5.1.11

Nun ye la dieta, ye la renta


Ye un llugar común dende hai años la valoración positiva la valoración positiva de la llamada “dieta mediterránia”, mientres que’l restu los hábitos alimentarios europeos, los propios de los pueblos continentales y de los que s’asomen al Atlánticu, son consideraos de más baxa calidá, cuando non directamente dañinos. A base de repetir el mantra apaezse como una verdá incuestionable, de mou y manera que tolo que lleve el marchamu de “mediterránio” tien ser de calidá y perbono pa la salú. Llegáramos hasta’l puntu de qu’una conocía marca gasioses publicítase como “el refrescu mediterrániu”.
El casu ye que, en viendo lo visto, nun sé mui bien cómo van desplicar el fechu de que, anguaño, la obesidá de los neños españoles –tan mediterránios ellos- ye mui superior a la de los norteamericanos –tan de comida basoria ellos-, sacantes que, como fora siempres, too seya un contuberniu internacional –estadísticu esta vuelta- contra la llatinidá.
Nun ye d’agora aquel plantegamientu mediterranista. Trátase d’un prexiciu introducíu polos romanos, pueblu básicamente cerealeru, quienes consideraben tolos vezos de los pueblos non colonizaos como “bárbaros”, incluyíos los culinarios. Andando’l tiempu, el prexuiciu caltúvose ya inclusive incrementárase. Asina, na cabera década’l sieclu XVI, Aponte de Quiñones, obiespu d’Uviéu, dicía que les xentes de la diócesis –qu’entóncenes y hasta’l conciliu Vaticán II nos sesenta’l sieclu XX abarcaba l’actual Asturies, l’actual Cantabria ya una bona estensión de Llugo y de Llión- yeran tremendamente atrasaes porque consumíen mui poco trigu, a lo que vinía a ametese que yeran grandes consumidores de fruta, verdures y frutos secos (castañes, ñueces y ablanes).
Lo mesmo otros contemporánios de so como illustres personaxes más cercanos nel tiempu, allegaos del sur toós ellos, ratificaron l’atrasu alimentariu pol nulu consumu d’aceite d’oliva, un atrasu entá más evidente si adicábamos pal so peraltu consumu de llechi de vaca y de les tarrecibles llegumes. Y, dende lluéu, la fea costume de comer pescao, lo mesmo de la mar que de los rigos o los llagos, nun facía otra cosa que ratificar la barbarie na que vivíen.
En resume, qu’esti ye l’arquetipo d’un pueblu atrasáu y mal alimentáu: un consumidor de sidre, fruta, verdures, llegumes, pescao, frutos secos y llechi. A la escontra, un pueblu evolucionáu y de dieta equilibrada sedría’l que consume vinu, centén y aceite y que, dende lluéu, tarrez les verdures, el llechi, les llegumes y que desconoz el pescao.
Razón tiníen dalgunos mélicos cuando falaben de la mala alimentación d’estes xentes atlántiques, pero’l so problema nun yera la dieta, sinon que yeran probes. Na dieta entraba el xamón, por exemplu, pero los campesinos daben los xamones a los ricos a cambio del tocín de varios gochos. Na dieta tamién entraba la merluza pero vendíase a les clases pudientes para poder mercar coses más necesaries o regalábase al mélicu o al albeitre, cola mor d’asegurar la so asistencia. Comíen mal porque yeran probes, non porque la so dieta nun fuere “mediterránia”.
Pasaran los años ya una cosa cambiara: la probetú de la rexón desapaeciera. Pero la dieta sigue siendo, básicamente, la mesma ya estremada a la pervalorada “mediterránia”, pese a que la globalización tamién tuvo y tien el so efeutu culinariu y gastronómicu. Pues bien, los informes que sobro hábitos alimentarios espubliza’l ministeriu correspondiente cada añu son concluyentes: de les diecisiete comunidaes autónomes, les cinco colos meyores hábitos son, por esti orde, Asturies, Castiella y Llión, Cantabria, Galicia y País Vascu. Tou un exemplu de “dieta mediterránia”.
Amái, nuna hábil adaptación a un mercáu mundializáu, esta amplia rexón del noroés peninsular, ye gran consumidora d’aceite d’oliva y de vinos con denominación d’orixe, lo que muncho cellebraríe l’obiespu Aponte de Quiñones. Concretamente, un país ensin olivos como Asturies presenta un consumu d’aceite d’oliva d’ocho llitros per cápita per enriba la media española. Tou un exemplo de saber aprofitar recursos ensin dexar los tos vezos tradicionales a la hora de comer. Como agora’l mélicu ye de la seguridá social, la merluza ya’l xamón fixéranse de clas media.

6 comentarios:

  1. Siguimos enguedeyaos en clixés, frases feches, mitos sobre les bondaes de lo ayeno... Vienme a la memoria un pasaxe del llibru de Tiadoru Cuesta "Andalucía y Asturias" onde s'envereda pela sienda gastronómica nun dexando mui bien paráu dalgún platu de la cacarexada dieta mediterránea...

    ResponderEliminar
  2. Y Marvin Harris que opina de esto :-D

    ResponderEliminar
  3. Realmente la calidad de la alimentación está directamente relacionada con el placer que nos provoca la ingesta de los sólidos y líquidos que tomamos todos los días. No toméis en serio lo que dicen los fabricantes de noticias en la televisión (antes llamada "caja tonta") o en la prensa escrita, que como diría Balbín "El guardia", algo que siempre sirvió para envolver el pescado no puede ser tomado en serio. En esti país siempre se comió y bebió en abundancia, si no lo primero, lo segundo cuando no los dos. Aquí comimos cuando pudimos gochu a fartucar omitiendo la ingestión únicamente de los sellos que ahora le ponen en les toreyes a los probes animales. Los conceptos de colesterol bueno y malo son nuevos para nuestra cultura. Nuestros platos tradicionales son auténticas bombas contra la nutrición oficialmente entendida, la ración de 500 gramos siempre se consideró pasar fame, y así todo no nos fue mal. Como me decía Juan Cueto cuando tuvo que explicar a un foráneo en que consistía una fabada asturiana, la definía como unas alubias estofadas a las cuales se azotaba un gochu horriblemente mutilado. Esa es la base de nuestra alimentación. Y yo me pregunto cómo se puede explicar que un pueblo que a sus individuos ya les daban siendo niños vinos quinados, que a partir de los 16 años "oficialmente" ya bebían toda la sidra que su país podía producir (limitando claramente la posibilidad de poder exportarla y de esa manera limitar el crecimiento de nuestro PIB.), que abusamos de las grasas animales y vegetales, que en nuestra tierna edad escolar nuestras primeras experiencias diarias de gastronomía las aprendíamos en los kioscos, que descubrimos las bondades de esa bebida que genéricamente llamamos "cacharru" y que fumamos activa y pasivamente decenas de miles de cigarrillos...
    ...me pregunto, cómo es posible que estemos entre los tres primeros países del mundo en esperanza de vida.
    Concluyo que no está en la calidad de lo que ingerimos si no en el placer que nos produce la ingesta.
    "Lo importante es comer de todo sin abusar de las salsas" (Grande Cobián)
    "Buenas viandas, excelentes caldos y poder folgar con moza placentera" (Lope de Vega)

    ResponderEliminar
  4. La cultura gastronómica del Norte ta más desendolcada que la del Sur y la del Llevante. Hai un ritu en comer fuera y en prebar lo que comen otros. Ye una dieta, l´Atlántica, más "vigorizante", ye dicir, más afayadiza pa pueblos que gastaben abondes caloríes na guerra y na llucha escontra les condiciones naturales. Nun ye /yera una dieta servil, inda la dieta de los más probes. La dieta nuestra caltién, tovía, les güelgues de ser una dieta d´un pueblu de señores. CXB

    ResponderEliminar
  5. Efeutivamente, Xanu. Ye antolóxica la descripción que fae Cuesta del gazpachu (garitucos de pan endurecíos y dalgunos a veces florecíos...). ¿Y qué dicir de Bruno Cepeda cola so "Bayura d'Asturies".

    ResponderEliminar
  6. Conozo'l poema al que te refieres de Bruno Cepeda. Supongo que si tuviere notra llingua y fuere d'otru llugar igual lu calificaben de "cantu nacional". Pero como ta n'asturianu y esto ye Asturies...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.