12.10.10

La teoría económica de la reespañolización


Dende un principiu qu’hai una resistencia al procesu de descentralización del estáu español. El título VIII, cuerrespondiente a la organización tarrentorial, fora nel so día’l más problemáticu na ellaboración del testu que diba ser dempués la Constitución de 1978. Por exemplu, los “siete magníficos” franquistes, con Fraga a la cabeza, votaron en contra d’ello, anque más llueu votaron a favor del testu nel so conxuntu. Pa siñalar la importancia d’esta posición podemos facer comparanza cola unanimidá qu’arrecibiera’l artículu 129.3 que diz, nada menos, que “los poderes públicos establecerán los medios que faciliten l’accesu de los trabayadores a la propiedá de los medios de producción”. Esta disposición, claramente socializante, fora presentada, precisamente, por Licinio de la Fuente, ministru de Franco ya ún de los “siete magníficos”. Con ello queda bien amosao que la llerza pa cola descentralización y pa colos drechos de les nacionalidaes yera na drecha de freba franquista muncho más atávica que la que tinía pa col mesmu colectivismu. Nun taría de más que dellos pretendíos “nacionalistes d’esquierda” de dalgún qu’otru país cercanu-y dieren una vueltina a esta custión nes sos cabeces.

Dende entós pacá nunca dexó d’haber intentos pa frenar el procesu autonómicu, un procesu que lleva –asigún los principales espertos en drechu constitucional- a un réxime federal. Y, de fechu, si adicamos pal modelu facendísticu, les comunidaes autónomes del País Vascu y Navarra tan nuna situación prácticamente confederal.

Cuando llegara al poder el primer gobiernu claramente contrariu a afondar nel estáu autonómicu, el d’Aznar, diéranse dos circunstancies. En primer llugar el Partido Popular necesitaba los votos de los nacionalistes vascos y catalanes, riba too catalanes, pa caltenese nel poder. Y, en segundu llugar, el ciclu espansivu de la economía permitía cuerresponde-ys a los gobiernos nacionalistes con mayores competencies, porque había recursos financieros abondos pa financiar les sos desixencies.

El primer intentu de frenar el procesu diérase col gobiernu de mayoría absoluta d’Aznar na segunda de les sos llexislatures. Pero una necesaria reforma de les normes que rexíen dende había vente años el fondu de compensación intertarrentorial aconseyó al gobiernu nun ameter más tensión na enguedeyada negociación multillateral pa nun dixebrar les comunidades autónomes en tres bloques de cuasi’l mesmu pesu: les nacionalistes, les socialistes y les populares. Yera más, la situación de Galicia –comunidá que podía inclinar la balanza- yera, por primera vegada pal PP, mui complicada. Amái, como la situación económica yera perbona, col mayor espoxigue d’Europa dempués d’Irlanda, el ministru Rato nun punxo demasiaos escuplos a la operación y les tresferencies económiques y competenciales medraron un tanto más. Total: un gobiernu d’enclín centralista daba un pasu más haza la descentralización.

La llegada al poder del PSOE de Rodríguez Zapatero significó un pasu más. Si los gobiernos de González foran los de la mayor descentralización, tampoco dexaben de tener una visión muy españolista de la política, herencia de les corrientes más xacobines del socialismu hispanu. Amás, lo mesmo’l PSOE históricu, el de la vieya guardia republicana y masónica esiliada en Francia, que’l que naciere en Suresnes tiníen una fondera desconfianza haza los sos propios compañeros del PSC, que configuraran colos nacionalistes la Entessa dels Catalans al poco morrer Franco. A la escontra, la nueva llínia de Rodríguez Zapatero vinía mui allegada –o comprometida si paez meyor- col PSC, amái de representar a una xeneración postfranquista que fixere, en munches ocasiones, política nos parllamentos y gobiernos autonómicos. D’otru lláu, los sos principios constitucionalistes yeran firmes porque yeran naturales, yera dalgo mamao. Nun perten ecíen a la xeneración de los “padres constituyentes”, valoraos enforma toos ellos, cuando la verdá ye que la mayoría yeran –como pasó enantes y diba pasar dempués- unos meros oportunistes. ¿Quién ye más demócrata, el que pasa del franquismu o del estalinismu a la democracia o’l que ve la democracia como dalgo consustancial a la so vida?. Yo, personalmente, prefiero a Churchill que a Cronwell. El casu fora que’l nuevu PSOE nel gobiernu apostó por afondar entá más nesa marcha haza la federalización del reinu d’España. Amás, siguía habiendo fondos ya’l ciclu económicu paecía que siguía siendo alcista o, polo menos, naide quixo escuchar a dellos economistes críticos pa col sistema que dicíamos que’l modelu taba fináu.

Llevamos yá tiempu enforma asistiendo a una verdadera campaña de desprestixu y criminalización de les autonomíes, tachaes de despilfarradores, comederos pa compañeros y familiares inútiles, estaos en miniatura con escesives competencies, etcétera. Pero ta siendo la cris económica la meyor ocasión pa cargar frontalmente contra l’estáu autonómuicu. Los periódicos más drechistes y los programes más ultramontanos de la televisión tan faciendo pensar al ciudadanu mediu que’l gran problema económicu que carez ye’l descomanau gastu de les comunidaes autónomes. La retafila d’argumentos ye de sabío: diecinueve parllamentos, diecinueve gobiernos, tantos y tantos miles de funcionarios, unos cuantos otros miles d’asesores, competencies solapaes, empreses públiques, yaeso, yaeso.

Ye verdá que ye un calter típicamente español el de facer de cualisquier competencia pública un aparatu macrocefálicu y que cualisquier necesidá pretende ser satisfecha con una llei. Si la vivienda ye mui cara y los mozos tienen dificultaes p’algamalo, ¿qué ye lo que se fai?, pos encadarmar un ministerio de vivienda. Si hai desidualdá pente homes y muyeres, ¿qué ye lo que se fai?, pos encadarmar un ministerio d’igualdá. Nun sedría d’estrañar que pa les ellecciones vinientes, en viendo que la xente llévase mal y que los del Sporting y l’Oviedo anden a palos cada vuelta, como los del Betis ya’l Sevilla, o como los del Madrid ya’l Barcelona, se fundare un ministerio de fraternidá. Esi vezu “ministerizaor” y “llegalizaor” de toda la vida común tamién lu heredaron les comunidaes autónomes ya inclusive munchos ayuntamientos, que multiplicaran por seis los cargos públicos, los funcionarios ya’l personal de confianza que, en más ocasiones de lo que sedría mester, acaba siendo personal “con fianza”.

Pero’l problema económicu –y políticu tamién- nun ta ehí o, polo menos, nun ta namás qu’ehí. Les competencies de l’alministración central quedaron hai tiempu en mui poco: relaciones esteriores y defensa. Hasta munches de les competencies d’economía y facienda o interior son compartíes coles comunidaes autónomes. Les demás competencies tan tresferíes prácticamente na so integridá. La entruga entós ye la siguiente: ¿por qué se caltienen cuasi intactes les cadarmes de l’alministración central?. Particularmente exemplar ye’l ministeriu d’agricultura. Per un llau les competencies d’agricultura tan comletamente tresferíes a les comunidaes autónomes, colo que la política agraria faese dende Uviéu, Compostela o Mérida, por poner tres casos. Pero ye que la política agrícola europea ye única ya integrada dende 1957, la única política común dende los entamos. Eso significa que cuando’l reinu d’España ingresó na Unión Europea, esi mesmu día, arrenunciara a facer política propia. Total: una política fecha en Bruxelles ya executada en Zaragoza, en Logroño o en Vitoria xunta un ministerio en Madrid con dellos miles de funcionarios, asesores y cargos públicos.

Tamién España hubo arrenunciar a faer una política monetaria propia, aceutando l’euru como moneda y convirtiendo al so bancu central nuna cenciella sucursal del Bancu Central Européu. Eso quier dicir que’l gobernador del Banco de España, el gran gurú Fernández Ordóñez, nun ye más qu’un burócrata de segunda fila nel entramáu monetariu y financieru de la Unión Europea. Ya eso quier dicir que debería aplicase a elli ya’l so sueldu miyonariu les mesmes midíes que quier aplicar a les alministraciones publiques, munches d’elles más necesaries que la institución qu’elli preside.

Ya entá queda un puntu más por tratar: les diputaciones provinciales y les delegaciones del gobiernu central. Vamos garrar, por exemplu, la comunidá de Castiella y Llión: un parllamentu autonómicu, un gobiernu autonómicu, nueve diputaciones provinciales, una delegación del gobiernu central y nueve subdelegaciones del mesmu. Escontra esti exemplu, el d’Asturies: un parllamentu, un gobiernu ya una delegación del gobiernu central. Por intereses ellectorales, la UCD decidió nel so día respetar la estructura provincial y, d’esta forma, envede votar los ciudadanos, voten los díes de güés. Otru exemplu: Aragón, con daqué más d’un miyón d’habitantes tien, pa empezar, doce senadores ellectos, uno por provincia. Asturies, col mesmu pesu demográficu tien tres. Y Soria elixe los mesmos senadores que Barcelona. Eso xenera una serie de porgüeyos bastardos qu’aconseya a los grandes partíos caltener una instancia, la provincial, incompatible en puridá constitucional col estáu de les autonomíes y col principiu “un ciudadanu, un votu”.

Hai corrupción a manta, eso ye verdá, precisamente porque’l modelu apautáu tres la muerte de Franco ye un modelu corruptu que dio llugar a una “democracia cleptómana representativa”, muui dificile yá de rexenerar sacantes valtando’l mesmu estáu. Pero esti problema ye observable en tolos ámbitos. Nun hai mayor despilfarru nin mayor corrupción nunes alministracionese que n’otres.

El problema ye que, sobro’l pretestu de la cris económica, hai un intentu de “reespañolizar” el modelu constitucional, cargando riba’l llombu de la descentralización les culpies de la cris mesma. Pero si facemos estudios comparaos, que ye cómo se debe trabayar, estos pretendíos argumentos nun se tienen. L’estáu más descentralizáu d’Europa xunto con España ye Alemaña y nin tan una situación tan agobiada nin nadie pide una marcha atrás nel modelu federal. Pero ye qu’una de les diferencies importantes pente los dos modelos ye que n’Alemaña’l gobiernu federal tien competencies mínimes ya, evidentemente, nun tien diputaciones provinciales. “Sensu contrario”, estaos tan centralistes como Grecia, Portugal, Italia o Irlanda, nun tan precisamente pa tirar voladores adicando pa les sos economíes respectives.

Y, pa nun facer más llargu esti artículu, dexo pa otru día los ayuntamientos que, nel casu d’Asturies, tamién tan siendo custionaos por dellos técnicos y dellos políticos, embaxo la discutible tesis de que son munchos y, polo tanto, ingobernables económicamente.

7 comentarios:

  1. Nesti truñar contra'l procesu autonómicu, pienso que tamos delantre del típicu casu en que se amazcaren ideoloxíes polítiques con una apariencia económica. Quier xustificase con argumentaciones economicistes perfectamente rebatibles, el deséu de grandes estamentos políticos, apoyaos en una gran capa de la población, pa tornar al españolismu castizu de siempre, ranciu, uniformista, y tamién con grandes llagunes democrátiques.
    Un saludu.

    ResponderEliminar
  2. Rectificación: los senadores por Asturies ellexíos directamente nun son tres sinon cuatro.

    ResponderEliminar
  3. Ye mui importante desmontar estos discursos. Un artículu mui oportunu. Rivas, por cierto, acabo de colgar un post na to anterior entrada. Nun la entiendas como crítica personal, porque leyéndola paezme que paez que lo ye (vaya follón llingüísticu). Esti blogue ye de lo meyor y la to posición mui defendible. Un saludu.

    ResponderEliminar
  4. Estos truñíos contra les autonomíes, que ye un pasu na descentralización, nun son nada como'l PP gane les elleiciones y sobre too si necesita los votos de los ultra de UPD. Y n'Asturies si mal díbamos con Areces igual vamos peor con Javierín, el guapu de la cuenca. Total: que vienen tiempos malos. Mentanto los nacionalistes xiblando nel balcón.

    ResponderEliminar
  5. Esti artículu de David sirve tamién pa reflesionar sobre una cosa. Si hasta l'estáu autonómicu ta nel puntu de mira de seutores de dreches del PP y d'UPD que ye d'izquierdes, ultracentralista y ultraespañolista pero d'izquierdes y tamién nos PSOES de perí palantre, ¿qué nun pasará coles revindicaciones nacionales? Por eso ye importante dexar de facer el tontorolo y ponenos a trabayar cola mayor unidá posible. Nada podemos esperar d'esta xente y tampoco del travesti d'IU y satélites. Facer país. Equí nun sobra naide quitando que nun quiera tar pero el que nun quiera tar que dexe de dar la matraca. ¿Tamos?

    ResponderEliminar
  6. Elemental queríu Watson. Ponesme'l chiste a güevu. David plantega dos temes: un doblaxe de cine y esto de les autonomíes. Y como ye lóxico, detrás alcontramos lo qu'hai de verdá: la nuesa necesidá d'armanos co mo nación.

    ResponderEliminar
  7. Ya lo dixo Rivas notru artículu: nun tamos mal económicamente namás que porque somos débiles nacionalmente.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.