15.12.10

El carbón no es el final de las cuencas (Enrique Arenas)


Cinco economistas consideran que los municipios carboneros no están preparados para el cierre de las minas porque faltó una estrategia alternativa.

Florentino Felgueroso: “El final del carbón no es una tragedia; el drama es tener que preguntarnos a estas alturas qué debemos hacer. A estas alturas el debate sobre qué se debe hacer en las cuencas está ya fuera de contexto. No se puede hablar de un territorio aislado, sino que hay que poner las bases para salir adelante en Asturias y dejarse de hablar de diferencias entre cuencas y no cuencas. Más subvenciones que han recibido las cuencas no las ha recibido nadie y se han hecho cosas buenas y también malas”.

Ángel de la Fuente: “No es de recibo que se destinen cantidades importantes de dinero a este territorio para actividades que no tienen futuro alguno. Todo lo que funcione, bienvenido sea, pero darse de cabezazos contra la pared no sirve de nada. Hace ya cuarenta años que se tenía que haber tomado la decisión de cerrar las minas y ahora lo que hay que hacer es facilitar el trasvase ordenado de gente que se vaya de allí. Algo que, por otro lado, ya ha estado ocurriendo durante los últimos años. Lo importante ahora es cerrar aquello de forma tranquila y no malgastar el dinero como se hizo hasta ahora con proyectos como el del “campus” universitario, al que la gente va a hacer lo que tiene que hacer y regresa. Es un disparate. A partir de ahora hay que pensar más en Asturias que en las cuencas”.

Juan Velarde: “En el gran triángulo central de Asturias se ha creado una cultura industrial muy importante que hay que preservar. Es un distrito industrial que tiene una cultura y una disciplina que tarda mucho en lograrse y que sería un disparate perderla. Lo que yo creo que habría que hacer era abandonar la gran inversión estratosférica que es el AVE y destinar eses dinero a crear zonas industriales, transportes marítimos y ferroviarios de mercancías en la zona.”

David M. Rivas: En los próximos años el mercado energético va a ser tremendamente inestable y será necesario contar con una reserva estratégica propia, por lo que será necesario mantener abiertas algunas explotaciones de carbón. Tras más de un siglo de producir riqueza para las empresas y para la sociedad, ahora las cuencas se ven obligadas a padecer la vida en un territorio tremendamente degradado, por lo que una de las vías de desarrollo debe ser, a partir de ahora, la inversión ambiental. Los viejos fondos mineros podrían ser sustituidos por fondos ambientales. Los gobiernos asturianos y los sindicatos apostaron durante casi tres décadas por el peor modelo posible y por eso las cuencas están llenas de grandes superficies comerciales que arruinaron el tejido local. También los fondos se emplearon en grandes infraestructuras viarias que provocaron lo contrario de lo prometido: un vaciamiento económico del Caudal y del Nalón y un reforzamiento de Gijón y de Oviedo como polos de desarrollo. El futuro de las cuencas a partir de este momento va a ser peliagudo porque nunca hubo un modelo de desarrollo y todo se limitó a “pan para hoy y hambre para mañana”, en una maniobra para mantener el clientelismo político en la que se enterraron miles de millones de euros”.

Miguel de la Fuente: “Lo principal ahora es cambiar el modelo productivo de las cuencas y es necesario ponerse a ello cuanto antes porque hay tiempo para hacerlo. En las cuencas hay que hacer lo que mejor sabemos: hay una gran industria química y un buen sector energético, así como del metal, y hay que potenciar eso.

7 comentarios:

  1. Hai una cosa curiosa: lo diferentes que son los economistes. Equí cinco falando d'una cosa bastante conocía. Dos dicen coses que diría cualisquier persona con poca formación. Pero tres apunten y disparen. Angel de la Fuente fala de les cuenques como de coses (hai que pesllar lo meyor posible, ordenar la marcha de la xente, nun vamos tirar perres). Velarde y DMR (de tan estremada llinia ideolóxica) nun coinciden con eso. Velarde fala de la importancia del saber facer de la xente y qu'eso nun se puede perder. DMR amuesa conocer el territoriu y trata d'alcontrar víes precisamente pa que la xente nun marche como una mercancía más. Y, pente tanta criminalización de les cuenques (subsidios, prexubilaciones, etc), él fae notar el coste ambiental que tan pagando.

    ResponderEliminar
  2. Todas las ideas son bienvenidas, vale cerrar las minas, vale cerrar el campus, vale estabilizar la población en un número que pueda subsistir con un mediano tejido industrial, pero la gran pregunta es ¿qué hacemos con el SOMA?

    ResponderEliminar
  3. Joder Jacopo ye verdá que yes un cachondu. Esi ye un de los problemes, qué facer col SOMA que gracies a les subvenciones lleva gobernando n'Asturies años.
    Pero toi d'alcuerdo con Noli. Nun se puede tratar a la xente como si fueran paxos. Y ye verdá eso de que Velarde y Rivas coinciden en una economía más humana, pensando na xente y nel sitiu nel que viven.

    ResponderEliminar
  4. Lo d'Angel de la Fuente coles cuenques ye lo mesmo que lo de Jesús Arango col mundu rural. "Dexar morrer lo que seya necesario..." Los economistes son xente siniestro. Por eso dalguno como DMR (escuela de, por exemplu, José Luis Sampedro, del que fora discípulu)nun son economistes, sinon bonos conocedores de les disciplines económiques. Ye cosa estremao.

    El mio amigu Holmes metiérase más morfina de lo habitual y ta durmiendo. Aprovecho que nun toca'l vigulín pa lleer a Kipling, otru bon amigu.

    ResponderEliminar
  5. La mio impresión ye que les cuenques tán pensaes pola castra política gobernante como llugar d'esparcimientu pa la lexón de población inactivo qu'habita nelles y como ciudaes dormitoriu comunicaes lo meyor posible colos centros onde pueda atopase'l pocu trabayu esistente (Uviéu, Llanera, Xixón...). Arriendes de como un viveru de votos perestimables pal réximen.

    ResponderEliminar
  6. A mi lo que me llama l'atención ye la postura de Velarde escontra l'AVE. Prestaríame conocer la opinión de David Rivas sobre esta inversión d'infraestructura.

    ResponderEliminar
  7. DMR criticó nun artículu d'hai tiempu la política ferroviaria y concretamente lo del AVE. Pero num m'alcuerdo del razonamientu.

    Holmes yá ta recuperáu y dando la turria.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.