15.4.10

Pente l’ecocidiu ya’l “paradaisin”

Cuando entá siguimos col asuntu la rede elléctrica d’alta tensión que va percuerrer pente Sama y Velilla y a poques selmanes andaes de que la “esquierda plural” asegurase la so permanencia en coalición, col banzáu de Caliao y la macroincineradora incluyíos, apaecen pel horizonte nueves amenaces pa los ecosistemes asturianos. Ya ye que cuando aperta la cris, nun ye raro que les ocurrencies inofensives de tiempos normales se conviertan n’aberraciones coles qu’engañar a la xente, a una ciudadanía preso de la medrana pero, entá más, preso de la inorancia y, en delles vegaes, de fanatismu partidista. Dicía un personax d’una obra teatro de Rosario d’Acuña –“El padre”- que “el día qu’Asturies salga de la so nueche d’inorancia y fanatismu, l’aurora la llibertá entamará riscar na nuesa patria”. Pasara un sieclu, vivimos revoluciones y guerres, aguantamos una dictadura y saludamos con alborozu a la democracia, pero esa aurora sigui ensín nacer.
Un teleféricu amenaza al Monsacru, un teleféricu que naide sabe mui bien pa qué va servir, sacantes pa enllenar los bolsos de los que ayeri tiníen tases de beneficios del trenta por ciento y güei “solo” les caltienen del vente por ciento. Pero pa lo que sí servirá ye pa esfarrapar lo poco que queda guapo nos más altos gumios de la montaña central asturiana. Los países alpinos, pioneros en remontes mecánicos, hai yá cuasi cincuenta años que los punxeran en custión y lleven trenta ensín construir denguno. Yá cuando’l teleféricu de Fuente De –y yá lloviere- la so instalación fue criticada por técnicos y científicos. Pero yeran otros tiempos ya otru réxime político. O eso ye lo que entóncenes se pensaba.
Pero poques coses cambiaron n’asigún qu’asuntos. Por exemplu, les posiciones critiques pa col enantu d’El Musel foren acallaes igual que pasara en plena dictadura. Nos periódicos namás apaecieron opiniones favoratibles y políticos, empresarios, sindicalistes ya universitarios aplaudíen l’esfarrape la bahía de Xixón pa comederu de la oligarquía enerxético-siderúrxico-cementera y pa conseguir mover unes poques más tonelaes de carbón. Y agora resulta que, asigún dellos espertos –nun ye’l mio casu precisamente, que nun soi espertu nes ciencias peláxiques-, ye posible que la playa San Llorienzu pierda la totalidá l’arena en cinco años. Habrá poner a remoyar les barbes de Xixón, viendo cómo tan pelando les de Castrillón y Ribeseya.
Y agora vienen más banzaos na cuenca’l Navia, cuenca más que castigada poles obres hidráuliques, la industria lláctea y la industria de celulosa. Pretenden construir un banzáu enorme cerca de Navia de Suarna, na vecina Galicia, nel mediu Navia y afleutando a la rexón de Los Ancares, de gran bayura natural y cultural. El proyectu llevaba bloqueáu dicisiete años, daos los impactos tan graves que provocaría, pero agora la Diputación de Llugo pretende ponelu otra vuelta enriba’l tapete. D’esta forma, una cuenca que debería ser estudiada y xestionada como un tóo, non namái carez les polítiques tan poco acompasaes de Galicia y Asturies, sinón que vese afleutada pola política hidráulica d’una provincia. Por si fora poco, les empreses que tan detrás del desbloquéu d’esti proyectu alloriante son les mesmes que pretenden construir otros dos banzaos nel rigu Agüeria, afluente’l Navia en tierres asturianes.
Y pa xustificar económicamente toes estes barbaridaes monten un alcuentru d’economistes y asimilaos, mui publicitáu na prensa, onde los mesmos que dieran les recetes hai diez años y que mos llevaran a la cris más fondera dende 1929, siguen recetando y recetando. Asina, por exemplu, sal Velarde diciendo que la única posibilidá d’Asturies ye una enerxía abondosa y barata. Otra vuelta l’emplegu de la economía, non como ciencia, sinon como estratexa xustificativa.
En conxunto, de facese semeyante barbaridá –y multiplicao si tamién faen lo mesmo nel Agüeria- va quedar seriamente perxudicada la reserva de la biosfera del Rigu Eo, Los Ozcos y Terras de Burón, declarada como tal pola UNESCO hai una década precisamente pol gran interés ecolóxicu, etnográficu y antropolóxicu d’esta fastera fronteriza.
Nesta partitocracia que carecemos, onde los casos de corrupción nun tienen importancia denguna porque’l reinu d’España nun ye otra cosa qu’un réxime corruptu dende’l trubiecu ya onde’l modelu políticu ye una democracia cleptómana representativa, paez que, dacuando envez, dalgún mangante acaba nel penal. Dellos socialistes de Filesa probaran el trax de rayes y van probalu tamién dellos conservadores de Gürtel. Pero, ¿daquién va pagar si Xixón queda ensín playa?, ¿daquién si’l Navia muerre?. Si los fiscales s’esmolecen poles perres esmucíes nes manes d’estos bucaneros de la política, ¿cómo ye que naide persigue a los políticos qu’hipotequen el futuru de tou un pueblu?. Amás, perseguilos ye fácile: abasta con adicar pa les sos mesmes declaraciones. Por exemplu, los que defendieron les bondaes d’El Musel y negaron los sos impactos ecolóxicos tan nos periódicos. Si mañana pasa daqué… la cosa ye fácile.
Mentanto, nes valles del Trubia, sigue’l culiebrón del “puntabrava” de Cabárceno y les “impreñables” Paca y Tola. A un tiempo, mentres nacen esbardos nos montes d’Asturies y paez qu’entama a iguase xenéticamente la población de los montes de Palencia, muerren adultos envelenaos nes tierres de L.laciana y Palacios del Sil. Pero, ya eso ye lo importante pa los nuesos xestores y gobernantes, siguimos “faciendo l’oso” con un debuxu animáu que yá nin tan siquier ven los neños nes cadenes más merdentes de televisión y que practica “paradaisin” comiendo fabes.
Imprimir

5 comentarios:

  1. Quieren convertinos o meyor dicho reafirmanos en productores d'enerxía pa otros y mierda pa nosotros. Y mientres, como dices, "faciendo l'oso". Tinía qu'aber dalguna figura que persiguiera a estos políticos, como l'alcaldesa de Xixón, que pregonen coses como qu'el futuru ye El Muselón y que igual nos dexen ensin playa pa siempre. Yo solo recuerdo dos artículos contra el puertón y los dos yeran tuyos, unu na Nueva y otru n'Atlántica.

    ResponderEliminar
  2. Otra vez, David, ties más razón qu´un santu. CXB

    ResponderEliminar
  3. L'argumentu del impactu ecolóxicu úsenlu cuando-yos interesa. Por exemplu, nel caberu debate del ave del cantábricu. Queden mui bien diciendo eso y los ecoloxistes encantaos, cuando en realidá toos sabemos que los praos, montes y ríos asturianos nun-yos importa un res.

    ResponderEliminar
  4. Y mientres los nacionalistes gastando la poca fuerza que tienen en pleitos por sigles, bilordios como siempre, páxines web faltones...

    ResponderEliminar
  5. Ye mui interesante esaa idega d'establecer figures penales pa estos casos. La mayor corrupción nun ye la económica, sinón la ideolóxica. Los nuesos políticos pueden mentir y engañar y nun pasa nada. Son como Al Capone: namás los podemos garrar por motivos fiscales.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.