18.11.10

Enseñances de la vergoña’l Sáhara

Que la posición española al rodiu la custión saharina taba clara dende 1975 nun podía sosprender a naide, sacantes fatos de solemnidá o inxenuos enfermizos. L’abandonu de la población por parte de quien, entá güei, ye’l propietariu’l tarrentoriu asigún la ONU, esto ye, el reinu d’España, fora siempres evidente. Ye, asigún el drechu internacional, al reinu d’España al que-y cuerresponde la responsabilidá de la descolonización del país. Tamién puede España retrotraese a 1975, denunciar unillateralmente les alcordaes de Madrid, ufrir a los saharinos la ciudadanía y desplazar al tarrentoriu fuerces militares, embaxo mandatu la ONU o autónomamente, pa, más sero, entamar otra vuelta un procesu haza la independencia. Eso ye lo que diz la xurisprudencia internacional, dende los “puntos” de Wilson y la “Carta de les Naciones Uníes” hasta le más nuevines resoluciones.

Vien tando claro dende la claudicación d’Arias Navarro y de Solís –falanxista que, por cierto, empobinárase a Hassan II diciendo-y que diba falá-y “de cordobés a cordobés”-, col africanista y visceralmente antimarroquín Franco más muertu que vivu. Tamién andaba l’entóncenes príncipe faciendo’l paripé pel desiertu, arengando a un exércitu tan franquista como lleal a los compromisos colos habitantes de, d’aquella, la provincia de Sáhara. Y los documentos fechos públicos años dempués permiten falar de “paripé” porque, mentres afalaba a unos oficiales dimpuestos a combatir, taba dando ordes, como xefe d’estáu provisional con poderes absolutos que yera, d’abandonar el tarrentoriu. A una mesma vegada, tola opinión internacional taba alfrentada a aquel réxime criminal qu’asesinó dementres cuasi cuarenta años y que morría matando. Unes selmanes enantes de la “marcha verde” foran afusilaos cinco homes.

El casu ye que nada camudó dende hai trentaicinco años. El desdexe, el mirar pa otru lláu, la política d’aceutación de los fechos consumaos pol sátrapa alauín, les grandes y solemnes declaraciones –eso sí- de solidaridá y compromisu, foran les calterístiques de la política española pa col Sáhara.

Nada nuevo, entós, embaxo’l duru sol del desiertu. Pero la posición del gobiernu de Rodríguez Zapatero sobropasa toles miseries y feloníes de cualisquier gobiernu anterior. Los gobiernos de Suárez trataran de salvar la situación. Fixéranlo, igual por convicción –Suárez arrecibiera a Arafat en Madrid con un abrazu y nunca reconociera al estáu d’Israel-, pero de xuru que tamién pol so esmolecimientu personal, porque yeran heriedes del franquismu residual y sufríen como denguna otra fuerza política la responsabilidá de la traición ya’l deshonor del estáu y, mui concretamente, del exércitu. Pel so lláu, la esquierda fixo de la custión saharina una de les sos principales banderes en política internacional. Por eso los gobiernos de González, más anclaos na “realpolitik”, tovía caltuvieron, cuando menos, l’antroxada y, dende llueu, la retórica. Y la llegada d’Aznar supunxo la mayor tensión con Marruecos dende la “marcha verde”, llegando a bordiar el conflictu armáu cuando l’asuntu Perexil. Nun ye que’l PP toviere una posición favorable a l’autodetermín saharín –el PP siempres llee esos términos en clave española y nun defende l’autodetermín en denguna parte, como dicía mio güelu, “porsiaca”- pero la so firmeza escontra les pretensiones de Marruecos diéra-y un respiru al Polisario y a la población.

Hai munches llecciones a sacar d’esti condergáu asuntu. Hai munches de política internacional y de qué ye lo que signifiquen estaos como España y Marruecos na nueva xeoestratexa y nel nueu mundiu económicamente globalizáu. Hai otres que mos lleven a la estratexa escontra l’integrismu islámicu, enemigu fundamental que cola so presencia paez aconseyar caltener réximes como’l marroquín ya otros notres llatitúes del planeta. Pero yo voi quedame con cinco reflexones que mos valen pa lo cuotidiano de les nueses vides, pa la nuesa política del día a día o pa la nuesa percepción de les coses.

En primer llugar, acabose la cantinela de la solidaridá col Sáhara que tanto predicaron los socialistes. La posición del gobiernu, del so presidente, del so vicepresidente y de la so ministra d’esteriores nun requieren estudiu dengunu, en viendo la so contundencia. Pa ellos la única versión posible y –lo que ye peor- creyible ye la del gobiernu marroquín. La solidaridá colos saharinos ye, a la escontra, una de les custiones de mayor coincidencia pente la ciudadanía española. Cuásique ye una posición unánime la conderga al espansionismu del sultán alauín ya’l respaldu al drechu los saharinos a la independencia completa. Al marxe de lo que vote, de les sos opiniones sobre la “nación española” y les “naciones”, o de les sos idegues relixoses o non relixoses, mui poca xente alcontraremos que nun tea clariquino la custión saharina. Pero’l PSOE ye dafechamente insensible a esta situación. Repítese lo asocedío cuando la illegal y criminal invasión d’Iraq: entóncenes el PP tampoco quixo escuchar la tamién prácticamente unanimidá de la ciudadanía, incluyíos los sos mesmos militantes y votantes. Dengún cargu d’importancia dimitiera entós ya’l PP, por unanimidá, entró na historia de la infamia. Agora la historia repítese, cola digna excepción de Carlos Cristóbal, diputáu socialista de Navarra, del que bono sedría que los ciudadanos navarros recordaran el nome.

En segundu llugar ye conveniente matizar la posición de los tres gobiernos cómplices de Mohammed VI: los d’España, Francia ya Estaos Uníos. Tamién equí alcontramos una enseñanza que mos puede venir bien pa la nuesa forma de ver el mundiu, una forma mui maniquea polo xeneral. Cuando la “marcha verde” lo mesmo Estaos Uníos que Francia sofitaron, ensín resquiebra nin reserva, a Hassan II. La política francesa vinía siendo la mesma dende la descolonización y, riba tóo, dende la perda d’Arxelia, nuna de les guerres más desiguales de la historia y que fora perdía por una potencia occidental escontra, cuntiaba la prensa francesa, “un garapiellu de beduinos”. La política norteamericana tinía otru perfil, el que-y daba un anticomunista visceral como Kissinger, que temía la influencia soviética nun Sáhara independiente posiblemente mediatizáu pol gobiernu socialista d’Arxelia. Pero dende los ochenta p’acá les coses cambiaron. Si Marruecos entá nun completó l’anexón del Sáhara fora por mor del “Plan Baker”, el plan trazáu pol secretariu d’estáu norteamericanu, James Baker. Esto quier dicir que, magar qu’Estaos Unios sigui viendo a Marruecos como’l so peón na rexón, fora la so política la qu’obligó a que Hassan II ya’l so heriede tean de siguir na mesma posición d’hai vente años. Y hai unos menses, fora’l votu norteamericanu –colos votos de los países qu’arrastra- el que fixo posible un frenazu de la política espansionista alauina.

En tercer llugar queda claro que les causes xustes nun son xenériques sinón concretes. Ye un pueblu concretu’l que carez represión. Ye una nación concreta la que ta ocupada. ¿Qué van dicir agora los solidarios cola “causa árabe” cuando un estáu árabe invade, oprime, tortura y asesina a un pueblu árabe que nun tien estáu?. Habrá una “causa saharina” ya una “causa palestina”, pero nun creyo que naide nel so sanu xacíu pueda ponese a defender a los sátrapes de les dinastíes saudines, alauínes o hachemines por aquello de que son “árabes”. Yo siempres defendí la “causa norteamericana”… la de Washington y Jefferson, pero, evidentemente, non la de Nixon o Bush. A estes contradicciones lleva’l pensamientu débile, un “pensamientu alicia” –debe ser no único na mio vida que toviere d’alcuerdo conceptualmente con Gustavo Bueno, anque namái que conceptualmente, non nes sos atrabiliaries ilaciones polítiques- que mos lleva a romper cola tradición materialista ya illustrada de la nuesa heredá cultural.

En cuartu llugar llegamos a la miseria con mayúscules, a la miseria moral. La ministra de cultura, González-Sinde, pide a los ciudadanos que callen, que, como nun son “espertos” lo único que faen ye emporcar la situación. Nun país democráticu esta señora taría cesada en dos minutos. Eses declaraciones, típiques del faxismu tecnocráticu, sedríen intolerables n’Alemaña, en Gran Bretaña, nos Estaos Uníos, en Suecia. Asigún doña Ángeles, nun podemos opinar sobro la guerra d’Afganistán porque nun somos militares, nin sobro la cris porque nun somos economistes, nin sobro l’albuertu porque nun somos mélicos, nin sobro la construcción porque nun somos constructores y, asina, hasta que nun podamos opinar de nada. Eso llámase “despotismu”. Pero, nel casu de la ministra del “canon dixital”, la cosa va más p’alló. Cuando dicía esto taba echándo-y la reprimenda a los Bardem y compaña, los mesmos que, cuando la invasión d’Iraq, fixeran lo propio, y los mesmos que, precisamente y principalmente pola invasión d’Iraq sofitaron a Rodríguez Zapatero cola campaña “la ceja”. Por cierto…, una maldá, a “los nuesos” Víctor Manuel y Ana Belén nun los vimos sofitando a los saharinos. Supongo que taríen –bonos son ellos- pero de xuru que ye que los medios nun arrepararon nellos.

En quintu llugar teo dar les gracies al gobiernu. Gracies, don José Luis. Gracies, doña Trinidad. Yo siempres tuve claro que nun yera español, pero siempres me quedaba aquella duldia de si nun taría caendo en fundamentalismos etnicistes. Una España moderna y democrática, “azañista” podíamos dicir, igual arreblagaba perriba les diferencies culturales. Pero vustedes dexáronmelo claro. L’únicu país árabe que fala español y nel qu’una bona parte la población ye española arrecibe d’España lo qu’arrecibe. Un español ye deteníu illegalmente por militares marroquinos, torturáu hasta nun tenese en pie, cola so familia secuestrada y amenazada. El so padre busca l’abellugu de la embaxada y de los consulaos españoles y nun arreciben rempuesta. Alcordárame de la película “Desapaecíu” y remembré al yanqui mediu (Jack Lemmon) careciendo l’engañu y la risión de la so embaxada, que, non namái yera culpiable del golpe en Chile, sinón que sabía que’l fíu pol que naguaba taba muertu dende’l primer día. Si España nun me garantiza tan siquier asistencia si soi torturáu por una policía d’otru país, ¿pa qué quiero ser español?. Yo viaxo abondo, normalmente a países con munchos problemes y, la verdá, siempres apelo a la mio condición de ciudadanu de la Unión Europea. Nunca me fie d’España y, les poques vegaes que tuve percances, recurrí a los consulaos d’Alemaña, Francia y Gran Bretaña. España nun ye de fiar. Gúei, na cárcele negra de L’Aaiún, hai españoles seguramente. Y la ministra española d’asuntos esteriores sigue esperando los informes del ministru l’interior de Mohammed VI. Inglaterra oprimió a los sos vecinos pero dio democracia yá nel XVII, Francia amachucó llingües pero espublizó los drechos del ciudadanu. España oprimió naciones, amachucó llingües, mescabó drechos milenarios… y nun dio nada. Y sigue ensin dar nada nel sieclu XXI. Supongo qu’un saharaín español tará güei cola camiseta de “la roja” cantando “soi español, español, español”. Munches gracies, gobernantes, porque vustedes son la meyor propaganda pal separatismu.

Falé de cinco puntos o de cinco custiones, pero voi ameter una más. Ye posible que l’entreguismu de los gobiernos españoles a la fame de tierra del sultán marroquín tea xutificáu, pente otres coses, pola defensa de Ceuta y Melilla. Hai quien, dende Asturies, piensa que nun ye’l nuesu problema quien ocupe eses ciudades africanes. A mí, nacionalista asturianu, sí me preocupa, porque pienso, non namái en que soi ciudadanu d’un estáu determináu que puede entrar en guerra, sinon tamién porque pienso nos ciudadanos d’eses ciudaes. Ye fácile d’entender: ye lo mesmo polo que me preocupa la situación de los saharinos, sometíos a l’arbitriariedá d’una satrapía teocrática. Nun ye indiferente pa la xente cuáles son les lleis que la gobiernen. Pero, a lo que voi ye a que, si’l gobiernu d’España camienta que’l sultán de Marruecos va tar satisfechu col Sáhara, ye que sabe menos qu’un estudiante de segundo de ciencias polítiques. La política de pautos val pa les democracies, non pa les dictadures y les teocracies. Lord Halifax, como primero Chamberlain, cedieron delantre Hitler pa evitar la guerra. Churchill opúsose visceralmente nes dos ocasiones, argumentando que Hitler yera insaciable porque’l réxime nazi yera, xenéticamente, insaciable. Un poco dempués Churchill escribiera aquello de: “prefierieron el deshonor a la guerra y tovieron guerra y deshonor”.

16 comentarios:

  1. Efeutivamente, España como estáu nun ye de fiar. Cuando España perdió Cuba, Puertu Ricu y les Filipines, depués de munches arengues nes que los rentistes y latifundistes madrilanos urxíen al unvíu de más quintos (fíos de l´aldea y de la barriada obrera), esi mesmu día de la derrota estes élites cortesanes foron al café, a los toros, a la zarzuela como si nada. Cuéntalo Álvarez Junco mui bien en "Mater Dolorosa". Morrieron como pulgues los "españolitos" pa fartar les ansies d´honor d´una clase rentista, parasitaria, fata, inútil.
    El Rei dalgún día tendrá que rendir cuentes de la traición española al Sahara en 1975. Esti Reinu borbónicu nun vela nin respeta nin tan siquiera a los que morrieron por él, nin los que dicen que combatieron al terrorismu. Pue llegar el día , bien ceo, nel que solo lu defiendan mercenarios. Ceuta y Melilla yá tán daes. Son Ciudaes nes que , por exemplu, les moces españoles nun puen dir soles pela cai, porque ellí yá hai "diálogu de civilizaciones": el diálogu que separta dos mundos per una verxa d´espinos y metralletes, el diálogu ente´l violador con chilaba y la víctima femenina. Qu´España pierda dos places norteafricanes, dame igual, como a ti. Qu´Europa y la tradición occidental quede achiquinada por un Sultán feudal ya imperialista esmolezme profundamente, y que la xente se vea un día como los Saharauis, ensin patria y ensin llibertaes mínimes, tamién. El borbón y l´alahuita trátense de "primos". El sultán yá tien so quintacolumna nel Al-Andalus (un millón)y la bomba migratoria tienla bien remanada. Como Franco y los sos socesores (Felipe o Mr X.) teníen la coartada de la ETA, esti Sultán manexa la pantasma d´Al-Qaeda. Una basoria de reinos. España nun sirve pa nada, nun sirve como guardián d´Occidente y tien el culu al aire énte los franceses y americanos. CXB

    ResponderEliminar
  2. Qué gran artículu Rivas, Norabona por él. Un abrazu d'un collaciu.
    Lluismi

    ResponderEliminar
  3. Gustome muncho l'artículu. Amás de tar d'alcuerdo colo dicho préstame esa manera de falar de coses espinodses ensin medies pallabres: insinues que Franco nun entregaría Sahara, paezte que'l rei taba na operación, dexes en pelota a los de la "causa árabe", de los tres responsables paezte meyor la posición norteamericana, despliques porqué sí mos tien qu'importar Ceuta y Melilla, y hasta entrugues pol paraderu de "Víctor Belén". Mui bono, Rivas, mui bono.

    ResponderEliminar
  4. David :
    Los Bardem nun sofitaron denguna campaña de sobreceyes nin a Rodriguez Zapatero . Los Bardem non , les coses como son.

    ResponderEliminar
  5. Un artículu mui bonu y tamién atrevíu en delles coses. Pero ye verdá lo que diz l'anterior: no de los Bardem paezme que t'equivoques. Nun toi mui seguru pero, polo menos Pilar, la vieya, creo que siempre apoyó a Izquierda Unida. L'error ye comprensible pero míralo.

    ResponderEliminar
  6. Siempre tuvi la impresión que l'españolismu ye radical a la hora de torgar y reprimir nel interior y feble y acuruxáu nes relaciones col esterior. Paez diseñáu pa imponer la so dialéctica namás que dientro de les sos llendes estatales. Fuera paez el tontu'l pueblu.

    ResponderEliminar
  7. Tola razón Xanu. Y la prueba ye'l tipu d'exércitu que siempre tuvo hasta hai tres díes. Por exemplu, dende hai sesenta años la principal base de carros ta a vente kilómetros de Madrid. ¿Quién va a invadir España entamando por Madrid? ¿De quién se defienden dende'l centro? Y nes guerres esteriores namás fueron implacables colos pueblos más débiles: los primeros en montar campos de concentración y esterminiu y en utilizar civiles como rehenes (Cuba), los primeros n'emplegar armes biolóxiques (Rif). Bono, polo menos fueron los primeros en dalgo.

    ResponderEliminar
  8. Perdón, lo del Rif no fue guerrsa biolóxica, sinon química (fósforo blanco).

    ResponderEliminar
  9. Sobre lo de los Bardem: seguramente que m'enquivoqué. Dilo por fecho. Amás, como la salida tonu totalitaria de la ministra fora debío a una entrevista de Javier Bardem, reforcé la imax. Gracies pola precisión, pero ye que, ¡tais a tóo!. Un saludu.

    ResponderEliminar
  10. Cuando yera pequeña diba a la playa con una neña saharaui que pasaba los branos en casa d'unos amigos de mio madre. Tolos años me invitaba a dir pero, por una cosa o otra, nunca fui. Dende entós, amás de por evidentes custiones de xusticia, siempres vi a esi pueblu como mui cercanu. La neña llamábase Aixa y yera d'una familia musulmana bastante llaica. Hai tiempu que nun sé d'ella. Nun sé si seguirá llevándola pero llevaba nuna pulsera un colgante d'acebache cola cruz de la victoria. Dicía siempre que "nosotros nun somos los que vinimos a conquistar esto". A esti pueblu nun lu podemos abandonar y menos agora, col integrismu islámicu que los saharauis desconocen.

    ResponderEliminar
  11. En primer lugar, don David, le quiero reconocer una talla intelectual que, por desgracia para ustedes, no existe en el asturianismo. Pero voy a romperle, profesor Rivas, su autocomplacencia, bien arropada por la mayoría de los que siguen su blog. La posición del gobierno español es lamentable pero por su alocado rumbo. No sabe adonde va. Yo siempre fui un defensor de los derechos de la vieja provincia del Sahara pero ahora deben primar los intereses de España, que también le benefician a usted y a sus correligionarios. El banco de pesca saharaui, la inmigración ilegal, la espansión de Al-Qaeda, la seguridad de no contar con un nuevo santuario para nuestros terroristas interiores, etc., hace necesario tener buena relación con Marruecos. Y, frente a lo que usted dice, esa es la mayor garantía para la defensa de Ceuta y Melilla. Las grandes naciones deben enfrentarse a veces a dilemas de este tipo. Su admirada Inglaterra lo viene haciendo desde siempre. No me extraña que sea usted anglófilo. Es una característica típica del antiespañol.

    ResponderEliminar
  12. La cobardía siempre foi muy "cara" y consustancial al españolismu reaccionariu....
    en que duna del Sahara quedó la vergoña de esi estamentu militar que se "llevantó" (sic) en el 36 y llueu nun tuvo güevos de defender a unos españoles dexándolos en manos de un sátrapa berebere....??

    ResponderEliminar
  13. Ay "amigo"Rivas!
    ¡¡Bueno. Bueno, Bueno!!
    ¡Lo malo que tiene invocar, en este caso nombrar, a ciertos espectros es que estos a veces aparecen.
    Esos seres,españolísimos ectoplasmas adoradores del animal que siempre mira para abajo, se materializan en tu blog al grito de ¡Gustavo y cierra (categorialmente) España! acusandote de anglofilo y antiespañol.

    Arrepiéntete pues,postrado de rodillas y con los brazos en cruz, pide perdón por tamaña afrenta ( declarar tu anglofilia) y no se te ocurra pedir la autodeterminación para el Sahara.
    Somete a la verdadera fe y con la gracia del materialismo escolástico-filosófico te evitaras caer en el pecado del separatismo y la antiespaña.

    Tambien es posible que te quite el dolor de cabeza de la resacas cuando descubras que este se produce en la materialidad incorporea pero temporal.


    Aby Wartburg
    Weston super Mare, North Sommerset
    en La Pérfida Albión

    ResponderEliminar
  14. 20-N t 17,51 hores: esti Ovetense ta con un péu del doce na sobremesa de la xinta de combatientes. A les doce misa, a la una "cara al sol" na pesetona, a les dos vermú nel Peñalba (bono, esto ya no) y a les dos y media comilona patriótica. A les cuatro cantos viriles y a partir de les cinco a cazar roxos, masones y separatistes. Y anglófilos que son, como sabemos, les tres coses a una.

    Esti Ovetense debería entrar tolos díes ¡vaya colocón, chachu!

    ResponderEliminar
  15. En primer llugar, nel nome del mio amigu Holmes y del míu propiu, comunico la nuesa satisfaición de que David Rivas seya un almirador d'estes tierres que gobierna sabiamente la So Graciosa Maxestá. Si vienen mal daes n'España, que tóo pue ser, tien vusté habitación en Baker Street.

    En segundu llugar: acabo de ver la entrevista al axente del CNI que reproduz Asturies Lliberal. Y toi ablucáu: ye la mesma argumentación que la de Rivas, salvando distancies. Ye la segunda o la tercera vez que Rivas s'adelanta a coses que llueu son noticies. Fíxolo cola engarradiella fronteriza de Costa Rica y Nicaragua, cola última invasión de Líbano y col conflictu étnicu de Bolivia.

    ResponderEliminar
  16. L'axente del CNI esi podía llamase Filemón Pi o Anacleto . Comparar la seriedá de los temes que se traten y de como se traten nesti blog , a como lo faen Asturies lliberal ye delirante . Asturies Lliberal ye d'un sectarismu y d'una fantasia que roza lo enfermizo y que puede tener comparanza con Intereconomia por exemplu pero non con esti blog.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.