderos falamos, los afleutaos pol llobu nun pasen del cuatro por ciento y d’esi total namás que la cuarta parte pudo demostrar dalguna perda considerable, llamando “considerable” a los quinientos euros. En resume, el pagu por daños del llobu representa un 0,80 por ciento del total de subvenciones qu’arreciben les esplotaciones agropecuaries ya un 0,20 por ciento de la renta total agraria.

Por embargo, esto contrasta con que’l ochenta por ciento de les indemnizaciones por ataques del llobu en tou’l reinu d’España páguense n’Asturies. Ye un ochenta por ciento d’indemnización escontra un trenta por ciento de población de llobu. Dalgo nun cuadra. Y menos cuadra cuando sabemos que la dieta’l llobu n’Asturies ye básicamente silvestre, escontra’l casu d’Andalucía, onde ye básicamente ganadera. Ya eso sábese porque les cagaes de los llobos son bien visibles porque los cánidos, por el contrario los félidos, nun entierren los cagayones. Ye mui fácile conocer la dieta d’un llobu.

Equí axúntense dos realidaes típiques del modelu sociopolíticu asturianu. D’un lláu una cultura la subvención que bien que conocemos nos conceyos minero-industriales ya una cultura la indemnización qu’hebo ponese en marcha pa torgar que, hai un par de décades, nel occidente acabaran colos osos coles mesmes argumentaciones qu’agora sentimos al rodiu’l llobu. Y, per otra banda, tamién mos alfrentamos a que persones que se llamen “ganaderos” son xente con otra ocupación, ensin profesionalización y qu’acupen montes comunales o públicos con reses que van ver una vegada al mes y de les qu’inclusive nun saben el númberu. Tamién se da la circunstancia que nes esplotaciones más afleutaes polos llobos hai años que desapaecieran los mastinos. Con too, ye significativo que la escayenza la ganadería nun caltién correlación denguna cola presencia’l llobu, como yá reconocieran los ganaderos del comité consultivu hai siete años. Igual ye qu’esos ganaderos yeran, de verdá, “ganaderos”, y non prexubilaos industriales que tienen ganao onde les condiciones ambientales nun permiten ocalitos.

Y a esto vien sumase otru asuntu mui desentrellizador. El plan de conservación tien una serie de llínies preventives, empobinaes a facer difícile que’l predador s’allegue al ganao. Pues el casu ye que, si los mios datos nun son falsos, namás que cuatro ganaderíes solicitaron sofitos financieros pa ello. Ya ye qu’hai xente a la que-y toca la llotería cuando un llobu-y mata una oveya que nin curia nin llenda.

Los que me conocen de va tiempu saben del mio ruralismu y de la defensa encamentada que faigo del mundiu rural, nel que vivo. Pero camiento que la nuesa cultura rural ye verdaderamente importante porque caltuvo un equilibriu, delles vegaes inestable, col mundiu xabaz. Nun esistiría la vida rural asturiana ensin el riesgu que produz vivir metanes la naturaleza. Lo que pon en pelligru la nuesa cultura rural, la nuesa vida rural y la nuesa producción rural nun son el llobu nin el osu. Tolo contrario. El nuesu mundiu ta en pelligro por esi conxuntu porgüeyos de políticos que viven de la “política” y de ganaderos que nun viven de la “ganadería”, bien sofitaos por matarifes que se llamen “cazadores”.

Hai unos cuantos años tuve nun conceyu científicu n’Heredia, en Costa Rica. Quixo la suerte que na cena protocolaria tocárame al delláu de Morowitz, el gran biólogu, ún de los “padres” de la teoría la biodiversidá. Nun momentu, arrepostiando a una dama de l’alta clase llocal, dixo esta fras: “si entruga vusté cuánto val una especie, debería entrugase en qué mundiu quier vusté vivir”.

5 comentarios:

  1. Yo conozo'l llau contrario, xente a la qu'el llobu mato-yos delles oveyes y nun pudieron demostralo.
    ¿Y qué facemos nesos casos?

    Polo demás, yo, que soi ruralista d'estos de ciudá y nun me tocó de cerca que la mio economía dependiera de la perda d'un animal, toi a falvor de la conservación del llobu.

    ResponderEliminar
  2. Toa acción que vaya contra l'equilibriu ecolóxicu conviértese en dañible. El llobu ye un depredador natural d'otres especies que xorrecen si él mengua, por exemplu de los xabalinos. Pero tamién hai quien se quexa de les estroces de los xabalinos. Podemos carganos entós los xabalinos, pero van aumentar los roedores. Pero como somos unos repunantucos tamién nos molesten los roedores. Claro que pa ello podemos echar mano de venenos y plaguicides pa desaniciar tou bichu viviente y quedar solinos y en paz na llosa y nel monte...

    ResponderEliminar
  3. Dixebra, ties razón. Hai ocasiones nes que daquién nun arrecibe indemnización, o ye más pequeña de lo debío o, riba too, tarda en cobralo. Pero, asigún les estadístiques, son pocos casos. Ye más normal lo contrario. Cuando se punxo en marcha'l plan del osu llegaron pagase indemnizaciones por vaques despeñaes porque los propietarios declaraben que salíen corriendo al ver al osu. Yera preferible eso que'l riesgu que cuerría l'osu.

    Yo sí conozo persones que cuasi s'arruinen pola muerte d'animales, afortunadamente hai tiempu abondo. Pero tamién conozo a día de güei a propietarios a los qu'hai llamar por teléfonu a la villa o a la ciudá pa dicí-y qu'una yegua suya acaba de parir. Si esi potrín se cruza con un llobu, la indemnización val más que l'animal, un animal que costó cero euros de manutención y poco más costó la madre.

    Xanu:lo de los xabalinos ye un bon exemplu.

    Ya un últimu exemplu. Nos rigos sanos el cagón o maeba aliméntase básicamente d'anguiles. Agora tan cazando truches. Los pescadores tan pidiendo "controles" de les aves. Pero la razón nun ye una superpoblación de cagones, sinon la sobrepesca d'angula.

    ResponderEliminar
  4. Parezme un artículu mui acertáu. Yo vivo na zona rural y tengo ganáu, poro relaciónome un poquitín con esti mundiu y se dalgo d'esto que se diz equí.
    Munchos de los que se dicen ganaderos son prexubilaos de la industria ( yo temién lo soi), y na mayoría les veces viven nes ciudaes o les villes (L'exeplu tenémoslu con esa asociación de "ganaderos" de la zona de Morcín y/o Riosa que tan tol día tirando contra'l llobu, y sabemos que dalgunos viven hasta n'Uviéu).Cómo van tener mastinos si hai que dir a hechaios de comer tolos díes.
    N'otros casos ta na mente de toos de persones que conocemos que mos cuenten que si y-os muerre un animal por cause ayenes, intenten per tolos medios achacáilo al llobu y asina cobrar la indemnización (esiste muncha picaresca por llamalo d'una manera suave).
    Conclusión, hai mui poco profesional y muncho llorón que vivió y vive de la sovención.

    ResponderEliminar
  5. Alcordeme y busquelu del artículu que DMR escribió fairá un añu por estes feches, nel que falaba del despotismu de les autoridaes ambientales pa con los paisanos. Falaba concretamente de como se declaraben parques ensin contar cola población rural. Paezme que son dos artículos complementarios que vistos xuntos dan una idea mui bona de per onde tienen que dir los tiros.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.