23.5.11

Una revuelta imparable


Nun voi d’adivín, pero, por vieyu más que por sabiu, talamente como’l diañu, prestaríame remembrar un fechu d’hai yá diez menses, entá enforma enantes de les revueltes árabes y de la “insumisión financiera islandesa”. Escribía yo entóncenes nesti mesmu mediu, con motivu de la fuelga xeneral y como párrafu caberu l’artículu lo siguiente: “Y, como avisu pa navegantes, viera xente mozo abondo encabronao. La historia ye bona mayestra: les insurrecciones entamen por cualisquier tolada”.

Nun voi ser tan inocente nin tan dramáticu como pa falar d’”insurrección”, evidentemente, pero los sucesos de los últimos díes confirmen aquella percepción que tuve nel pasáu setiembre y que vengo detectando pente los mozos, por más que siempres teo’l sesgu universitariu.

Pero, dende esi sesgu, creyo pescanciar lo que ta pasando. L’anuncia dende’l FMI –güei nos medios por una presunta violación física, porque la violación socioeconómica consúmala de contino- de que los condergaben a ser una “xeneración perdía”, sacó a los estudiantes de quiciu. Nun son, no básico, “antisistemes”. Hailos inclusive que son “conservadores” en munches coses. Pero lo que son ye xente fartuca de ver como’l so futuru queda hjipotecáu por unos políticos ya unos grandes empresarios que xueguen con ellos como si foren mercancíes y, amás, mercancíes barates. Pa encima, siendo como son de clas media, tan viendo como la pensión del so güelu nun da pa nada, l’hermanu ta en paro ya’l padre en precario. Saben, pa enriba, que la OMS yá comunicó que los neños que tan ñaciendo agora tienen, por primera vegada na historia, menos esperanza vida que los sos pás. Y, fartos y bien fartos, alcuñaran un eslogan mui bien trayíu: “ensin casa, ensin trabayu, ensin pensión, ensin miéu”. Esti cartelu yá lu viera yo na Universidá Autónoma’l cursu pasáu, inclusive enantes de la fuelga xeneral. El “sistema” ye’l meyor ideólogu pa facer “antisistemes”: al quitá-y a la xente too, quitó-y la llerza. Xente qu’hai diez años nun s’esmolecía por nada, güei yá nun tien nada que perder.

Y salieran a la cai. Ya ellí alcontráranse con una sociedá que los poderosos quieren segmentar, alcontráronse cola otra parte de la realidá. Marcharon xuntos con rapazos de la so edá que nun estudiaron, que carecieran el fracasu escolar, que tienen entá peores horizontes qu’ellos y que bornien la marxinalidá en dellos casos. Y, dempués de creyer que, discutiendo nes aules y sacando del arcón a Bakunin o a Tocqueville, taben solos nun mundiu conformista, alcontráronse con trabayadores en paro, con ames de casa que nun tienen qué poner na mesa el día vente de cada mes, con tanta otra xente… Y, dalgunos por primera vegada, pescanciaron lo que ye la clas subalterna, el sector oprimíu ya escaecíu, pero, tamién… la mayoría social.

Y, como pa dá-ys más la razón –porque la tienen-, los políticos tan echando un gabitu. La semeya de Rajoy con Camps l’otru día en Valencia (“tienes el mio sofitu y la mio amistá sincera”) ye un bon resume de lo que la xente que ta echao a la cai odia y censura. O la fras del mesmu Rajoy, esa fatada de “ye fácile criticar a los políticos”, que sopelexa una descomanada miseria moral. Porque, ¿qué ye lo difícile?, ¿sufrir en silenciu los “desvíos” de la corrupción como si foren almorranes?. ¿Y aú tan les pallabres critiques de Javier Fernández haza una trama “Renedo” que tien tola pinta de convertise en trama “Riopedre-Migoya”, y de la qu’Álvarez Areces escapó pola complicidá parllamentaria d’Izquierda Unida, cosa que Cayo Lara nun debe saber, cosa que bien m’estrañaría. Pela so banda, Zapatero yá alcontró la so solución, la de siempres: “hay d’escuchar”. Eso lleva faciendo unos cuantos años: engorguzar la cabeza pa, tres les ellecciones facer lo que-y dé pola gana o, pior entá, lo que-y manden. Esi ye’l rasgu principal de la mediocridá de los nuesos políticos: un populismu demagóxicu qu’escuende la so incapacidá pa dexar de ser criaos, eso sí, perpagaos.

Dempués de la independencia de los Estaos Uníos, un diplomáticu inglés del que nun me recuerdo’l nome visitó la so antiga colonia. Cuando tornó pa Llondres fixo esti comentariu: nun me gustó nada que los norteamericanos seyan tan racistes, pero tampoco me gustó que tean tantos negros. ¡Caro!, fácile ye nun ser racista cuando la to sociedá ye monoétnica.

La xente apaez como un problema pa esta democracia delegativa. Hai unos menses los ciudadanos de Barcelona salieran a la cai pa protestar contra los recortes descomanaos del gobiernu catalán. Artur Mas, ensin despeinase –yá sé que ye un chiste malu-, dixo qu’elli gobernaba pa la mayoría silenciosa y que nun taba impresionáu por una manifestación, por mui masiva que fora. L’otru día, Esperanza Aguirre dixo daqué asemeyao, qu’ella nun taba esmolecía por un aconceyamientu “antisistema”. Como’l diplomáticu inglés, la ciudadanía ye respetable cuando ye silenciosa y ta bien amarradina dientro’l sistema. Por cierto, que na xíriga política española, ser “antisistema” ye l’escalón previu pa ser “terrorista”.

La ciudadanía ye una cosa molesta y la democracia un modelu qu’hai d’aguantar cada cuatro años. Nos quince díes de campaña ellectoral nun hai otra que soportar a la xente, sorrir y dar besos a los neños. Pero tóo finaliza ya un domengu pa pola nueche échense a durmir y… hasta dientro cuatro años, “negrinos” del presente.

La ciudadanía qu’ocupa les places estos días, mayoritariamente mozos pero non namás que mozos, tienlo claro. Nun hai un programa nin tampoco porgüeyos ocultos, magar que siempres apaecen nestos casos grupos de presión y “lobbies” interesaos. Yá tan unos diciendo que ye cosa’l PSOE pa meter miéu nes ellecciones del domengu, mentanto qu’otros dicen que ye cosa’l PP porque too esto desmoviliza a la esquierda. O los de más allá, los d’IU faciendo creyer que los de la Puerta del Sol de Madrid, la Plaza Mayor de Xixón o la Plaza del Obradoiro de Compostela son los suyos. Nun saben nada. Esta movilización ye contra toos ellos, tamién contra la mayor parte de la esquierda estraparllamentaria, por más que nun quiera enterase. Y tampoco ye cosa pa escaecer el fechu de qu’el 15 de mayu salió más xente a la cai qu’el día 1, porque los sindicatos yá tienen menos predicamentu del que presumen.

Ye difícile saber en qué parará esto. Igual en nada pel momentu pero’l biltu ta semáu. Tamos asistiendo a un movimientu irreversible. Sedrá más rápidu o más llentu, pero ye imparable. Dende Islandia a Siria, pasando por Francia y Grecia, una nueva pantasma percuerre’l mundiu. Nun pasarán munchos menses pa que surdan movimientos nel somatu’l sistema, nos Estaos Uníos, onde la sociedá civil nunca perdiera la so xixa.

La entruga ye una entruga fonderamente democrática: ¿pa qué siguir cola farsa?. Nel nuesu casu, ¿pa qué ellexir a unes dames y a unos caballeros que, ensin idegues de nada sacantes dalgunes custiones morales y la demagoxa al rodiu d’ETA, van llimitase a cumplir instrucciones del FMI o d’esa bisarma que llamen “los mercaos”?. Nun queremos que s’aprovechen más de nosotros pero tampoco mos abasta, como pretenden facer los más permeables, con que gobiernen pa la xente. Lo que queremos ye que gobiernen cola xente, esto ye, autogobernamos.

Aprovechando la indefinición que cualisquier movimientu emerxente presenta, hai quien diz qu’esto nun tien futuru porque , testualmente, nun lleva una “propuesta articulada”. Y, ¿pa qué se quieren “propuestes asticulaes”?. ¿Nun yera una propuesta articulada lo del plenu emplegu, la potenciación de la universidá pública o la defensa a ultranza de les pensiones del PSOE?. Y, ¿aú parara tanta propuesta articulada?. ¿O yera una “propuesta articulada” invadir Irák a pocos menses del segundu gobiernu’l PP?, ¿ye que taba “articulao” nel programa que mos presentaran?.

Pues vamos facer, asina, ensin pensalo muncho, una “propuesta articulada”: que dengún sueldu multiplique por diez el salariu mínimu; que la banca rescatada seya pública; que se repartan les viviendes agora vacíes ensin motivu (como se fixera coles tierres agrícolas hai ochenta años); que se grave col másimu llegal inmediatamente inferior al puntu d’incautación a los beneficios de la especulación y se dediquen esos fondos a fines educativos y sociales; que s’erradique la esclavitud llaboral y sexual; que se reconoza’l drechu d’autodeterminación; que se denuncie’l concordatu y que nun se financie denguna práctica relixosa, nin se construya con dineru público ilesies, mezquites o sinagogues; que se llegalice la droga y se controle sanitariamente la so calidá; que se xulgue a los responsables de les llaceries carecíes, seyan condergaos a devolver lo arrobao y dempués seyan indultaos de les penes de cárcele y arreciban la pensión pública que-ys corresponda. ¿Nun ye una propuesta enforma “articulada”?.

Ya un últimu apunte en clave doméstico: el nacionalismu asturianu debería tomar nota, especialmente el sector que más nagua polos procesos institucionales. Cuando un movimientu global (mundial) se pon en marcha, los movimientos llocales tienen qu’amosar axilidá y flexibilidá. De lo contrario pueden ser fagocitaos, otra vuelta, nel dixestor de la historia.

6 comentarios:

  1. esto ye pa copialo, pegalo, asoleyalu, lleelo toles nueches enantes d'acostinar, lleelo toles mañanes enantes d'alborecer, pone-ylo a lo nenos ya los güelos y amestalu nel manifiestu de Democracia Real.

    Asoleyolu estos dies na Escandalera col nome del autor si dasme'l permisu.

    ResponderEliminar
  2. El manifiesto de "Democracia real ya",coincide en un 80% con el programa electoral de IU. Las acampadas no tumban gobiernos ni sistemas. Los votos, son un buen comienzo. Todas las manifestaciones pacíficas están condenadas al fracaso. O a ostias o a votos.

    ResponderEliminar
  3. Nin el nacionalismu asturianu va tomar nota, nin tan siquier paez enterase l'asturianismu cultural, tolos díes hai acciones feches pola xente, entá nun vi presentar denguna propuesta pa dar clases d'asturianu nestes concentraciones, de xuru que diben tener xente pero nin eso... como muncho vese a dalgunu que pasa perilli, pero pocu más, otros critiquen que nun tienen cuasi na n'asturianu, pero ellos nun lleven na y nun falen nos conceyos abiertos, nuna pallabra que comu nun espabilemos volveremos a autoescluyinos del movimientu con futuru, nun vaiga ser que nun seyamos capaces d'estar al altor.

    ResponderEliminar
  4. Ye verdá lo que dices, Zaquiel, porque l'asturianismu cultural ye autista (entama selo inclusive cola revindicación llingüística) y del nacionalismu, ¿pa qué falar?

    Pero yo sí me decaté d'una cosa nes concentraciones de Xixón: la llingua ta presente y talo pola banda de xente que nun viera na mio vida. Y nun namás yeran rapazos de vente años. Había cuarentones a los que yo sí podría conocer. Pues nin pel forru. Eso´llévame a pensar (ensin cayer nun optimismu zapateril) que, polo menos l'asuntu la llingua, trescalara na ciudadanía más de lo que delles vegaes pensamos y qu'igual, contra la opinión de les nueses "vanguardies esclarecíes", l'asturianismu va ser rescatáu poles movilizaciones ciudadanes y non va ser la ciudadanía la qu'abra los güeyos gracies a la prédica asturianista/nacionalista.

    ResponderEliminar
  5. Richi: toi d'alcuerdo contigo nun cincuenta por ciento. Yo camiento que la custión ye de votos y hosties. Más sero o más ceo, cualisquier acampada o concentración d'estes va ser disuelta violentamente pola policía, como pasó en Francia, Inglaterra y Grecia, por nun falar d'Exiptu o Siria y Llibia. Ye enseñanza de la historia que les clases dominantes siempres recurren a la fin a la violencia institucional. Entóncenes la clave ta na rempuesta de la ciudadanía. Nunos casos marcha pa casa, pero notros resiste. Fixéralo la burguesía en Francia ya'l proletariau ya'l campesináu en Rusia, Baviera ya España. Creyo que, pel momentu, l'estáu va siguir permitiendo les acciones: el ministru que tien que dar la orde podría con ella dar por finada la so ambiciosa carrera política.

    ResponderEliminar
  6. Dixebra: supongo que viste nel facebook que te dixe que faigas col artículu lo que te pete. Pa eso lu escribí, pa aidar al alderique. Amás, el fechu de tar n'asturiano puede ser importante.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.