8.3.11

Delles muyeres que m’impresionen

Güei ye ocho de marzu, día de la muyer, día de la trabayadora, día grande’l feminismu…, como queramos llamalo. Pero’l casu ye que la historia dexó na cuneta a les muyeres y nun alcontramos cuasi denguna d’importancia hasta los sieclos XIX o XX, sacantes delles raines qu’asumieron roles prácticamente masculinos o muyeres que foran grandes putes o grandes conspiradores. Sabel la Católica, Lucrezia Borgia, Cleopatra, Mesalina, Malinche ya otres asina, tienen esi típicu perfile. Ya eso ye mui inxusto pa cola muyer en xeneral ya inclusive pa estes citaes en dellos casos. De xuru que la historia ta enllena de muyeres estraordinaries. Por exemplu, les guerres, históricamente, foran protagonizaes polos homes, pero les dures posguerres, la miseria, los fíos ya tou un etcétera foran coses de les muyeres.

Elles llevantaron el día a día de los países derrotaos, elles soportaron la miserable cuotidianeidá de los vencíos nes guerres civiles, elles tan llevantando güei les maltreches comunidaes de munchos países subdesendolcaos dempués de los xenocidios. La mió tía güela Telva, vencía –por muncho qu’intentó facer valer la so condición aristocrática-, sacando palantre, sola, dos fíos de la so hermana –mio güela Elisa-, güérfanos porque’l faxismu llevare per delantre a los sos padres; otra tía güela, Aurina, vencía, defendiéndose nuna posguerra infernal col so paisanu combatiendo nes fuercies de la Francia llibre; la mio güela Carmina, vencía, cosiendo de nueche porque’l paisanu nun tinía trabayu polos sos antecedentes políticos; Flora, una vecina de la mio aldega, vencía y vilda, que sacó palantre tres fíos y arrastró con dignidá una minusvalía provocada poles palices cuotidianes que-y daba la guardia civil pa que delatare al mayor qu’entá lluchaba nel monte. ¿Quién nun conoz muyeres estraordinaries?. Y toi refiriéndome a situaciones particularmente dramátiques, pero ye que no cuotidiano les coses nun son mui estremaes.

Por eso cuasi toles muyeres reconocíes son relativamente recientes. Impresióname Marie Curie, metía nun mundiu científicu hostil pa coles muyeres, anque quiciabis el so maríu aidola nesi puntu, tolo contrario de la muyer d’Einstein, de xuru que mui importante a la hora d’estructurar la teoría la relatividá y que fora despreciada por un home despóticu que, amái, fora un mal padre. Ye una muyer con ciertu patetismu, mui asemeyada a María Martínez Sierra, una escritora conocía pol apellíu’l so maríu, Lejárraga, pos yera elli quien firmaba les sos obres. Cuasi lo mesmo podríamos dicir de la esposa de Marx, el gran Marx, un machista impenitente. Otra muyer que m’atrae ye Clara Campoamor, la política republicana, radical, que defendió’l votu de les muyeres inclusive contra les dirixentes socialistes que-ys lu queríen negar aduciendo que los cures controlaben la opinión femenina. Amái fora la primer ya única muyer qu’ocupó la secretaría del Ateneo de Madrid, una predecesora de mio polo tanto, que, dempués d’Azaña, sentose na siya que yo ocupare cincuenta años más sero. Lo mesmo podemos dicir de Carmen de Burgos, que firmaba como Colombine, maltratada físicamente pol so home y que, na España de finales del XIX, abandona’l llar cola so fía pequeña y alfréntase al mundiu. Fora amante de Gómez de la Serna, once años más mozu qu’ella. Foi la primer española que desixera’l drechu al votu pa la muyer, amás d’una educación llaica y la instauación del divorciu. ¿Y qué dicir d’Ada Byron, fía de “lord” Byron?. Yera una matemática estraordinaria, la primer programadora de sistemes, xeniu de la estadística. Mary Shelley, Lou Andreas-Salome, María Malena, Chavela Vargas, Valentina Tereshkova, Emma Goldman, Golda Meir, Virginia Wolf, Joan Baez, Urraca l’Asturiana, Violeta Parra, María de Molina, Eleonor Roosevelt, Teresa de Calcuta, Agatha Christie, Agnócide d’Atenes, Xosefa de Xovellanos… Habría bastantes, magar que menos qu’homes. Son les manifestaciones reales de les “ocho muyeres fuertes” de la “Biblia”: Miriam, Débora, Jael, Sara, Ruth, Abigail, Esther y Judith. Unes muyeres que son, caúna d’elles, arquetipu d’una virtú femenina.

Teo particular simpatía por dos muyeres contemporánies. La primera ye Federica Montseny, la dirixente anarquista, paradóxicamente ministra, la primer muyer qu’ocupó un ministeriu en tol mundiu, la que llegalizó l’albuertu nel llonxanu 1937, la resistente del esiliu. Fora una muyer indomable, quiciabis dogmática delles vegaes, una intelectual ya una muyer d’acción. La otra ye más llocal. Trátase de Rosario d’Acuña, una llibrepensadora iniciada na francmasonería –una institución de tradición masculina-, quiciabis poco conocida fuera d’Asturies. Pa min, aparte de conocer la so figura porque siempres falaran d’ella en casa, ye tou un símbolu. La so casa, una casa blanca n’El Cervigón, sobro los acantilaos de la costa oriental de Xixón, mui visible dende la ciudá, ye’l nuesu “Cumes borrascoses” o’l nuesu “Manderly” particulares. Pa ver la importancia de Rosario d’Acuña abasta p’adicar que “rosarioacuña” acabó convirtiéndose nel topónimu de los pedreros qu’arrodien la casa. ¡Cuántes vegaes nun fora col mio pá a pescar muiles y mirlotos a Rosarioacuña!. Inclusive hai un cabu que lleva’l nome de Punta Rosario d’Acuña.

Pero hai delles muyeres que me llamen muncho l’atención y que vivieron pente la edá media ya’l renacimientu. Ya otra más de l’antigüedá. Una ye Leonor d’Aquitania, esposa de dos reis y madre d’otros dos. Dempués de ser raina de Francia fuéralo d’Inglaterra pol so matrimoniu con Enrique II, madre polo tanto de la dinastía de los Plantagenet, los constructores de la nación inglesa. Fo la típica madre consentidora del fiyín mimosu, Ricardo, conocíu dempués pol nomatu de Coral de Llión, un homosexual sanguinariu al que la lliteratura romántica convirtió n’arquetipu de viril cruzáu y rei compasivu. Fora la gran musa los trovadores, con tolo qu’eso supunxo pa la cultura europea. Ye una muyer que trescendió la so propia historia y llegó tener un exércitu propiu dementres la segunda cruzada. Fora la rexente d’Inglaterra durante la tercera, mentres el so fíu predilectu, Ricardo, taba en Palestina y volvió selo dempués de muertu ésti y mientres Xuan, el so fíu menor, al que detestaba, allampaba pola corona. Pero, paradóxicamente, esti Xuan ensin Tierra diera la Carta Magna, el primer pasu haza la democracia, precisamente una idega mui enraigonada nel pensamientu de Leonor. Amás, la raina yera illustrada y amante de la lliteratura y fo la verdadera inspiradora de los cantares de xesta y de la mayor parte de la lliteratura artúrica.

Otra ye de natura estremada, anque igual non tanto. Ye Teresa de Jesús. Ye una figura estraordinaria. Una muyer en plenu sieclu XVI, cola inquisición pisándo-y los calcaños, reformando una orde relixosa y llevándola a una estricta observancia. Hebo ser, necesariamente, una persona estraordinaria, tan contradictoria, tan amable y, a una mesma vegada, tan fuerte. Tan escéptica y, al empar, con unes creyencies tan afitaes. Teresa d’Ávila ye la primer muyer qu’obliga a Dios a mirala como lo que ye, a la cara. Llevantó la voz n’aquel sieclu XVI ya’l Vaticán, tan machista como institución, fixo d’ella la primer doctora de la ilesia en 1970.

La tercera comparte con Teresa de Jesús el rasgu de ser monxa. Trátase de Juana Inés de la Cruz. Fía de bona clas de la sociedá colonial del México del XVII, falaba castellán, vasco y náhualt, amás de dapreder llatín en namás vente llecciones. Intentó ingresar na universidá ya estudiar filosofía pero, dau’l momentu, aquello nun yera posible pa una muyer. Fíxose monxa xeroma porque la régula d’esta orde permitía-y estudiar y nun la condergaba a la güerta, a la caridá y a la oración. Pel so conventu pasaron les meyores lluces del virreinatu, hasta que l’obiespu de Puebla punxo fin a lo que consideraba un pelligru. Alfrentárase a un teólogu xesuita, un home, cosa proibío pa les muyeres, ya espublizó un llibru defendiendo el drechu de la muyer a estudiar porque considerábala tan capaz como l’home. Como nun pudo facer otra cosa, dedicose a la caridá y morriera contaxada polos enfermos a los que curiaba.

Y la que de xuru ye menos conocía ye Cristina de Pisan, ñacía a mediaos del XIV y que vivió na Francia de Carlos el Prudente. D’altu trubiecu, supo de penosidaes, persecuciones por deldes ya incomprensiones dempués de quedar vilda mui xoven. Yera una muyer perculta y sensible, pero amosara una valentía descomanada na defensa la igualdá de la muyer. ¡Yera’l sieclu XIV!. Fora una protofeminista qu’aponderó lliterariamente la figura de Xuana d’Arcu.

P’acabar quédame la más antiga. Ye Hypatia d’Alexandría, directora’l muséu la so ciudá nel sieclu III. El muséu yera una triba universidá de la dómina. Yera fía’l famosu Theon d’Alexandría, que la educó en ciencies, lletres y artes. De fechu, munchos testos atribuyíos a Theon paez ser que son obra d’Hypatia. Educárase n’Atenes ya en Roma, siendo esperta en filosofía, astronomía, llóxica, física y matemática. Amás yera guapísima y curiaba’l so cuerpu cola ximnasia y los baños. Pero Hypatia tinía un problema: yera pagana o, camiento yo, más bien gnóstica. Cuando Constantino declaró’l cristianismu como relixón del imperiu y Teodosio declarola única, el mundiu d’Hypatia taba finando. L’obiespu Teófilo desencadenó una persecución xabaz. Los cristianos destrueron los templos y quemaron les biblioteques, cosa que yá fixeren en Roma na dómina de Nerón, por más que la lliteratura ya’l cine mos los presenten como corderinos mansulinos y acaben por culpiar del incendiu al mesmu Nerón. Hypatia llibrárase porque’l gobernador romanu, un cristianu, abellugola. Pero poco duró aquello. El siguiente obiespu, Cirilo, l’actual “san Cirilo” de los católicos, acusola de bruxería. Unos cuantos monxos cristianos detuviéranla, desnudáronla, violáranla pente toos, esfoyáranla en vivo, arrastráranla pela ciudá y acabaran matándola a palos.

Hai otra muyer impresionante, nun sé si exemplar moralmente, pero d’una fuerza estraordinaria: Margarita de Bressieux. Tamos na metada’l sieclu XV. Margarita fora xabazmente violada pola milicia’l príncipe d’Orange cuando tomó por asaltu’l castiellu d’Anjou, nel desendolcu la guerra pente Enrique IV d’Inglaterra y Carlos VII de Francia. Encadarmó una compaña de muyeres violaes y pidió l’allistamientu nel exércitu’l rei Carlos. La so imax yera verdaderamente tenebrosa: cubierta con una armadura negra, montando un caballu negru ya enarbolando una bandera negra na que campiaba una calavera y dos fémures cola divisa “asina vas ser tu”. La tropa femenina participó activamente na batalla na que’l príncipe d’Orange fora derrotáu. Y dicen los cronistes de la dómina qu’aquelles muyeres de la bandera negra causaron “non poca mortandá”.

3 comentarios:

  1. Gracies David, nun conocía a munches d'elles.

    ResponderEliminar
  2. Por si interesa: na semeya vese la tumba de Leonor d'Aquitania. Ye una de les poques tumbes ingleses de la dómina onde la muerta ta lleendo un llibru. Amái, tien nos sos pies un lleón, animal que nunca se ponía nes tumbes de les muyeres. Les dos coses son mui significatives.

    ResponderEliminar
  3. Gran artículo, gracies! ^_^

    Los programas informáticos los inventó la fía de Lord Byron.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Ada_Lovelace
    ...
    o la historia de una muyer apasionante!
    ...
    por cierto, la fía de Ada inventó una máquina muy curiosa, la Máquina Creativa...



    mazorquita

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.