30.4.11

La homofobia asturianista


Igual yá too ta echao a prau, pero yo sigo insistiendo en pidir que se respeten les pallabres. “Homofobia” nun ye “manía a los homosexuales” sinon “odiu a lo igual”, porque’l términu “homo” nun significa otra cosa qu’”igual” o, meyor entá, “lo mesmo”. Por eso plantego que nel asturianismu, lo mesmo nel ámbitu cultural que nel políticu, hai unes dosis d’homofobia que lleven dafechamente a l’adicción. Ye posible que toos seyamos culpables, pero, dende lluéu, hailos unos más culpables qu’otros.

Nos últimos tiempos pudimos ver, cuando menos, cuatro historietes mui illustratives, les cuatro nel ámbitu cultural o científicu, estaya más proclive a la moderación y al reposáu alderique que lo que ye propio de la discusión política y la griesca partidista.

Ye posible que too entamara cuando dellos escritores de los ochenta-noventa decidieron que nada nun esistía enantes d’ellos y que, sacantes un par d’autores del surdimientu, too yera puxarra. Con esi despreciu tan propiu de los egos pubescentes, escaecieron una lliteratura que nun yera peor que la mayor parte de la esistente notres llingües minorizaes y poco menos que queríen encomparar a Cuesta con Tennyson. Pero nun se dieron cuenta de que la lliteratura fecha n’español por asturianos yera tan malo o peor que lo escrito n’asturiano. Amás, con aquel refugu a una lliteratura, sigún ellos, “de cuchu y madreña”, perdieron la ocasión de conocer un descomanáu reservoriu llingüísticu, un reservoriu que yá nun alcontraba la mayoría d’ellos nes sos families, aculturizaes ya en total ayén.

Pero, vamos dir a lo que díbamos. L’acasu más antigu de los que quiero remembrar tuviera que ver con un gaiteru que dirixía dos o tres bandes. Grabara un discu onde ametiéra-y a pieces tradicionales un tema de “bacalao” ya un tema de Verdi. Pueden gustar más o menos. A mín, concretamente, lo del “bacalao” nun me presta un res. Pero lo qu’esti gaiteru heterodoxu taba faciendo yera amosar que la gaita val pa cualisquier xéneru. Pos el casu ye qu’un par de críticos musicales diéran-y a mamplén, tratándolu poco menos que de traidor a la patria. Por embargu, esos mesmos críticos callaben como afogaos escontra l’esbarrumbe ya’l desaniciu que taben faciendo dalgunos hasta col cancioneru de Torner.

Un poco dempués, coincidieran nel tiempu dos espublizaciones mui llamatives. Nuna d’elles, en formatu llibru, un asturianista d’esquierdes, asesor por entóncenes del grupu parllamentariu d’Izquierda Unida y miembru de l’asociación cultural L’Arribada, asoleyó un poemariu entituláu, significativamente, “Desencantu”. Nelli, nuna obra ficción, poética pa más señes –con independencia de la so calidá-, dicía que nun-y gustaben los árabes y que-y prestaba una Europa que caltuviere la so tradición occidental. Ye verdá qu’emplegaba frases que nun sedríen, precisamente, propies d’un sermón franciscanu, pero tamos falando d’un poemariu col título de “Desencantu” y que, por si fore poco, acaba d’esta manera: “psiquiatra, nun me fales y dame más pastielles”.

Paralelamente, nun formatu dixital, apaez un antiasturianu con cargos públicos en Llión qu’afirma que l’Academia de la Llingua Asturiana ye una “secta”, que los antropólogos ya etnógrafos asturianos son “asturnazis” y que lo que se fala a unu ya otru lláu’l cordal son llingües diferentes pero que los asturianos tenemos afoguinos imperialistes. Pa mayor tracamundiu, esti puntu que califica de “nazis” a los nuesos investigadores ya estudiosos dirixía una “mierdipedia” na que dicía que l’holocaustu nun fora talo y que’l gas ciklon-b emplegárase nos “campos d’axuntamientu” –nome llamativu pa los campos de concentración ya esterminiu- pa “desparasitar a los internos”. Nesa llamada “llionpedia” otorgába-y más espaciu a Heinrich Himmler qu’a los reis de Llión, lo que dicía bastantina.

¿Cuálu de los dos personaxes fora maltratáu hasta dicir abasta nes páxines asturianistes, lo mesmo en papel que dixitales?. Evidentemente, cabe suponer, qu’esi verdaderu nazi ya enemigu d’Asturies. Pos non. Del faxista esti llionés poco se falara, mentanto que d’un poemariu sacárase sangre como pa facer una tonelada morcielles. Y, otra vuelta les nueses rareces, fora particularmente belixerante la camándula nacionalista d’esquierdes, dende les sos páxines web, que ventilaran lo de la “mierdipedia” con cuatro capotazos toreros –equí sí ye bono esta terminoloxía- y caltuvieron l’otru asuntu cuasi dos menses.

Vamos al tercer asuntu. N’Asturies nun hai facultá d’antropoloxía porque nel so día decidieron qu’igual diba ser un ñeru d’”asturchales” –testual, nun ye una llicencia lliteraria pela mio parte- ya entregáran-y la materia a un falanxista residual piesllacategorial. Dende entóncenes pacá tola antropoloxía oficial de la nuesa universidá ta marcao por un enfotu: amosar una Asturies ensin cultura “asturiana”. Y resulta qu’hai un añu y poco apaez un llibru d’introducción a la cultura asturiana, escritu en llingua asturiana pa más bemoles, obra d’un reconocíu antropólogu y filólogu. ¿Y qué pasó?. Pos que les critiques más xabaces, qu’enxamás se fixeran a los pseudoantropólogos del réxime, cayeran como bastiazos enriba l’autor. Ye posible que dalguna crítica tea xustificación, pero, ¿por qué namás qu’a esti autor?.

Y vamos al cuartu asuntu. Agora un “prestixoxu” filólogu dedica un montón de párrafos pa criticar un recopilatoriu toponímicu de Xixón espublizáu hai cuasi cinco años, fechu por una persona que se llimitó a trescribir lo que sabía o sintiera. L’autor d’esi opúsculu fora fiel a la normativa académica y guardárase mui muncho de desplicar nel entamu qu’aquello yera una aprosimación y que taba sometío a toles observaciones que fore mester. La crítica –cuatro años más sero- ye xabaz. De toles formes, quien se mete a escribidor tien que aceutar les critiques, por dures que seyan. Amás, ye mui posible qu’eses critiques, o una parte d’elles, seyan razonables y xustificaes. Pero resulta que por aquelles mesmes feches espublizáranse dos llibros –llibros, non recoyía oral- sobro la mesma temática. Ún yera sobre espresiones populares de Xixón ya otru sobre toponimia mesmamente. Y son llibros diglósicos, ensin normativa denguna, con faltes d’ortografía, ensin sistemática de denguna triba, etcétera, etcétera. Pero nun arrecibieran crítica denguna pola parte de los nuesos filólogos, tan dilixentes ellos cuando-yos peta.

¿Qué mos ta pasando?. ¿Por qué tanta homofobia?. ¿Por qué disparamos al amigu y pasamos por alto les agresiones xabaces de los enemigos, si ye que nun combayamos con ellos?. ¿Nun ye hora d’acabar con esto?. ¿Nun ye’l momentu de dicir “abastó”?. Si los más vieyos del llugar nun fuimos a ello, que los mozos, que yá nun lo son tanto, peguen el puñetazu nel escañu qu’otros nun dieran o nun dimos. Nun ye namás custión de patriotismu. Ye custión de sobrovivencia.

9 comentarios:

  1. Pues queríu David, yá daquella dixera un tal Johann Wolfgang von Goethe que "contra la fatura, hasta los dioses lluchen en devanéu". Masque como non tou ha ser asuntu d'imposibles, nun escaezamos que los fatos namás saben cafiar a fueu muertu.

    ResponderEliminar
  2. Nesti asuntu camiento que nun hai nada que facer nin por vieyos nin por mozos. Ye como una llábana pesada cola qu'hai qu'arrecostinar pa recorrer el camín. O t'entrenes p'aguantar con ella o t'achapla: cainismu fundamentalmente, pero tamién sectarismu, egocentrismu (individual y grupal). Enxamás van desapaecer. Ye una xungla na qu'hai que sobrevivir y ye posible facelo, pero persabiendo que pa sacar cualquier proyectu alantre ye mester criar previamente munchu cayu y espolón, como los gallos vieyos, y arreblagar pilancos puestos polos "tuyos" de contino. Pero repito, namás que queda l'alternativa de convivir y sobrevivir con esa llábana enriba.

    ResponderEliminar
  3. Sacantes l'apunte de la homofobia (que ye un términu creau a partir d'homosexual, d'ehí que la torna etimolóxica nun coincida col significáu) toi dafechu d'alcuerdu contigo, David.
    Lo que voi facer ye lleva-y la contraria al Xanu. Mesmamente yo, hai más d'un añu eché-y en cara a David nesti blogue que nun siguiera les normes ortográfiques de l'Academia (y sigo pensando que ye una irresponsabilidá nun les respetar tolo que se puea por da-y uniformidá y seriedá al asturianu escritu).
    Teo munches reticencies a delles coses de la normativa, pero, personalmente, siempre intento emplegala lo más afechiscamente que seya quien. Nes dicusiones de chigre con xente del rollu asturianista pueo criticar eses coses o amosar ciertes incoherencies; pero enxamás delantre de xente ayén al movimientu, sobre too si son contrarios al procesu de revitalización y normalización social del asturianu.
    Una cosa ye amosar disconformidá, erros o'l refugu a dalgo y otro facer un balagar d'una paya y glayalo al altu la lleva pa que s'entere bien tou dios.
    Nun sé si pa cuando teamos ciertu mandu o influyencia dientro'l movimientu siguirémos asina, pero pel momentu los más de los mozos intentamos dexar pa prau eses rocees cuando se trata de llevar dalgo p'alantre.

    Un saludu y feliz primeru de mayu!

    ResponderEliminar
  4. Yo lo que veo es que los chicos del mítico y alabado Conceyu d'Asturies de Madrid recibís muy mal la crítica. Toda la vida criticando a degüello a otros, y ahora que os toca recibir a vosotros os hacéis cruces queriendo hacernos ver que no se trata de algo que os afecte solamente a vosotros y a vuestra obra, sino que es un episodio de una "enfermedad social" que afecta al asturianismo. Diluír responsabilidades se llama esa figura.
    Pero que cada palo aguante su vela, amigos. Una sociedad que no acepta la crítica es una sociedad podrida. Un movimiento social que cree que la crítica ha de hacerse en las tabernas y no en voz alta (y esto va por el jovenzuelo que me precede) es un movimiento social insano e incapaz de desarrollarse. La crítica es buena si es razonable, a pesar de que escueza de vez en cuando. Y el que anteponga su ego a una crítica razonada, ese sí que tiene un problema.

    ResponderEliminar
  5. Home, nesta entrada podemos discutir, polo menos dos coses. Una ye si David Rivas tien razón o non. Yo nun toi mui seguru pero nun me paez que seya mal diagnósticu. Toos falamos d'esto alguna vez y quexámosmos del cainismu. Otra ye xulgar les intenciones del autor. Nun sé si-y sienten mal les crítiques a él o a los amigos (Conceyu de Madrid). Nun lu trato y tampoco lu sigo a diario. Pero nun me paez qu'esto seya asina. Si nun aceutare les crítiques, la opinión de Marcos taría esborriada y ehí sigue dempués d'unes cuantes hores.

    ResponderEliminar
  6. Ente'l nuesu cazurrismu, que tien afondáo que lo de fora ye siempres meyor que lo nueso y los de fora que nun fain más que ridiculizanos ...

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente David, cuando leí el título pense que habías chiflao. Al continuar, caí de la burra. Muy interesante tu entrada y también los comentarios. Yo, que fuí celta, recuerdo añorante las discusiones sobre las innovaciones musicales que aparecieron en los ochenta. Siempre vi con agrado el tecnopericote, los arreglos del gran Manolín de Quirós, y tampoco me molestó mucho cuando Nuberu se presentó en el entoldao con una formación casi roquera (Chuspedro hasta pidió perdón). Lo que me jodía y me sigue jodiendo es la incapacidad de muchos grupos tradicionales, de hacer música asturiana. Olvidarse de irlanda, de los Chieftains y dejar los bouzukis para la próxima hogera de San Xuan. Ahora bien, nunca diré que buenos músicos son malos por que no me guste lo que toquen. Vale más el desenfrenado ritmo sincopado de las guitarras y el coñazo griego que el silencio.

    ResponderEliminar
  8. Palos na romería6 de mayo de 2011, 21:24

    Acabo de ver que hai quien piensa que soi el mesmu DMR. Home, podría ser peor y decir que soi l'espíritu de Bin Laden. Sobre esta entrada nun diré nada porque nun conozo muncho. Pero presta muncho ver cómo son los mayores críticos de DMR. Entamando pola llingua na quéscriben y acabando poles argumentaciones, too queda claro.

    ResponderEliminar
  9. Les crítiques de tipu académicu nun pueden clasificase n'amigues o enemigues, nin ye verdaderamente relevante si son dures o blandies. Lo verdaderamente importante ye si son argumentaes y razonaes o si nun lo son. Si lo son, valen pa corrixir errores, pa enderechar el camín, pa tener otru puntu de vista y, en resume, p'avanzar. Anque vengan d'otros asturianistes y anque seyan demoledores. Ye la manera que tenemos d'avanzar nel conocimientu de manera dialéctica y "polifónica". Asina qu'onde hai razones nun valen resquemores nin egos mancaos nin corporativismos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.