10.4.11

“La nuesa burguesía yera débile como clas y parasitario como asturiano”


Toño Martínez: David M. Rivas acaba d’espublizar el llibru “Incompetentes y autoritarios. La industria de Xixón dende l’autarquía al desmantelamientu”, nel que l’antropólogu y filósofu Roberto González-Quevedo ye l’encargáu del entamu. ¿A qué se debe esta elleición y qué-y paez la so aportación?.

David M. Rivas: González-Quevedo ye un bon amigu dende la dómina de Conceyu d’Asturies de Madrid, cuando yéramos estudiantes. Pero, amái, ye una de les meyores cabeces d’Asturies, non solo del asturianismu. Nun creyo qu’haiga munchos intelectuales asturianos del altor de González-Quevedo. Yo sabía que diba tratame con ciñu nesi prólogu que-y pidiera pero namás esperaba qu’unes llínies de presentación. Pal mio plasmu ya’l mio contentu fixo un ensayu que val tanto como’l llibru mesmu. Ye mui interesante la so disquisición sobro Marx ya’l poder, con un analís mui curiosu del mou de producción asiáticu como pegoyu de la revolución bolchevique. Lo mesmo puedo dicir de la so interpretación del nacionalismu como idega política y de la so “praxis” n’Asturies actual. Y nesti puntu ye claru: piensa qu’Asturies ye una nación que quieren desaniciar. Tamién, como bon antropólogu de basa materialista pero non dogmáticu, fae una esposición mui sensata de la dialéctica pente tendencies sociales y posicionamientos personales, garrando’l mio casu como exemplu, cosa que, la verdá, llegó a emocionome.

T.M.: Amás, la edición del so trabayu acompáñase d'un apartáu de semeyes del conocíu fotoperiodista Xurde Margaride. ¿Cómo foi'l procesu d'esbilla?, ¿nun piensa que los llectores podríen echar en falta semeyes rellacionaes colos primeros capítulos del llibru?.

D.M.R.: Eso fue cosa de la editorial y del fotógrafu. Ehí yo nun participé masque p’apautar la fras de pie de cada semeya. Sí ye verdá que les fotos asoleyaes son cuasi toes del últimu períodu del que trata’l llibru. Igual s’echa en falta otra docena d’elles de los años cincuenta y sesenta.

T.M.: Usté ye profesor d'economía de la Universidá Autónoma de Madrí y tien un currículum reconocíu y abondante nesi campu. Sicasí, los sos estudios d’economía asturiana son una parte pequeña de la so producción. ¿Esti llibru indica que da-y un xiru nes temátiques de les sos investigaciones?.

D.M.R.: Sí, de xuru. Demientres bastantes años la mio carrera profesional marcábame una llínia que tinía siguir. Na mio estaya de trabayu hai dos vectores: la estructura económica ya’l desendolcu. Por eso la mio obra ye, básicamente, d’economía mundial y de desendolcu caltenible. Pero agora yá nun necesito facer, como aquel que diz, “curriculum”. Por eso puedo dedicame a otres coses. El día que cumplí cincuenta años prometiérame a migo mesmu dos coses: nunca naide va desaminame otra vegada y más nunca voi callar por falsa educación. Evidentemente, sigo colo d’enantes, caro, porque me gusta y porque ye lo qu’imparto en clase. Si teo un deber sacrau ye pa colos mios alumnos. Pero yá nun toi tan aforfugáu como cuando yera más mozu y necesitaba meter la cabeza na universidá y consolidar la mio posición. Nun necesito más reconocimiento académicu. Tengo en cartera dellos proyectos d’eses temátiques pero les custiones asturianes van ser prioritaries.

T.M.: Fala usté de “desmantelamientu”, critica el términu “reconversión”… Pero ¿nun llevamos nun sé cuanto con procesos de “reindustrialización”, “diversificación”,…?. ¿Hai munchos economistes que falen de desmantelamientu?. ¿Nun hai produción d’estudios sobre esti procesu?.

D.M.R.: El términu “reconversión” ye una babayada. Ye un términu relixosu: “volver a convertise”. Nun tien dengún xacíu económicu nin científicu ya ye ún de los primeros emplegaos polos políticos y los economistes pa nun llamar a les coses pol so nome. Agora yá nun va ún “al paro”, agora “flesibilízase la situación llaboral”. Lo de Xixón fora un desmantelamientu industrial, términu que nin ye bonu nin malu, ye’l real. La terminoloxía nun pertenez al tarrén de la moral sinon de la llingüística. Una descripción nun ye una prescripción. Y caro qu’hai economistes que falen de “desmantelamientu”, dalgunos d’ellos asturianos, como José Manuel Agüera, ún de los meyores economistes que tenemos pequí, al qu’Izquierda Unida –onde militó dende los años del PCE- nun supo aprovechar. Ye un home de criteriu y por eso tuvo qu’abellugase na Universidá de Llión, lloñe de la uvieína. Tamién Pepe Alba fala nestos términos, lo mesmo que Holm Detlev Köhler, al que podemos considerar como asturianu ensin forzar el razonamientu. Son tres profesores qu’analicen les coses ensin corsés nin obediencia al mandu. Por eso ye difícile velos nos saraos gubernamentales, empresariales o sindicales, nin nes páxines de la prensa asturiana, tan apegada al poder. Polo que cinca a los estudios, hai mui pocos y cuasi dengún pal casu asturianu. Nel 1968 espublizárase un llibru qu’intentaba facer un analís del asuntu pero que naide de la nuesa universidá quixo siguir. Titulábase, significativamente, “Asturies escontra la so reconversión industrial”. ¡Tamos falando de 1968!. Agora, trenta años dempués del entamu’l desmantelamientu, sigui ensin haber estudios. La Universidá d’Uviéu tuvo al marxe’l procesu, tolo contrario que les universidaes vasques o catalanes. 
T.M.: Nel 2010 tamién publicó'l llibru "L'añu la cris que naide nun quixo ver", con un sellu editorial nuevu, Llibros del Pilpayu. ¿Qué nos pue cuntar brevemente d'él y ónde pueden comprar los llectores tanto ésti como “Incompetentes y autoritarios” vistos los últimos pieslles de llibreríes asturianes?.

D.M.R.: Lo del sellu editorial hai matizalo. Ye un nome que ponemos unos cuantos amigos a llibros d’autoedición. Lo de les llibreríes ye de dolor y a ello-y dediqué hai poco un articulín nel mio blogue, que, a lo que paez, prestó más bien poco en dellos ambientes. Igual xeneralicé enforma, pero camiento que l’analís que fixe nun va mui desnortiáu. Ciarren les llibreríes porque los asturianistes nun compren llibros, porque dalgunes editoriales nun distribuen, dao que cubren costes y algamen beneficios coles subvenciones, y porque les zunes polítiques pesen muncho, como padecieran per bandes estremaes Trabe, Alborá y Paraxuga. Evidentemente, tamién carecen problemes xenerales del sector. Supongo qu’“Incompetentes y autoritarios” podrá comprase en delles llibreríes porque la editorial Espublizastur distribuiralu lo meyor posible, anque, al pasu que vamos, igual esti tipu llibros solo sobrovivan na distribución per internet, na venta “on line”. Del llibru anterior queden unos pocos exemplares que toi distribuendo por petición al mio corréu ellectrónicu. Ye un llibru nel que recopilo los artículos ya entrevistes del 2008 ya’l 2009. Tan cuasi toos n’asturiano anque dalgún hai n’español. La temática más presente ye la de la cris económica. En dalgunos artículos anticipé lo que diba pasar, pero si nun escucharon a Krugman o a Stiglitz, ¿qué diba esperar yo?.

T.M.: Depués de lleer el so testu queda la impresión de que siempres se llega tarde, qu’hai un retrasu secular, falta de conocimientos, falta d’inversión, d’innovación, falta de tecnoloxía, falta de polítiques… ¿Siempres llegamos tarde a competir y siempres perdemos?.

D.M.R.: Equí hai de dixebrar los antecedentes. Hai una traxedia histórica que vien dende los entamos del XIX y qu’entá s’entaramanga más dempués de la última guerra civil. Les décades de 1820 y 1830 foren les décades del gran saltu capitalista, cola gran industrialización inglesa y los anicios d’esa mesma industrialización en Francia ya un pocoñín más sero n’Alemaña. Foren les décades de mayor espoxigue económicu de la historia. Son les décades del lliberalismu trunfante. Pues resulta que, mientres Europa marchaba p’arriba, Fernando VII pesllaba les universidaes, zarraba l’Ateneo de Madrid, reinstauraba la inquisición, abría escueles de tauromaquia… La década d’esporpolle xeneralizao fue la “década ominosa” española. Los curas allanzaron persecuciones contra los científicos, tou avance tecnolóxicu fora criminalizáu, cualisquier reflexón cultural yera sospechosa d’herexía, etcétera, etcétera. Y resultó que na siguiente dómina de gran espoxigue económico, la de los cincuenta y sesenta’l sieclu XX, la era keynesiana, tamién España tuvo al marxe. Mientres el mundiu occidental avanzaba a ratios d’órdago, el franquismu practicaba una política de cuartel y sacristía, talamente como cuando Fernando VII. Eses dos dómines d’atrasu nun se pudieron recuperar prácticamente hasta hai tres díes, cuando España salió del furacu gracies a les aídes de la Unión Europea, porqu’esa ye la única clave desplicativa. Nin se ganó productividá, nin hebo empresarios valientes, nin hebo sindicatos combativos, nin nada de nada. El “milagrín” español fora la suma de turismu, inmobiliaries, corrupción y perres europées. Polo que toca a Asturies nesti marcu, siempres figuró como una economía d’enclave, un modelu desendolcu mui asemeyáu al de les economíes coloniales. Asturies especializárase n’enerxía ya industria básico, siempres subsidiaria de la industria vasca ya obediente a les ordes el gobiernu franquista. Enxamás hebo intención d’un desendolcu centráu, mientres el sector agropecuariu yera desfechu xabaz y silenciosamente.

T.M.: Tamién da la impresión de que tamos lleendo un manual d’hestoria económica de Xixón, fácil de lleer, con esplicaciones cencielles, contextualizáu a nivel asturianu, estatal y mundial… En definitiva, en pocu espaciu, resume perbién y de forma mui pedagóxica la evolución de la economía xixonesa. ¿Yera la so intención o ye deformación profesional dempués de tantos años de docencia?.

D,M.R.: Yera, dafechamente, la mio intención. Tamién ye posible qu’haiga dalgo de “deformación profesional”. Yo soi, perriba too, un profesor. Un profesor ye “el que profesa”, ye una triba sacerdociu ya eso “deforma” bastante. Amái toi bien consideráu como profesor, según toles encuestes feches a los estudiantes. Hai ocasiones que paezo un pocoñín duru nes mios espresiones porque soi un autor bastante claru nes esposiciones. Nun emplego medies verdaes, nin pallabres con doble significáu, nin términos economicistes d’esos que naide pescancia. Pongo exemplos qu’entiende cualisquier persona de cultura medio y gasto una prosa contundente. Tuvi bonos mayestros, como Sampedro, Tamames, Velarde o Fuentes Quintana. Por eso hailos que, cuando me lleen, piensen que soi un tanto prepotente. Nun ye verdá. Yo soi una persona mui llano. Soi mui prudente y escépticu, como bon fíu de la sociedá rural asturiana. Teo como principiu la dulda sistemática y valoro muncho les opiniones ayenes. Pero cuando toi seguru d’una cosa afírmola rotundamente y rebatime nun ye fácile. Nun me peta la bambolla pero, eso sí, nun teo falsa modestia.

T.M.: Empicipia’l trabayu xustificando nun primer capítulu Xixón como casu interesante a estudiar pola so singularidá y pola so peculiar situación nel desendolcu capitalista d’Asturies. ¿Pue desplicamos un poquiñín esta eleición de Xixón como oxetu d’estudiu?.

D.M.R.: Los científicos siempres argumentamos con pallabres grandes y con principios grandes, pero cuasi siempres hai una causa sentimental arrequexada. A min interésenme Xixón ya esa dómina que trato por amor, porque nesa villa ñací y ví con güeyos de neñu la estabilización ya’l desarrollismu; porque ellí llucharen los mios padres –Aurina y David, a los que-y dedico’l llibru- na gafienta posguerra; porque ellí defendió la llibertá en 1937 mio güelu Manolo –que ñaciera namenos que na cai Rosario-, a les ordes del Conseyu Soberanu; porque ellí morriera mio güela Elisa, víctima d’un faxismu que-y afusilare al so paisanu, Xosé, un militar republicanu y masón. Ya ye la villa de Xovellanos, la villa que siempres espoxigó escontra la mala suerte, la villa que fora capaz d’empixar a la muerte unes cuantes vegaes. Pa min que Xixón namái que tien dos ciudades asemeyaes: Llondres y Llisboa, sobrovivientes de tolos naufraxos. Xixón ye la ciudá de la voluntá. Pero tamién ye verdá que Xixón ye, como dicen los playos, “un casu”. Resistente al romanu y romanizada, bastión de Pedro I escontra una Asturies que taba por Enrique II, plaza d’Adefonso de Xixón y de Noreña y de Sabel de Portugal escontra una Asturies sofitando a Enrique III, lliberal escontra un carlismu xeneralizao, burguesa nuna mar de conservadurismu, anarquista metanes una Asturies socialista, etcétera, etcétera. Y, p’acabar, los sos ciclos económicos medios marcharon más al compás d’Inglaterra o de Vizcaya que d’Asturies o d’España.

T.M.: Nuna segunda parte del trabayu entra a analizar de forma xeneral la evolución de la economia xixonesa, nel ciclu llargu de posguerra y el saltu estructural de los setenta, ¿Cómo debuxaría’l Xixón de l’autarquía? ¿Y el de depués del Plan d’Estabilización?. ¿Y el Xixón del PSOE?.

D.M.R.: En tolos períodos que cita, el comportamientu económicu de Xixón fora estremáu del d’Asturies nel so conxuntu y, como dicía, más asemeyáu al del País Vascu ya Inglaterra. Falo de ciclos medios, caro, porque nos ciclos llargos hai más semeyanza. Los años de l’autarquía son los años de la probitú, la fame, la represión, l’alquiler d’habitación con drechu a cocina. L’autarquía traxo una situación paradóxica a la economía xixoniega. Per un lláu potenció’l comerciu carboneru p’alimentar a una Europa en guerra, lo mesmo que fixo cola construcción naval pola necesidá d’una flota mayor pa esi carbón y pa la industria conservera. Pero, paralelmente, l’autarquía estrangulaba a les empreses porque nun podíen importar bienes d’equipu, nos que lo mesmo Asturies qu’España yeren abondo deficitaries. Eso provocó un espoxigue sobro bases mui débiles, unes bases que francieron namás llegar los primeros vientos de la cris de los setenta. Dempués del Plan d’Estabilización la economía de Xixón siguió siendo diferente a l’asturiana. Mientres Xixón medraba con Uninsa, l’enantu d’El Musel y tou un complexu industrial metalmecánicu, la economía asturiana diba caminando haza la depresión. Les cuenques mineres entamaben un retrocesu del que yá nun diben salir nunca y Avilés entraba nel estancamientu, anque se benefició de la construcción de la “i griega”. Esta autopista treslladaba la exa económica pal norte, pal triángulu Uviéu-Xixón-Aviles, con Xixón como centru principal, y condergaba definitivamente al vieyu triángulu Uviéu-Mieres-Llangréu. Al llegar los setenta, otra vuelta a estremase. La cris ensañárase con Xixón mientres Ensidesa amortiguaba los problemas n’Avilés ya Hunosa facía lo mesmo nos valles del Nalón, el Caudal ya’l Ayer. Más lluéu, metanes los noventa, Xixón recupera fuelgu y la empresa pública yá nun puede caltener la situación nos otros conceyos, qu’entren en cayía llibre. La dómina que vusté llama “del PSOE” ta marcao pola terciarización y les aídes comunitaries. Ya ye bona caracterización eso del “Xixón del PSOE”. L’autarquía duró 17 años, el procesu d’estabilización ya’l desarrollismu unos 14 ya’l gobiernu’l PSOE ya va pa 33 años. Si los socialistes gobiernen en Xixón dempués del 22 de mayu viniente, sumaríen 37 años, lo mesmo que gobernó Franco. El PSOE fue’l primer partíu que s’atrevió a entamar una política de desindustrialización, porque contaba cola complicidá de los sindicatos, especialmente y como ye lóxico col sofitu la UGT. Practicó una política mui esitosa, lo mesmo productiva que monetaria, pero con un coste social tremendu. Pero, viéndolo en perspectiva, dende esti 2011, la verdadera tresformación de Xixón embaxo la batuta socialista fue pasar de ser una ciudá industrial, como yere dende más de cien años atrás, a ser una ciudá de servicios. Ya equí apaez un de los rasgos más singulares del procesu: los espacios industriales, riba too los costeros, entamen a competir con usos residenciales o turísticos. Ehí ta una de les claves de la diferencialidá de la cris industrial xixoniega escontra la vizcaína, la viguesa o la gaditana. Y l’autoritarismu heredáu del franquismu siguió vixente: los gobiernos socialistes calterizáronse por un despotismu mui acusáu y por recurrir a la represión siempres que pudieron.

T.M.: Nuna tercer parte entra a analizar la siderurxa, el naval y el restu de la industria. Ye mui críticu cola burguesía industrial. ¿Tán mal lo ficieron?. ¿Por qué “débile como clas y parasitario como asturiano”?.

D.M.R.: Voi cuntar una anécdota que me paez mui illustrativa. Hai unos años tuvimos Pepe Alba ya yo d’escursión per tierres somedanes con Ramón Tamames, que nun conocía esa rexón, y, pente otres coses, visitamos la central hidráulica de La Malva. Ellí fixérese una obra impresionante d’inxeniería, dende les canales hasta les turbines, una obra colosal. Pa que se dé cuenta de lo que falo: les canalizaciones que baxen de lo alto’l monte a la central fixéranse “a cartuchu y fesoria”. El casu ye qu’hai una placa onde figuren los nomes de los propietarios de la central y de los técnicos que la construeran. Tamames, ún de los meyores conocedores de la historia económica d’España, miró pa la llábana y fixo esti comentariu: “¿aú quedara esta burguesía emprendedora d’aquella Asturies?”. La burguesía asturiana quedó nel final del XIX. La restauración canovista primero, la dictadura de Primo de Rivera dempués ya’l franquismu más sero camudaran a los “capitanes d’industria” en especuladores abellugaos nel réxime políticu. Como clas yeren débiles escontra la dictadura, que tinía como misión controlar a los trabayadores, y como asturianos yeran parásitos, alministradores de plusvalíes y comedores de presupuestos públicos. Dalgunos d’ellos fixéronse “ricos pola patria”, n’espresión lluminosa de Sánchez Soler, y dalgunos hebo que llegaron a beneficiase de manu d’obra esclavo, cuando emplegaron a los vencíos de la guerra nos sos negocios. Amái, los años de la república y, mui particularmente, la revolución de 1934 fixo de los pocos burgueses lliberales que quedaben unos medranosos funcionarios falanxistes. La guerra civil fora tamién una guerra de clases, una guerra que perdió la clas obrera, pagando con sangre, pero que tamién perdiera la burguesía lliberal, que yá yera poco nos años trenta.

T.M.: Na siderurxa llama l’atención el trespasu de gran cantidá de capital públicu a manes privaes que describe y cómo les polítiques franquistes dexaben a Asturies nun planu subsidiariu ¿Pue desplicar un pocu estos asuntos?.

D.M.R.: Cuando se funda Ensidesa, cola instalación de la planta d’Avilés, el gobiernu convidó a los empresarios (Moreda y Gijón, Fábrica de Mieres y Duro Felguera) a participar nun proxectu conxuntu, pero estos argumentaron que yá tiníen los sos planes propios. La realidá ye que yá taben pensando en viabilizar les sos ineficacies con cargu a la empresa pública y asegurase una posición de privilexu naquella economía cerrada ya intervenida. Más sero, cuando formen Uninsa, fuercen al INI a participar con dalgo más del 11 por ciento de capital, lo que aseguraba viabilidá por mal que fueren les coses porque l’INI, por definición, nun podía quebrar. Lluéu acoyéronse a l’”acción concertada” y, colo uno y colo otro, pente 1964 y 1972 llevaben dixeríos más de 21.000 miyones de pesetes de los contribuentes, una cantidá equivalente a cuasi cuatro mil miyones d’euros actuales. Paralelamente, Ensidesa incrementaba la so productividá, polo que los técnicos pidieron un tren de llaminación en frío ya un tercer fornu altu. El gobiernu negose a ello argumentando que’l mercáu d’aceru taba saturáu. Pero esi mesmu gobiernu autorizó el tren pa la privada Uninsa. La xestión fora tan mala que l’estáu acabó por comprar cuasi’l setenta por ciento de la compañía. Aquello yá yera una estatalización “de facto”, cosa que finalizó unos años más lluéu cola integración n’Ensidesa. Polo que toca al calter subsidiariu, Ensidesa fora obligada a productos de baxu valor ametíu, colo que namás podía competir cola siderurxa asiática y llatinoamericana, mui competitives polos baxos salarios que pagaben. Tamién, nun pautu pente’l gobiernu franquista y la burguesía vasca, llimitose la producción asturiana a la obtención de productos de cabecera, retrasándose hasta yá los tiempos de cris el permisu p’ampliar los trenes d’hoxalata y d’allambrón. D’otra banda, pa valorizar la producción, les siderúrxiques occidentales taben convirtiendo l’aceru nun productu intermediu. Eso nun pasó n’Asturies porque’l gobiernu, con criterios políticos, instaló la nueva industria –l’automovilística, por exemplu- notros llugares.

T.M.: ¿Por qué la construcción naval ye’l sector más significativu de la crisis xixonesa y el sector de bienes de consumu y d’equipu los primeros nos que se cebó la crisis y el desmantelamientu?.

D.M.R.: La importancia d’estos sectores vien del fechu de que nun son básicos, nel sen económicu de la pallabra. Asturies taba mui especializada n’enerxía y aceru, productos que son los “input” d’otres industries. Por embargo, la construcción naval, la industria metalmecánica o la industria de bienes de consumu son les grandes demandantes d’aquellos productos básicos. Precisamente la so presencia ye una de les diferencialidaes de la cadarma económica de Xixón con respeutu al restu d’Asturies. Amás el so crecimientu lleva a grandes incrementos de puestos de trabayu, colo que participen d’una manera mui importante nes rentes de la población. Por eso, cuando la cris los atacó, los impactos económicos y sociales que provocaron na ciudá fueron descomanaos. Amái, los sectores de bienes d’equipu y de bienes de consumu, especialmente estos últimos, yeran más sensibles a les tensiones inflacionistes y por eso carecieron problemes muncho primero, allá pol 1973 o pol 1975. Lluéu, polo que cinca al sector naval, tamién ye verdá que fora’l más simbólicu de les lluches obreres de los ochenta y los noventa, llegando a identificase cola llucha d’una ciudá por sobrovvir y dando inclusive pa una película tan emblemática como “Los llunes al sol” que, por cierto, rodárase en Vigo porque l’ayuntamientu socialista, cola visión de futuru que lu calteriza ya’l paletismu que lu define, consideró meyor nun sofitala porque diba dar mala imax a Xixón.

T.M.: Fala usté de que los empresarios tovieren una “adaptación pasiva” a la crisis.

D.M.R.: Esi conceptu tómolu de José Víctor Sevilla, d’un llibru estraordinariu tituláu “Economía político de la cris española”, asoleyáu a primeros de los ochenta. Escontra una cris o una depresión los trabayadores namás que pueden resistir intentando siguir trabayando y consiguir xubes de sueldu. Pero l’empresariu tien más víes: echar emplegaos, xubir los precios, innovar tecnolóxicamente, aumentar competitividá, etcétera. Les dos primeres mídíes son l”adaptación pasiva”, la vía del paro y la vía de la inflación. Los nuesos empresarios taben avezaos al franquismu: salarios baxos y sindicatos verticales, capital a coste cero o negativu y mercáu cerráu a la competencia esterior. Cuando muerre Franco ya’l modelu cambia (sindicatos llibres y aumentu salarial, intereses bancarios del vente por ciento ya entrada de productos de fuera), no conocen otra forma que primero la inflación y dempués el paru. Los empresarios culparon a los salarios de la cris, pero eso nun ye verdá. El coste la manu d’obra nunca ye indicador pa nada, sinon el coste la manu d’obra por unidá producía. Si’l salariu medra nun cinco por ciento pero les ventes faenlo nun vente por ciento, los beneficios aumenten. Lo que pasó fue que los salarios medraron “demasiao” pa la reacción d’unos empresarios tan incompetentes ya ineficaces como los que tiníamos en Xixón y n’Asturies.

T.M.: Remata con una parte final na qu’entra a analizar, nun tarrén más sociopolíticu, l’aición sindical o’l papel de les instituciones. Ya ye mui críticu cola Universidá d’Uviéu. ¿Podría desplicalo, lo mesmo que les crítiques a la política autonómica?. ¿Y la posición de la denomada izquierda?.

D.M.R.: Cuando la cris taba nel so puntu más críticu llegó la constitución del réxime autonómicu y aquello marcó muncho el futuru. A Asturies llegaron políticos que, nun ye que nun tuvieren idegues pal país, ye que nin tansiquier lu conocíen. Por exemplu, cosa qu’escaecí poner nel llibru, pola UCD presentose Calvo Ortega, un segovianu; pol PCE fora Dolores Ibárruri, recién llegada de Moscú; el presidente preautonómicu yera’l socialista Rafael Fernández, tamién recién llegáu de México; y asina cuasi too. Dempués decidieron que la vía a l’autonomía diba ser la “llenta” colo que nun hebo mecanismos autónomos de reacción, mecanismos que sí tiníen los gobiernos vascu y catalán, les otres dos comunidaes industriales. El mesmu Pedro de Silva, igual el políticu cola cabeza meyor amueblada del momentu, escribió unos años dempués que nunca pensaren que’l sistema autonómicu fuere un factor de desendolcu. Pero lo cierto ye que sí ye un factor de desendolcu, como sopelexen los investigadores de desendolcu llocal o de desendolcu endóxenu, pero hai tener previamente una idega de país, como si tinía’l PNV, por exemplu. Y la posición de la universidá fue lo mesmo: nun hebo estudiu dengún nin informe d’interés dengún. La universidá, mui vinculada a la sociedá hasta la guerra civil, tal paez que morriere col rector Alas nun paredón de la cárcele modelu. Paez ser qu’hebo un programa mui detalláu dende’l gobiernu pa colocar n’Uviéu a profesores del réxime que nun tovieren nada que ver con Asturies, precisamente los profesores que, entá güei, conformen esi perfile antiasturianu que tien la universidá, bien visible nes posiciones escontra la nuesa llingua. Namás me recuerdo d’un llibru sobro economía asturiana, “Analís estructural de la economía asturiana”, de Julio Fonseca y del 1972, enantes de la cris, amás del que yá-y cité de 1968. Mientres tanto, por siguir col exemplu, les universidaes vasques taben dotando al gobiernu nacionalista d’instrumentos analíticos que mui bien-y vinieran. Polo que toca a la política de la esquierda hai muncho qu’estudiar entá. Camiento que’l PCE –a través de CCOO cuasi siempres- forzó tremendamente la máquina na industria xixoniega, hasta’l puntu de sacrificar empreses y puestos de trabayu pa caltener una bona posición nel pautu posfranquista que taben roblando col rei y col exércitu. Yera evidente que nun diba dase la ruptura ya’l PCE andaba cola medrana de quedar al marxe pa beneficiu d’un PSOE inesistente cuando’l franquismu.

T.M.: Diz que la Corriente Sindical d’Izquierda (CSI) foi “la mayor orixinalidá del panorama sindical xixonés”. ¿Qué opinión y merez el llabor d’esti sindicatu na dómina tratada?. ¿Y el so procesu d’afitamientu como sindicatu asturianu hasta los nuesos díes y que parez que ta garrando puxu ya implantación considerable?.

D.M.R.: La CSI ñaciera como un movimientu orixinal, pero non namás de Xixón, sinon de toa Europa o, si prefier, del capitalismu modernu. Dexando de lláu la xénesis del sindicatu dende cuando yera “corriente” dientro CCOO, presenta unos rasgos mui peculiares. Ye un sindicatu cuasi llocal y cuasi monosectorial, tien la basa comunista propia de los sos militantes, incorpora tradiciones anarcosindicalistes como’l llamáu “llexítimu mecanismu d’autodefensa” y allégase al nacionalismu pola so vocación de tener un ámbitu namás qu’asturianu. Si nun esistiere la CSI los trabayadores de Xixón quedaríen entá peor de lo que quedaron. Eso polo que toca a lo más material. Pero tamién se-y debe a la CSI la conservación d’un ciertu “arguyu de clas”, anque tamién nesto dieron la cara CNT, CGT ya USO. L’engromecimientu de la CSI, los resultaos que tuvo hai unes selmanes na función pública, l’abandonu poco a poco de los analises típicos de la esquierda españolista y xacobina…, toes eses coses, veolo con munchu interés y con bastante optimismu. El mio llibru entama con cuatro cites y la primera ye de Michal Kalecki, un economista inxustamente escaecíu nos últimos tiempos. Elli dicía que cuando hai una depresión, si los sindicatos aceuten baxaes de salarios, con ello contribuin a incrementar el paru envede iguar el problema. La presencia de la CSI ye una garantía de resistencia, non namás que pa los obreros afleutaos por cualisquier problema, sinon pa los ciudadanos en xeneral, pa la xente. Tamién me presta esi virax haza’l nacionalismu, anque nun seya entá sindicatu nacionalista, pero sí lo ye neto asturianu.

T.M.: Quiciás se-y pueda reprochar qu’igual que fai referencia a trabayos d'economistes asturianos, cuando fala de les movilizaciones, conflictos, etcétera, de la ciudadanía xixonesa, indicare tamién obres historiográfiques que toquen esos temes. ¿Débese a dalgún motivu n'especial?. Un llector avezáu a publicaciones hestóriques o los propios hestoriadores, podríen echar de menos referencies bibliográfiques más concretes con notes al pie o un estilu o metodoloxía más histórico… ¿Nun sedría más “aprovechable” esti trabayu, polo menos pa éstos, si fore asina?.

D.M.R.: El llibru ye un ensayu y los ensayos nun pueden tener forma d’investigación. Un ensayu ye un xéneru a metá camín de la lliteratura y la ciencia. Esa ye una guerra que yo siempres teo cola mayor parte de los xuraos de concursos. Pamidea que munches persones tracamundien los conceptos y premien o valoren ensayos que nun lo son, enllenos de cites de trenta llínies, con referencies bibliográfiques a mamplén. Esti llibru nun pretende formar parte de la historiografía. Pente otres coses nun emplego más que fontes secundaries, cosa qu’enxamás fairía un historiador, amás de tirar de memoria en delles ocasiones. Pretendo ser rigurosu pero ye un ensayu interpretativu, non descriptivu.

T.M.: Por eso de tirar de memoria ye polo que recurre reiteradamente al exemplu de Crady, onde’l so padre yera directivu.

D.M.R.: Efectivamente. Inclusive cito al mio padre nun par d’ocasiones. Fuera director comercial, primero, y xerente dempués, de Crady. Viví en primera persona la cris industrial y, amás, con unes peculiaridaes especiales. Elli vivió la cris dende’l lláu de la empresa, anque nun tinía participación nel capital. Yera un técnicu. Vienmos de familia. Los dos, mio padre y mio madre, estudiaron economía, como yo lo fixe dempués y la mio fía Aida más sero. Yo viviéralo dende la universidá y mui del lláu de los sindicatos. Amái tola mio familia ye d’esquierdes, inclusive col mio güelu anarquista entá vivu. Como ve, tolos componentes pa contradicciones y discusiones, delles vegaes particularmente gafientes.

T.M.: La importancia de la Ilesia nel armazón del estáu franquista, non namás na cuestión de la enseñanza, destácase na historiografía y hai grupos cristianos d’oposición ¿Nun-y paez qu’estes cuestiones puen pasar daqué desapercibíes nel trabayu?.

D.M.R.: Nun entré nel papel de los católicos, sacantes na descripción del modelu franquista de los primeros años. Ye verdá que col conciliu, embaxo los pontificaos de Roncalli y de Montini, hebo una oposición católica a Franco, pero nun me paez que falar d’eso aidare a interpretar el modelu desendolcu de Xixón, quitando la referencia que faigo a la USO, un sindicatu de basa cristiano. El papel de la ilesia antifranquista en Xixón nun tuvo gran importancia na organización o na teorización, pero sí na cobertura de les movilizaciones. Por exemplu, la parroquia San Xosé yera conocía como Santa María del Encierru, cuando’l párrocu yera José Luis Martínez, que, por cierto, ta mui enfermu, según supe hai unos díes.

T.M.: Estes selmanes atrás, Antón García publicó un comentariu’l so llibru en “La Nueva España”, onde la única crítica yera de calter llingüístico, Falaba, testualmente, de les “ocurrencies llingüístiques” que tien vusté.

D.M.R.: Nun toi d’alcuerdu con Antón García. Nun creyo que yo emplegue denguna pallabra que nun esista n’asturiano. Otra cosa ye que seya más o menos dialectal o arcaica. La crítica de García ye, tamién lo diz testualmente, de custión de gustos. Diz que l’Academia aconseya esto o l’otro, o que l’Academia prefier una pallabra y non otra, ya inclusive discrepa de l’Academia en dalguna cosa. Hasta ehí, too normal. Pero nun creyo yo que l’Academia “prohíba” delles pallabres que sí esisten n’asturiano, sacantes que lo que yo falo dende neñu seya un inventu de la mio familia o de la mio parroquia. Igual tien razón en que “puntu d’agüeye” como sinónimu de “puntu de vista” ye un poco forzao ya igual-y faigo casu. Pero hai una cosa que me molestó un poco. Un par de díes enantes Antón García entrevistome na RPA durante media hora y nun m’entrugó pol asuntu que más criticable-y paeció. Tal me paez que nun quixo dame la posibilidá de desplicame, dexando la crítica llingüística pa un periódicu onde nun teo forma facelo. De toles maneres, esa ye una crítica mui del gustu de García. Cuando s’espublizó una traducción d’artículos de Chomsky dedicó la mayor parte l’espaciu nesi mesmu periódicu a criticar l’emplegu’l verbu “finar”.

T.M.: Va años, nunes xornaes de l'Academia de la Llingua Asturiana, usté daba a conocer un estudiu del costu económicu que supondría la oficialidá. ¿Nun se pensó en publicar aquel trabayu?. De facelu agora ¿cambiaría munches coses?.

D.M.R.: Nun fora un estudiu estrictamente falando, sinon una aprosimación mui básica, un informe pequeñu que se basaba n’aplicación del modelu gallegu al casu asturianu. Tratábase d’unos cálculos pa facemos idega de la magnitú aprosimao del coste. Colos datos que me diera l’Academia, concretamente cola información que tinía González Riaño, yo fixe una tabla cola metodoloxía de la contabilidá analítica y calculé d’un mou aprosimáu. Entós concluyera con que tábamos falando d’un coste pente los 800 y los 1.000 miyones de pesetes añales. De toles formes, anque yera una aprosimación, toi seguru que nun m’enquivocaba. Amás el cálculu pasó pola revisión de compañeros de la Universidá Autónoma más especializaos que yo en teoría presupuestaria. Dacuando envez reviso esos cálculos y siguen saliéndome cifres asemeyaes, dempués de deflactar y aplicar tases de descuentu. Creyo que güei la oficialidá taría nel entornu de los 10-12 miyones d’euros añales. Pero si s’aplicara’l coeficiente de billingüismu, Asturies arrecibiría pente 25 y 30 miyones, cosa a la qu’arrenunció’l gobiernu PSOE-IU-BA-LV con tal de nun reconocer que l’asturianu esiste. La oficialidá nun solo ye barata, sinon que da superávit, amás d’aidar a fomentar un sector cultural importante en renta ya emplegu.

T.M.: Yá pa finar una fácil… ¿dalguna idega pa salir d’esti desmentelamientu xeneral (económicu, ambiental, cultural,…) d’Asturies?.

D.M.R.: Siempres ye muncho más fácile describir ya interpretar que dar soluciones, pero dalguna idega pueo apurrir. A min la cris d’Asturies nun me paez namás qu’económica, sinon global. Ye más, camiento que ye, básicamente, una cris política. La situación económica nun ye peor que la d’otros países y, por exemplu, la industria de bienes d’equipu asturiana ye mui potente, namás comparable cola vasca nel ámbitu’l reinu. Nun mos enllenen los gumiales de molinos y les valles de térmiques y de tendíos d’alta tensión pola cris económica sinon porque somos débiles socialmente, porque somos débiles nacionalmente. Ye imposible rexenerar económicamente Asturies si nun se rexenera políticamente. Ye necesaria una rempuesta asturiana, radicalmente asturiana, pero’l nuesu nacionalismu ye roino ya’l nuesu pesu ellectoral nel conxuntu’l reinu ye cosa anecdótica. De toles formes pienso qu’hai delles directrices que se deberíen siguir. Lo primero ye nun fialo too a les grandes infraestructures. L’AVE, por exemplu, si acaba llegando, va ser una llaceria social y ambiental ya una ruina económica. Pa que l’AVE seya rentable tien qu’asegurar dos miyones de pasaxeros nel primer añu. Eso nun lo creye nin el políticu más llocu d’Asturies con una caxa sidre nel banduyu. Cuando Felipe González llevó l’AVE a Seviella sabía lo que facía: coles olimpiaes, el quintu centenariu y la expo aseguraba esi umbral de rentabilidá. Si l’AVE andaluz se naugura otru añu distintu al 1992 güei nun circularía. Un economista tan poco sospechosu d’esquierdismu o d’ecoloxismu como Velarde yá lo dixo hai un par de meses: la inversión del AVE hai llevala a tecnoloxía y a reindustrializar los conceyos qu’hasta agora llamábamos “mineros”. Ye necesario mirar otra vuelta a la industria porque esta sociedá terciarizada de grandes superficies y museos de cualesquier cosa nun ye a aguantase. El Niemeyer nun va traer denguna solución económica, pongo por casu. Tamién ye mester reconstruyir el mundiu rural ya’l sector agropecuariu, con tres exes: producción ecolóxicamente caltenible, retención de población y seguridá alimentaria. Y, p’acabar, un apunte xeneral: esti sistema económicu ta firíu de muerte, lo mesmo n’Asturies que nel Perú. Hai d’entamar a pensar nun cambiu radical enantes que’l capitalismu muerra llevando per delantre al planeta y, con él, a la nuesa especie.

T.M.: Alcuérdome de cuando eso del “reinu d’España” namás lo dicía usté.

D.M.R.: Ye qu’España ye un reinu. A min lo del “estáu” nun me gusta un res. L’estáu ye una organización política. ¿Cómo ye eso de “coordinadora estatal de paraos” o “sindicatu d’estudiantes del estáu español”?. ¿Son paraos del sector públicu o estudiantes funcionarizaos?. De toles formes yá veo que lo tan emplegando otros, Izquierda Unida pente ellos. Entamó la cosa cuando convencí a los d’Andecha Astur, que me costara muncho, y agora va consolidándose. ¡Home!, supongo que nun sedrá namás que cosa mía, nun soi tan fatón. Pero ye cosa bona porque les pallabres deben ser respetaes, lo mesmo que los conceptos a los que se refieren.

8 comentarios:

  1. Un resumen perbonu de la historia económica d'esta ciudá nes últimes décades. Como xixonés cuarentón veome dibuxau. Tengo que lleer el llibru. Norabona, David, y alégrome de que vaigas facer más coses sobro estos temes asturianos.

    ResponderEliminar
  2. El cambiu de réximen políticu supunxo nuevos discursos rupturistes col pasáu que nacen y muerren en sigo mesmos, pero nel fondu camiento que vivimos nuna realidá política, social y económica que nun dexa de ser una herencia d'esi pasáu y onde siguen espeyándose y perpetuándose les vieyes zunes y onde siguen tando tamién vixentes los vieyos pilancos. Mui interesante la entrevista.

    ResponderEliminar
  3. Mui bona la entrevista, DMR. Llamenté muncho'l to abandonu de la política. Pero lleves un tiempu mui granible. El llibru de la cris ye mui bonu ya esti, comprelu n'Ojanguren, ye estraordinariu. Clariquín, argumentáu. Norabona y alégrome de que vaigas siguir escribiendo d'estes coses. Filólogos tenemos asgaya pero d'economistes andamos mal.

    ResponderEliminar
  4. Que bono David!! Esta ye la meyor manera de facer nacionalismu porque los pegoyos sobre los que s'afita el nuesu nacionalismu son bien febles en munches estayes.

    ResponderEliminar
  5. Curiosidad lingüística una de filología

    pegoyo traduzco al castellano; pegollo y busco en el RAE :pegollo.

    (Del lat. *peducullus, pie).

    1. m. Ast. Cada uno de los pilares de piedra o madera sobre los cuales descansan los hórreos.

    La pregunta para filologos de la Rae es como como evoluciona del latin pes pedis a pie en asturiano y castellano. Como de "pedicullus" se pasa a pediculo-pedúnculo en castellano

    (Del lat. pedicŭlus, dim. de pes, pedis, pie).

    1. m. Bot. Pedúnculo de la hoja, flor o fruto.

    2. m. Anat. Tallo más o menos delgado que une una formación anormal, por ejemplo una verruga o un cáncer, al órgano o tejido correspondiente.

    3. m. piojo (‖ insecto hemíptero).

    Se pasa a pegoyu en asturiano para hablar de un elemento arquitectónico de un horreo o panera

    Maravillas de la ideología al servicio de España

    Perdonad que el comentario no se atenga al tema de la entrada.

    ResponderEliminar
  6. Yes fenomenal desplicando les coses. Nun m'estraña que los tos alumnos te valoren nes encuestes. La claridá ye la cortesía de los sabios y tu vas pa eso. Y sigues siendo un nacionalista d'izquierdes como hai años pero con mayor conocimientu. Y agora tarás n'aldea, véote, lleendo dalgún clásicu y sintiendo música barroca.

    ResponderEliminar
  7. Perdese nel puntu d´agüeye ye perder el tiempu, si tu sentieslo de pequeñu nun veo onde ta el problema, fales claro de les coses, eses que nun salen nos medios de comunicación, y danos otru puntu de vista alloñau repito de la prensa oficial, asina cuando me falen de les grandeces del AVE sabre decir que les perres que se pueden llegar a fundir n´ello podien dedicase a industrializar el país y cuando me cunten que en Sevilla el ave tal y cual retucarei que ye imposible el so funcionamientu sin la Expo, y todo gracies a tí, camiento mercar el tu llibru y recomendalu a la xente, gracies David,

    ResponderEliminar
  8. ¿Cómo nun-y pides a Gayol que te reseñe'l llibru, hom?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.