27.5.11

La señaldá d’Ignaciu Llope


Comoquiera que soi mui dau a enrollame, como de xuru que saben munchos de los que güei tan equí, y dao qu’apautara con Xuan Cándano dexar bon cachu pal alderique, decidí escribir cuatro notes pa facer les coses más breves y meyor afitaes.

Les llínies que van darréu tan escrites del mesmu mou, dafechamente, ensin correiciones posteriores. Asina que perdonen los erros d’esti escribidor.

Vaiga per delantre que voi falar del llibru, más bien del ambiente’l llibru, d’Ignaciu Llope, Nachín de Villamar o de Castañeras, un home pol que teo cariñu como persona, respetu como políticu y almiración como lliteratu.

“Asturies nun existe”, dizmos Llope… Y col so llibru certifica… la so esistencia.

Cuando supe qu’Ignaciu Llope escribiere un nueu llibru entituláu “La casa gris” pensé nun llibru poesía. Yera tala la fuelga que me dexare’l poema que musicara Llan de Cubel, qu’escaecí dafechamente que tamién esi yera’l titular de la so columna en “Les Noticies”, una columna a la que siempres-y presté atención, y muncho, cosa que nun pueo dicir d’otres collaboraciones.

De toles formes, l’espíritu de la columna ya’l del llibru ye’l mesmu: l’enfrentamientu de l’Asturies real, la nuesa, la inmanente, la que se caltién nos raigones; escontra otra Asturies irreal, oficialista, falsa pero visible, inventada dende fuera pero asumida polos asturianos nuna triba de “racismu interior”. Por eso’l llibru ye poéticu, históricu y políticu.

Amás, como tou llibru fechu de paciencia y conocimientu, tamién ye autobiográficu. Hai muncho d’esti Llope pente les llínies d’esta sentimentalidá céltica que tan bien descrita queda. Esa ye una de les coses que más me presta de Llope y d’esti llibru no concreto: esa mezcolanza tan granible de vida y reflexón. Esa ye una de les principales señes de la maurez d’un escritor ya inclusive d’un científicu…, nun digamos yá d’un ideólogu o d’un políticu. Y digo esto porque en Llope converxen toes estes calterístiques.

Ignaciu ya yo somos amigos dende van años, anque podemos pasar llargues temporaes ensin vemos. Siempres caltuvimos posiciones mui asemeyaes y, cada vuelta que viníen tiempos malos –que nel nuesu nacionalismu son cuasi toos- recurrimos l’unu al otru. Y pueo asegurar, ensin enquivocame migaya ya ensin traicionar secretos, que si la intelixencia y la xenerosidá de Llope tovieren xeneralizaes, otru gallu diba tar cantando nel piteru.

Nestos momentos difíciles no socioeconómico y no político, nos que l’Asturies falsificada puede tar al puntu de dar un güelpe definitivu o, cuando menos lletal a l’Asturies inmanente y resistente, a poques hores d’unes ellecciones lampedusianes, nes que too va cambiar pa que nada cambie, ye necesario mirar pa dientro. Ye pernecesaria una mirada a llibros como’l de Llope y, a mayores, otra mirada al propiu autor. Porque nel foyeru nel que tamos metíos, Ignaciu Llope igual non siempres fora la solución, pero enxamás fora un problema. Tolo contrario –y dígolo en primera persona y sabiendo bien de lo que falo-, Llope, por esta nación, pautaría con Mefistófeles, como dixo nel so día Churchill si’l demoniu-y asegurare que yera antinazi.

Ya ye mui posible qu’esa converxencia venga de que, pol fechu de compartir un mesmu mundiu referencial d’orix, tenemos un mesmu horizonte históricu, vemos d’un mou mui asemeyáu’l porvenir. Esi aniciu sobro’l qu’afitamos la nuesa continxencia ye una cosmovisión propia, idéntica ya identitaria, la cosmovisión de los celtes, na que la señaldá, ellementu central del llibru de Llope, tien un pesu vital, en tolos sentíos de la pallabra “vital”.

Si esiste una civilización plural na historia d’Europa, esa ye la civilización céltica, que s’espardió dende los fisterres insulares atlánticos hasta les valles del Danubiu y los Balcanes, pasando a Anatolia y llegando a les viesques de cedros del Llíbanu. La so influencia na cultura caltúvose nel sustratu d’una forma tan discreta como profunda. Por eso, a los güeyos del européu’l presente, la tradición celta ye un tanto ambigua, un tanto secreta. Por ello, nun ye raro que los mitos célticos sobrovivieran nel somatu de sociedaes cuando menos “discretes”, como podemos lleer n’autores del altor de Yeats.

Ye mui posible qu’esi secretismu provenga de la estricta oralidá que calterizó a los celtes hasta la so seroña cristianización. Pero, d’una forma aparentemente paradóxica, esa oralidá tan “intransixente”, como diz Markale, ye precisamente la que dotó a la cosmovisión celta de la so potencia, permitiendo-y perdurar hasta anguaño. La tradición oral, el rellatu, puede dir tresformándose col pasu’l tiempu, mentanto que la pallabra escrita fosilízase. El llibru, el pergamín, el codix, puen reinterpretase milenta vegaes, pero enxamás rescribise; mientres que la tradición oral modifícase, adaptándose a les necesidaes y circunstancies de los homes. Por eso la cultura celta sigue viva, porque l’universu de pallabres y de sabiduría de los celtes nunca amosteció y la so marcha espiritual continúa.

Estes tradiciones orales aúnen tolos ritmos de la humanidá, acueyen toles variantes que permiten afirmal o ñegar cualisquiera cosa, o duldiar d’ella. D’ehí lo desconcertante’l mundiu celta, un mundiu nel que’l suañu y la pallabra tan íntima ya indisolublemente lligaos. Porque los celtes de tou tiempo y llugar, si por dalgo se caltericen ye pol gustu poles pallabres y la capacidá de suañar. Mientres que la heredá romana mos llegó’l pensar históricamente, la heredá céltica mos llegó’l pensar míticamente.

Toa esa tradición secreta, fondera y callada, surde como l’augua d’una fonte en delles tierres, pente elles les d’Asturies, como queda bien amosao nel llibru de Llope. Dicía Diodoro de Sicilia que “los celtes tienen una voz de resonancies graves y ruques, y na conversa los sos parllatos son breves, enigmáticos, enllenos d’alusiones y sobroentendíos, con frecuencia hiperbólicos”. Esti ye’l celta’l sieclu I enantes de Cristo, pero, ¿nun ta l’helenista describiendo a un campesín asturianu del XXI dempués de Cristo?.

Dicía que la señaldá ye una de les calterístiques más acusaes de la cosmovisión celta y bien visible que ye na obra de Llope. Pa los asturianos la señaldá ye una forma ser y nun petenez a la nuesa cultura aquél que nun seya tan “pervertíu” como pa nun notar el placer de la señaldá. Pal asturianu que ta lloñe la patria la señaldá amétese col dolor de l’ausencia y piensa n’aldega o nel pueblu al que vuelve dacuando envez, dos o tres vegaes al añu pa los que nun tan abondo lluenxe. Pero hai otra señaldá nel corazón de los que siguimos equí: la señaldá que mos lleva al país de verdá, a l’Asturies referencial, al rellatu míticu que perdimos pero que sabemos qu’esiste, a la pallabra perdía de los celtes.

Por eso’l llibru ta marcáu por una triba pesimismu, porque n’él amósase un final de dómina, la muerte d’un mundiu, la mesma muerte que describen los autores asturianos de finales del XIX. Pero nesa repetición ta la esperanza de que l’Asturies inmanente, envuelta en señaldaes, reñaza como l’ave fénix, que nel simbolismu cristianu ta representada pol pelícanu, l’ave que col sangre’l so corazón alimenta a los sos pitinos.

La señaldá ye un patriotismu sentimental qu’enllaza cola sabiduría de la tierra, una lligazón más fuerte que’l nacionalismu decimonónicu porque nun identifica patria ya estáu. La señaldá ye espresión d’esi sentimientu, más fuerte qu’un movimientu políticu, imperecedera como enxamás lo sedrá un movimientu políticu. La señaldá ye la pertenencia al llugar propiu, que s’algama cuando establecemos un pautu col llugar nel que vivimos, nel que desendolcamos la esistencia y nel que s’asitia la nuesa raza. Esa allianza pente ún mesmu y la tierra ye lo que mos puede permitir un día tocar colos deos eso que llamamos “sabiduría”.

Llope avérase a esa sabiduría porque afínxase nesta tierra y nesa casa gris, “cao del mio llar”, pero tamién porque ye l’autor del matiz. Nun ye autor pa melindrosos elitistes de la estética vacua, pero tampoco pa xente intelectualmente vago, esa xente que, nin na política nin na lliteratura conoz el matiz. Hai unos menses escribía yo al rodiu de los eternos ya ermos procesos d’unidá del nacionalismu asturianu y referíame a Llope con estes pallabres: “tamién falé con un más intelixente Nacho Llope, enartáu munches vegaes na so propia intelixencia”. Munchos vieron una crítica xabaz, pero non asina’l mesmu Llope. Elli sabía qu’esa crítica yera tamién una autocrítica. Los que sabemos de matices prauticamos la duldia metódica y sistemática, alloñada d’un dogmatismu delles vegaes necesariu n’actividá política cuotidiana.

Xugando a la comparanza orteguiana podemos dicir que l’alma d’Asturies queda bien reflexao na casona, mentanto que l’alma de Castiella faelo, evidentemente, nel castiellu. Al señor de la casona abásta-y pa sobrovivir con controlar los pasos d’entrada a la valle. Al señor del castiellu nunca-y abasta nada porque les sos frontieres son infinites. Por eso’l señor de la casona permanez ancláu na so tierra mentanto que’l del castiellu guerrea en tolos puntos de la rosa los vientos. Pero, cuando los tiempos de gloria pasen, del castiellu namái que queden piedres y blasones. Por contra, na casona siguin amburando los tochos d’una vieya estirpe.

Inaciu Llope nun tien, pel momento, fíos biolóxicos. En eso sí que mos estremamos. Yo teo dos fíes ya nun sedría d’estrañar que me vea de “güelu cebolleta” cualisquier día d’estos. Pero Llope déxamos guapos llibros pa que los fíos de les nueses vieyes estirpes pescancien meyor el mundiu al que pertenecen. Tamién mos dexa un facer políticu xenerosu y llimpiu, un facer políticu que ye insepartable del so llabor lliterariu.Porque ye falsa esa idega de que l’asepsia ye necesaria pa facer poesía o pa interpretar el mundiu, una idega falsa y falsaria que munchos pente nós, dellos teóricamente cercanos a Llope y a la so obra, espardieran, magar que teo pa min que tan batiéndose en retirada.

Con trabayos como estos, como esti “La casa gris”, Llope esbrexa pa que más nunca vuelva pasar lo del veloriu’l so tíu Marcial. Entóncenes, el pá d’Ignaciu, el capitán, díxo-ys a elli ya’l so hermanu Marcos, mientres señalaba pa un paisanu recién aportáu: “ésti ía l’últimu de la nuesa raza”. Yera’l postrer pariente vivu del güelu Gumersindo.

Termino en clave política, pensando nes dómines que vienen y amparándome nel sentíu de responsabilidá de Llope y nel so conceutu de “señaldá”. Nel sieclu XI, un escritu inglés pon na boca de Branwen, fía de Llyr, la siguiente historia:

“Un exércitu celta llega a un rigu d’imposible pasu ya los soldaos empobínense al que-ys manda:

“-Señor, tu conoces el ser d’esti rigu: naide nun lu pue pasar y nun hai denguna ponte que lu crucie. ¿Qu’aconseyes que faigamos?.

“-Nun veo otra solución qu’esta: que’aquel que seya’l xefe faiga de ponte. Yo sedré la ponte.

“Aquella fora la primera ocasión na que se pronunciaran estes pallabres ya entá güei sirven de proverbiu. Echose pente les dos bárcenes del rigu y punxéran-y enriba un cañizu. Les tropes cruciaron pasando penriba’l so cuerpu”.

La batalla ganose, el pueblu sobrovivió ya’l caudiellu militar pasó a vivir nes pumaraes d’Avalón.

Munches gracies pola so atención.

23 comentarios:

  1. Excelente, David, excelente.

    ResponderEliminar
  2. Nun quiero molestar a naide, pero esto ye la xuntanza. Xente como Mariu Arbesú, Xandru Vega, Jana Suárez, Palomba García, Yolanda Huergo y otros mozos tienen que sofitase en persones como David Rivas y Ignaciu Llope. Nun quiero menospreciar a naide pero lo que ye ye lo que ye. Pal que sepa lleer ye fácil saber lo que digo. Hai que volver la vista a los nacionalistes de siempres (nun son vieyos, colegues, nun lo son), a los que nun se movieron, nun se vendieron y tuvieron un bon saber tar al marxen enantes de machacar a los nuestros, como machacó xente que diba d'unitaria, de nacionalista pura o de marxista incorruptible. Rivas y Llope siguen siendo una esperanza.

    ResponderEliminar
  3. Tienes tola razón, Maliayés. Equí nun sobra naide, pero sí dos o tres. A mi cada vez me presta menos que un profesor de pallá me venga cuntar milongues. Yo quiero una bona organización con unes bones cabeces y Llope y Rivas sonlo. Nun son persones mui queríes polos llistos y pensantes (lo mesmo porque DMR y Llope sí son llistos y pensantes) pero ye de lo meyor que tenemos. Yo animaría a Arbasú y compaña a intentar qu'estes dos persones encabecen dalgo, non electoral necesariamente pero sí políticamente. Dirixentes y militantes de BA-UNA y CA, ye la hora de la xenerosidá y del entendimientu. Esti artículu de DMR sobro Llope ye un exemplu. ¿Nun vamos daprender nunca?

    ResponderEliminar
  4. Ye evidente amigos. Vais perdoname pero yo siempre lo dixe. DMR (vamos poniendo toos esto) ye un referente, guste o nun guste a unes persones que pa mi son menos importantes y de menor valor. De Llope se menos pero paezme paisano. Yo nun soi naide y hasta escribo mal pero esti articulin de DMR paezme que ye la llinia pa siguir. Dizlo la canción: hai una llinia trazada. Pues eso. Llope y DMR, a poner les piles.

    ResponderEliminar
  5. Ta claro, yo nun güeyu esperanza nel asturianismu políticu si nun ye con Rivas y Llope de cabezaleros. Y yo tuvi na presentación y nel postreru alderique y son pernecesarios pola so capacidá pa la recuperación de la ilusión.
    Pamique ya ta refalfiaos y cansaos d'aguantanos, pero sería peropositivu sentilos otra vegada negociando por una fuercia política asturiana y p'Asturies.

    Pd: o afiliase'l FAC (hehe)

    ResponderEliminar
  6. yá veis, yo en cambiu creo qu'hai que pasar páxina, dexar atrás a estos megaterios de la política y garrar un camín nuevu que pueda da-y al nacionalismu asturianu una esperanza. lo que tengo claro ye que los "vieyos" nun sacaron nada y que la vía que proponxeron ye una vía muerta.

    ResponderEliminar
  7. Agradezo la bona consideranza que dalgunos tienen de mí, agradecimientu que Nacho Llope tamién tendría de xuru. La mio intervención del otru día tinía, pente otres, una intención política pero non ellectoral pero, dempués del escalabru'l domengu, ye normal que dalgunos planteguéis esos esmolecimientos. Tamién me prestó lo de Daniel. Na mio vida calificáronme de munches formes estremaes pero de "megateriu" nunca. Ye un honor, si tenemos en cuenta la posición del megateriu na llínia evolutiva. Ye broma, Daniel. Tienes tol drechu (y parte de razón) a facer esa crítica.

    Hai una cosa que pasó desapercibía na evaluación de les ellecciones: la calidá de los candidatos. Namás había ún con esperiencia na práctica política, Rafael Palacios, pero foron unos cuantos los que mos señalen qu'hai una nueva fornada mui preparao. Esta fora la campaña de "los más nuevos" y paezme que la desendolcaron bien, con dignidá, sabiendo movese nos medios, plantegando les coses con claridá y valentía.

    Los megaterios pueden servir pa munches coses, inclusive pa encabezar una llista. Pero si eso nun ye asina, nun pasa nada. Hai persones mui cualificaes y, como-y dixe públicamente a Jana Suárez o a Mariu Arbesú (y a otros), yo teo la confianza puesta nellos.

    ResponderEliminar
  8. Estimáu David: tamién poles alusiones, nesti casu non a Inaciu nin a ti, sinón a Mario Arbesú (persona que dambos estimamos)encamiéntote un enllaz qu´escribió esti qu´agora te saluda: http://carlosxblanco.blogia.com/2011/052701-faciendo-llimpia-nel-nacionalismu-asturianu.-unida-didactica-iii-la-unida-d-aici.php
    Llamento tener que dicir que la confianza de mio nun ye la mesma que tu tienes, non por Mario, sinón polos tenderetes qu´elli representa. Una vez entrugásteme por qué dexara´l Coleutivu Pola Xuntanza: xusto cuando Ricardo y yo díbamos a dexalo -por razones personales, pencima too- llegó esti asuntu esópicu del "topu". Has lleelo. Interesante, yá verás.
    La Xuntanza, almiráu amigu, básase neso, precisamente, na Confianza. Quiciás por esto yá nun teo enfotu na Xuntanza tala como de primeres se plantegó: porque yo xúntome col que me da confianza y más nada. Otra cosa estremada d´aquella xuntanza AA-UNA y depués ampliada... pues nun sé, yá se verá, una refundación, una base nueva, seique, pódrá salvanos, pero los tenderetes y corripìos de 1.000 votos, que ye lo que representa Mario, nun lleven a nada. Una persona "mui calificada" nun ta metía nesos corripios como Conceyu Abiertu nin permite eses torpeces y afuracamientos nel nacionalismu asturianu que yo, modestamente conocí y que m´abastaron. Yá tienes más esplicaciones qu´una vez pedíes. Como soi arrogante, dóiteles agora, tres la Campaña, pa nun mancar a lo que de toes toes yá morrió: aquella Andecha "referencial".
    Un abrazu mui cordial. CXB

    ResponderEliminar
  9. Insisto.

    Si dalgo caracterizó siempres a DMR fo'l so apueste pola mocedá y agora vuelve a ello. Si dalguién ta lloñe de ser un "megateriu" ye él porque nunca s'aferró al chiringu. Pente nos too ye raro: si Xuan Xosé sigue ye un cabrón, si Rafa Palacios sigue ye un vividor, pero si DMR marcha ye un cagón. ¿A qué xugamos? Pero yo insisto: nun se puede tirar pela borda a xente como DMR o Llope. Ningún movimientu y menos tovía un movimientu nacionalista sobrevive ensin filos conductores. Aprovechar a les persones que son capaces de conectar xeneraciones ye una necesidá. Nun digo esto de toles persones pero escaecer estes dos concretes ye un suicidiu. Daniel, seguramente yes xoven y entiendo lo que dices, pero tas equivocáu. Cuando ERC salió del furacu yera un partíu mozu pero llevó de cabeza a Heribert Barrera, la CHA fizo lo mesmo con Labordeta, el PNV con Ajuriaguerra. Yera la demostración d'unos partíos mozos pero que nun renunciaben a la so hestoria.

    ResponderEliminar
  10. Palos na romería29 de mayo de 2011, 17:56

    Evidente, Maliayés, evidente. Y a Carlos Blanco quiero decí que nun vamos avanzar restregando declaraciones una y otra vuelta. Comprendo que tes molestu, hasta lo comparto pero ya valió. Lleer el prólogu de Quevedo nel llibru de DMR: un home que sabe cicatrizar feríes. Eso diz d'el. Y ye verdá, que lu conozo bien.

    ResponderEliminar
  11. Mira, tíu, déxalo. Nun paga la pena. Dante hosties dende toles bandes. Conózote dende pequeña y sé que onde disfrutes ye na to biblioteca y cabalgando nes caleyes d'Argañosu. Si piensen que yes un megateriu allá ellos. Eso que ganamos los que disfrutamos del to conocimientu. Sé que nun me vas facer casu porque yes éticamente duru, pero tas equivocáu. Dedícate a les tos vaques, a los tos caballos y a los tos mastinos. Eso ye facer país. Un besu.

    ResponderEliminar
  12. Vampirella, cuasi m'emociones. Pero escribir eso a les tres de la mañana dizme qu'igual tabes un poco piripi. He, he. Nunca tuve pensao poneme al frente de nada, nin tansiquier lo pensaba en 1999, cuando acabé aceutando la propuesta d'Andecha Astur. Muncho menos lo pienso agora, pero siempres tuve disponible pa echar un gabitu, eso sí. Ye verdá que me caen porrazos de munchos llaos pero llévolo bien y sé defendeme. Amás, anque seyan pocos, los mios amigos son lleales ya intelixentes. Repasa la historia de Lot, nel Pentateuco. Nun te digo más, sé que vas pescanciar lo que te digo.

    ResponderEliminar
  13. tien gracia que venga agora CXB, ún de los puntos más destructivos ya incoherentes del nacionalismu asturianu anguaño

    ResponderEliminar
  14. David: yo no entiendo mucho de lo que os traéis en Asturias pero me parece que hay demasiado resentimiento. No conozco a nadie de los que entran en tu blog. No sé quien es CXB, por ejemplo, pero no me parece que esa sea la vía. Te conozco bien y sé que metes la pata algunas veces, pero también sé que sabes pedir perdón y que perdonas con mucha facilidad. Habrá líderes en vuestro nacionalismo muy buenos, seguramente, pero dudo que sean mejores que tú. De todas formas, me apunto al consejo de tu "niña", Vampirella: vete a casa y disfruta de lo que de verdad es importante. Pero también pienso como ella: no nos vas a hacer caso. Si te convencen de que eres necesario para algo, lo vas a hacer. He conocido pocas personas tan noblemente cabezotas como tú.

    ResponderEliminar
  15. Magníficu artículu David....y de Inaciu LLope que dicir...yo nun me muevo nel mundu asturianista, pero nun fai falta conocelu pa saber que ye una figura clave necesaria y de valía, como tú mesmu, na xera de defensa del país.

    ResponderEliminar
  16. Ayeri nun taba piripi, taba preparando una comunicación pa un congresu, ¡llistu!. Miré la historia de Lot y creyo saber lo que me dicíes. "Con namás un xustu salvaría la ciudá". Nun te da más lo que digan de tí, abástate con que unu "xustu" aprecie la to postura. ¿A que aprobé?

    ResponderEliminar
  17. Hola David
    te cito en tu articulo

    "La señaldá ye un patriotismu sentimental qu’enllaza cola sabiduría de la tierra, una lligazón más fuerte que’l nacionalismu decimonónicu porque nun identifica patria ya estáu. La señaldá ye espresión d’esi sentimientu, más fuerte qu’un movimientu políticu, imperecedera como enxamás lo sedrá un movimientu políticu. La señaldá ye la pertenencia al llugar propiu, que s’algama cuando establecemos un pautu col llugar nel que vivimos, nel que desendolcamos la esistencia y nel que s’asitia la nuesa raza. Esa allianza pente ún mesmu y la tierra ye lo que mos puede permitir un día tocar colos deos eso que llamamos “sabiduría”.

    Y ahora cito a un conde ruso al que seguramente conoces bien.
    El Estado no es la patria; es la abstracción, la ficción metafísica, mística, política y jurídica de la patria. La gente sencilla de todos los países ama profundamente a su patria; pero éste es un amor natural y real. El patriotismo del pueblo no es sólo una idea, es un hecho; pero el patriotismo político, el amor al Estado, no es la expresión fiel de este hecho: es una expresión distorsionada por medio de una falsa abstracción, siempre en beneficio de una minoría explotadora.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Estimado amigo: siempre tuve una enorme querencia por esa cita de Bakunin. Sería muy interesante que, en la dialéctica opción de clase versus opción nacionalista, terrible en ocasiones en Asturias, donde los más identitarios hemos sufrido críticas durísimas por parte de los más comunistas, se leyera la obra de Miguelín el Rusu. Más tarde, como seguramente sabrás, el príncipe Kropotkin vuelve al mismo lugar con su defensa de las comunas locales y las economías biorregionales a escala humana. Pero yá Proudhon y Godwin lo habían planteado. Y después Reclús, con su idea de la geografía como arma liberadora. En todo el socialismo de base libertaria encontramos planteamientos similares, exceptuando en el anarquismo hiperideologizado del Mediterráneo de los veinte y treinta del siglo XX. Y Nietzsche, en mi opinión un anarquista peculiar, dice: "Yo el estado soy el pueblo... ¡Es una mentira! Pueblo fueron los que construyeron y liberaron naciones pero no quienes vertieron sobre ellas desdichas y concupiscencias".

    ResponderEliminar
  19. Vampirella: tas aprobada. Pero nun se trata de menospreciar opiniones o crítiques. Trátase más bien de tener como motor vital el trabayar pa facer una sociedá meyor y, nel casu los profesores, pa aidar a facer mentes crítiques. Entós, el tresuntu de lo de Lot sedría: "conque namái ún piense un poco, yá me daría por contentu". Y tampoco consiste en que piense como tu mesmu, sinon como esa persona quiera. Los mios alumnos sábenlo perfechamente: dame igual lo que piensen, pero desixo y califico l'argumentación. Lo demás... yá vendrá.

    ResponderEliminar
  20. Anonimo de antes

    De ahí que los viejos anarquistas hasta la década de los treinta fueran inter-nacionalistas en el sentido de unión entre pueblos. Luego por sobrerreacción al hipernacionalismo fascista se volvieron hipercriticos con el discurso nacionalista y cualquier cosa que les sonase a nacionalismo les producía tal rechazo que casi se defendió un cosmopolitismo abstracto. Tuvieron que venir los años ochenta y noventa para que se abriese de nuevo la comprensión hacia la cuestión nacional y/o étnica.
    De hecho hoy los anarquistas (no todos bien es cierto) siguen o han vuelto a defender una visión de país y pueblo como comunidad popular no estatalizada o transestatal
    El problema que tienen "algunos" es que como les enseñaron que para llegar al brillante porvenir del comunismo primero tienen que tomar el Estado al asalto no les queda otra que envolverse con alguna que otra bandera (nacional) y hacerse pasar por lo que no son, patriotas. Por eso no entienden que un asturiano, un vasco o incluso un castellano antes que nada debe de ser un paisano.

    Y quien no es paisano enseguida se nota

    ResponderEliminar
  21. A modo de posdata

    Es posible que esos "algunos", lease comunistas ML ortodojos, se arroguen con cierta prepotencia la representación de una clase y un paisanaje al que nunca pertenecieron. Hay que ser pacientes y tratarlos con mano de acero en guante de seda, aunque a veces un buen sopapo (dialectico) no les viene nada mal. ¡Pobreticos ellos!, adoradores de una fe tan atrabiliaria como desconocedora del mundo, han de ser guiados como ovejas perdidas hacia pastos mas verdes y floridos que sus ya viejos y manidos lager

    ResponderEliminar
  22. JM: te voy siguiendo desde hace tiempo en el blog de DMR. Eres muy original, aunque tienes una prosodia un tanto arcaica. Bueno, David, a veces, también la tiene. Me da la sensación de que sois viejos amigos y eso me gusta mucho. Que alguien que no es asturiano siga con tanta insistencia un blog de una persona que optó por su pequeño país y por utilizar su minorizada lengua dice mucho. Creo, JM, que eres del grupo de David de cuando el Ateneo Libertario. Entonces tendríais veinte o veintepocos años. ¡No sabes la cantidad de cosas que David le contaba a mi padre, un hombre del PSOE! Yo siempre le escuchaba callada. Él sabe que lo admiro por su coherencia y por su educada mala hostia. Y, tanto tiempo después, sigues ahí. Eso dice mucho de los dos. A mí, que ya conocí una sociedad distinta, me agrada mucho esa complicidad militante que David (al que considero mi tío) conserva con sus viejos compañeros: Conceyu d'Asturies, los anarquistas o el Ateneo de Madrid. También me maravilla de él lo bien que lleva sus contradicciones. Puede, JM, que tú seas parecido.

    ResponderEliminar
  23. Hola Vampirella
    Lo de la prosodia arcaica es por estar ya un poco viejuno y por mantener cierta voluntad de estilo.
    En cuanto a mi relación con David, ¡acertaste! Nos conocimos en el Ateneo libertario de Latina y desde entonces hemos tenemos una camaraderia y amistad que se ha mantenido independiente de nuestras posteriores derivas personales o políticas.
    Mi vinculación con Asturias viene de niño, siendo mi familia de origen vasco y toledano*, me crié en Madrid siempre rodeado de asturianos y pase en vuestra tierra algunos veranos y temporadas. Puedo presumir de haber dado de comer barquillos a la mítica (al menos para mi) osa Petra del Campo de San Francisco. Despues y ya de mayor ,siempre gracias a David, pude conocer mejor vuestra tierra y retomar esa conexión emocional con un paisaje y un paisanaje míticos desde la infancia.
    Siempre que puedo viajo a Gijon ciudad que adoro desde crío y donde ahora Oliver Diaz dirige con magistral batuta la joven orquesta de la ciudad. Este si que es un buen paisano y está haciendo pais.
    Un saludin y puxa asturies.

    * Digo toledano por la ciudad, no por la provincia.(seria muy largo de explicar esto)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.