4.5.10

El final de l’acción política (4)


La griesca intestina d’Andecha amenaba la posición d’IAS por delles razones. En primer llugar la organización más fuerte taba descomponiéndose, colo que los partidarios del pautu, siempres con más aforfugu, diben tender a rebaxar les sos posiciones en beneficiu d’un alcuerdu rápidu. Per otru lláu, IAS convocó a conversaciones a Los Verdes del sector contrariu a Cabal, nuna maniobra que yera repetición de la farolada escontra Europa de los Pueblos cola aída del Bloque por Asturies cuando les ellecciones europées.
Dende IAS dixeran que les conversaciones con estos verdes diben per bon camín, con una argumentación talamente igual que la del 2005. P’atayar esa posibilidá pidimos-ys a González y a Arce una reunión a la qu’acudí acompangáu d’Abad y d’Holgado. Al respective yera perimportante, o debería selo pa Los Verdes, el fechu de que Germán Abad fore candidatu verde unos años enantes, lo mesmo qu’el fechu de que yo yera ún de los más significaos ecoloxistes (Friends of the Earth International, dos miyones de miembros) ya ún de los pocos teóricos d’economía ecolóxico dende entamos de los ochenta. Pero denguna cosa-yos importara a estos verdes de salón. Aquello fora un diálogu sordos y, tamién lo mesmo que nel 2005, o los dirixentes d’IAS mentíen o los sos interlocutores taben tomándo-ys el pelo d’una miente espectacular. Yera más qu’evidente que González y Arce yá tiníen peslláu l’alcuerdu con Izquierda Unida y que’l so horizonte yera gobernar col PSOE, partíu col que yá foren en coalición con anterioridá. La verdá ye que l’apegu a les estructures del poder por parte los verdes asturianos yera tan evidente como impresentable.
Entóncenes tuvo llugar un fechu que diba llevar al francimientu definitivu unos menses dempués. La xunta executiva, nun aconceyamientu en Candás nel que yo nun taba presente por alcontrame en Suecia, ellixió a Lali García Rubiera como secretaria xeneral. Too paecía normal pero’l secretariu anterior, Arturu Bermeyu, denunció la situación, denuncia pa la que, al paecer, había una base llegal. La xunta executiva votada unos menses enantes yera, como toles qu’hebo con anterioridá, frutu d’un “conceyu nacional”, pero, estrictamente falando, asigún los estatutos llegales d’Andecha, esa competencia yera propia d’un “conceyu xeneral”. L’asuntu llegaba a tal astracanada que la xunta executiva llegal y declarada nel ministeriu l’interior yera nada menos que de 1995, porque nunca dende entós se unviaron les modificaciones nin los “conceyos nacionales” foran declaraos “conceyos xenerales”.
Puede que na decisión de Bermeyu escondiellárase una mala fe que-y facía aprovechar un fallu organizativu qu’elli mesmu sofitara durante años, pero la verdá ye qu’esa situación dábase pol vieyu vezu en tola esquierda dende la transición de poner nomes nos documentos llegales estremaos de los de los verdaderos dirixentes de les organizaciones. Yeren herencies d’una clandestinidá a la que paez qu’a munchos prestába-yos tornar. Por exemplu, el MCE caltuvo una dirección pública ya otra clandestina hasta bien entraos los años noventa. El casu ye que les coses diben acabar un tiempu dempués nos tribunales ordinarios, cola paradoxa de ver cómo una organización nacionalista dirimía les sos cuites escontra la xusticia d’un estáu del que quería, a la llarga, dixebrase.
Enantes de llegar a esos estremos, entamaron los intentos d’iguar la situación, anque yá paecía custión perdifícile por nun dicir imposible. Tres persones, de posiciones distintes nesi intre, asumimos la responsabilidá de poner dalgo de racionalidá naquel cafarnaún: Chus Nel Álvarez, Marcu García ya yo mesmu. En cierto mou Álvarez y García representaben a les dos corrientes más alfrentaes qu’entós había pero cola calterística de ser persones moderaes nes formes y que sabíen lo que yera facer política. Nesa mesma interpretación yo taría representando a les otres corrientes, a les que víen la necesidá d’apautar al marxe de miramientos esencialistes. Hebo dos reuniones en “petit comité”, una na sidrería La Pumarada, na Gascona d’Uviéu, ya otra n’El Llagar de Cabueñes, a les afueres de Xixón, de les que salimos cola cabeza caliente y los piés fríos ya ensin que Germán Abad y Marcos Fernández Marqués –agora otra vuelta n’actividá- llegaran a un mínimu entendimientu.
El “triunviratu”, como mos llamaben con coña dalgunos rapazos de Darréu, que caltenía una perbona relación, decidió dar un últimu emburrie. La tercer sesión, el caberu intentu que díbamos facer, fora amplia. Aconceyamos nel parador del Molín Vieyu de Xixón diez o doce persones significatives de la organización, dempués de que cada parte vetara a dalgún de la otra. Nun yera aquello una exemplar actitú pero yera la única posibilidá que víamos: si se sentaben a falar persones que calteníen diferencies polítiques pero non zunes personales nin agravios anteriores igual salvábamos los muebles. Ellí yo plantegué la mio arrenuncia a la candidatura y proponer a una persona más moza pa, d’esta forma, apaciguar los ánimos de los “históricos”, lo mesmo de los nuesos que de los d’IAS, que siguíen a la gueta d’un ñerbatu blancu pa encabezar la llista. Naide consideró esa opción como positiva porque toos pensaben que la negativa d’IAS yera táctica y qu’al final –como asina diba ser pero que la mió decisión de colar tarazó- aceptaríen la mio candidatura porque, na realidá, yá lo tiníen asumío. Los más rellacionaos con IAS, como Holgado y Fidalgo, cuntaron lo yá comentao enantes: Llope y Huergo defendieran na reunión del so partíu la mió candidatura.
Nel conceyu’l Molín Vieyu aldericamos al rodiu d’unes encuestes internes del PSOE a les que toviéremos accesu, nes que daben como mui probable un escañu a una coalición nacionalista d’esquierdes y que, pola llei ellectoral ya’l métodu D’Hont, podría quitá-ylu a Izquierda Unida o al mesmu PSOE. Eso daba como resultáu na Xunta Xeneral el siguiente: 19 o 20 del PSOE, 20 del PP, 2 o 3 d’IU, 2 de PAS-URAS y 1 nacionalista. L’aritmética yera clara: 22 de PSOE-IU y 22 de PP-URAS-PAS. El diputáu nacionalista decidía pa onde pilaba la balanza. Yo pensaba que yera una visión enforma optimista porque ponderaba demasiao les opciones de la coalición PAS-URAS, pero esos yeran los sondeos colos que trabayaba’l PSOE. Cómo mos llegaran estes informaciones a Andecha Astur queda na mio mesma discreción porque nun voi dicir –porque asina me lo pidiera- el nome del mio informante, un vieyu ya mui importante socialista de Xixón. Amás, Marcu García tinía la mesma información, supongo que procedente de fontes sindicales.
Pero esi horizonte nun rebaxó les maneres de los participantes na reunión. Yo pensaba qu’eses encuestes del PSOE diben acelerar el pruyiciu de pesllar güei meyor que mañana una alcordada, pero eso nun se diera. Non namás tábamos escontra’l canciu infantil “calla chucho, que nun t’escucho” sinon que tamién apaecía pel horizonte de dalgunos collacios el vértigu de tener que facer política de verdá. Yo tiníalo clariquino. Si llegábamos a la Xunta Xeneral y yéramos bisagra poníamos tres puntos “irrenunciables” pa renunciar más sero a ún d’ellos y votábamos la investidura del que lo aceptare. Ensin entrar nel gobiernu, la nuesa política diba ser d’alcordaes puntuales. Pero, claro, ¿cómo diben llevar dalgunos puristes un sofitu a Álvarez Areces o a Ovidio Sánchez?. Ye más, atapándomos les ñaples, yera mui probatible que-y diéramos el votu a Sánchez. Pero esa posibilidá yera tremendo pal nuesu nacionalismu. Pa dellos valía más seguir na marxinalidá pero, eso sí, fieles a les esencies.
Los partidarios del pautu –dispuestos a tóo por ello pero qu’exercieron un tactismu irresponsable- ratificaron el so compromisu colos tres puntos condicionantes aprobaos menses atrás, pero’l bandu contrariu nun-ys creyía nada. A una vegada, los contrarios a l’alcordada –que siempres foran contrarios pero que tamién exercieron un tactismu irresponsable- aseguraron el so compromisu colos alcuerdos, pero tampoco convencieran de la so sinceridá a los otros. Total, que namás había alcuerdu pente les dos facciones d’Andecha en que yo debía ser el candidatu. Pa unos porque sabíen qu’IAS nun diba alcontrar a naide que, siendo meyor opción, quixere ser diputáu o nin tan siquier candidatu; pa otros porque caltener el cartel ellectoral diba obligar a IAS a francer les conversaciones. La mió situación entamaba ser incaltenible. Yera lo único que xuncía a dos facciones cada vuelta más irreconciliables, lo que m’obligaba a siguir faciendo de ponte, pero tratábase d’una ponte ya mui escuaxaringada.
Pa rematar más aquella sarracina política, Marcu García –coordinador d’aquel “concilium”- escaeció convidar a Arturu Bermeyu, al que, por cierto, naide nun vetara. Aquello arremolinó entós más al que se consideraba secretariu xeneral d’Andecha Astur –y, asigún sentencia xudicial posterior, paez qu’asina yera- y púnxulu yá nel disparaderu. Tóo argayaba ensin remediu.
Los contrarios al pautu argumentaben que’l mesmu yera un pasu previu pa ingresar n’Izquierda Unida, afirmando que Germán Abad yera’l topu. Ya eso dicíenlo los que lu defendieran dementres años de les acusaciones infames de violencia doméstico que los comunistes espardieran per toa Asturies. Agora llegaben dalgunos de los nuesos inclusive a volver col llevantu. La otra baza que los pautistes tendríen yera la conceyalía de Carreño, onde Santi Artime yá taba na siya dende’l 2003 y caltenía bona rellación con IU, cosa que víen sospechosa. A Artime nun-y cayeran les mesmes descalificaciones, pero llegárase duldiar de la so honorabilidá, una honorabilidá que, ensin duldia denguna, siempres caltuviera. Ya equí reconozo, como lo fixera cuando falaba de Marcu García, que Santi Artime tamién yera una de les mios “debilidaes” n’Andecha dende la campaña municipal anterior, na que díes y díes pasare en Carreño.
Les insinuaciones de que too yera una táctica pa fundir el nacionalismu precisamente agora, cuando por primer vegada había posibilidá d’algamar un escañu, ya entregar los sos farrapios a Izquierda Unida, yeran elucubraciones ensin xacíu. Enxamás sintiera yo nos ocho años que tuve encabezando Andecha falar a naide nesi sen y menos entá a Abad o a la xente de Carreño. La opción d’un alcuerdu con Izquierda Unida siempres esistiera pero nunca fora tomao en serio por denguna facción d’Andecha Astur. Si IAS lo llevaba nel so programa ocultu nun lo sé –posiblemente la llínia de Faustino Zapico lo considerara dalguna vegada- pero naide lo plantegara n’Andecha. Pente nós había partidarios de dir con Los Verdes, con IAS, col PAS y cola URAS, pero nun conociera a naide qu’apostare por Izquierda Unida.
Dende la banda d’alfrente contratacaron con métodos asemeyaos. Acusaron a Fernández Marqués de ser un quintacolumnista al serviciu’l PSOE y que, precisamente por eso, taba torgando la formación d’una coalición que podía poner en peligru les mayoríes parlamentaries del modelu asturianu que yera, de fechu, un réxime. La documentación vertía n’internet –al traviés del informativu dixital de Juan Vega, un mediu non precisamente exemplu de periodismu- daba amoriu, anque namás fore verdá la décima parte: negocios escuros, práctiques illegales tanto sanitaries como contables, porgüeyos cruciaos con dirixentes socialistes, representantes llegales compartíos col mesmu Álvarez Areces ya un llargu etcétera. Si en dalguna ocasión tuve cerquino de lo que ye dafechu’l “vértigu” fora cuando lleí eses páxines. Pero los pautistes non namás arremetieron contra Fernández Marqués sinon contra la so familia, nuna campaña rastriega por demás. Ye más, trátase d’una campaña que nel momentu d’escribir estes llínies (primavera’l 2010) sigue n’internet con nueves y “xugoses” aportaciones.
Equí quiero facer un paréntesis…
Imprimir

9 comentarios:

  1. La hestoria ya necesidá del nacionalismu nesti país yía atoupar traidores dientro del movimientu. Asina nos vei...

    Pero bono, un día yías del PSOE, outru del PP, outru del PAS, outru d'Andecha, outru d'IX... Yía hasta prestosu. Pero pa ser política, ridículu.

    ResponderEliminar
  2. Sí que ye prestoso, Diestru, pero entá presta más ser de toos al tiempu. Total, siempre mos queda la biodramina.

    ResponderEliminar
  3. Aires Avilesinos4 de mayo de 2010, 10:59

    La cosa ya taba dixebrada ente los buenos y los malisimos (non buenos y malos, sinon buenos y malisimos). Sobra decir que cada parte considerábase a si mesma como los buenos y a la del frente como los malisimos.

    Yo creo que te faltó decir dos coses importantisimes y trescendentales. Pa entender la escoyeta de Lali como secretaria xeneral, los estatutos (los de Madrid, ye decir lo llegales énte'l xuez) decíen que la persona que fuere Secretariu Xeneral deberíe de salir d'un de los miembros de la executiva, y l'Arturín del alma nun taba na executiva, ciertu ye que la chapuza pudo ser escoyer a Lali en Xunta Nacional. Como tamién falta decir daqué sobre l'engañu de los estatutos, yo creo que puede decise que ye la mayor mentira na historia d'Andecha Astur pues atrevome a decir que nos engañaron al 90% de la militancia, y ye que naide sabía que los estatutos colos que trabayabamos nun yeran los estatulos llegales, que son a la fin los que-y valen al xuez.

    Per otru llau, aquel documentu asoleyáu n'El Comentario TV, daqué penosu na mio opinión, nun se hasta que puntu se pue vincular a tol sector pautista o más bien a una o dos persones concretes que pela so cuenta lo redautaron y lo asoleyaron.

    Y sobre Marcos Abel. Que miéu que vuelva a l'actividá político nesta dómina tan abierta a la posible xunidá de toos, pero con esta vuelta quiciaves podamos entender meyor lo que pasó esti 1º de mayu. Si nun t'enteraste tovía, David, entruga perende: más de lo meyor de lo de siempres que pa dalgunos ye ser coherentes. Amás creo que cometes un erru, l'únicu en tol testu al mio parecer, porque nel articulu fales de les tos percepciones pero nesto das por fechu daqué: y ye que nun hai vinculación dala ente aquel documentu d'El Comentario TV col bolg d'Atracu Astur, que supongo que ye al que te refieres. Si esta vinculación atribusyesla a daqué que te pudo cuntar él ye que tamos repitiendo la película y se quier marafundiar too, engochar y arrastrar a los demás pa llevalos a retozar nel cuchu. A quien monta un circu suelen crece-y los enanos, diz el dichu español que creo mui "al pelo" de too esto. Curiosamente'l blog aparó cuando la cuestión xudicial d'aquel rapaz despedíu improcedentemente s'iguó.

    ResponderEliminar
  4. Menuda casa putes ... Una pena porque casi algamamos esi escañu.

    ResponderEliminar
  5. Magar que lo espliques muncho bien, yo veo un enguedeyu bárbaru en too esto. Por eso nun diba yo a valir pa políticu, porque soi capaz de perdeme na mio propia casa y nunca llegar a la folixa. Tanta conspiración ente cuatro, tantu maquiavelu d´alpargata. Nun m´entero bien de lo pasao, y esto sirve pa calistrar lo que ye una Xuntanza futura, una empresa difícile. Pero hai que lo intentar, y hai xente mozo que pue aperiar lo qu´otros nun ficimos. CXB

    ResponderEliminar
  6. Pienso qu'estos artículos sirven, ente otres coses, pa danos cuenta de lo revesoso que puer resultar anguaño llegar a alcuerdos políticos. Nun sé hasta qué puntu esti pasáu reciente pesa como una llábana na política nacionalista de güei torgándo-y avanzar.

    ResponderEliminar
  7. Pero nun escaezais per nengún momentu que la cuestión de too yera xuntase o non xuntase, a un llau taba quien quería xuntase y al otru llau quien non y taba dimpuesto, como se demuestra, a llegar a cualisquier cosa pa torgalu.

    ResponderEliminar
  8. Lo de les encuestes del PSOE siempre sonome como "un querer y no poder", una abstracción de la realidá, pero ¿acaso creyieis que dibamos algamar un diputáu?, suename más a "engañabobos" del PSOE pa marafundialu too, como siempre y con esto de la xuntanza hai de tar sollertes porque van volver intentalu.

    ResponderEliminar
  9. De toles coses que dicís quiero resaltar una cosa qu'igual queda mal desplicada pola mio parte. Nun pretendí dicir nunca que los blogues infamantes contra una persona y la so familia foren culpia del sector más averáu al pautu nel so conxuntu. Como a lo meyor entiéndese asina, pido disculpies y cuerro a modificar el testu.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.