5.5.10

El camín de Bélxica

Bélxica ye un estáu que fora inventáu nel 1830 como una de les herencies del Congresu de Viena, onde les potencies vencedores de Napoleón trataron d’asegurar una nuea forma d’estabilidá pa una nuea Europa. El mesmu Kant escribió un perconocíu llibru con una idealizada visión del futuru postnapoleónicu: “La paz perpetua”. Pero l’emperador vencíu, llamativamente, dexara semáu tol continente de dos idegues: “nación” y “revolución”. Por emplegar una imax plástica, mientres Napoleón cabalgaba llevando na punta la espada l’imperiu francés, el so caballu diba cagando revolución y cuchando los campos de la idega de la “nación de los ciudadanos”.
El corsu fore derrotáu militarmente pero la so principal heredá sobrevivió ya ello nun fo, precisamente, l’imperiu, sinon el final de los imperios ya’l trunfu definitivu l’”estáu-nación”, forma organizativa na que güei, doscientos años más sero, entá vivimos. A los pocos años de muertu Napoleón, tolos imperios europeos vencedores entóncenes entamaben la so disolución ya’l mapa d’Europa llenárase de nuevos collores. Pero nesi nuevu mapa qu’entama ñacer en Versalles presentábase un problema mui peculiar: ¿qué facer, precisamente, col gran estáu-nación entós esistente, que nun yera otru que Francia?, ¿cómo rencadarmar les sos frontieres?.
Les siempre móviles Lorena y Alsacia pasaron otra vuelta al ámbitu alemán, emplegando como argumentu la custión llingüística, por más que la realidá yera más bien económica, el control d’unes cuenques carboníferes que yeren el sangre del nueu modelu industrial. Pero, aplicando’l mesmu argumentu llingüísticu, ¿qué facer cola francófona Valonia?, ¿entregáila a Francia?. Yera un tarrentoriu enfoma estratéxicu pa que Prusia ya Inglaterra aceptaran semeyante posibildá. Ya entós alcordaron inventar un estáu sobre les tierres de lo que los romanos llamaran Galia Belga. Decidieron xuncir Valonia con Flandes ya instalar una monarquía sobro los llombos d’una dinastía de raigañu medieval y que fundara’l reinu llatinu de Xerusalén na primer cruzada.
Valonia yera un país ricu, mui bien dotáu en recursos agrarios y con importantes ciudaes, llanu y fértil, y con esclentes comunicaciones con París. Amás, precisamente pol so raigañu lligüísticu, asitiábase nel principal exe cultural del mundiu d’entós. Tovía’l mundiu anglosaxón nun diere’l saltu y, como exemplu afayadizu, los mesmos reis ingleses falaben francés. Pel so lláu, Flandes, yera un país probe, rural, con una economía atrasada desconectada del mercao y coles sos principales ciudades en clara decadencia. La so llingua yera’l nerlandés, pero mui dialectalizada, con escasa presencia escrita y despreciada pola mesma minoría culta flamenca, tamién mui francófila.. Nesti contestu, los nuevos “belgues”, impulsaos poles élites polítiques ya económiques optaron pol francés como única llingua pal estáu recién articuláu.
La dominación valona sobro los flamencos fora total hasta 1970. La capital, Bruxelles, en tarrentoriu de Flandes, fore afrancesáu durante esi sieclu y mediu, de manera que cuasi llegó a un monollingüismu francés onde los falantes de neerlandés convirtiéronse en ciudadanos de segunda. Fore entós, 1970, cuando se promulgó la nuea constitución de calter federal. A partir d’equí tóo camudó, pol desendolcu’l federalismu, ciertes peculiaridaes del modelu ellectoral y dellos cambios económicos asocedíos na siguiente década.
L’alcuerdu constitucional incluyía un puntu mui llamativu: nun habría partíos belgues, sinon partíos valones y partíos flamencos. Los valones voten a la esquierda o a la drecha, pero sólo valona, y lo mesmo no que cinca a los flamencos. Pero quedó una anomalía: la de Bruxelles y la so fastera d’influenza, la rexón conocida como Brussel-Hal-Vilvorde. Esta rexón pertenez a la provincia flamenca de Bravante. La cosa ye tan complicao que nun ye raro alcontrase nos periódicos con guíes pa pescanciar cómo funciona aquella rexón, con títulos como “Brussel-Hal-Vilvorde pa tontos” y custiones asemeyaes.
D’otra banda, la evolución de la cris de los setenta y la recuperación posterior y, riba tóo, les polítiques de desendolcu rexonal de la Xunión Europea, camudaron la cadarma de Flandes hasta’l puntu de que güei les coses son bien estremaes y Flandes yá tien más renta que Valonia. Paralelamente, la recuperanza llingüística y cultural fizo del dialectal neerlandés una llingua estandarizada y plenamente normalizada qu’espulsó al francés de la vida pública.
Nel modelu belga la circunscripción ye la provincia, polo que Brussel-Hal-Vilvorde vota col restu de Bravante, constituyendo la so fastera occidental. Ya equí dase una anomalía qu’inclusive fora reconocida pol Tribunal Constitucional. En Hal-Vilvorde (de llingua neerlandesa) 165.000 francófonos pueden votar a partíos tamién francófonos de la vecina Bruxelles. Resultáu: flamencos votando a valones. Asina rómpese l’alcuerdu de 1970 sobro les fronteres llingüístico-ellectorales.
Lo que pretenden los nacionalistes flamencos ye suprimr esta anomalía, pa lo que tienen sobraes razones constitucionales. Si consiguen lo que pretenden y algamen un estatus neutral pa Bruxelles, por exemplu un estatutu especial como capital de la Xunión Europea, la secesión está servida porque los votos y los distritos que-ys daríen la posibilidá son, precisamente, los que güei voten a partíos del “otru lláu”: la rexón de Hal-Vilvorde.
Imprimir

3 comentarios:

  1. Mui interesante la hestoria del vieyu territoriu de la Sua Católica Maxestá.
    Davezu teo visto xente qu'amira pal casu belga cumo exemplu pa lo que poudiera ser l'asturianu. You nun lo teo claro. Bélxica yía bien llanu; Asturias tolo contrariu.
    Si la cousa vei polo de la fala mesopotámica, tampouco creo que n'Asturias heba duas poblaciones enfrentadas por mor del tema llingüísticu, duas comunidades cumo la valona ya la flamenca. Eiquí cenciellamente hai asturianos que falan asturianu ya asturianos que falan gallego-asturianu; pero buó, el gallego-asturianu nel fondu nacéu cola mesma Asturias...
    Cuando naz Bélxica ya hai duas comunidades culturales asentadas; eiquí primeiru naz Asturias; ya llou consolídanse las duas llinguas; ya más llueo la tercera, de fora.
    Pero la identidá asturiana ya'l bon raigón de las instituciones llariegas vese bien tamién na Dómina Napoleónica, cuando la Xunta Xeneral declara la guerra al francés ya unvía embaxadores a Inglaterra.
    Salú

    ResponderEliminar
  2. Perinteresante articulu. A ver cuando nos fales dalgún día de Banca Ética.

    ResponderEliminar
  3. "ya llou consolídanse las duas llinguas; ya más llueo la tercera, de fora."

    ¿Les dos llingües? Home, nun t'escaezas tampoco del pixuetu, del llaniscu...etc.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.