1.10.10

Memoria d’una fuelga

Pasó la fuelga xeneral y la griesca ta en si la siguiere’l vente por ciento, el cincuenta o’l noventa. Pero esi nun ye l’asuntu. Hai sectores onde munchos trabayadores fixeron fuelga ensin tar d’alcuerdu y hai otros –munchos, munchísimos más- onde nun la pudieron facer magar tar d’alcuerdu porque-ys dixeran: “si nun vienes el veintinueve nun vengas yá tampoco’l trenta”. Ye más, hai sectores que nin tan siquier contabilicen pente los que apararon nin pente los que nun apararon. ¿Cómo contabilizamos a los paraos que nun pueden “aparar”?. Y hai una casuística muncho más amplia. Les muyeres que son ames de casa, un vente por ciento’l PIB asigún dalgunos estudiosos, son un bon exemplu. ¿Apararon estes muyeres o nun apararon?, ¿sumámosles a los sos paisanos si ellos apararon o restámosles si ellos nun apararon?, ¿y si’l paisanu ta pal paru, colo que tampoco pudo “aparar”?. Y, ¿cómo me contabilicen a min?. Los miércoles nun teo clase, colo que ye imposible saber qué fixe’l día ventinueve. ¿Tuve de cuchipanda bolchevique o quédeme en casa o nel despachu sintiendo “Intereconomía”?.

Pero, como dicía, esi nun ye l’asuntu. Tampoco ye si los piquetes foran mui violentos o non, que ye lo qu’amosen cuasi tolos medios de comunicación. Como tamos nun mundiu de telebasoria, la noticia ye que se pegaron cuatro sindicalistes con cuatro camareros que queríen trabayar. Y si se pudiere ver a un piquete aparando un taxi nel que viaxaba Belén Esteban yá tiníamos programes televisivos y columnes periodístiques pa quince díes. Ya ye que’l tratamientu la fuelga fora’l que s’esperaba: mariellista ya esperpénticu.

Ye más: los piquetes son la única arma que tienen los trabayadores escontra la violencia patronal. La desproporción de fuercies pente unos ya otros ye tan descomanada que namái que pa una mente pervertida puede maxinase un mundiu onde los drechos y deberes son los mesmos. De tanto predicar contra l’estremismu de la esquierda y de la drecha acabáramos por dar nel “estremismu centrista”. Los trabayadores tienen drechu a siguir una fuelga y tamién tienen drechu a nun siguila. Bona verdá, pero esa xaculatoria namái val cuando les coacciones nun esisten. Escontra los glayíos d’un piquete, cafiantes ya espavoriantes, ta l’educáu “si nun vienes mañana nun fai falta que vengas pasao”. Ya esa nueche ye probable que’l trabayador o trabayadora –equí sí ye afayadizo’l distingu pola precariedá xeneralizao del emplegu femenín- échense más acoyonaos pola CSI o pola CGT que pol patronu. ¡Home sí!, ¡yá t’oyí!.

Pero, si de violencia falamos, tendremos que dir a los fechos. Una trabayadora de Madrid, d’un piquete de la CGT, fora atropiellada por un llocu –seguramente un menos que mileurista con contratu temporal- que conducía una furgoneta d’una empresa d’artes gráfiques; otra muyer fue tiroteada en Barcelona dende un pisu por un energúmenu ya ingresada con un montón de perdigones nun costazu; un grupín de mozos fora xabazmente amachucáu polos “mossos” a les ordes del “conseller” Saura –d’Izquierda Unida- tamién en Barcelona, y que namái salvaron la cara (y a saber qué más) porque s’allegaran vieyos cenetistes del metal. Y pa rematar, nuna fábrica de Xetafe recoyiéronse siete casquiyos de bala –de bala de les de verdá- resultantes de los disparos de la policía. ¡Cuánta violencia, mamina, cuánta violencia!. Culpa de los obreros, evidentemente.

A min tocome vivir la xornada fuelga en Madrid. El cursu yá entamó y hasta finales de xineru ando pela capital del reinu tres díes cada selmana. Ví como los piquetes pesllaben el Dia de la mio cai. Yeren, concretamente, de la CNT. Namás pegar les tres primeres voces salió una neña, polaca pa más señes, y fora mui clara: “yo tuvi que venir a trabayar pero taba esperando al piquete”. En dos minutos la tienda taba pesllada y les tres caxeres abrazaben a los sindicalistes. Nesa imax queda reflexada la realidá llaboral na que vivimos.

Ya otra imax ye la de docenes d’antidisturbios protexendo les puertes d’El Corte Inglés, nuna semeya impagable d’”El País”. El Corte Inglés, una de les tres instituciones qu’estructuren España. Les otres dos son la corona y la guardia civil.

Pa pola tarde fui a la manifestación. Evidentemente nun fuí a la de CCOO ya UGT, a los que considero culpables de muncho de lo que ta pasando. Decidí dir a la “minoritaria”, lo mesmo que diba facer en Xixón de tar n’Asturies. Saliera de la glorieta d’Atocha. Quedé con unos amigos pero nun llegaron. Entóncenes, como diba solu y nun conocía a naide, púnxeme embaxo les banderes de Solidaridad Obrera, una emerxente confederación anarcosindicalista. Ye de sobres sabío que siempres me viera agusto pente banderes roxinegres. Pero como siempres t’alcuentres con “xente de perende” –títulu del mio únicu llibru de relatos-, ellí topé con Manolo, del sindicatu, nacíu en La Espina. ¡Tamos en tolos sitios!. Púnxome una pegadiella nel peitu y nun m’afilió de puru milagru.

Toi seguru que, como dicen los que quieren desregular la economía (la CEOE del defraudador Díaz Ferrán, tres cuartes partes del PP, la metada’l PSOE y los economistes de La Granda), esta fuelga fora la fuelga, básicamente, de los que tenemos un bon trabayu. El 29-S aparamos los funcionarios, los ferroviarios, los sanitarios, los del automóvile, los profesores, los autobuseros, los metalúrxicos de les grandes empreses, los mineros, etcétera ya etcétera. Ye verdá. Ye nos sectores nos que se negocien con fuerza los convenios o nos sectores onde’l puestu ta consolidáu onde la fuelga tuvo un ésitu mayor. Nesto ven los nuesos faxistes antroxaos de lliberales –que se dediquen a coses tan chusques como a investigar onde cena un sindicalista o aú viaxa nes sos vacaciones- una fondera perversión. Pos bien, ye tolo contrario. Una fuelga –y que conste que yo nun teo muncha fe na fuelga como forma de llucha pal tiempu d’anguaño- nun ye solo una preba fuerza. Ye tamién una preba solidaridá. La fuelga de los que tamos un poco meyor ye un actu ya un glayíu en defensa de los que tan muncho pior. Yo salgo a la cai pol mio propiu interés y pol futuru les mios fíes, pero tamién por esa polaca que trabaya nel Dia que nun puede salir, por esi neñu que trabaya doce hores na hostelería con un contratu de cuatro, por esa muyer de sesenta años que friega escaleres…, y tamién por esi becariu d’investigación que trabaya dieciocho hores y nun sabe si’l gobiernu socialdemócrata de Rodríguez Zapatero va atender a los reclamos de la universidá o a la so ministra d’innovación, la multimiyonaria Garmendia con tantos intereses particulares nel sector científicu-técnicu.

Y quédame un últimu apunte: el desprestixu de los sindicatos. Esi desprestixu nun hai quien lu ñegue. Pero hai d’estremar porque too nun ye lo mesmo. CCOO ya UGT formen parte del pactu socialfranquista de 1977 y formen parte del réxime borbónicu heredáu del paticurtiu dictador. Y si falamos d’Asturies tamos escontra una auténtica mafia. Foran y son una potencia financiera y política, mentres viven del presupuestu públicu. Pero tóo va camudando. Los sos referentes políticos anden, unos al debalu ya otros al tastás, mentanto la drecha anda buscando alcordaes. Nun hai d’escaecer que n’Asturies, na so versión “casquista”, la drecha bien qu’aconchabó col SOMA, siguiendo la tradición entamada cuando la dictadura de Primo de Rivera. ¡Bona ye la tradición socialista nesta “revolucionaria rexón del norte d’España”.

Ya equí entra la esquierda “gourmet”, los que dicen que too ye un montax. Son los de “esta fuelga ye desplicable pero ye de xuguete, pa que nun pierdan los sindicatos nin pierda’l gobiernu”. Será una fuelga de xuguete pa les cúpules de CCOO y UGT pero nun lo ye pal trabayador que pué tar na puta cai namás que porque’l patronu prevea perdes a mediu plazu. Coincide esta esquierda divina colos esquierdistes d’ayeri y güei columnistes amancebaos (Jiménez Losantos, Sánchez Dragó, Albiac, Alonso de los Ríos, yaesu), que de comunistes dieran en llocutores de la Radio Nacional de 1940. Yo, personalmente, puedo opinar d’Albiac porque fora frofesor de mio na Universidá Complutense. Entóncenes yera trosquista. Yera insoportable, d’un doctrinariu más propio d’un inquisidor. Too yera terrible y tarrecible. Fuera del marxismu nun yera posible salvar l’alma. Y agora, trenta años dempués, veo que ye lo mesmo. Aquel profesor tan pesáu cambió de dios pero ye igual de simplayu. La fe ciega nel marxismu-leninismu de 1979 agora ye la fe ciega nel mercáu. La fe ciega en Trotski agora ye la fe ciega n’Esperanza Aguirre.

El casu foi que la fuelga toviere más puxu nes comunidaes autónomes gobernaes pola esquierda y más entá nes gobernaes pola “esquierda plural”. La movilización fora cuasi total n’Asturies ya un poco menos en Cataluña. Que caún saque d’esta realidá les conclusiones que-y pete.

En fin, que salimos de la fuelga xeneral. Yo pienso que se ganó porque un movimientu social nun se mide estadísticamente. Ganárase porque, dempués de munchu tiempu, la xente normal, la xente trabayadora, la mayoría, amosó –con mayor o menor enfotu y contundencia- el so descontentu y la so esmolición. Ganárase porque a naide engaña yá’l gobiernu más antisocial en tiempos democráticos. Ganárase porque a naide engaña tampoco una oposición que nun s’atreve a presentar la so alternativa económica porque seguramente que ye más dura que la que agora carecemos. Ganárase porque la fuelga nun fora contra la patronal o contra Rodríguez Zapatero, sinon contra un referente ideolóxicu: contra esa pantasma de “los mercaos”. Y, como avisu pa navegantes, viera xente mozo abondo encabronao. La historia ye bona mayestra: les insurrecciones entamen por cualisquier tolada.

9 comentarios:

  1. Plas, plas, plas. Namás.

    ResponderEliminar
  2. Un analís radical y ponderáu al mesmu tiempu. David: yes un bon fiu del to queríu príncipe Kropotkin.

    ResponderEliminar
  3. Comparto l'analís pero veote un poco muncho optimista. Yo nun teo tanta seguridá nesa mocedá "encabronao" como tu dices. Teo ventipocos y lo que veo alredor nun me fae ser optimista. Pero en fin. Lo que sí ye verdá ye que presta lleer estes coses a un paisanu como tu. Salú, collaciu.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y esti ye'l reaccionariu antiobreru que dicen nalgunos sitios? ¿Ye esti l'anticomunista? ¿Ye esti l'esencialista burguesón? ¿Ye esti l'aristócrata rural que desconoz a los trabayadores? Pues que me lu den.

    ResponderEliminar
  5. Naguaba pol análisis de la fuelga y namái puedo dicir que gracies fonderes. Yo tuvi de fuelga esi día.

    ResponderEliminar
  6. Nun pensaba volver a escribir nesti post pero la entrada anterior motivome. Evidentemente, amigu, David ye esti. Lo que pasa ye que los trolls de la rede (d'esquierda esta vez) enllenense la bocona de pallabres grandes. Pero facer analises yá ta mas complicao. David Rivas nunca fora comunista. Dizlo él mesmu. Pero educose bien. Por eso ye un nacionalista duru y puru, col so ruralismu y'l so tradicionalismu pero con un posu teóricu anarquista mui potente. Por eso lu odien los esquierdistes de pandereta, porque odien la tradición y odien la llibertá.

    ResponderEliminar
  7. Si esos trolls leyeran a los clásicos socialistes (Marx, Proudhon, Bakuunin. Kropotkin) y vieran menos películes del SOMA y del PCE otru gallu diba cantar. Ehí ta la diferencia de David con otros: ye un bon conocedor del pensamientu socialista. Por eso ye como ye y diz les coses que diz. Como él hai cuatro n'Asturies. Y tamos perdiendo a los cinco.

    ResponderEliminar
  8. David tamos contigo. Yes lo meyor que tenemos. Firmao: asturianos.

    ResponderEliminar
  9. Gracies David, comparto el to analís.
    Yo debo ser de los pocos que fuimos obligaos polos sindicatos a nun facer fuelga... ya te cuntaré los servicios minimos que tenemos de cumplir nel mió trabayu..

    Salú!

    Xuan Kadarma

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.