14.4.11

Una crítica intolerable pa la comunidá científica

Cuando José Ángel Gayol espublizó la crítica del llibru de Roberto González-Quevedo “La cultura asturiana. Introducción a l’antropoloxía d’Asturies” nel periódicu “La Nueva España”, nun la lleí. Como a los chigres del mio valle namás que llega “El Comercio” y como pensaba que l’artículu taba nun suplementu de los que nun ponen nel formatu dixital, nun lo viera. Pero supe d’ello dende primeres hores de la mañana, cuando dalgún amigu qu’otru llamárame pa entrugame –testual, nun se trata d’una figura retórica o d’un amigu invisible- si conocía a Gayol y qué yera lo qu’esti tinía contra González-Quevedo. Arrepostié que sí conocía a Gayol, que tinía un bon tratu con elli dende que faláramos cuando publiqué un llibru de rellatos y que, evidentemente, nun sabía nada de les sos rellaciones con González-Quevedo.

Pensé entóncenes que la crítica debía ser xabaz, tanto como p’alarmar a dalgunes persones nada remilgaes nin particularmente sensibleres, pero escaecí l’asuntu hasta agora. Toño Martínez fixérame una llarga entrevista pa “Infoasturies” –con entrugues mui acertaes y que me permitieron desendolcar bien la mio tesis- sobro’l mio últimu llibru “Incompetentes y autoritarios. La industria de Xixón dende l’autarquía al desmantelamientu”. El llibru lleva un entamu, precisamente, de González-Quevedo ya yo desplicaba na entrevista la so aportación al llibru, apoderándolu más de lo que merecería si fore custión de cortesía. El casu ye qu’un de los llectores –sofitáu por dellos acuses de tar d’alcuerdo- facía esta reflexón: “nun sé que-y paecerá al profesor Rivas esti comentariu sobre Quevedo, www…”. Entóncenes sí que lu lleí.

Nun ye la primera vegada que Gayol fae una crítica corrosiva de un llibru y, la verdá, que, acertáu o non, ye cosa d’agradecer nun país como Asturies onde nun hai críticos y onde los comentarios sobre espublizaciones siempres los faen amiguinos, falando maravíes Menganu de Zutanu y al día siguiente Zutanu faciendo lo propio con Menganu. Gayol yá emplegó dureza abondo con dalgunos escritores y poetes, inclusive criticando a dalguna “vaca sacrada”. Pero lo que val pa la crítica lliteraria, onde un bon llector puede ser un bon críticu d’un escritor, nun ye bon camín pa la crítica científica, especialmente cuando la distancia intelectual pente’l críticu ya’l criticáu ye grande.

Yo pueo dicir que Lurdes Álvarez “nun me gusta” (nun ye’l casu), pero nun tendría xacíu dicir que García Arias “nun me gusta”. Si garro “Mediando distancies” pueo despachalo con criterios más o menos subxetivos, pero si garro “Arabismos nel dominiu llingüísticu ástur”, nun pueo despachalo sinon ye con una fuerte carga metodolóxica ya epistemolóxica y, seguramente, que con una bona esperiencia na empiria. Lo mesmo, cualisquier llector medianamente avezáu puede criticar con plenu conocimientu’l mio “Xente de perende”, pero pa los mios “Incompetentes y autoritarios” o “Modelling a sustainable European Union” requiérense otros preseos analíticos. De fechu, cuando Antón García fixo la crítica al primeru d’ellos, cargó contra delles espresiones llingüístiques. Nun toi d’alcuerdu con elli en munches custiones, pero considérolu capacitáu pa facer esa crítica, posiblemente con más capacidá que la que yo teo.

Precisamente yo fore’l presentador del llibru de González-Quevedo en L’Arribada nel pasáu setiembre, porque esti llibru del que falamos tién yá más d’un añu. Amás, conozo la obra del autor, lo mesmo lliteraria que científica, dende finales de los setenta. P’acabar, somos amigos dende los tiempos estudiantiles de Conceyu d’Asturies de Madid, d’aquelles dómines nes que conocimos, como escribiere Rostand, “la felicidá que namás conocen los que vivieron la revolución”. Pero la defensa que pretendo facer del so trabayu nun tien ren que ver con estes circunstancies.

La crítica de Gayol tien dos vertientes. D’un lláu califica a mediu llibru como de “cortapega”, que camiento que ye una visión distorsionada y distorsionante. Per otru lláu aféa-y al autor que delles páxines seyan traducción d’un llibru anterior n’español ¡del propiu González-Quevedo!. Ye de destacar que l’autor desplica esta última custión nel entamu’l testu, pero tal paez que’l so críticu nun lo viera. Denguna d’eses dos critiques m’interesa porque lo preocupante ye la durísima crítica conceptual y metodolóxica, lo que, en bona llectura, significa una crítica impugnadora, non yá del trabayu, sinon del autor.

Pa xustificar la so crítica nesti sen, Gayol considera la formación de González-Quevedo como una dificultá pa desendolcar una metodoloxía afayaíza, por ser "llicenciáu en filosofía”. Quiero suponer que ye un “lapsus” porque trátase d’un doctor n’antropoloxía pola Universidá Autónoma de Madrid dende los años ochenta y doctor en filoloxía hispánica más sero pola Universidá d’Uviéu.

Por supuesto que’l llibru tien llagunes ya escaezos en delles partes, como ye lo propio nes obres amplies y ambicioses, y que dalgunes coses yo fairíales d’otra miente. Pero tamos, como con prudencia científica titula l’autor, delantre una obra “introductoria”. Nun pretende González-Quevedo facer una sistemática antropolóxica que pudiere aplicase a cualisquier tarrentoriu, una de les critiques de Gayol, sinon qu’avérase más a lo que podría ser una hermenéutica antropolóxica aplicada a Asturies. Por eso recurre n’ocasiones a Fernández-McClintock, una referencia que Gayol diz nun entender. Ya ye raro pordemás esta apreciación de Gayol si tenemos en cuenta que l’asturyanqui Fernández-McClintock tién abondes publicaciones sobro Asturies, onde tan incluyíos dos llibros non tornaos dende l’inglés y que tan espublizaos –a lo menos ún d’ellos- pola Universidá de Chicago.

Pero d’otru lláu, González-Quevedo ye un antropólogu mui averáu al materialismu, mientres que yo caigo más del lláu de l’antropoloxía cultural, simbólica o fenomenolóxica. Igual ye porque fixéramos los cursos de doctoráu n’antropoloxía en departamentos distintos. Elli tien mui presente la llínia materialista d’aprosimación a la realidá. Nel so día, Marx desplicó con claridá na so “Contribución a la crítica de la economía político”, seguramente nuna de les sos principales aportaciones, que la forma de producir determina la conciencia. Yo nun participo del determinismu de Marx pero sí pienso que la forma de producir nun “determina” pero sí “condiciona fonderamente” la forma de pensar, les representaciones culturales y la mesma conciencia individual. Precisamente cuando yo-y critico coses a González-Quevedo voi per esa llínia y tan dedicaes a dellos aspectos de la empiria.

Paradóxicamente, Gayol critica l’escaezu del materialismu históricu, representao, sigún el críticu, na falta de referencies a Marvin Harris. En primer llugar, cuando se quier dotar d’un marcu teóricu a una investigación empírica o concreta, namás ye necesario desplicar aquella teoría o teoríes coles que l’autor va trabayar. Si p’abordar la cultura asturiana mos vamos sofitar en Clastres, Rappaport o Malinowski, ¿por qué tenemos que falar de Harris o de Morris?. Si pa estudiar la economía d’Asturies vamos aplicar el métodu de Marx, ¿por qué tenemos que desplicar los métodos de Marshall o de Friedman?. El llibru de González-Quevedo nun pretende ser una historia de les teoríes ya escueles antropolóxiques.

D’otru lláu, hai yá más de vente años que Harris nun ye referente nos estudios antropolóxicos. Pa entamar, ye consideráu un divulgador –un bon divulgador- pero non un científicu. Y, pa siguir, dempués de tener una importancia grande y d’aportar contribuciones interesantes, resulta ser un autor ideoloxizáu nel sen d’”ideoloxía” como visión falsa de la realidá, como escribe’l mesmu Marx. Harris intenta meter la realidá nel modelu dialécticu materialista a martiellazos. Por poner un exemplu que raya lo cómico, incapaz d’entender dende la so estrechez metodolóxica cualisquier ritual simbolista, atribuyó los sacrificios humanos y l’antropofaxa de los pueblos mesoamericanos a que los sacrificaos yeren la so fonte de proteínes. Cualisquier persona medianamente formada sabe que les especies más elevaes na pirámide trófica, como ye la humana, son mui ineficaces enerxéticamente. La especie humana como fonte de proteínes pa otros conxéneres ye dalgo antieconómico, colo que ye estraño que nun lo pescanciara, precisamente, un materialista. Sí que lo viera, pero como nun alcontró una razón desplicable dende’l materialismu históricu, prefirió deformar la realidá.

Por cierto, que cuando Harris tuvo en Madrid, cellebrara una xinta col mio colega de la Universidá Autónoma Ubaldo Martínez Veiga y con un grupín d’antropólogos. Ún de los presentes yera, precisamente, Roberto González-Quevedo. El papelón de Harris metanes aquel grupu de científicos fora, a lo que paez, de lo que nun ta escrito.

Critica tamién Gayol el fechu de que González-Quevedo contemple la llingua dientro’l so llibru, allanzando la sospecha de que lo fae poco menos que pa contentar a la so parroquia. Podría tener razón pero debería dar el so porqué, que posiblemente descanse na demarcación científica que saca a la llingua de l’antropoloxía pa dexala namái que na filoloxía. Por embargo, paez evidente que la llingua ye ún de los rasgos principales d’una cultura, por nun dicir el más importante, como afirmen munchos autores. Pero, amás les estructures llatentes o subyacentes y les connotaciones culturales manifiéstense y a veces vienen determinaes nel código llingüísticu y pol códigu llingüísticu. Nun hai d’escaecer que Seaussure, el güelu’l pensamiento estructural yera llingüísta, mentanto que’l padre, Lévi-Strauss, yera antropólogu.

González-Quevedo métese, a xuiciu’l so críticu “nel ortigal” del nacionalismu. Esta podría ser la crítica más razonable y, a lo meyor, yo nun falaría del movimientu nacionalista nun estudiu antropolóxicu. Pero nun ye una barbaridá falar nuna introducción a la cultura asturiana de la ideoloxía política que recurre con enorme potencia a los referentes simbólicos. Y, d’otra banda, les representaciones polítiques d’una cultura son fundamentales pa entender la cultura mesma.

La última crítica importante dende esti puntu de vista metodolóxicu ye la descomanada atención que da González-Quevedo a la muerte escontra les poques páxines dedicaes a los ritos de pasu. Pero resulta que’l ritu de pasu más importante de toles cultures ye, precisamente, el de la muerte, sacantes que nun se consideren los ritos fúnebres como ritos de pasu, postura que sedría única nel ámbito científicu. Pregúntase con retranca Gayol esto: ¿ye tan importante morrer n’Asturies?. Pues sí, ye mui importante. A lo meyor nos centros urbanos más aculturizaos yá nun ye tanto, pero na mayor parte d’Asturies –non namás na sociedá rural, como se piensa delles vegaes- siguen apreciándose rasgos diferenciales, unos únicos ya otros comunes al restu la cultura atlántica. Ye más: uno de los primeros estudios antropolóxicos d’España fixérase nel Ateneo de Madrid, precisamente, sobre los ritos de la muerte n’Asturies. Como anécdota final: si yo nun lleí la crítica de Gayol, como ya dixe, ye porque nun arrecibimos namái qu’”El Comercio” y la razón ta en qu’esi ye’l periódicu qu’espubliza les esqueles del conceyu de Villaviciosa. Porque ye necesario saber quién finara porque, si nun cumples colos rituales establecíos, pases a ser un desplazáu na to propia comunidá.

Pa terminar, una sospecha. Dende’l primer párrafu al últimu, toles critiques al llibru de González-Quevedo lleven el contrapuntu de les allabancies al llibru d’Adolfo García Martínez. La crítica a González-Quevedo tal paez un pretestu p’aponderar la de García Martínez, titulada “Antropoloxía d’Asturies”, anque escrita n’español. A eso llámenlo los críticos anglosaxones “retorcer el pescuezu al caballu”. Por cierto, qu’esti llibru de García Martínez ye mui recomendable.

Imprimir

28 comentarios:

  1. Ta visto que n'Asturies sigue siendo un gran pecáu falar sobro ella y lo propio, y si lo faes na so llingua pos entós ye que yes un nacionalista redomáu que pol propiu fechu de selo nun tien valir dengún lo que digas.

    ¿Cuántes más mientes hai que dexar morrer ensin reconocencia bultable nesta tierra? Pa cuándo mos deamos cuenta sedremos una guapa salida al mar de Castiella.

    ResponderEliminar
  2. Pelayu: por si nun te diste cuenta nel mio llibru o entá nun tuviste ocasión d'echaí un vistazu.

    Nel entamu, González-Quevedo enmarca'l mio trabayu nuna perspectiva d'esquierda y nacionalista y sobro esti últimu puntu diz lo siguiente:

    "L'anális que fai, entós, l'autor d'esti estudiu del procesu de desindustralización de Xixón ta fechu dende una perspeutiva nacionalista, a partir de los intereses asturianos. Nun faltará'l que diga que la visión ye 'tendenciosa', pero esi mesmu sedría'l qu'afirmaría con muncha seriedá que si se fixera esi estudiu dende los intereses de fuera la visión si resultaría, entós, 'oxetiva'".

    ResponderEliminar
  3. ¡Ai David, que te conozo dende pequeñuca! Tas abusando ya eso faeslo porque te tocaron la fibra, a tí que yes tan fríu nes conceptualizaciones. "Sistemática antropolóxica, hermenéutica antropolóxica, antropoloxía fenomenolóxica, demarcación científica, retorcer el pescuezu al caballu...". Tas machacando, amosando conocimientu frente a dalguien que creyes que nun da la talla. La verdá, yo tampoco entiendo la mayor parte d'eses coses. Dicíeslo nel artículu anterior: los científicos tienen -tenemos, que ya me val- razones sentimentales. Y a ti tocáronte a un de los tuyos, de los de Conceyu de Madrid. Tienes razón en tolo que dices pero si la crítica de Gayol nun fuera a Quevedo tu siguiríes oyendo música o tomando sidra y nun escribiríes nin una llínia. ¿Acierto?.

    ResponderEliminar
  4. El señor Rivas nun comenta otra crítica que fai el señor Gayol: l'abusu de l'autocita bibliográfica del señor Quevedo nuna proporción oxetivamente escesiva. La egolatría nun ye xustificable nunca, pero menos nun supuestu científicu. ¿Nun ye verdá?

    ResponderEliminar
  5. Don Carlos, de xuru que de la barba florida y la manu espurría.

    De manu, quien mos llama "señores" a los que somos "profesores" ya se define. Sí que val lo de "señor" pa Gayol, porque nun ye "profesor". Por cierto, si lo que vusté dixere fora verdá sedria "egocentrismu", pero non "egolatría". Debería vusté volver a primero -de primaria, por supuesto-, si ye que vusté estudiara dalgo.

    Pero voi arrepostiái. Cuando un autor de más de vente llibros fundamentales pa la nuesa cultura espubliza un llibru introductoriu fácile pa touquisque debería ser una gayola collectiva. Pero, en fin...

    Que tenga bon día, don Carlos, anque más me paez don Lluis.

    ResponderEliminar
  6. Otru Lluis (pero esta vez ensin "don" pa nun tener que m'aplicar aquello de: "don sin din campana ensin mayuelu, coyones en llatín"). Nun diba opinar sobre esta entrada porque'l tema sobrepasa los mios conocimientos nestes cuestiones y cuando pasa eso ye fácil esnidiar y esfocicase. Pero lleendo opiniones d'esti filandón y de la entrada anterior del blogue llámame l'atención qu'una crítica principal al llibru de David fuere de tipu llingüísticu y una de les principales del de Quevedo del tipu de que si s'autocita muncho, poco o nada. Simplemente dexo estos dos apuntinos y salgo del barrizal...

    ResponderEliminar
  7. Vamos ver. Yo, como llector, agradezo que me den toles referencies posibles. Si Quevedo escribiera trenta llibros onde desarrolla temes que nesti otru llibru resume en dos párrafos, paezme normal que me remita a los estudios. Nun ye enchipase, nun ye lóxico, sinon que ye obligatorio. Agora, si otru autor solo s'autocita dos veces, ¿nun será que solo tien dos llibros?.

    Otra cosa: Vampirella tien razón. La xente de Conceyu de Madrid ye un exemplu nel asturianismu. Pioneros, lúcidos, tolo contrario al cainismu y, pa encima, d'un altor intelectual de lo meyor. Nun m'estraña que a la mínima salten a defendese. Pero con argumentos, non por amiguismu, como faen otros.

    Pa terminar, préstame muncho DMR cuando se cabrea.

    ResponderEliminar
  8. Esi tal Gayol, ¿de qué va?. Yo nun soi antropólogu pero paezme que ta nos años setenta. Solo-y falta dicir qu'Engels ye la hostia colo de los iroqueses. Y tien razón Vampirella: Rivas y Quevedo, Conceyu de Madrid, ¿hailo meyor?

    ResponderEliminar
  9. A mi paezme qu'esti Gayol quier facese famosu a base de metese con xente que ta mui perriba d'el. Igual tais, Quevedo y DMR, equivocaos y lo meyor ye nun dar nin recibu d'esti indocumentáu. Pero, en fin, como entrasteis al asuntu... Gayol, ¡yes un babayu!

    ResponderEliminar
  10. No conozco a González-Quevedo ni a Gayol pero sí, como saben los seguidores de este blog, a David M. Rivas, compañero ahora y que fue mi profesor hace años. La consistencia intelectual del pofesor Rivas es conocida y reconocida. La crítica a la crítica me parece demoledora. Si Gayol tiene un poco de dignidad debería dedicarse a otra cosa. Tal vez en la prensa del corazón tenga cabida.

    ResponderEliminar
  11. Nun sabía que dicir. Pero como Gayol ye un home cultu, tan cultu como pa criticar a González-Quevedo, entenderalo perfechamente. Ye fras de Roussau.

    C'est à moi dêtre vrai, c'est au lecteur d'être juste. Je ne lui demanderai jamais rien de plus.

    ResponderEliminar
  12. Lo único que me parece es que el egocentrismo de los "profesores", de los "dones" es enorme. ¿Qué es que no se os puede criticar? ¿Sois DIOSES? Aquí lo que está claro es que el amiguismo y el compadreo se notan. No creo que Gayol quiera subirse al carro ni a la noria. Es un crítico, seguro que con más trabajo de campo que el citado R.G. Quevedo, al que parece no contestar ni cuando presentó en LNE su libro. ¿Qué es que la talla de Gayol se mide en si consiguió ser catadrático por ser "amigo de"?

    ResponderEliminar
  13. Namás quiero dicir que toi dafechamente d'acuerdo colos comentarios de Vampirella (refiérome a les tres frases caberes) y Mariana Pérez. A "Palos na romería", si pa ti ye un babayu Gayol preocúpame poco (porque nun voi salir yo a defendelu, que yá ye mayorín pa ello) pero dicir que si Adolfo García namás cita dos llibros ye porque namás tien dos, amueses el to desconocimientu de lo que ye la producción antropolóxica asturiana (supongo que'l profesor Rivas tará d'acuerdo conmigo nesti apunte). Eso sí, escapáseme la respuesta agresiva del profesor Rivas pa con esi tal "Carlos". Un saludu.

    ResponderEliminar
  14. Soy antropóloga y he leído atentamente - creo que al igual que el Sr. Gayol- el libro de R. González Quevedo por la escasez de artículos o libros que se refieran a una Antropología de Asturias. Observo un autoplagio excesivo y recurrente a las obras del Sr. González - Quevedo y lo que es peor cita explicitamente frases del Sr. Martínez "Antropología de Asturias" sin recoger que son citadas directamente de ese libro. Sobretodo, ¡Hay que ser honrado! ¿Qué es que a los amiguetes no se les puede tocar? Y creo que esto no es ni prensa del corazón ni mucho menos. Creo que la crítica es hasta suave, completamente argumentada, ... pero hay "ciertas esferas académicas que no se pueden tocar". Y desde luego hacer trabajo de campo dos días como el Sr. Quevedo, desde la distancia, etc... sólo te convierte en un antropologo de Sillón o sofá.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué desgraciaínos! ¿A quién creen que engañarán esta panda? ¿Quéreis el pastel solu pa vosotros eh? ¡Que la gente dase cuenta! ¡Y ahora en la facultad! Sois como los políticos ... Ya no hacen falta más palabres

    ResponderEliminar
  16. Apoyo a Gayol. Les crítiques son científiques y fundamentaes que ye de lo que se trata.

    ResponderEliminar
  17. ¡Los curas nun caen de los castañales!

    ResponderEliminar
  18. No se trata de hacer critica desde una corriente u otra, creo que todas aportan algo nuevo y algo con lo que se hay que quedar. Lo más grave- estoy de acuerdo con uno de los anónimos- es lo que trata sobre el plagio. El plagio es una actividad reprobable y debería, por tanto, hacerse un uso correcto de las notas a pie o de las referencias precisas en el texto.Para ser honesto se ha de hacer con rigor siempre y más desde el ámbito académico. Saludos profesor.

    ResponderEliminar
  19. ¡Pero que mal llevan algunos les crítiques! Creo que ante todo se debe criticar las obras, los hechos, no a las personas. ¡Que es un partido de fútbol a ver quien ye más que quién! Paezme que el tal Gayol nun ye menos que otros que se creen más qu`el. Me parece que no se aceptan muy bien les crítiques, ¿no, Sr. Quevedo, Sr. David M. Rivas y compañía?

    ResponderEliminar
  20. Tocaran el chiflu y glayásteis. Nin un argementu. José Angel, que te tengo estima, dí-yos a estos amigos tuyos que ten callaos. Ser universitariu igual val poco, ye verdá. Pero trabayar trenta años, investigar, unes cuantes tesis doctorales... ¡Por supuesto que dalgunos tamos per encima! Yo nun soi como Belén Esteban.

    ResponderEliminar
  21. Francisco Javier de las Alas Pumarino y Bernaldo de Quirós19 de abril de 2011, 0:37

    Non, tu yes un señoritu. Y los señoritos tamos perriba de la plebe.

    ResponderEliminar
  22. Profesor Rivas: Nun quiero que me mezcle colos qu'escribieron depués de mi, pero sí me prestaría que-y respondiera a Vampirella (les tres frases caberes que-y recordé); quiciabes la mio pregunta pola so respuesta al tal Carlos sí pueda quedar pa prau por tener menos interés. Pero nun me gustaría ver cómo calla ante ciertes descalificaciones del firmante como "Palos na romería" pa col profesor Adolfo García. Un saludu.

    ResponderEliminar
  23. Respuesta de José Ángel Gayol al profesor Roberto González-Quevedo (por ahí arriba alguien decía que ya es "mayorín", pues parece estar en lo cierto):http://mas.lne.es/cartasdeloslectores/carta/6881/respuesta-roberto-gonzalezquevedo.html

    ResponderEliminar
  24. Heteronimio González19 de abril de 2011, 17:10

    Estimáu anónimu de dos comentarios más arriba:
    Ye evidente que "Palos na romería" ye'l propiu David Manuel Rivas Infante escribiendo con otru nome. Asina que pidi-y que respuenda a les descalificaciones que fixo'l so alter ego faltón Palos-na-romería ye forzalu a desdicise a sí mesmu y a afondar peligrosamente na escisión de personalidá.
    Val más dexalo too como ta.

    ResponderEliminar
  25. Mirái: acabo aterrizar equí "per caso", como tuntu'l pueblu (astur)que soi, y... nun soi... a pescanciar d'ónde xurde toa esa triba de virus o banda mosquitos españa(dores)cuando se polemiza al rodiu d'un llibru de tema astur. Igual ye l'únicu que s'asoleyó "d'interés" públicu dende cuantayá, porque dicen que ye gordu y tol mundu ta tan bien empapáu d'él que nun sé que más dicir. Perdonái, he, perdonái. Nun quería faltar. Voi tomar otru vasín.

    Llin de Lloríu

    ResponderEliminar
  26. Me parece que Pelayu y Berto Meana están criticando a José Ángel Gayol en base a lo que escribe el profesor Rivas y no debería ser así. Después otros arremeten contra el joven mierense (babayu, que se dedique a la prensa rosa, entre otras lindezas)y el profesor Rivas no llama la atención (sé que no debería, pero da la sensación de que son conocidos suyos y habituales de este blog)a estas personas, pero sí se la llama a Gayol cuando aparecen sus defensores (de no muy buenas formas todo hay que decirlo). Después hay otros que más educadamente preguntan al profesor Rivas y este no responde (también está en su derecho, que conste). Creo que lo mejor es que leamos este texto de José Ángel Gayol, son sus palabras, no las interpuestas por otros, y de estas ha de responder y nosotros opinar: http://joseangelgayol.wordpress.com/2011/04/19/la-cultura-asturiana-introduccion-a-l%E2%80%99antropoloxia-d%E2%80%99asturies-de-roberto-gonzalez-quevedo/

    ResponderEliminar
  27. Señor Rivas ("señor" ye tratamientu que doi por igual a cualquier ser humanu) (masculín, eso sí), creo qu'usté me debe confundir con otra persona, pero eso ye lo de menos. Si llamalos a ustedes "señores" ye una cosa que me define, bien definíu taré.
    Tocántenes a otro, del egocentrismu a la egolatría hai un pasu, pero puedo concordar con usté en que'l mal qu'afeuta al señor González-Quevedo cola bibliografía del so llibru ye l'egocentrismu y non la egolatría. D'alcuerdu neso y reformulo la consideración que facía: l'egocentrismu nun ye xustificable nunca, pero menos nun supuestu científicu, ¿nun ye verdá?
    Y pa terminar y soluciona-y les sos dubies, diré-y que sí, que tengo daqué estudiucu que supera primeru de primaria con un cachu. Supongo que coles sos pallabres quier dicime que si nun tuviera estudios superiores nun taría capacitáu pa tratar d'esti tema o pa polemizar con usté. Pero nun ye'l casu, descuide. La empingorotada altura intelectual dende la que nos perdona la vida, nun me da mieu.

    ResponderEliminar
  28. Camarada Rivas
    Leo con gran retraso estos comentarios acerca de la metodologia analitica del antropologismo asturiano.
    Te comento rapidito y debido a cierta carga etilico- metodologica con brevedad.
    1- Marvin Harris no se lleva ya ni en el mango de los paraguas.
    ¿Porque?-. Muy claro por que toda su metodologia analitica sobre el balance proteico esta basado en una profunda incomprensión de como el sistema digestivo procesa la transformación de las proteinas en aminoacidos, ni de como se procesan ni se asimilan los diferentes aminogramas segun dietas y habitos alimentencios.
    No todas las "personas humanas" digieren "exatamente" de la misma forma, explicar esto me llevaria muchas paginas; Harris como buen simplon marxista y yanqui cae en la peor interpretación del materialismo cultural, si es que esta interpretación tuviere algo de respetable,Como el tito Engels( el de la casa de la pradera) solo escribe gilipoyeces pra gafapastas y perroflautas.
    Otrosi o second part. Todos los comentarios acerca de la egolatria estan fechos por gente a la que se le señala la luna y se quedan mirando al dedito.

    Babayos a xugaaaaaarr....!


    Everildo Gonzali de Candás. XXVI Conde de Santa Barbara de Llugones y fundador de la Antiquisima Asturies.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.