Trenta años del 23-F

23f1
Tamos viviendo’l trenta aniversariu’l güelpe d’estáu del 23 de febreru. Si hai una fecha bien presente na memoria dende la muerte de Franco, esa ye la del 23 de febreru de 1981. Los que la vivimos siendo entá mui mozos (yo tinía ventiún años) pensábamos qu’aquella muerte taba ya mui lloñe, como na nueche los tiempos, pero nun yera asina. Namái pasaren cinco años y la mayor parte de lo qu’entós llamábamos “poderes fácticos”, los que constituín de verdá’l “Poder” con mayúscula taben tan vivos como enantes. Nun yera’l primer sustu que llevábamos pero sí que fo’l más espectacular ya’l que pudo saldase con un bañu sangre si daquién d’aquel pelotón de guardies civiles perdiere los nervios.

Ye verdá oficial qu’aquella tarde-nueche d’iviernu, dempués del miéu y la coruxía, la historia diera un saltu y la democracia consolidose nel reinu d’España. Diz la versión oficial que’l fracasu’l güelpe abrió la puerte a un nuevu exércitu y a una nueva sociedá, de móu y manera qu’elli zarraba la transición, dando pasu a un gobiernu prácticamente provisional y a l’alternancia ensin conflictu un añu más sero, cuando’l PSOE ganaba les ellecciones con mayoría absoluto.

Ye verdá que’l 23 de febreru de 1981 supunxu un saltu, pero yo camiento que polo contrario. La transición finaba, no pol fracasu’l güelpe sinon, mui a la contra, pol so trunfu. La sociedá española que nacía d’aquella nueche de tricornios y transistores yera más medranosa, más plana, más acomplexada y más apolitizada que la de dos díes enantes. La sociedá nun se fixo más democrática sinon más acomodaticia.

Echar una güeyada a cómo se llegare a situación tala nun ta de más. El xeneral Franco dexara “amarrao y bien amarrao” la custión, sabeor como yera –ye hora d’entamar dicir que’l gallegu paticurtiu nun yera dengún babayu inorantón- que la monarquía nun diba poder caltener el modelu de 1939 y que la salía democrática yera la única posible. Lo “amarrao” nun taba en caltener el franquismu, sinon en construyir una democracia non participativa que nunca rompiera llazos col franquismu mesmu. Lo amarrao consistía nel escaecimientu de tolo anterior a la guerra civil. A los franquistes dexábase-ys la manda de que nun punxeren pilancos, col compromisu de que nun diben ser sometíos a un xuciu responsabilidaes como los sos compinches alemanes, italianos ya inclusive portugueses. Y a los comunistes diben dexalos participar siempres que s’engodollaren na bandera borbónica y permitieren que los muertos de la república y de la posguerra quedaren azotaos peles cunetes y nes foses comunes de los camposantos. ¿Y los socialistes?. Esos, ensin problema: yá pertenecíen al réxime dende los caberos sesenta. Yá fueran igual de rastriegos con Adefonso XIII, participando nel gobiernu de Primo de Rivera. El borbonismu de los socialistes ye patolóxico. Y sigue siéndolo: si un día se custiona la monarquía toi seguru que’l partíu más borbónicu va ser el PSOE. Por cierto, que yo poco lluché porque tinía diecisiete años cuando morriera’l dictador. Fixi lo que pude ya onde pudi, que fora más bien poco. Pero sí ye verdá que na facultá onde estudié (la más politizada de Madrid) nunca conociera a naide’l PSOE. Pero agora resulta que xente de la mio promoción y d’otres dos o tres anteriores tan, a lo que paez, enllenes de combatientes antifranquistes que güei son altos directivos del partíu de Pablo Iglesias.

Nel 1977, cuando les primeres ellecciones, hebo total llibertá… Eso dicen, pero nun ye verdá. Nun pudo presentase naide a la esquierda’l PCE nin naide que llevara la “r” de “republicanu”. Nun fora llegalizada Izquierda Republicana, nin Esquerra Republicana de Catalunya y nin tansiquier Alianza Republicana Democrática Española (ARDE), de centru-drecha. Con ello buscaba’l neofranquismu que tol esquierdismu cayera pa la macona’l PCE y la memoria republicana pal ocháu’l PSOE. Agora, bona verdá ye que tolos partíos faxistes, inclusive los que practicaben la violencia armada, pudieron presentase. Y saliera bien la cosa.

Pero nun contaran nel amagüestu cola fuercia’l nacionalismu. Creyíen controlaos al PNV y a CIU. Pero ye qu’había otru nacionalismu nuevu, estremáu del primer nacionalismu democristianu y pactista. Nun yera namás qu’ETA o Terra Lliure, sinon que yera un movimientu emerxente que diba dende la ERC illegal nel entamu, a la UPG de Galicia, el MPAIAC de Canaries o’l mesmu CNA d’Asturies. Y too esi movimientu espardiera pente 1979 y 1981.

Tampoco cuntaron con un movimientu obreru non obediente a UGT y CCOO, simplayos títeres del PSOE ya’l PCE en tou esti procesu. Dende sindicatos nacionalistes como LAB o INTXG hasta la vieya CNT, pasando por esperiencies autoxestionaries impresionantes n’Andalucía y por potentes cooperatives en Cataluña, Asturies ya’l País Vascu, poníase en custión un día sí ya otru tamién aquel pautu neofranquista.

Y taba dempués la mocedá, una mocedá que yera ñeta de los afusilaos pol nacionalcatolicismu, una mocedá que yá nun tinía’l miéu de casa, aquella llerza de nun falar, de “nun metese”. Aquella mocedá taba esperando que, dempués de Franco, aportare la democracia, pero la democracia de verdá y non el sucedániu que-ys regalara Torcuato Fernández Miranda y Xuan Carlos I. Aquella mocedá peleara colo poco que tinía y cuntiando colos pocos que yeran –eso de que cientos de miles combatieran al franquismu ye una mentira noxante- por otra cosa.

Ya nesti panorama españó’l 23-F. A mi les histories conspiranoiques nun m’importen un res. ¿Quién taba implicáu?. Pa mi ta claro: parafrasiando al clásicu castellán, “del rei abaxo toos”. El 23-F yera polo qu’allampaben el rei, el PSOE, el PCE, la UCD y AP. Tamién lo queríen los banqueros, el PNV y CIU. Y, por supuesto, el gobiernu norteamericanu que taba peresmolecíu pola oposición al ingresu na OTAN d’una ciudadanía mui antiimperialista y, al empar, d’un exércitu franquista mui autárquicu y antiyanqui.

Y Tejero entró nel Congreso y Milans del Bosch sacó los tanques a la cai. Y nun pasó nada porque nada diba pasar sacantes que, como yá dixe, un par de guardies civiles se punxeran nerviosos o Tejero decidiere pasar a la historia de los héroes hispánicos. Esi yera l’únicu riesgo, que delles persones camudaran en “kamikazes”. Pero nin tansiquier eso fixeran. Inclusive dende’l puntu d’agüeye militar aquello nun tuvo nin migaya d’heroismu.

El 24 de febreru –ye una forma falar- España entró na OTAN, aprebáronse los mayores recortes llaborales dende la muerte de Franco, los nacionalistes del PNV y de CIU arrugáranse bien arrugaos y los movimientos sociales foran reprimíos política y socialmente, amás de ser criminalizaos por una sociedá acoyonada que pensaba que yeren los culpiables de que los militares torgaren la transición democrática.

Van trenta años. El güelpe trunfó con claridá. Agora, como pa cellebralo, pretenden acabar colos drechos llaborales que queden, coles más básiques llibertaes públiques y col estáu de les autonomíes. Nun ye casualidá. El reinu d’España, un cenciellu protectoráu económicu como bien diz el PP (qu’en nada va arrepentise d’eses pallabres porque seguirán siendo verdá cuando gobierne Rajoy), ye un exemplu de “democracia cleptómana representativa” que namás sobrovive sobro la corrupción y qu’entá tien unes cuantes decenes de miles de desapaecíos a los que-ys ñeguen, cuando menos, cristiana sepultura.

Comentarios

  1. (I)

    Trenta años, que se diz pronto. Yo d'aquella tinía 23, y yá llevaba dende los 17 metíu na llucha del tardofranquismu. Vivía na Prospe, el mesmu barriu de Millás y el Gran Wyoming, un ñeru de "roxos" de tolos palos, con una asociación de vecinos de les más combatives de Madrid, la Escuela Popular, y la Escuela de Mandos José Antonio (anguaño un centru d'Enseñanaza) que "requisamos" en nome del pueblu, con un conserxe parapetáu detrás d'un mostrador xunta la bandera d'España col aguiluchu, que nun daba créitu cuando tomamos posesión del edificiu pola cara. Les xeneraciones d'agora nun pueden facese una idega cabal de lo que vivimos d'aquélla, toles esperances que tiníamos, tola llucha y sacrificiu, pa qu'agora tengamos que sintir les versiones sui generis tipu "cuentamé". Sí, vergoñosu l'amagüestu, vergoñosa la "izquierda" del PSOE y del PCE. Y qué ímpetu xuvenil el del restu de la izquierda, amestáu con abonda inmadurez, cuántos errores cometimos. Yo aquella nueche paséla en casa de los cuñaos de Manolo Avello, el que fuera cronista oficial d'Uviéu, pa la parte del Paséu de L'Habana. Yera la casa del periodista Eduardo García Rico, que tuvo que marchar pa Madrid pola persecución sistemática del comisariu Claudio Ramos de la Brigada Político-Social. D'aquélla yo tinía munchísima amistá colos sobrinos de Manolo Avello. Agora un dedícase a la melecina, a les dos hermanes perdíles la pista, y Rafa, el más pequeñu, anda pela onda sociata. Tamién tinía muncha amistá con Neto, el dibuxante davezu de LVA, que fuera quien me punxera en contautu col Conceyu d'Asturies.

    Aquella nueche pasámosla n'aquella casa, por supuesto en blanco, y de fechu empalmamos asina tol día siguiente, ensin echar un pigazu. Alcuérdome que, quiciabes pol ñerviosismu y pa quitar tensión, facíemos bromes col ruxíu del camión de la basoria, "yá lleguen los tanques" dicíamos.

    Alcuérdome tamién que, namás conocese la noticia, con constantes llamamientos oficiales a caltener la calma y "nun protagonizar altercaos nes calles", entamó a movese la maquinaria de les organizaciones polítiques, asociaciones de vecinos, sindicatos, verdaeramente al marxen y en contra de lo que pidía la izquierda "oficial".

    ResponderEliminar
  2. (II)

    El Movimiento Comunista entró en pánicu y llamó a tolos afiliaos a pasar a la clandestinidá. Otres organizaciones nomaron direiciones polítiques de recambiu, por si había detenciones, y entamaron a organizar la resistencia activa. Punxéronse en marcha les vietnamites y el propiu 23 yá hebio concentraciones a la puerta del Congresu, mentes qu'al día siguiente intentáronse concentraciones y manifestaciones, repartu de propaganda nel metro y nos polígonos fabriles, y en tóu momentu col PCE faciendo por paralo too, y la policía, por supuesto, dando palos pa disolver.

    Los partíos institucionales, fuercies vives, organizaron una manifestación col lema "En defensa de la Democracia", na que nun diba permitise banderes o pancartes y tinía que trescurrir en silenciu. Acudimos miles de persones, y los más revoltosos atrás del tóu. Cuando lo pienso agora siéntome bien raru de tener tao na mesma manifestación que Fraga, que diba con Carrillo, Felipe y otros d'esa triba al frente, llevando un baberu. Eso sí, tanto durante la manifestación como mentes falaba una moza Rosa María Mateo nel estráu, nun callamos nin un instante, glayando con toles fuercies que mos daba la rabia y les ganes de lluchar.

    Dempués too acabó parando no que paró: nesta mierda de democracia de curtiu percorríu na que quedó bien demostrao que lo que dicía Franco yera verdá: atao y bien atao, hasta colos curonos faciendo política (de dereches, por supuesto). Adiós a l'autonomía "pela vía rápida" pa Asturies, nin siquiera sometieron a votación o referendum l'estatutu d'autonomía, y d'aquello a Areces y "el réxime". Tantes y tantes esperances frustraes, tanta sangre derramada y tantu sacrificiu pa esto. Y enriba teniendo que soportar les haxografíes monárquiques qu'agora tán tan de moda.

    Menos mal que dalgunos somos incombustibles. Menos enerxíes físiques, pero más sabios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Un bon analís, sí señor. Ye conveniente refrescar la memoria pa poder tirar palante.

    ResponderEliminar
  4. Yo nun taba nesti mundiu tovía pero conozo de pe a pa lo d'aquella nueche. La vuesa xeneración quedó marcada pol 23F, David. Mio padre, d'esquierdes pero que nunca militó en nada y votante del PSOE (esti añu paezme como que non), contome munches coses de cómo lo viviérais. Sé que tu yá tiníes pensao marchar pa Inglaterra, non por miéu (nun yeras naide importante) sinon porque dixiste (díxomelo mio padre)que "nunca dibes volver a vivir nun país onde los llibros se compraran de contrabandu". Y dizme esti amigu tuyu que, después de tantos años, nun modificaste l'análisis del 23F. Polo visto yá entoncies dicíes esto. ¡Qué tíu más gallu tengo!

    ResponderEliminar
  5. Yo pienso que les consecuencies del 23F fueron desiguales sigún el sitiu del Estáu qu'analicemos. Nel casu asturianu supunxo'l frenazu total a cualquier tipu de reivindicación y la consolidación definitiva del réximen clientelar que llegó hasta güei mesmo. Una especie de postfranquismu con un gravísimu déficit democráticu. Lo que se denominaba naquellos tiempos una dictablanda.

    ResponderEliminar
  6. Quiero aprovechar esti post pa decite, David, que sigas con eses memories del nacionalismu. Tienen razón los que dicen que meyor trates otres coses pero relatos históricos como'l tuyu son mui importantes. Ye necesario conocer les coses.

    ResponderEliminar
  7. plas plas plas
    Aplausos ya norabones!

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante el punto de vista o la interpretación del golpe que expone David, pero afirmar que el golpe triunfó creo que es discutible. Nada que objetar a la desmovilización política y social de la gente o por lo menos con la energía y frescura de los primeros años de la llamada transición.La desactivación del movimiento obrero no creo tampoco que fuera uno de los objetivos esenciales del golpe, aunque no hubiera habido «golpes» el PSOE hubiera gobernado igual y hubiera desactivado los sindicatos mayoritarios como así lo hizo. El golpe en sí fue una respuesta a la no adaptación de determinados sectores de la sociedad a la nueva realidad que estábamos formando y que lesionaba sus ideas de sociedad, honor y privilegios. No niego los efectos que dices que provocó, pero: ¿ No sería más preciso decir que Tejero, Armada etc.. zarandearon el árbol y luego los gobiernos posteriores recogieron las nueces?

    ResponderEliminar
  9. Préstame esa frase que reproduz Vampirella: "nunca voi volver a vivir nun país onde los llibros se compraran de contrabandu". Diz muncho.

    ResponderEliminar
  10. Yo recuerdo especialmente ese dia komo un dia de tension,David.Yo estaba destinado en la Fragata Baleares y los mandos estaban muy "atareados" yendo y viniendo de un barco a otro.Almirantes y Comandates de los buques.Recuerdo ke en mi barco pusieron por los altavoces interioeres una radio kon el rosario....kerian meternos miedo y ponernos de su parte.
    A eso de las 18 o 19 horas de akel dia tuvimos una reunion los mandos intermedios en nuestra Camareta y decidimos -con alguna ke otra discusion,claro esta- ke el barco no se moveria a alta mar sin una orden expresa de Madrid lo mandase kien lo mandase desde el Almarante a los Comandantes de los bukes.Para ello nuestros compañeros de la Radio del barco nos mantendrian informados de las ordenes.
    Entre la Oficialidad habia nerviosismo pk sabian ke NO KONTABAN kon nosotros y ya kuando a la 1.30 salio el rey el golpe kedo desactivado.
    Esta en mi faceta militar...yo era muy joven pero muy revolucionario.Komo bien dices David hubo un antes y un despues del golpe.Nacio la "movida" la generacion "de la libertad" jeje -incautos- se creian ke por follar mas y fumar porros eran mas libres.
    Cambio todo para no cambiar nada.la transicion acababa y el ejercito era purgado de los almirantes y generales de la guerra civil.Fue una oportunidad sanitaria para el ejercito.
    Como bien dices los nacionalismos se arrugaron y el PSOE tan borbonico el dejo hasta de ser marxista para meternos en la OTAN y hacer ke hasta el rey sea mas republicano ke ellos.
    A dia de hoy celebrarlo no tiene mucho sentido a la vista del panorama economico y social ke tenemos.......tendremos mas televisores en casa,eso si, pero nuestro nivel de vida y poder de luxa es nulo o muy bajo.
    La verdad David no me gustaria ser joven hoy en dia lo tienen muy jodido y los culpables somos en la gran mayoria nosotros.
    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  11. Ricardo: nunca me habías contado que estabas en la Baleares cuando el 23-F. No debió ser fácil aquella tarde-noche para un joven militar de izquierdas y, encima, embarcado. Además, el papel de la marina nunca quedó muy claro. En aquel momento había una idea, seguramente muy simple, que era esta: un ejército de tierra franquista o, por lo menos, muy reaccionario; un ejército del aire liberal y progresista; y una marina conservadora al estilo clásico, más bien monárquica y aristocrática pero muy poco franquista. Tenemos que hablar de esto. Es una historia muy interesante.

    ResponderEliminar
  12. Excepcional el análisis David. Al Borbón le salió la jugada de miedo, posiblemente porque el difunto Conde de Latores estaba cerca, y no permitió a Armada entrevistarse con el Rey, las cosas no habrían cambiado nada, pero igual tenían que justificar la entrevista.El caso es, que las estructuras del régimen siguen intactas, el monarca y la monarquía salieron reforzadas( yo tengo un amigo que ya cuando era del PCE, decía que era Juancarlista), y desde entonces hasta hoy sólo hemos perdido derechos y libertades. La izquierda se ha ido debilitando cada día más, perdida en la tela de araña que le ha tejido el sistema, incapaz de encontrar una salida que le permita tener presencia en la sociedad, si no es girando a la derecha, y ya se sabe de ahí, a la "casa común", que arrepentidos los quiere dios.
    Yo también he recordado aquel día, pero la memoria, ya me traiciona, si recuerdo que me enteré eso de las 6 de la tarde en un chigre en Avilés, la primera idea fue, ir a buscar a los camaradas de partido( lo de partido es un decir, más bien una secta maoista, fui un joven muy perdido, por supuesto ni estaban, ni se les esperaba, pero no sólo ellos, conocidos y amigos de otras formaciones, habían seguido los mismos pasos. Así que deambule toda la tarde por las calles y chigres de Avilés, y me fuí a mi casa a la hora de cenar a esperar acontecimientos, perdido y sin saber que hacer. Al día siguiente,todo volvió a la normalidad, reaparecieron, amigos, conocidos y camaradas,todos traían una historia que contar, desde la del barco de MCA, hasta los paseos de la extrema derecha por Avilés a la caza del rojo. ¿ Donde estaría yo, que no me enteré de nada?.

    Gracias de nuevo David, disfruto mucho leyendote.
    Santiago

    ResponderEliminar
  13. Estos analises son mui necesarios y namás que tienen sitiu na rede y nunes poques revistes minoritaries. ¡Vaya turria que mos dieron les televisiones y los periódicos cola verdá oficial! ¡Vaya bañu de borbonismu!

    ResponderEliminar
  14. Falta dicir que el 23-f Asturies perdió'l tren del estatutu de primera clas. Hai perdimos más de trenta años de nacionalismu d'azquierda. Per eses feches entraba a debatise l'estatutu d'autonomía d'asturies (el primeru) que darréu foi CONSIDERABLEMENTE rebaxáu polos acoyonaos partíos "representativos" de los asturianos en Madrid.
    Un playu como tu gúelu...

    ResponderEliminar
  15. Si mio güelu'l playu y anarquista llevantara la cabeza, nun sé... Tienes razón, anónimu, escaeciera esi puntín asturianu. Pero xúrote pola flor primera que voi enmendalo namás que pueda.

    ResponderEliminar
  16. David,incinerdora totalmente de acuerdo,ahora lo de las vias creo que deberiamos preguntarles a los vecinos de la zona y dejarnos de tanta intelectualidad,creo siempre son positivas respetando el paisaje al maximo,Asturias necesita con urgencia,industria,investigación,turismo con calidad y unas cuantas cosas más que hay que ponerse a trabayar ya,y tenemos que hacerlo todos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario