28.6.10

¡Va por Belén Arboleya!

Vengo de lleer un artículu de la gaitera Belén Arboleya que quier ser una rempuesta al alcalde d’Uviéu, Gabino de Lorenzo, gran aficionáu a la zarzuela y creyo que tamién a dellos palos del folklor andaluz y a los vinos de Xerez. Paez ser que l’alcalde uvieín, cuando presidiera la entrega premios de la canción asturiana nel Teatru Campoamor, fixera un prestosu afalagu a la nuesa cultura y, mui especialmente, a les bandes de gaites. Pero pa facer esi homenax –merecíu ensin duldia- dixo que yá yera hora d’un cambéu na nuesa música porque, testualmente, “teo que dicilo, yera una “cutrez” ver a la parexa gaiteros dando vueltes pel prau la fiesta”.
Pa entamar, los términos “cutre” o “cutrez” son d’un cazurrismu español que tira p’atrás. Podía don Gabino emplegar pallabres como “aferruguñón”, “aguarón”, “tacañu”, “taranu”, “fuñicón”, “atuñáu” o unes cuantes más, bien asina o bien nes sos formes femenines o neutres. Porque “cutre” nun esiste n’asturiano, sacantes de dalgún topónimu y de la familia Cutre –de grande raigañu nos conceyos del Nora y del Piloña-, topónimu y apellíu que provién del llatín “cultrem” y que significaba “corte”, “fueya de puñal” o “cuchiellu”. Pero, perdonándo-y al siñor alcalde capitalín la so inoranza de la nuesa llingua nun podemos perdoná-y la so estupideza.
Diz Belén Arboleya –a la que, por desgracia, nun conozo- que lo que l’alcalde zarzueleru llama “cutrez” nun ye otra cosa que la nuesa cultura más enxebre, la nuesa tradición, les frebes de la nuesa música y del nuesu folklor. Amete tamién qu’esos gaiteros y tamboriteros qu’abeyaben pel prau na romería son los mayestros, los verdaderos mayestros de tolos que, agora, toquen nos escenarios, ganen premios o encadarmen les bandes de gaites. Y diz, con una claridá cenciella, que “lo consacrao nos escenarios ye una mera representación de la cultura de muncho enantes de dos décades”. Ya ella, una gaitera moza, considera que-y lo debe tóo “a los vieyos” y qu’agora dalgunos camienten qu’aquello yera una “cutrez” ya inclusive hailos –y deben ser munchos- que nun quieren tocar nes romeríes. Ellos ya elles son más del Campoamor. El prau ye cosa d’aldeganos y de ruralistes que tan lloñe la modernidá, …o la posmodernidá porque con esta xente nunca nun se sabe.
Belén Arboleya, con esi articulín n’”El Comercio”, diagnostica una de les enfermedaes más estendíes n’Asturies: l’adanismu. Ye una malura calterizada por pensar que nada hebo enantes de los ochenta, enantes de los que se consideren “segunda xeneración” del resurdimientu, o “tercera”, o “cuarta”. Nun lo sé mui bien porque l’adanismu remanez con cada “adán” que s’enchipa. ¿Aú taríen los Hevia o los Tejedor ensin Xuacu Amieva o Manolo Quirós?. Igual nun yeren lo meyor de lo meyor, pero sacaran la gaita de la bufarda pa colocala nel llugar que-y cuerrespondía. Pero, ¿aú taríen Amieva y Quirós ensin El Gaiteru Veriña, el caberu gaiteru clásicu que grabara discos?. ¿Ya onde el de Veriña ensin Remis, ensin Xoselín Rendueles, ensin El Gaiteru Lliberdón?. ¿Ya onde tóos ellos ensin esi gaiteru ya esi tamboriteru que, ensin saber de partitures, emplegaben el métodu de preba ya erru nes romeríes y nes bodes?, ¿onde ensin esos gaiteros de folixa popular que se copiaben unos a otros y, d’esa manera, construeron un “corpus” musical?.
Lo mesmo pasa na lliteratura. Munchos de los nuesos escritores son bonos técnicamente. Dalgunos son perbonos. Pero’l so mescabu por tolo anterior a los ochenta llévalos a una llingua artificial y con rexistros irreconocibles pa los que tienen –tenemos- l’asturiano como llingua patrimonial. Tamién equí cabe una denuncia como la de Belén Arboleya. Pa munchos autores nada val un chinflu de lo escrito enantes de qu’ellos entamaren a escribir. Tóo lo escrito dende Acebal o Pin de Pría ye ripiu caleyeru de cucho ya espicha. Mánfer de la Llera –afortunadamente rescatáu y con homenax previstu na viniente selmana les lletres-, Bernardo Guardado, Matías Conde, etcétera, son pa estos adanistes poetastros de caleya. Y, como nun los lleen y tampoco munchos provienen de families asturfalantes, pasa lo que pasa: una lliteratura artificial pa un país que nun esiste. Nun lo mamaron en casa y nun lo lleeron nel papel. Escritores ensin llingua. Y tamién hai prestixosos académicos incapaces de siguir una conversa nun asturiano medianamente correcho pero que formen parte de xuraos pa premios lliterarios onde menosprecien la llingua materna, la patrimonial, pa llimitase a mirar polos apóstrofos y a perseguir lo qu’ellos xulguen hiperasturianismos o “andechaes”.
Y vuelvo al casu de Mánfer de la Llera. Ye una bona noticia que-y dediquen un merecíu homenax pal añu viniente, lo mesmo que lu mereciera nel so día Andresín Solar o unos pioneros como María Teresa González o Xosé Antonio García, con critiques infames cuando taben vivos pela parte de los que güei los festexen. Una yera una obrera y l’otru un venatáu y los dos fuera de la “contemporaneidá”, que diría dalgún “espertu en lletres”. Pero, mientres queda tanto por revindicar, dende Conceyu Bable o Conceyu d’Asturies de Madrid hasta los poetes de la dura posguerra –por muncha diglosia qu’alcontremos nellos- ya foran cellebraos los escritores d’anguaño, con un llibru d’autobombu onde, conforme al modelu más espardíu pente nós, unos cuantos amigos facíense’l “rendivú” recíprocamente.
Pero nun queda equí la cosa. Agora paez que les races asturianes tan salvándose porque cuatro hosteleros punxéranse a ello. Dende l’asturcón al gochu celta, pasando pela oveya xalda, resulten agora rescataos por unos cuantos empresarios que “los ponen en valor”, fras pente les más babayes de la xerga la ciencia económica. Otra vuelta l’adanismu. Los que salvaron de la estinción a estes races fora xente con tan poco “glamour” como Antón Sevilla, Carlos Lastra, Anxelón Rodríguez, García Dory ya otros cuantos, esi mecigayu d’aldeganos y ecoloxistes d’un tiempu nel que por “ambiente” namás que s’entendía la xarana nocturna de los barrios de mala reputación. Yo mesmu, cuntiando quince o dieciseyes años, punxe unos cuantos duros conxuntamente con otros de la mio panda pa comprar una burra nuevina que diba ser sacrificada en La Pola Siero. Llevámosla pa la cuadra mio casa –metímosla nun Renault 6, el coche rural entóncenes, y menos mal que nun mos alcontramos cola guardia civil-, pa más lluéu entregala a l’asociación que tinía l’envís de salvar al poni de los ástures. Nunca Manolo llegó a pescanciar cómo el maleteru tinía tantos abollones per dientro.
Y no político pasa tres cuartos de lo mesmo. Cada vegada que vienen ellecciones salen les soluciones salvífiques, siempres ignorando lo que pasó enantes. Hai buscar siempres un “machu alfa” qu’encabece la cosa porque dengunu de los que lleven lluchando años val. L’asturianismu políticu ye d’un pubescente qu’espavoria. La fras más repilada ye esta: “hai xubilar a fulanín…” o “un mozu ye lo que se necesita…”. Delles vegaes pue ser verdá, pero pretender escaecer la esperiencia ye dalgo mui averao a la tochez más absoluta.
La gaitera Belén Arboleya díz-y a Gabino de Lorenzo que pase per un chigre onde la xente ta cantando y que pise un prau onde un gaiteru ya un tamboriteru improvisen una alborada, una diana floreada o una danza mariñana. Va tenelo difícile el señor alcalde carbayón porque yá queden pocos chigres onde dexen cantar y dengún nel centru les ciudades, cola so vocación turística y “cosmopolita”. Pero, como diría Bogart, siempres mos queda El Natahoyo… A esa xente, a la nuesa xente, llámenla “cutre” –dizlo la valiente gaitera- porque nun cobra lo que cobren los que xuben al escenariu d’un teatru. Pero, dizlo tamién, tóo cuanto son estos adanes artistes dében-ylo a los vieyos, a los que, demientres los años de plombu y recesión, caltuvieron la gaita, la gaita grillera que nun golió los aires d’Escocia, la gaita madre que diera, años dempués, fíos tan gayasperos como los que güei percuerren los caminos d’esti país que nun quier morrer.
Nun te conozo, Belén, pero, si llees esto, quiero que sepias que tienes equí un amigu y que la puerte mio casa ta abierta. Por ti, por mi, polos que vienen, polos que morrieron. Por Asturies.
Imprimir

14 comentarios:

  1. Bon artículu. Tenemos qu'escomenzar a poner la cosas nel su sitiu y dar esquisa a la xente d'ello.
    Esti país ta atacáu de pijos y embeligros xigantes que nun conocen lo asturiano ni pol furru. Si yes paisenu nun pues aguantar tantas fatadas.
    Hai que mangase a poner orden, de bonas... o de malas.

    ResponderEliminar
  2. Plas, plas, plas. Si yá t'estimaben poco en dellos ambientinos, agora van negate hasta la categoría intelectual que, a lo menos, concedíente xenerosamente. Pero somos mayoría los que pensamos como tu, pero nun tenemos periódicos nin programes na RTPA.

    ResponderEliminar
  3. Ni un euru de sovención pa los palanganeros del réxime.

    ResponderEliminar
  4. Norabona, David. Yá ta bien de tanta pijada. Y presta que seya Gabino de Lorenzo el pretestu pa falar de los fatos que pululen pela cultura asturiana. Too paez que lo inventaron un par d'académicos, dos o tres intelectuales ensin estudios y los de Tierra Astur. L'alcalde PP d'Uviéu, les folklóriques d'Areces y unos cuantos empresarios: esos tan construendo Asturies. ¡Ya ta bien!

    ResponderEliminar
  5. Falando de reivindicar: esti día charraba —en realidá, en dos llugares y momentos estremaos— con dos compañeros tuyos del Conceyu d'Asturies en Madrid: Xulio Llaneza y Roberto González Quevedo.

    A los dos-yos noté un rellumu nes neñines cuando salió'l tema del Conceyu. Pero non de señardá, non: d'arguyu. "La dómina dorada", en pallabres de Roberto. Una xeneración bien granible no cultural y político, anguaño separtada —y marcada quiciabes pola muerte de Pin—, pero que sigue bien activa no inteleutual. Per separtao, pero cola mesma enerxía que remanez d'aquellos díes. Xulio sigue puxando con ella nel so valle de Santa Bárbola, con Asturies y la nuestra cultura en toles sos aiciones. Qué dicir de Roberto, paisanu sabiu —pero ensin discípulu dalu al que-y aprender, nesti país que nun lu quier sentir— y ponte ente tantes coses.

    Nunca nun alcontré medrana inteleutual en naide del Conceyu. Nin un res d'esa rocea cobarde (nel sentíu asturianu) qu'abonda n'otros llares. Pela cueta, una idea clara d'Asturies, tan clara como'l compromisu y hasta'l sacrificiu personal pa con esa idea.

    Chocóme entós que me contaran que nunca se volvieran a ver; el pocu tratu que tenéis anguaño. Ye pena qu'aquello seya pasáu dafechu.

    David: habéis refundar el Conceyu d'Asturies en Madrid. A lo menos, xuntavos. Da-y la categoría de tertulia, un Conceyu d'Asturies en Madrid n'Asturies, un "lobby" inteleutual, un "think-tank". Faime casu.

    Asina-y lo dicía Quevedo a Xuan Bello apocayá:

    "Lo que fai qu'agora yá nun pueda militar (...) yía comprobar, con tristura, qu'antiguos compañeiros de viaxe, a los qu'almiraba, son malos ya inútiles. Por ciertu, dengunu de los viechos amigos del Coneyu d'Asturies demostróu ser malu ou inútil. Echo muitu de menos a Xosé Álvarez, a los antiguos amigos: con el.los l'asturianismu nun correría'l peligru de quedar como un cándanu, como una cáscara retórica".

    Dicho queda. Un saludu.

    ResponderEliminar
  6. Veritas et Severitas: emocionásteme. Y nin soi de Conceyu d'Asturies, nin traté a denguno d'ellos. Namás conozo a David Rivas de cuando Andecha y a Roberto Quevedo por ser académicu de siempres. Pero sí ye verdá que dengún vendepatries nin intelectualoide salió d'aquel grupu. Toos patriotes y de bona base intelectual. ¡Probe Asturies, que arreniega de xente que tanto diera dende l'adolescencia hasta los sesenta años y ensin cobrar un duru!

    ResponderEliminar
  7. Xuan Bello ta claro que ye una de dos coses: o un home llimpiu de corazón o un zoquete. Porque ta claro que Quevedo se refería a xente como él. Y lo de Rivas nun anda mui lloñe. Ye verdá que la xente de Conceyu de Madrid tienen un nun se qué. Igual ye que nunca vivieron del momio.

    ResponderEliminar
  8. Otra vez Rivas amuesa la so independencia de criteriu ya'l so compromisu políticu ya inteleutual más allá de los convencionalismos. Cada día toi más contentu de ser un votante suyu siempres que se presentó.

    ResponderEliminar
  9. El despreciu d'una parte del asturianismu cultural y llingüísticu hacia les manifestaciones populares de la nuestra cultura musical (meyor diría de la nuestra cultura popular a seques) y del emplegu oral aprendíu dende la cuna de la nuestra llingua (que ye la gran fonte p'aprendela xunto a la llectura de los clásicos)ye un fechu incontestable. La mio propia esperiencia y lo que me comenta la xente cercano que conozo afítenmelo. Un paisanu que fala asturianu a magüeyu, pero analfabetu nesta llingua, considérase nesos ámbitos un garrulín que fala formes dialectales y poco cultes del idioma. Y dícenlo xente que da pena y dolor sentilos apapiellar cuatro frases pañaes del asturianu lliterariu y azontaes metanes un mar de castellanismos ensin el que nun son a espresase. L'aberración cimera ye la teoría que yá tán soltando dellos ensin reparu nengún de que lo importante ye escribir la llingua, pero non falala.
    Un de los artículos que más me prestaron y col que más m'identifico de los que llevo lleíos en bien de tiempu.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Mui bien. Agora que David Rivas ta lloñe de lo político más cercano ta dándomos artículos y opiniones estupendos. Nun soi muncho d'echar flores pero esti blogue ye un de los meyores en llingua asturiana ya inclusu en cualisquiera llingua. Toos esos intelectualoides fatos de los que fala Xanu'l Caborniu nun-y lleguen a David nin a la goma la madreña.

    ResponderEliminar
  11. Palos na romería2 de julio de 2010, 15:02

    La xente de Conceyu de Madrid ye lo meyor que tuvo l'asturianismu. Namás hai que ver les sos biografíes. Y Rivas y Quevedo son igual lo más representativo. Pocos hai n'Asturies con tanta talla y tan poco valoraos polos manguanes del réximen. Comparemos: Bello, Piquero, Vanessa, Bande... Y Rivas, Quevedo, Cándano, Pin Álvarez, Alfonso Velázquez, Llaneza, Antón Fuertes... Ye que lña comparanza ofende.

    ResponderEliminar
  12. Arias recueye "cutre"comu ferramienta pa raxar maera, pa facer ripies o pa segar. pero tamien recueye cutre comu "cutis" na so cabera aceición.
    Venga, un saludu. Davicín...

    ResponderEliminar
  13. Gracies, amigu. Nun consulté esa acepción de García Arias y, evidentemente, viniendo d'au vien, acepto ensin reserva la observación. Él fondu l'artículu nun cambia pero bono ye reconocer erros. Lo que supongo ye que "cutrez" nun esiste, que yera lo importante. Y yá de pasu: si alcontráis incorrecciones llingüístiques -que les tengo y munches- toi encantáu cola reprimenda. Dempués de tantos años nesta xera, el masoquismu ye una seña d'identidá. ¡H.e. h.e!. Saludos candiales.

    ResponderEliminar
  14. Muches gracies David. Non podía quedame callá ante esi despreciu, díxelo cómo me salió de dentro, déboyoslo a los mis maestros, anque hubiera prestaome escribilo en la nuesa llingua como lo sabes facer tú. Espero saludate algún día personalmente, muches gracies.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.